#Sociedad

Chile: ¿el inicio de la administración política de la xenofobia?

6 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

Europa vive una crisis de acogida humanitaria a propósito de los conflictos en Siria y otros países vecinos. Ante este hecho las respuestas han sido disimiles, por un lado desde la perspectiva de los Derechos Humanos. La apertura de fronteras a miles de personas que junto a sus familias han cruzado la frontera con el motivo de preservar sus vidasy ya son miles los reasentados en los países de Europa que claman por protección y solidaridad. Por otra parte esta situación ha abierto una oportunidad única para sectores conservadores de los países de acogida, los cuales  han visto una ocasión política única para posicionarse en la opinión pública reflotando viejas banderas de nacionalismos e intolerancia hacia ciertas nacionalidades, credos o etnias. El multiculturalismo europeo a propósito de aquello, imaginariamente pareciera ponerse en cuestión, debido a que, las coyunturas geopolíticas de movilidad humana actuales, cosechan el momento ideal para validar la contraposición entre multiculturalismo versus  nacionalismo.


El desafío será para quienes pretendan o aspiren obtener una posición de representación pública local, buscar fórmulas de inclusión efectiva y convivencia intercultural para todos aquellos que sin distinción han querido hacer de Chile su tierra.

Como es de conocimiento público hemos evidenciado las exaltaciones patrio centristas en los países de destino de la migración, a consecuencia del prejuicio y la xenofobia. Dichas actitudes  buscan a ese “otro” en tanto que es diferente, aquel que no ha sido capaz de asimilarse al grupo nación de acogida. Principalmente para los sectores conservadores el objeto de xenofobia suele ser móvil  y no estático. Desde este punto de vista, para Donald Trump, su objeto no son los afroamericanos, ni menos la comunidad latina largamente radicada en Norteamérica, sino más bien la migración emergente o los “ilegales”, y además entre ellos los musulmanes y árabes.

Para el conservadurismo europeo no lo son los africanos, ciudadanos de tercera generación, sino que las corrientes de refugiados, provenientes de la crisis bélica y alzadas de terrorismo a las cuales están sometidos. En el caso local chileno, no es la migración peruana la depositaria de actitudes prejuiciosas hoy debido a sus pautas, usos o costumbres  como sucedía en la década anterior; se les ha aprendido a querer entre otras cualidades por su gastronomía. Hoy más bien este rechazo se desplaza hacia una incipiente comunidad colombiana en donde hoy transita el objeto de la xenofobia.

Pues bien, lo anterior es una ecuación que teniendo tres elementos; nacionalismo, concepciones conservadoras y políticas, se traduce en una potencial fórmula, “la administración política electoral de la xenofobia”.  La cual es actualmente utilizada en países de Europa y Norteamérica.

La fórmula no es nueva, una vez identificada para los sectores conservadores, la población objeto del prejuicio social, el siguiente paso es orientar la articulación discursiva de la amenaza, la inseguridad y el temor. Se trata de un discurso que interpreta a ciertos grupos ciudadanos con un alto nivel de prejuicio e intolerancia, cumpliendo una doble función, por una parte reafirmar la xenofobia de sectores de la población y por otra afianzarlos como potenciales electores. Esta relación circular fomenta y reproduce, los imaginarios sociales, los estereotipos, basados en los prejuicios traducidos en expresiones de xenofobia que se pueden manifestar de manera implícita o explícita y resultante de aquello es inclusive la exclusión institucionalizada.

Muchas veces  los conflictos se basan en subjetividades e imaginarios muy distantes de la realidad y de los datos objetivos. Así y todo la ecuación más burda de la administración política de la xenofobia, tiene que ver con la generalización amplia y genérica que supera a las comunidades particulares objeto del prejuicio, más bien abarca la totalidad de las comunidades nacionales, se trata de las personas migrantes, en una facilista simplificación entre un “nosotros” o “ellos”.

Es aquí donde podemos encontrar aseveraciones de corte clásico como por ejemplo: la migración es sinónimo de delincuencia, trae consigo la droga, la prostitución, hábitos disimiles a los nuestros o que atenta al empleo local. Los casos internacionales que hemos sido testigos-  de sectores conservadores- como de Le Pen en Francia y Trump en Estados Unidos u otros movimientos ultranacionalistas son ejemplos de la administración política electoral de la xenofobia.

Teniendo presente  que nuestro país ha suscrito  y ratificado diversos tratados internacionales en esta materia. Resulta llamativo que esta incipiente estrategia discursiva pareciera estar arribando a Chile, seduciendo a sectores diversos de la clase política, que en vista del relativo  incremento de la población migrante y/o residente en Chile, han querido reproducir estas generalizaciones. Un laboratorio de aquello es la Región de Antofagasta, quienes  de distinta manera, se han expresado respecto a la migración, más bien administrando políticamente la xenofobia, permitiendo de esta manera el fácil rédito político esperado.

Aunque en la región de Antofagasta sólo reside un 4,6% de la población extranjera, existiendo un alto índice de migración interna laboral chilena en esta zona. Solo el 3% de los delitos han sido cometidos por colectivos extranjeros de una total de 26.000 para la zona durante el año 2015. Más que situaciones objetivas, la ausencia de información certera y eficaz hacia la población pareciera ser escenario fecundo e ideal para la administración política de la xenofobia.

Cercano es el caso de la actual alcaldesa de Antofagasta, quien sin desparpajo ha señalado que la migración es sinónimo de delincuencia y, siendo más sofisticada en su particularización, ella se refiere a la comunidad colombiana. Recordado es el anterior intendente también por su autorización  de una marcha contra migrantes colombianos. Asimismo  senadores y diputados de la región se esmeran  por proponer leyes restrictivas o muros simbólicos al fenómeno migratorio. O bien las explícitas aseveraciones como por ejemplo que 6 de cada 10 niños nacidos en Antofagasta son hijos de extranjeros, olvidando que todo niño o niña nacida en Chile por derechos es chileno. Tal vez la reproducción política de la xenofobia es el camino rápido ante la imposibilidad de la generación de estrategias institucionales de inclusión efectiva de las diversas comunidades residentes en Chile.

Mientras se está a la espera de una nueva Ley de migraciones, se avecinan las próximas elecciones municipales, los candidatos y candidatas, tanto para la alcaldía como a las concejalías, preparan su abordaje en los territorios, en el desafío permanente de conectarse con las necesidades de los ciudadanos en los territorios. El panorama es más alentador para quienes sufren de la administración política electoral de la xenofobia, población migrante residente, pues la buena noticia es que una proporción no menor de ellos actualmente poseen derecho a sufragar en estas elecciones municipales.

El desafío será entonces para quienes pretendan o aspiren obtener una posición de representación pública local, buscar fórmulas de inclusión efectiva y convivencia intercultural para todos aquellos que sin distinción han querido hacer de Chile su tierra.  El otro camino será inevitablemente y  de manera simple transformarse en un Trump local.

TAGS: Discriminación Ley de migración Xenofobia

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

29 de abril

El problema no es el conservadurismo. Ni tampoco los ultra xenofobos ni nada parecido. El problema son los migrantes.

En Europa, si los extranjeros aplicaran el “en el pais que estes, has lo que vieres”, no estaría esta crisis que no es de ahora, es de hace 15 años. Pero desde hace 15 años, una oleada de extranjeros han llegado a Europa imponiendo sus costumbres de manera prepotente y agresiva. No han sabido respetar el país que los recibe, sino que imponen sus ideas y hay que soportarselas porque “tienen derechos”. No tienen la delicadeza ni siquiera de aprender el idioma del país en el que van a residir. No han sabido ser migrantes, ni asumen la responsabilidad que ello conlleva. Y esa gente nos han arrastrado a todos los que hemos migrado por el lodo.

Es muy facil usar la palabra “xenofobia”. Pero no. Si los migrantes quieren un respeto a sus derechos, deben ser responsables con sus deberes. ¿Que solo un 3% comete delitos en Antofagasta? Señor: ni uno solo deberia hacerlo, porque entonces ¿vino a Chile a delinquir? Asi es, ese si, pero los estereotipos no se crean en el aire, sino por culpa de esa clase de migrantes que tienen mas notoriedad que el resto. Todos los que usan los lugares historicos como baños publicos, todos los que no ponen un peso en el pais donde viven porque todo lo mandan fuera, todos los que se niegan a cumplir las normas legales, todos esos son malos migrantes que afectan a todos los que migran y al país de origen.

Servallas

30 de abril

Es bastante fácil pontificar sobre estas materias basándose en los derechos humanos, o acusando a quienes piden más control de nazis, el problema es que los derechos humanos de los locales se ven afectados por grupos de emigrantes que imponen formas de violencia, usos y costumbres que crispan a las sociedades locales, pasó duramente en USA con los emigrantes salvadoreños de las maras y pasa en Europa con muchas comunidades del mundo árabe, pero no faltan los colectivos que los defienden basados en sus derechos humanos, olvidándose que esas personas no fueron invitados, olvidándose que el bienestar y el orden que alcanzan algunos pueblos son décadas, y a veces siglos de esfuerzos y sacrificios de toda su sociedad, en ese contexto, me parece que la emigración siempre debe ser selectiva, muy controlada y se debe evitar la formación de guetos, preocupándose el estado con preferencia de la integración social.

02 de mayo

Estimado autor, le quiero contar que la frase ” con tanta apertura de mente se le puede caer el cerebro” es lamentablemente muy cierta.
El humanitarismo, la bondad, el progresismo, y todos esos calificativos tan de moda en la “gente bien” chocan abruptamente con la realidad: es difícil, complejo, y en algunos casos abiertamente negativo el permitir una inmigración tan “amistosa” y sin ciertas barreras y condiciones. Incluso países adalides del multiculturalismo (real) como Canadá tienen barreras altísimas para inmigrar.

03 de mayo

La migración desde Medio Oriente y Norte de África va a aumentar en los próximos años, hoy es la guerra, en pocos años más será el cambio climático que dejará inhabitable precisamente dichas zonas del globo.

http://www.europapress.es/ciencia/habitat-y-clima/noticia-habra-exodo-cambio-climatico-oriente-medio-norte-africa-20160503102820.html

Saludos

Nelson

03 de mayo

Me parece que el Artículo apunta a un hecho esencial: la xenofobia ha sido y es un recurso para amenazar, para invocar incertidumbre y eventual despojo de los ciudadanos y comunidades locales frente a esas oleadas de sujetos con prontuario y dudosa intención. Desde luego, quienes más se interesan en destacar esa “plaga”, en resaltar las negativas consecuencias de los inmigrantes, son los medios de la derecha conservadora, de la aristocracia ridícula que todavía cree en la inmaculada genética de su clase. La TV, los diarios y la mayoría de las radios europeas, gringas y chilenas, no faltaba más, corren a destacar cualquier caso de delito o falta de un peruano o colombiano para generalizar a miles de inmigrantes una cualidad obscura, nefasta y peligrosa. El xenófobo número 1 del mundo, Hitler, es el claro ejemplo a seguir. En Chile tenemos miles de ejemplos de inmigrantes árabes, españoles, alemanes que vinieron un par de siglos atrás al país dejando un significativo aporte al desarrollo y la cultura. Resulta muy curioso ver que abrimos nuestras fronteras al capital foráneo y nadie reclama por esta inmigración de empresas que nos despojan descaradamente. ¿No deberíamos acaso, para ser consecuentes, también reclamarles a esos empresarios que nos tienen invadidos de celulares, coca cola, comida chatarra y cuantos otros males verdaderos, que sí nos afectan y nos dañan? La inmigración es muy natural; comenzó cuando el hombre pasó de Etiopia a Asia Menor, hace 4,5 millones de años.

Paola Cruz

07 de julio

El Brexit, resultó una triste realidad a causa de que los conservadores llevarán una campaña basada en el miedo a los refugiados, a los extranjeros, a los inmigrantes. Fue tan fuerte que le dieron las espalda a la Unión Europea y peor aún a sus propios jóvenes. Nada bueno puede resultar del odio y el resentimiento.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

A Chile no le hace bien que nuestros argumentos base sean las descalificaciones, que a final de cuentas, poco impactan en la intención de voto.
+VER MÁS
#Política

La eterna contradicción del voto informado

Todos debemos estar convencidos de que la Contraloría tiene que disponer de más poderío para que su importante tarea, que busca la probidad en todos los ámbitos del quehacer nacional, sea una realidad e ...
+VER MÁS
#Política

El gobierno no desea que la Contraloría ejerza bien su trabajo

Yo en lo personal siempre he pensado que el más poderoso es quien puede hacer lo que quiera, quien simplemente sus actos no le conlleven consecuencias alguna, puesto le da lo mismo lo que piensen de él.
+VER MÁS
#Ciudadanía

¿Quién es el más débil?

Por favor, ayudemos a salvar vidas, compartamos esta información y hagamos consciencia de que el cáncer de mama detectado a tiempo se puede curar.
+VER MÁS
#Salud

Cáncer de mama: detectarlo a tiempo

Popular

Lamentablemente, la Mecánica Cuántica en vez de llegar a la cultura popular por sus logros científicos y tecnológicos, lo hizo con versiones extravagantes, engañosas y en algunos casos hasta ridículas ...
+VER MÁS
#Ciencia

El erróneo uso del término Cuántico por las pseudociencias

Sí a su equipo le faltó coraje, valentía, decisión, arrojo, valor, ánimo, esfuerzo o ímpetu, no se complique, dígalo con algunas de esas palabras, no con los anodinos "faltó huevos" o &quo ...
+VER MÁS
#Sociedad

Eufemismos... ¡Cuánto mal hacen!

Sólo nos quedará ver que pasa en la segunda vuelta, con los mismos actores que conocemos desde la vuelta de la democracia, que aunque las reglas han cambiado y nuevos actores han entrado, siguen siendo lo ...
+VER MÁS
#Política

Segunda Vuelta: La antesala de una crónica anunciada

El Chile de todos no merece un gobierno de derecha que signifique retroceder en los cambios de largo aliento, sino más bien uno que se atreva a generar políticas responsables que no dinamiten el camino t ...
+VER MÁS
#Política

El eterno retorno: Desafíos de la centro-izquierda chilena