#Educación

Educación: ¿reproducir un saber o crear un poder?

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

"Preguntarse si sirve la educación chilena exige responder a preguntas como: ¿qué queremos con la educación?, ¿qué es eso de educar?, ¿para qué queremos educar?, y, en último término, a la gran pregunta: ¿qué país queremos?"

En 1988 Humberto Maturana afirmaba en medio de un ciclo de conferencias sobre educación que “Preguntarse si sirve la educación chilena exige responder a preguntas como: ¿qué queremos con la educación?, ¿qué es eso de educar?, ¿para qué queremos educar?, y, en último término, a la gran pregunta: ¿qué país queremos?”

Hoy, 26 años después, la pregunta sigue vigente. Quizás se trata de un cuestionamiento siempre vigente, algo inagotable y continua que exige mirar con perspectiva la evolución de las comunidades humanas y renunciar de ese modo a una respuesta correcta y absoluta en virtud de una política de los acuerdos transitorios, cuyo valor se sabe relativo. Tal como la pena de muerte era legal en 1988 y hoy nos parece un asunto distante, las sociedades construyen sus verdades conforme sus discursos y aparato político evolucionan, no en un sentido moral sino cronológico.

Al igual que la pena de muerte, que en tanto pertenece al ámbito de lo penal opera desde el castigo como instrumento de control social -en sentido lato- las cuestiones relativas a la educación también operan como instrumentos de control pero con una profundidad mucho mayor. Mientras lo penal actúa bajo la forma de amenaza, lo educativo actúa in situ interviniendo las condiciones de producción del operar humano, y en ese sentido, es desde el ámbito de lo educativo donde se juega la posibilidad de hacer y responder preguntas como “¿qué país queremos?” o si se quiere, la posibilidad de todo preguntar en general.

La pregunta “¿qué país queremos? abre desde luego muchas posibilidades. Si aceptamos que éstas y otras preguntas surgen desde las opciones abiertas en el ámbito educativo, y valoramos la democracia en su origen, no podemos no incluir en la discusión sobre calidad de la educación la formación de personas en el ámbito del preguntar. Esto no sólo puede encontrar cabida en la inclusión de ramos de filosofía para niños u otros relacionados a las humanidades sino también exige repensar el rol de nuestros docentes y sus modelos de evaluación.

Si acogemos esta perspectiva en la discusión actual sobre educación puede que pongamos en juego no sólo el carácter económico de una reforma (financiamiento) sino uno mucho más importante, que también responde a la pregunta sobre “¿qué país queremos?” esta vez no desde una perspectiva de mercado sino humana, que en vez de reproducir un saber nos enseñe a aceptar y crear distintos modos de convivencia.

 

Referencias:

Maturana. H. (2001). Emociones y Lenguaje en Educación y Política. Santiago: Dolmen, 2001.

TAGS: #Poder #Reforma Educacional

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#Coronavirus

VER TODO
Por medio de la ley de migraciones, que se consignó más arriba, se evolucionaría desde un Departamento de Extranjería a un Servicio Nacional Migrante, el cual, ojalá se proyecte en una dimensión terri ...
+VER MÁS
#Internacional

Geopolítica de fronteras y el debate constituyente ¿es necesario?

Estamos inmersos en una sociedad que tiene una capacidad de destrucción de puestos de trabajo que está muy por encima de su capacidad de creación de nuevos puestos de trabajo.
+VER MÁS
#Economía

Dándole vueltas a la Renta Básica Universal

Lo importante es que de la convención resulte una constitución política de buen nivel, con lo básico, es decir derechos y deberes, organización de un nuevo estado acorde a los tiempos actuales, pero ta ...
+VER MÁS
#Política

Ad portas de la constituyente

Todo nuestro ADN está signado por el espíritu comunitario de ayuda mutua. Nos necesitamos los unos a los otros. Así funcionan nuestros cerebros y el sistema nervioso
+VER MÁS
#Sociedad

Ser parte de

Nuevos

Por medio de la ley de migraciones, que se consignó más arriba, se evolucionaría desde un Departamento de Extranjería a un Servicio Nacional Migrante, el cual, ojalá se proyecte en una dimensión terri ...
+VER MÁS
#Internacional

Geopolítica de fronteras y el debate constituyente ¿es necesario?

Estamos inmersos en una sociedad que tiene una capacidad de destrucción de puestos de trabajo que está muy por encima de su capacidad de creación de nuevos puestos de trabajo.
+VER MÁS
#Economía

Dándole vueltas a la Renta Básica Universal

Lo importante es que de la convención resulte una constitución política de buen nivel, con lo básico, es decir derechos y deberes, organización de un nuevo estado acorde a los tiempos actuales, pero ta ...
+VER MÁS
#Política

Ad portas de la constituyente

Todo nuestro ADN está signado por el espíritu comunitario de ayuda mutua. Nos necesitamos los unos a los otros. Así funcionan nuestros cerebros y el sistema nervioso
+VER MÁS
#Sociedad

Ser parte de

Popular

Resulta francamente incomprensible que la Corte Suprema niegue la viabilidad del recurso de protección para valorar la actuación de Carabineros sin siquiera explicar por qué alcanzó esta conclusión
+VER MÁS
#Justicia

El desentendimiento de la Corte Suprema ante los abusos de Carabineros

Los globos tienen que terminar en algún lado y habitualmente es en alguno de esos grandes vertederos de basura que llamamos mares y océanos.
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Sobre los inocentes globos

Satisfacer las demandas ciudadanas con las restricciones existentes será un enorme desafío. Chile tendrá que desplegar imaginación y energía mucho más que antes y podrá hacerlo si la democracia que n ...
+VER MÁS
#Sociedad

La vía chilena a los cambios. Discusión constitucional

No había oportunidades en Chile, sencillamente se quiso abusar de la situación más precaria de gente de otros países para traerlas como mano de obra barata, y usarlos como herramientas contra las manife ...
+VER MÁS
#Sociedad

La xenofobia que nos han creado