#Ciudadanía

El error de evaluar las políticas públicas desde la excepcionalidad

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Ocurre siempre al hablar de meritocracia en Chile.  Con argumentos que van y vienen, ya no para seducir o convencer al otro de las propias ideas sino para clavar bandera, testimonio de triunfo.  Como si debatir no fuera un momento de aprendizaje mutuo sino una batalla de aniquilación.

Todos hemos vivido aquello.

No es por exculparse, pero un sistema competitivo y no colaborativo permea indefectiblemente la forma en que vemos el mundo. Podrá ser motivante, pero la constante contienda agota y normaliza la ansiedad. Y en ello nada de sano ni deseable hay.


Cuando vemos a un niño caminar 10 kilómetros para ir a clases, nos deben preocupar los mensajes elogiando su empeño.  Que la emoción no nos impida ver la omisión social y la vulnerabilidad implícita en la imagen.

Es en esos espacios de debate cuando quienes adscriben a una visión ganadora de la vida lanzan el tradicional e hipotético recuerdo de los padres de barrio pobre que trabajando 18 horas al día, con dos o tres empleos, cuidando niños ajenos, lavando mugres que no son propias ni de los suyos, lograron sacar adelante a sus familias.  Y donde, como ejemplo cúlmine, tienen uno, dos o más hijos profesionales.

Y esta historia se repite hasta el cansancio, como si esto demostrara que el éxito en la vida (material, por cierto) está asegurado solo trabajando hasta que las fuerzas no dan más.

El caso de los hijos de Sebastián Piñera y su viaje a China ha reabierto esta discusión. De los jóvenes Sebastián y Cristóbal, que cuando el primero tenía 15 y el segundo 13, en 1997, ya contaban a su haber con un patrimonio individual de $ 520 millones. Y siete años más tarde, tanto ellos como sus dos hermanas aparecían en la sociedad Inversiones Odisea Limitada, formada por su padre, con una inversión cada uno de $ 4.495 millones.

Pero más allá de la familia Piñera, que mucho se ha dicho al respecto, hay otras aristas necesarias de relevar.

No es posible medir el éxito de las políticas públicas desde la excepcionalidad.  Si en ese barrio pobre del principio solo una familia sale adelante, mientras la mayoría permanece en situación de carencia, la sociedad en su conjunto no está haciendo bien su trabajo. Porque eso es hacer sociedad, actuar en colectivo. Lo otro son grupos de personas viviendo físicamente juntas.

Y desde lo individual, no es correcto permitir la vulneración por necesidad.  Ejemplo es que la ley en Chile establece que la jornada laboral no puede superar las 45 horas semanales y que nadie puede trabajar más de 10 horas diarias. Esto, como una forma de proteger a los trabajadores y trabajadoras que por precariedad están dispuestos a aceptar condiciones laborales injustas. Nadie debiera congratularse por personas que debido a la carencia están disponibles para que se lesionen sus derechos.

Cuando vemos a un niño caminar 10 kilómetros para ir a clases, nos deben preocupar los mensajes elogiando su empeño.  Que la emoción no nos impida ver la omisión social y la vulnerabilidad implícita en la imagen.

Las historias de esfuerzo son necesarias, hermosas.  Aquello está claro.  Pero no lo suficiente para naturalizar lo que no debiera ser normal. Lo que hay que cambiar, superar, ya que de eso, precisamente, trata el avance de una sociedad.

 

TAGS: #DerechosHumanos #DerechosSociales Individualismo

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

 

PARTICIPA

Popular

Una prueba esencial para las democracias no es si afloran o no tales figuras [los líderes populistas y autoritarios], sino si la elite política y, sobre todo, los partidos políticos se esfuerzan por impe ...
+VER MÁS
#Política

La decisión de Chile Vamos

Existiría una actitud más tolerante hacia el adulto mayor que toma la decisión, existiendo mensajes implícitos y explícitos alusivos a su edad, según los cuales sería más “aceptable”
+VER MÁS
#Sociedad

Suicidio en la adultez mayor

Docentes decentes y también valientes. Sobre todo [email protected] que pararon y marcharon. Porque no es fácil organizarse y abrirse paso para romper los muros de hierro de la indiferencia que fabrica el sistema socio ...
+VER MÁS
#Educación

Carta abierta al Presidente del Colegio de Profesores de Chile

De parte de las autoridades que la impulsan, y las compañías y ONGs que la respaldan, no se escuchan voces sobre sus múltiples impactos asociados
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Electromovilidad, litio y Salar de Atacama: Del sartén al fuego

Popular

Estamos en la Cuarta Revolución Industrial, que viene de la mano de la aplicación y uso de la inteligencia artificial y de la robótica en todas sus posibilidades, y ello también impacta en el ejercicio ...
+VER MÁS
#Sociedad

La Inteligencia Artificial y el final de las profesiones jurídicas

Nuestro sistema de salud, requiere urgente una reforma, que de una vez por todas, visibilicemos que en Chile estamos vulnerando los derechos humanos
+VER MÁS
#Salud

Sistema de salud, en Chile estamos vulnerando los derechos humanos

Cuento mi historia por todas esas mamás que están buscando información en Internet, un testimonio, una esperanza para sus hijos con alguna anomalía VACTERL
+VER MÁS
#Salud

Nacer y no morir con una enfermedad rara

Las redes sociales se han transformado en una panacea, en parte, porque las personas se sienten movilizadas por cualquier causa sin salir de su zona de conforto, frente al computador o recostados en un sill ...
+VER MÁS
#Medios

Los cambios se disputan en las calles, no en las redes sociales