#Trabajo

Subcontratación en las universidades públicas

6 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

La flexibilización laboral tiene un emblema por excelencia: la subcontratación. Durante el año 2014 me tocó vivir las injusticias de la subcontratación en la empresa donde trabajaba en el Hospital Clínico de Magallanes. Desde diversos problemas en el pago de los sueldos, hasta vulneración de derechos fundamentales hacia los trabajadores, bajo la cómplice mirada del hospital como empresa mandante.


Además, el afán de las empresas contratistas por aumentar dicho margen conlleva a que estas utilicen insumos más baratos y de peor calidad, haciendo del servicio entregado más deficiente.

En marzo de este año, las trabajadoras subcontratadas del servicio de aseo del campus Beauchef de la Universidad de Chile, iniciaron una protesta para denunciar las malas condiciones laborales en las que su empresa las tenía contratadas. La empresa principal, en este caso la Universidad de Chile, sólo fue un mero espectador en el ulterior despido de las trabajadoras.

La precariedad laboral es el común denominador de la flexibilidad del mercado de trabajo, y las dos experiencias ya mencionadas son prueba de ello. La subcontratación, como parte de la flexibilidad interna, es la manera más utilizada en Chile para aplicar esta modalidad de relaciones laborales.

El neoliberalismo salvaje imperante en nuestro país ha impulsado el vertiginoso avance de la subcontratación en los últimos años, donde la cifra para el universo de la fuerza laboral chilena que trabaja bajo este régimen supera en un tercio del total. No es sorpresa, con un sistema económico esclavo del mercado, que la subcontratación tenga una importante presencia en los servicios públicos.

Es aquí, precisamente, donde además de la precariedad laboral se suma un segundo problema: el desperdicio de recursos. Existe el mito de que la subcontratación de servicios por giros diferentes al de las empresas principales suelen ser más eficientes y rentables para ellas, cuando en realidad es rentable sólo para la empresas externas puesto que se llevan un margen del monto de las respectivas licitaciones que podría ser destinado en otros ámbitos si no se subcontratara -como aumentar los salarios de los mismos trabajadores-. El objetivo de este deliberado desperdicio de recursos para la empresa principal es reducir su base de trabajadores de planta, mermando así el poder de organización de estos. En otras palabras, el costo de oportunidad de subcontratar es el de una plantilla de trabajadores de planta organizados y con mejores condiciones laborales. Además, el afán de las empresas contratistas por aumentar dicho margen conlleva a que estas utilicen insumos más baratos y de peor calidad, haciendo del servicio entregado más deficiente. Sumado a esto, la empresa principal puede incurrir en altos costos administrativos por su facultad como ente fiscalizador ante posibles irregularidades de la empresa contratista.

Ahora, cuando la subcontratación se ejecuta en las universidades públicas, como en la Universidad de Chile, aparece un tercer problema: el debilitamiento de la democracia interna. Esto porque los trabajadores subcontratados, a pesar de trabajar en nuestras facultades y de hacerlo codo a codo con los funcionarios de planta, son parte de una empresa externa, no son parte de la universidad ni del estamento de los funcionarios. Se transforman, en consecuencia, en trabajadores de “segunda categoría”. De esta forma, se deja fuera a un no menor número de trabajadores que, en la práctica son miembros de la comunidad universitaria, pero que no tienen ni voz ni voto en la plataforma triestamental de la institución, generando con esto un desmotivador sentir de “no pertenencia” por parte de estos hacia la Universidad.

Luego del proceso de movilización de dos meses de los estudiantes de la Universidad de Chile, que concluyó hace un par de semanas y con un amplio acuerdo para dar soluciones a los diversos problemas de la universidad, se estableció en uno de sus puntos que los trabajadores subcontratados serán invitados a participar de un Encuentro Triestamental que decidirá la posición de la Universidad respecto a la reforma educacional. Sin embargo, esto no es suficiente para resolver el problema de la subcontratación, puesto que su calidad como trabajadores con una menor valoración persiste y sus condiciones laborales no son mejoradas en ningún caso. Es necesario, por lo tanto, erradicar este régimen de trabajo.

La facultad de odontología de la Universidad de Chile, como resultado de un proceso de movilización a fines del 2012, resolvió poner fin al subcontrato en sus dependencias a través de un exitoso proceso de internalización, es decir, del traspaso de los otrora trabajadores subcontratados a la plantilla de trabajadores de planta de la institución. Por su parte, en el contexto de la última movilización de este año, la facultad de derecho ha iniciado el mismo proceso.

Ahora bien, el fin del subcontrato a través de la internalización no es una medida que pueda ser ejecutada de una día para otro, como tampoco está garantizado una mejora inmediata de las condiciones de trabajo. El verdadero desafío es trabajar en función de una integración responsable en vistas de resolver los problemas mencionados a través de la cooperación de toda la comunidad universitaria, fomentando y poniendo especial énfasis en la libre asociación y organización de los trabajadores.

TAGS: Relaciones laborales Trabajadores Universidad de Chile

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
snoopy ale

10 de agosto

Certeza,claridad y contundencia de contenidos.

Patty velasquez

10 de agosto

Muy buen articulo, trata en profundidad lo que nadie quiere decir respecto de esta ley que va de la mano con los CONTRATOS POR OBRA O FAENA.

14 de agosto

Además de compartir los planteamientos del autor, proponer avanzar en realizar un estudio de los contratos de externalización en toda la U. De Chile. Caso aparte es el Hospital Clinico de la U. De Chile donde además de la subcontratación, desde hace varios años se ha abusado de la contratación en calidad de SUPLENCIA, empleos precarios y sin una real protección al derecho del trabajador.

14 de agosto

Aunque estoy de acuerdo con el diagnóstico, no me parece que la solución solo sea meter a los trabajadores a la planta de la U o de cualquier repartición del Estado. Alguien me contó que en Derecho no todos los trabajadores cumplian las condiciones para ingresar a la U, por lo que solo pudieron ingresar a la planta una parte y el resto debía ser despedido. Pero aunque sea mentira lo que me contaron, este problema podría producirse en otras reparticiones del Estado de igual forma.

Desde mi perspectiva, la mejor forma de terminar con el abuso de las empresas contratistas es establecer condiciones a éstas, para poder participar de la licitación y ganarla. Condiciones que la misma U, en este caso a través del Senado, podría decidir como mínimas aceptables, tomando a su vez ciertas responsabilidades de fiscalización y mediación.

Hasta ahora, para el Estado y ciertas empresas privadas (no todas) la subcontratación es sinónimo de lavarse las manos y mirar para otro lado. Es la típica lógica de “mira, yo te pagué por el servicio, así que ve tú cómo me lo proporcionas si quieres seguir trabajando para mi”.

Cuáles serían esas condiciones? Yo creo que debería partirse al menos por condiciones de sueldo (digamos un cierto valor por hora), condiciones de extensión de jornada laboral (cierto nro de horas al día y al mes), condiciones de reajustes anuales (eso le duele el bosillo a la U, pero puede guiarse por la de sus funcionarios), condiciones de seguridad, higiene, etc.

Por otra parte, cómo va a ser tan difícil asumir responsabilidades de fiscalización (los centros de alumnos podría actuar como una segunda instancia de fiscalización en caso de diferencias). En otras reparticiones, las asociaciones de funcionarios pueden cumplir este mismo rol que propongo para los centros de alumnos.

Es más fácil, a mi juicio, tratar de solucionar el problema con la estructura legal e institucional imperante, que soñar con transformaciones que pueden llegar en décadas más adelante, mientras los trabajadores siguen siendo abusados. Las soluciones se necesitan ahora, pero además no es imposible hacerlo si se acepta que el Estado debe asumir su parte de responsabilidad en la situación laboral de los subcontratados. Un paro general de TODOS los subcontratados del Estado bastaría para apretar esa tuerca. La CUT y la CONFECH, así como las asociaciones de funcionarios públicos pueden juntarse, conversar y acordar el apoyo de esta demanda que no requiere ningún cambio legal.

Hoy los funcionarios de planta miran desde lejos esta situación, porque creen que no los toca. Lo vi en Codelco, donde hay derechamente un maltrato al subcontratista; los mismos trabajadores de Codelco los tratan como personas de segunda categoría!!!… Apuesto un brazo a que pasa en otras reparticiones tb.

El problema es cultural en Chile, no solo legal e institucional.

Saludos

14 de agosto

El proceso de internalización del Campus Beauchef fue bastante exitoso. Por su puesto que el tema no puede ser tomado a la ligera. Es por eso mismo que finalice la columna con que “El verdadero desafío es trabajar en función de una integración responsable en vistas de resolver los problemas mencionados a través de la cooperación de toda la comunidad universitaria, fomentando y poniendo especial énfasis en la libre asociación y organización de los trabajadores.” Saludos

14 de agosto

Disculpa, no era beauchef, era la facultad de odontología 😉

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Soy optimista de que los cambios serán buenos para el país. Aumentará aún más la representatividad, y nos permitirá dar una nueva oportunidad de continuar los esfuerzos por la libertad y la igualdad y ...
+VER MÁS
#Política

La interminable transición

La segunda vuelta consagra a dos candidatos que hacen lo posible para capturar el "centro político" mientras que la votación muestra la radicalización de un sector de la derecha, la casi desapa ...
+VER MÁS
#Política

Domingo... día de elecciones

El ritmo del Frente Amplio esta re bueno, alegre, intenso y re sexy, claramente penetró dentro de Chile y se va a quedar por harto rato.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Definiendo el ritmo

A estas alturas todos debiéramos tener claro que las encuestas hacen mucho más que medir la realidad. Gracias a la amplificación que permiten los medios de comunicación, han pasado a ser método de infl ...
+VER MÁS
#Política

Encuestas: ¿Instrumento de información o medio de manipulación?

Popular

Baradit deja al desnudo aspectos políticamente incorrectos, ha tocado la fibra del conservadurismo doble estándar de la elite criolla, aristocrática, oligárquica, momia. Para ellos, es de muy mal gusto ...
+VER MÁS
#Sociedad

El caso Baradit, o el arte de develar lo incómodo en Chile

Nuestra participación y la de muchos otros es la que hace posible orientar la dirección de un país en un sentido u otro. Un grano de arena no hace una montaña, sin embargo un gran número de granos, sí ...
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no votar?

Será interesante saber si Piñera y Guillier ofrecerán nuevas propuestas en materia científica, y si rescatarán propuestas e ideas de los programas de las otras candidaturas, en particular si quieren bu ...
+VER MÁS
#Ciencia

Segunda vuelta: ¿qué esperar para la ciencia?

¿Cuál debiese ser la preocupación esencial? Primero que todo, brindarle al INE, de una vez por todas, la autonomía que requiere. De esa forma, se evitan suspicacias sin bases o gustos políticos como el ...
+VER MÁS
#Economía

Censo 2017 ¿Un déjà vu? ¿Problema del INE, del gobierno o del Estado?