#Ciudad

Heridas y cicatrices del puerto

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

en la medida en que nosotros, espectadores de su destino, no reflexionemos sobre la identidad que fundamenta la valoración que hacemos de ella, y estemos dispuestos a incorporar la miseria que hoy la compone en su esencia.

El reciente incendio de Valparaíso sólo ha hecho más evidente que el otrora puerto principal, tras los adoquines y colores en los paseos de los cerros Concepción y Alegre, esconde una miseria censurada de las postales que promueven el turismo extranjero y local. El cantautor que baja de los cerros al plan para interpretar La Joya del Pacífico a los comensales del J. Cruz a cambio de una propina -escena clásica del turismo porteño- es quizás una de los mejores retratos de este contraste.

Son muchas las heridas que salen a la luz a consecuencia del que es considerado el peor incendio en la historia de esta ciudad: la falta de un plan de regulador de construcciones habitacionales (con la respectiva escasez de servicios básicos), la fragilidad de la zona frente a los incendios forestales y la irresponsabilidad de las empresas y personas en su prevención (se afirma que estos incendios no son por causas naturales), el sensacionalismo en la cobertura televisiva de los hechos expresado en el enfoque dramático cuya evidente pretensión de exaltar las emociones del televidente -y aumentar el rating- lleva a los periodistas a violar la intimidad del duelo de los afectados, preguntándoles en vivo sobre las características de su dolor y sobre como harán para superar el desamparo que les afecta, mientras en el fondo suena música digna de película sobre la segunda guerra mundial.

Y aunque estas heridas pueden sanar -políticas públicas serias y sustentables, campañas adecuadas de prevención y líneas editoriales con foco informativo y colaborativo pueden, en el mediano plazo, evitar la ocurrencia de estos desastres- las cicatrices que esta ciudad arrastra amenazan con cambiar completamente la piel de este puerto herido, parafraseando al Gitano Rodriguez, en la medida en que nosotros, espectadores de su destino, no reflexionemos sobre la identidad que fundamenta la valoración que hacemos de ella, y estemos dispuestos a incorporar la miseria que hoy la compone en su esencia. Una reflexión de este tipo puede movilizarnos de distintas maneras, desde la modificación del relato que hacemos del puerto hasta la participación activa en cualquiera de los ámbitos de su reconstrucción.

Cualquiera sea el caso, somos nosotros y cada uno en cada caso los responsables de dejar de cantar La Joya del Pacífico -que dicho sea de paso fue escrita por un santiaguino e inmortalizada por un peruano- y empezar a entonar Valparaíso para que una vez más el viento como siempre, limpie la cara de este puerto herido, cara que no es más que la que nuestros propios ojos quieren ver.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Popular

El Estado no puede seguir avalando la inexistencia de protocolos, programas y leyes, que validen y aseguren la permanencia de nuestros hijos junto a nosotras
+VER MÁS
#Género

Maternidad en la discapacidad: Invisibles

El estatus de explotación de las especies ícticas económicamente importantes que intentan reproducirse entre Arica y Magallanes, es aterrador: 8 de ellas están sobreexplotadas, 5 están agotadas o colap ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Prolegómeno del mes del mar

García tenía claro que al condenársele, en ningún caso tendría que tomar clases de ética, ni prisión domiciliaria, sino que muy por el contrario, que tendría el mismo destino que Fujimori.
+VER MÁS
#Sociedad

El suicidio de Alan García

¿Por qué tan baja la participación de los estudiantes en las elecciones? ¿Qué se puede analizar de esos tres años en que se vive un desgobierno en la UTA?
+VER MÁS
#Política

Elecciones en la Universidad de Tarapacá: ¿que puede traer estas elecciones?

Popular

En 2018, 26 personas poseían la la misma riqueza que los 3.800 millones de personas que componen la mitad más pobre de la humanidad.
+VER MÁS
#Economía

La obscena concentración económica de los dueños de Chile: Capítulo 1

Toda esa legislación tiene como propósito proteger esas tierras, sin embargo, la Consulta Indígena, va en sentido contrario, busca desproteger las tierras indígenas para permitir el ingreso al mercado d ...
+VER MÁS
#Política

Consulta Previa de Piñera y el despojo legal de las tierras indígenas

Necesitamos más profesores, pero no cualquier profesor. Necesitamos profesores intelectuales y con capacidad de transformación. Necesitamos más Educación, pero no cualquier Educación. Necesitamos una E ...
+VER MÁS
#Educación

La vocación de profesor y el compromiso ético profesional

Se ve difícil que lo moral prevalezca sobre lo legal. Digo esto pues siempre existirían quienes socaven y derrumbasen una utópica sociedad solamente regida por valores morales, y estos son los inmorales ...
+VER MÁS
#Sociedad

Tardes de Netflix: The Reader