#Política

Una sentencia liberal a las AFPs

5 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

Como bien era previsible, las protestas para eliminar las AFPs han comenzado. Al parecer, la moda por la educación estatal ha quedado obsoleta, junto con las protestas en contra de la constitución. Es difícil predecir cuál vendrá después, pero es seguro que la moda de esta temporada de invierno 2016 no será la última. Empieza así una batalla ideológica con una postura que claramente venció hace ya muchísimo tiempo atrás, la cual esgrime argumentos que apelan al sentimentalismo y a un cierto sentido de justicia; y por el otro lado, la clásica defensa del status quo en base a argumentos económicos, que como hemos visto, nunca ha logrado inspirar protesta alguna. En medio de estos dos polos totalmente contradictorios, me arrogo el derecho a exponer brevemente una tercera posición liberal.


Un argumento en el que concuerdan ambos bandos en la discusión, es que si el sistema fuese voluntario, es decir, si no funcionara mediante esta forma, un gran porcentaje de la población dejaría de ahorrar.

La primera cuestión a tratar es saber si un liberal está a favor o en contra del sistema de AFPs. La respuesta es simple, y se responde con un rotundo rechazo al sistema. Todo liberal debe sostener que el sistema de pensiones, tal y como funciona hoy en día, es absolutamente inaceptable para cualquiera que crea en la libertad y el derecho de propiedad. Independientemente de las alternativas, es evidente que el sistema impuesto durante la dictadura militar es literalmente un robo a mano armada. Pero veremos cómo esta sentencia, a pesar de ser la misma que sostienen aquellos que hoy se movilizan, tiene como fundamento argumentos completamente distintos e incluso incompatibles.

Cuando una persona roba a otra, lo que hace es utilizar la violencia o amenaza de violencia para arrebatarle una propiedad que legítimamente le pertenece a otra persona. Lo que ocurre en este sistema de pensiones es algo similar. El Estado nos despoja a través de la amenaza de encarcelamiento, de parte del dinero que legítimamente hemos ganado para entregárselo a empresas. El motivo por el cual lo realizan es absolutamente irrelevante, así como también es irrelevante si el ladrón que nos asalta en la calle lo hace para desperdiciar el dinero o para invertirlo en la bolsa. Quizás el único consuelo al analizar si el sistema de AFPs es justo o no, yace en que al menos el dinero nos lo devuelven al momento de la jubilación, lo que equivaldría a una especie de proporcional compensación por el daño sufrido.

A diferencia de las AFPs, los sistemas de reparto operan de igual forma, pero ahora en vez de que se nos devuelvan el dinero, los políticos lo reparten entre los diversos grupos de votantes de forma que mejor les rente en las próximas elecciones. Así entonces, se obliga a un grupo de ciudadanos a trabajar para pagarle la jubilación a otro grupo. A esta situación se le llamaba antiguamente “esclavitud”, pero al parecer ahora le dicen “solidaridad”. Cualquiera que desee la implantación de un sistema de reparto, lo que desea en realidad es la posibilidad de vivir a costa de otros ciudadanos, algo a todas luces injusto.

Un argumento en el que concuerdan ambos bandos en la discusión, es que si el sistema fuese voluntario, es decir, si no funcionara mediante esta forma, un gran porcentaje de la población dejaría de ahorrar. De esta forma, con una posición dictatorialmente arrogante, ambas posturas coinciden en que tener una jubilación a los 60 o 65 años es una necesidad y obligación para todos, independiente de si las personas lo desean o no. Cualquiera que esté pasando por una crisis financiera, que tenga un familiar enfermo, que quiera pagarle la educación a sus hijos, etc. está obligado por ley a renunciar a una parte significativa de sus ingresos.

Esta es una postura desde todo punto de vista tiránica, ya que no respeta las preferencias personales de cada individuo, y no toma en cuenta las dificultades que pueda generarle a las familias tener que pagar por algo que en muchas ocasiones puede no ser una prioridad.

En suma, a pesar de que ambos sistemas son injustos, el sistema actual es claramente el que menos daño hace. La solución -que todo aquel que se considere defensor de la justicia y dignidad de las personas debería sostener- es la de eliminar la capacidad del Estado de obligarnos a ahorrar en cualquiera de los dos sistemas y aceptar esa libertad que implica hacernos responsables por nosotros mismos, que como bien dijo el Premio Nobel de literatura George Bernard Shaw, “por esa misma razón, la mayoría de los hombres le tienen tanto miedo”.

TAGS: #PolíticasPúblicas AFP´s Jubilación

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

02 de agosto

Con un impuesto ud. puede decir que el estado lo obliga por ley a despojarse de parte del ingreso, con un sistema de previsión sólo lo obliga a ahorrar para que sus ingresos actuales se hagan cargo de usted en el futuro.

Si el estado no lo obligara a hacerse cargo de sí mismo estaría obligando a que otros se hagan cargo e usted en el futuro. Partiendo por esos mismos hijos propios por cuyo bienestar usted lucha día a día hoy.

¿Prefiere que este fin de mes le descuenten para su jubilación en el futuro o que le descuenten para la jubilación actual de otros?

Si usted es liberal sabe que la libertad de uno termina donde empieza la libertad de otro.

Saludos

02 de agosto

Es un error decir que los descuentos para jubilación son un “robo a mano armada”. Porque si eso se devuelve, con rentabilidad, pero NUNCA menos de lo que se le sacó, es un “préstamo forzoso” o cualquier otro eufemismo, pero no es robo. Y el argumento liberal de que no se debiera sacar nada es una mala propaganda, pues estarla correcto si el problema de los jubilados sin ingreso fuera un problema de ellos y nadie mas; pero como SI lo es, es justo que el Estado haya tenido que crear algún método.

Ahora bien, la discusión de las AFP se ha contaminado, obviamente, por la ideología. Porque el problema de las AFP se divide esencialmente en 2: las jubilaciones y la administración de los fondos. La solución de las jubilaciones, en cualquier solución que se proponga, vendrá asociado a mayor tasa de imposiciones, y a retrasar la jubilación; con el problema que los que se jubilan ahora no tienen ninguna solución de corto plazo; y ahí es donde aparecerán los genios del reparto, que dirán que hay que quitarles a los actuales cotizantes para subir las pensiones actuales.
Pero el otro problema, que es el que mas duele a la izquierda, es que la masa de plata la maneje un privado. Por dos razones: una, que ese privado gana plata ; y la segunda, que es la mas dolorosa, que ese monto gigantesco entrega un poder sobre la economía que les encantaría que fuera el Estado quien lo tuviera. O sea, el problema es el PODER. Y ahí es la ideología la que mueve el debate.
Saludos

Pedro Gonzales

04 de agosto

Facho pobre!!!! La pensión digna es un derecho social. Si no te gusta, andate a USA

Erasmo Robles

04 de agosto

Estamos conformes acá ¿Porque no se va usted a Cuba? o perdón… a USA o Finlandia, porque cuando les tocó asilarse casi nadie se fue a Cuba.

Servallas

04 de agosto

Comparto que aquí hay una lucha ideológica solapada, se esta intentando llevar el país a una sociedad socialista, pero sin reconocerlo abiertamente, si se hace, generaría una  rechifla generalizada, al país no le gusta ese sistema, es un país que le gusta la libertad y el ser esclavo, como muy bien dices, del estado, no creo que sea el sueño de los chilenos, entonces se trata de demonizar cualquier iniciativa privada por cualquier vía. El problema es que quienes nos dirigen no tienen apoyo, son rechazados y son una minúscula porción de la población, y aún así, son cautivos de otros más agresivos, más bien totalitarios. Sobre el tema de las AFP, pienso que esas empresas  lo han hecho pésimo, no se han modernizado ellos mismos para buscar mejoras en las pensiones, su razón de ser finalmente, más bien se entretienen jugando con los mercados y entregando mejores rentabilidades a los administradores, a los capitales controladores, sabiendo que vendrían los ataque desde los sectores ideológicos extremos, lo mismo esta ocurriendo con mucha industria de servicios y productoras de bienes, se ve insensibilidad social, abuso, bajos sueldos y resentimientos por el trato, ello es un plato servido para  los sindicatos y el populismo.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Pero en la sociedad hay una fisura, hay monopolios y hay resistencia al cambio. Hay demasiada desigualdad. No hay suficiente meritocracia. Demasiados apitutados e hijos de papá sin talento. También la lib ...
+VER MÁS
#Cultura

Teatro: Entrevista a Omar Pérez Santiago por su obra 'Te Rogamus. Papa Francisco escúchanos'

Motivados por ideales de izquierda, pero con los pies incrustados en el suelo -determinante diferencia con el socialismo o comunismo-, este grupo da ejemplo de política moderna bien entendida.
+VER MÁS
#Política

Afírmense dinosaurios

Nuestro cometido es denunciar los "errores involuntarios", usando el término de aquellos acostumbrados a sacar ventajas en sus negocios, reconociendo que la Contraloría, conforme al mandato de s ...
+VER MÁS
#Ciudad

Los 'errores involuntarios' son recurrentes

Este domingo nos jugamos algo importante, no estamos hablando de una elección universitaria, de centro de estudiantes, o de un tongo cuasi salfatiano.
+VER MÁS
#Política

El idealismo ético, como lastre político

Popular

Mi conclusión es que Sebastián Piñera en materia de educación defenderá los intereses de los nodos principales de su red: sostenedores privados y Ues privadas.
+VER MÁS
#Educación

Red de Piñera en educación: sostenedores privados, Elige Educar y Ues privadas

Lo que antes era una carrera ganada para el expresidente, hoy es la madre de todas batallas y el resultado ahora más que nunca es incierto.
+VER MÁS
#Política

La segunda vuelta, la madre de todas las batallas para la derecha

Imagínese no sólo no ser reconocido como trabajador por su empleador, sino que, además, se le obliga a usted a cumplir con obligaciones que le corresponden a él. Así, usted se enfrenta a la posibilidad ...
+VER MÁS
#Política

La última oportunidad de ser consecuentes

Los candidatos y sus equipos tienen la responsabilidad de enunciar Programas que permitan pasar a un escalón o piso superior de desarrollo nacional, como lo está haciendo China, Corea, Singapur
+VER MÁS
#Política

¿Votar por personas, consigna, imágenes o Programas de Gobierno?