#Trabajo

Endeudados del mundo, uníos

5 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

El día jueves 16 de junio se realizó la movilización más grande desde la vuelta a la democracia, con más de 100 mil personas copando la Alameda, de similar magnitud al plebiscito de 1988. Fue convocada en virtud de una “defensa” de la educación pública, de la enorme desigualdad en la calidad y de una crítica al lucro en la educación. No sólo participaron estudiantes, sino también profesores, familias enteras, apoderados, trabajadores que podían escaparse un rato de sus obligaciones. 100 mil personas no pueden ser sólo una minoría y su motivación por movilizarse no puede ser sólo por la educación.

Paralelamente se destapa el escándalo en La Polar, que justamente tiene entre su cartera de clientes a muchas personas que sólo ganan el salario mínimo o un salario que no les permite reproducir su existencia doméstica. El “escándalo”, en términos simples, dice algo así: La Polar es una sociedad anónima, es decir, los dueños son accionistas, y las acciones se transan en la bolsa.

Se especula sobre la deuda que las personas tienen y de pasada se valoriza la empresa (ganan los accionistas). Dado que es una sociedad anónima, el directorio es también dueño de acciones. Los gerentes y directivos de La Polar, desde 2008, vendieron cerca de $ 9.600 millones en acciones. O sea, casi 55 mil salarios mínimos. Es decir, el sueldo mensual de más de 2.000 trabajadores por cerca de 2 años. Notable como opera la magia financiera.

Sólo entre el gerente general, el de productos financieros, el gerente informático, de negocios y la gerenta encargada del modelo que se utilizaba para calcular las provisiones, que son socios de Inversiones Siglo XXI DOS, entidad dueña de acciones de La Polar, vendieron por sobre $ 4.600 millones. Esta crisis a ellos no les afecta. Sin embargo, si alguien saca una camisa de la tienda, cae preso, o si se pide aumento en 10 mil pesos del salario mínimo se recalca “que es mucho”.

Esas deudas se repactaron sin consulta alguna a usted, esto es, si la estufa cuesta $90 que ya incluye un precio de venta (por lo tanto, ya lucran) al comprarlo a crédito costará $100 con la repactación deberá $120, y con los intereses producidos por la misma, terminará en $150. Es decir, lucro sobre lucro, por lo tanto, menos salario para usted. Este aumento desorbitante del precio de la deuda hace imposible el pago de la misma.

Usted ya no podía pagar la estufa a $90, menos podrá pagarla a $150. Esto se supo, y obviamente los inversionistas no quieren participar de una plata que en estricto rigor no existe. Por lo tanto, el precio de las acciones cae. Hasta el momento, todo se trata de sus salarios, no hay actividad productiva alguna, todo es circulación y especulación de los miserables ingresos que la población endeudada tiene, no agrega riqueza al país. Lo único que agregó valor fue su trabajo, por medio de la especulación de su salario.

Al parecer, podría desencadenar una cadena infinita de no pagos, que sería similar a la gran crisis del 2009 llamada “subprime” de EEUU, que todavía tiene a Grecia, España y Portugal a punto del colapso social. La crisis de La Polar es tan relevante que el Senado convocó para el 22 de junio una sesión especial con el fin de “recabar mayores antecedentes sobre las situaciones que han demostrado las debilidades del sistema bursátil, bancario y de pensiones”. La deuda bancaria de la Polar asciende a 298 millones de dólares. Saque sus propias conclusiones.

Parte de las 100 mil personas del jueves, son universitarios y familias endeudadas producto del lucro y la privatización de facto de todo el sistema universitario. Cerca del 40% de los que ingresan no terminan sus estudios, y el 60% que sí termina, no halla segmentos productivos en el “mercado laboral” para obtener el retorno necesario. El caso del 40% es dramático: al no obtener una credencial, sólo terminarán con una pesada mochila, donde tanto el peso de la deuda, como de la frustración, será catastrófico. La tan ansiada movilidad social no será lograda.

El salario, lo que se gana por extenuantes jornadas de trabajo, no alcanza ni para comprar la estufa, ni para comprar alimentos, ni para la educación. Se tiene que acudir al crédito, a la deuda. El Ministro de Hacienda recalca que subir a $185.000 “es mucho”. Cristina Bitar el 23 de mayo en el diario La Segunda declara que “los resultados en términos económicos son sencillamente sobresalientes: hemos recuperado el crecimiento que no teníamos desde hace 15 años y, con ello, Chile es nuevamente un país líder”, y el éxito viene producto de un “nuevo impulso a un modelo que se viene aplicando desde hace más de 30 años”. El presidente Piñera recalca como logros el alto crecimiento económico proyectado a 6%, y los más de 500 mil empleos generados durante su gobierno. ¿Y las 100 mil personas en las calles? ¿reclaman sólo por derechos, sólo por las privatizaciones, sólo por la destrucción ecológica?

Muchos artículos, hablan de la motivación por ampliación de ciudadanía. Otros, de un malestar producto del modelo neoliberal, y quizá sea sólo el más viejo de todos los males: el salario no alcanza para sostener las condiciones de vida de la mayor parte de la población. Las promesas sobre las cuales se sostenía un salario miserable, tales como la educación y el consumo, son cortinas de humo llenas de un saco de endeudamiento. Es el tema material y estructural por antonomasia el que está afectando de manera soterrada y semi inconciente. El futuro es incierto; que las olas de movilizaciones continúen, también, pero hay algo que deberá cambiar, porque es el núcleo duro del modelo el que está haciendo agua.

No se puede jugar con la reproducción de la unidad doméstica. La Concertación lo hizo durante 20 años, al generar la institucionalidad sobre la cual esto se legitimaría, haciendo un trabajo de joyería en desmovilización y discurso integrador. La educación y el consumo como elementos integradores y legitimadores, por un lado, y por otro, la extrema precariedad y desigualdad del mundo de la reproducción material que es excluyente, afectada convenientemente por la desmovilización del mundo popular que se arrastra desde la dictadura.

Las comparaciones con el mundo desarrollado y sus movilizaciones (el movimiento de los indignados sobre todo) tienen un mero sentido mediático. Acá, en la periferia, las cosas siempre son más urgentes. Seamos claros y directos al decirlo: el salario de hambre generó la necesidad para decir basta al robo de mi trabajo, de mis horas vitales entregadas a especuladores y rentistas. Y esto ¿qué consecuencias tiene? Eso es sólo para los luchadores; los demás, que reflexionen según lo aprendido en algún manual de “movimientos sociales” o de “crisis económicas”. Esto le queda corto al mero saber.

* Alexander Páez, Investigador Fundación SOL

@lafundacionsol.cl

———–

Foto: rodrigodizzlecciko / Licencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

23 de junio

Es verdad me uno a Endeudados el mundo Unios!!! Eso es el neoliberalismo. despojo para los trabajadores y profesionales.- Es elñ mismo sistema de la epoca del salitre : el sistema de pulperias.- Aumemntado, corregido, perfeccionado y lo peor de todo legalizado

24 de junio

Todo esto es muy curioso. Se protesta por el lucro de la educación y de paso se acepta que esta es “el big medio” para salir de la pobreza, al punto que incluso “se demanda una educación de calidad”, en circunstancias que la educación de elite, la universitaria, genera un endeudamiento atroz y que el 40% de quienes ingresan a la universidad no termina su carrera y que de el restante 60%, muchas personas no encuentran trabajo en torno a la carrera que estudiaron y terminan endeudados y trabajando por un sueldo mínimo…

Si la educación fuera gratuita y de calidad, ¿quién les asegura a los estudiantes que encontrarán también un trabajo de calidad?… Ah, olvido que también se demanda aquello… Espero que alguna vez se logre y pasemos a otras demandas, como la pareja de calidad, matrimonio de calidad, hijos de calidad, nietos de calidad… Y todo garantizado por el Estado, por su puesto…

Para mí la educación no es la variable fundamental de la que se debiera ocupar la gente cuando protesta, sino que debiera ser que el Estado se preocupe de generar medios organizacionales y técnicos para elevar el nivel de pertenencia en el pueblo, ya que con huevos se compra dinero para comprar más gallinas… En su defecto, debiera pedir democracia… Sin embargo, seguramente piden “educación”, porque precisamente carecen de educación y no saben qué pedir…

Muy curioso…

Mi única duda acá es cómo se unen los deudores… ¿Crees que lo podrían hacer en una Cámara Ciudadana Digital?…

Revisar: http://www.o2posicion.cl/?p=405

24 de junio

Creo, estimado Peón, que los deudores se unirán independiente de cualquier prejuicio reflexivo que tú y yo tengamos, porque de lo que se trata no es de la reflexión “ciudadana”, ni siquiera de calidad. Digamos que la mala calidad de la educación ha existido desde hace mucho tiempo. Incluso cuando se supone que era gratuita, sólo el 5% de la población en edad de acceder tenía acceso a ella (la Educ. Superior). El problema de la columna no es la educación, no ponga palabras que no he escrito. El problema es simple y de todo evidente: el trabajo en el cual se desgasta gran parte de la población no alcanza para mucho, eso en términos “reflexivos económicos” se llama “disminución del poder de compra” de los trabajadores (existe amplia literatura reflexiva relacionando esto con los procesos de privatización que se generaron post crisis del 70) y en términos sociológicos se llama “precarización de las condiciones de vida”. Pero en términos simples es que la deuda ya no es sólo producto de un acceso a bienes imitativos de modelos económicos foráneos, (LCD, Cable, Iphone, etc.), sino que ahora, al igual que en finales del XIX y principios del XX, debemos endeudarnos para comer. Eso, estimado Peón, y no las famosas redes sociales mueve a las personas. Estar pagando algo que se supone me va a generar mejores condiciones de vida, pero no me las genera, es lo que mueve a la gente. Mucho más que la calidad (recordemos movilizaciones anteriores por la calidad, nunca se llegó a 100 mil personas), es que la integración no sucedió, y es recién ahora, por un tema generacional que eso se siente de forma material. No se trata de un movimiento de consumidores abstractos, eso es para la publicidad. Es el inicio de un problema mayor de hegemonía y sus dispositivos clásicos de control e integración que están entrando en crisis. Saludos.

25 de junio

Comprendo el punto, Alexander…

A lo que apunto es a que, personas más, personas menos, hemos tenido protestas durante décadas por condiciones insuficientes, ya sea en cuanto a educación o a salarios, pero, a pesar de lo protestado y lo negociado en cuanto a los salarios, mucha gente sigue en lo mismo, entonces, se puede concluir que las negociaciones por salarios y las demandas relativas a la educación no han dado los frutos esperados, ni tampoco Gobierno alguno los ha atendido satisfactoriamente en beneficio de la población y no me parecería muy sensato creer que éste Gobierno haría maravillas, por lo tanto, ¿no te parece que .. hay algo que no funciona?… Es decir, si los resultados no han sido los esperados, ¿por qué esta vez debieran serlo?…

Me gustaría creer que más caminantes en una marcha y razonamientos ante las cámaras de televisión para oídos del Gobierno y del Parlamento habrían de conllevar mejores resultados, pero, sucede que me volví escéptico y ya no creo en ello… Peor aún, veo un deterioro paulatino y creciente de la convivencia social y la calidad de vida de la gente por el tema económico principalmente, sin embargo, lo que no veo es que se demande lo que a mí parecer es lo que se debiera demandar…

Primero democracia, como si de una frase salomónica se tratase, en la que se aconseja al hijo primero que nada adquirir sabiduría, en este caso, capacidad de diálogo y suma de consejeros, porque con dirección sabia se ha de hacer la guerra y en la multitud de consejeros suele estar la victoria… Aquí cabe la pregunta, ¿nuestro pueblo es lo suficientemente sabio para comprenderlo de esta forma?… La respuesta hasta aquí más bien parece que es no, que no lo es, porque marcha pidiéndole peras al olmo de la derecha, según mi parecer… Ni aún cuando se marchaba en tiempos de la ex Concertación se obtuvieron mejores resultados…

Y si se pidiera democracia, ¿cómo se ejerce, o qué se pide?… Para mí se clavan clavos con herramientas, tales como palos, piedras, martillos o clavadoras neumáticas y bajo el mismo concepto se debe ejercer la democracia, es decir, con una herramienta adecuada y me parece que eso hoy debiera ser una Cámara Ciudadana Digital, tal como lo explico en el link citado…

Si tuviéramos tal herramienta a disposición del pueblo, podríamos lograr consensos esenciales en torno a ciertos puntos relativos a nuestro sistema económico y cambiar los paradigmas, añadir nuevas miradas y convertir al pueblo en el mayor empresario de Chile, con universidades propias, cadenas de tiendas de retail, periódicos, canales de televisión, tarjeta de crédito, banco de dinero, etcétera y todo ello por la simple añadidura de un único concepto adicional al de la Cámara Ciudadana, que sería una AFP de los trabajadores, que habría que crear bloggeándolo adecuadamente… Posiblemente sin la Cámara Ciudadana también se podría crear la AFP de los trabajadores, pero, bien esto se podría ver como clavar un clavo de seis pulgadas usando una mala herramienta, ya que la gente dispersa, por lo que se puede apreciar, sólo tiene poder para quejarse y no para cambiar nada, pero, “el pueblo unido”, en el lugar adecuado, produciría otro nivel de sinergia…

Si no lo puedes imaginar y si la idea no te entusiasma, supongo que puedes colocarte un calzado cómodo el día de la siguiente protesta, prepararte a cargar un lienzo y caminar por la calle con la con ilusión de que un Gobierno de derecha le hará justicia al pueblo…

Por otro lado, si crees que tengo razón y ese podría ser el mecanismo que realmente provoque un cambio sustantivo para las condiciones de vida de la gente en el país, tal vez podrías procurar pensar qué hacer para conseguirlo… Por mi parte, como estoy convencido de lo que digo, por ahora sólo se me ha ocurrido comunicarlo hasta el cansancio y aburrimiento de quien me lea, porque no veo que haya otra causa que me haga verla como la solución a los problemas por los que reclamaban esas cien mil personas… Además, tengo zapatos duros y no me agrada caminar por el cemento…

kjkljkljkljkl

25 de junio

Estimados:

Leyendo el tema, los comentarios referentes a las manifestaciones estudialtiles, la polar, hidroaysen, lo único que puedo decir….”Será noble solo aquella inversión que se vierta en un WC con sistema de ahorro de agua”….

Saludos,

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

El capitalismo es una buena herramienta, siempre y cuando y por una avaricia desmedida genere abuso, se destruya el medio ambiente y deshumanice las relaciones entre las personas.
+VER MÁS
#Sociedad

El Burro, la Zanahoria y la utopía del crecimiento económico eterno

Lo único que hoy tenemos claro es que estos próximos cuatro años de gobierno será una constante lucha ideológica, y se nos viene una gran reestructuración del sistema político actual, en el que los p ...
+VER MÁS
#Política

Lo que nos queda por hacer

Nos tendremos que acostumbrar a un nuevo escenario político que llegó para quedarse, en donde se han configurado tres bloques en el poder que podrían repetir la experiencia de los tres tercios.
+VER MÁS
#Política

El nuevo centro político

El próximo domingo 17 de diciembre los chilenos tendrán que poner en la balanza dos culturas que se resisten a compartir de manera simultánea el mismo espacio
+VER MÁS
#Política

Chile frente a Chile

Popular

Baradit deja al desnudo aspectos políticamente incorrectos, ha tocado la fibra del conservadurismo doble estándar de la elite criolla, aristocrática, oligárquica, momia. Para ellos, es de muy mal gusto ...
+VER MÁS
#Sociedad

El caso Baradit, o el arte de develar lo incómodo en Chile

Nuestra participación y la de muchos otros es la que hace posible orientar la dirección de un país en un sentido u otro. Un grano de arena no hace una montaña, sin embargo un gran número de granos, sí ...
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no votar?

Será interesante saber si Piñera y Guillier ofrecerán nuevas propuestas en materia científica, y si rescatarán propuestas e ideas de los programas de las otras candidaturas, en particular si quieren bu ...
+VER MÁS
#Ciencia

Segunda vuelta: ¿qué esperar para la ciencia?

¿Cuál debiese ser la preocupación esencial? Primero que todo, brindarle al INE, de una vez por todas, la autonomía que requiere. De esa forma, se evitan suspicacias sin bases o gustos políticos como el ...
+VER MÁS
#Economía

Censo 2017 ¿Un déjà vu? ¿Problema del INE, del gobierno o del Estado?