#Política

“Los Beyer”

10 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Para construir una sociedad democrática, donde el conocimiento esté al servicio de los acuerdos democráticos, es necesario seguir mostrando la naturaleza autoritaria de Los Beyer, sean estos Los Beyer de Bachelet, Waissbluth, Golborne, Allamand, o quien quiera ponerse artificialmente delante de las demandas del movimiento social.

El lucro tiene defensores transversales. Es curiosa la cáscara que envuelve defensivamente al acusado ministro Beyer. Son como un “partido transversal de derecha”que ha salido a articular en el sentido común el discurso de defensa de Beyer, el político. Son “Los Beyer”. Comparten numerosas formas de colaboración “académica”, como lo demuestra cualquier revisión a la producción escrita de Beyer, y vínculos sociales –de clase-, como el que permitiera a Correa Sutil soplarle a Beyer el error jurídico-formal de la oposición en la redacción de la acusación constitucional.

Los Beyer son parte constitutiva de ese segmento social que llamamos “tecnocracia”. Jaime Guzmán, mientras planeaba la constitución de Pinochet y en entrevista con un documentalista francés durante el año 1977, señalaba: “la democracia que intentamos construir es una democracia de participación social efectiva, una democracia tecnocrática, y una democracia autoritaria y protegida”. Aclaraba Guzmán que se buscaba una “autoridad fuerte, con poder para conducir al país a través de la justicia y la ley”. Lo que vino después, el gran acuerdo de la élite para darle una salida a Pinochet por votación y continuar con el modelo, vino aparejado con la creación de la capa de tecnócratas que buscaba Guzmán, y que se situaron fundamentalmente en los centros de estudios que los partidos que participaron del acuerdo elitista comenzaron a promover.

La seducción del conocimiento técnico como motor del diseño institucional, de la mano de la constitución de Pinochet, permite que existan Los Beyer. Es quizá en ese conocimiento donde se encuentra lo que Guzmán buscaba como “autoridad” de la democracia protegida. Es la función que se ejerce con ese conocimiento la que permite que sean Los Beyer los llamados a “cerrar” la discusión política que nace de los problemas de la educación. Así ocurrió el 2006 con el Consejo Asesor Presidencial convocado por Bachelet. Y así pareciera que seguirá siendo, especialmente después de ver la composición y perfil del equipo programático de Bachelet en educación.

Como no soy bacheletista, no me interesa discutir lo que Los Beyer de Bachelet dirán o no dirán para la galería. Pero lo fascinante es buscar explicaciones para entender cuándo le regalamos la política a este grupo que es transversal a los partidos hoy existentes, y que se transforman en los jueces, la “autoridad” de la democracia, que dicen qué es lo que está bien y no está bien discutir en educación. Una pista la entrega un estudioso (voilá) de los tecnócratas chilenos, Patricio Silva, en su libro. El libro de Silva –con la sugerente portada que muestra a Bachelet y su ministro Velasco- hace un estudio histórico de la tecnocracia en Chile, dedicando su etapa contemporánea al rol de los “Chicago Boys” en ODEPLAN de Pinochet, de los centros de estudios como el de los “monjes” en el CIEPLAN de la DC, o las ONGs que surtían de intelectuales y funcionarios a los gobiernos de la Concertación. Una de las tesis que sostiene Silva es que los tecnócratas siempre han existido en la historia de Chile, y que su influencia es una especie de “colchón” que sostendría la existencia de instituciones democráticas en periodos de conflictividad política. Su augurio es que esta función no cambiaría en el futuro, y que Chile habría pasado a ser una democracia tecnocratizada.

La tesis de Silva puede ser un aliciente para que las candidaturas actuales entreguen, nuevamente, la confianza a los tecnócratas para que definan los destinos de sus “posibilidades”ideológicas. Bachelet ya lo ha demostrado poniendo en su equipo la influencia de la última versión de la tecnocracia educativa, Educación 2020. Habrá que ver qué pasa con los demás candidatos. Establecerlos límites de la democracia, la autoridad de la democracia, sería entonces el rol de los tecnócratas en estas fechas.

La movilización de este año tiene la potencialidad de cuestionar el basamento y la tesis de Silva, que en el fondo es la conclusión y objetivo que tenía Jaime Guzmán y que envuelve a la Concertación toda, en especial a Bachelet. Mantener una presión en la calle, autónoma y sin la dirección de los partidos actuales que defienden la llamada “democracia” tecnocratizada, es una oportunidad de superara la tecnocracia, desnudando el autoritarismo de su posición actual. Es esa presión la que motiva expulsar al político Beyer de su puesto, y que pone en peligro la posición funcional de Los Beyer en el chile post-dictadura. Para construir una sociedad democrática, donde el conocimiento esté al servicio de los acuerdos democráticos, es necesario seguir mostrando la naturaleza autoritaria de Los Beyer, sean estos Los Beyer de Bachelet, Waissbluth, Golborne, Allamand, o quien quiera ponerse artificialmente delante de las demandas del movimiento social.

———-

Foto: El Ciudadano

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

11 de abril

Muy interesante columna nuevamente, Iván, pero discrepamos en un punto, en la importancia que ruede la cabeza de Beyer.

Desde mi punto de vista, y estando de acuerdo en lo señalado por ti, y asumiendo que estamos en un Estado “tecnocrático”, la caída de Beyer no se puede leer como un peligro para los “Beyer”, sino como una oportunidad que esos engendros están buscando en medio de la crisis.

Lo mencioné en tu anterior columna, si cae el ministro:

1) Ungirán a otro “Beyer”.
2) La tecnocracia, que posee pies y cabeza en la clase política transversal, administrará el conflicto, y ahí muere o lo adormecen. Entregarán, si así ocurre, la oreja del animal al respetable, pero su camino seguirá intocado.

Es importante seguir mostrando la cara autoritaria y reaccionaria de los “Beyer” que habitan en la tecnocracia institucional de este país, pero no puedes hacerlos pasar como interlocutores válidos del propio movimiento estudiantil y en sí social. Al hacernos parte de ese hecho, la acusación, le designamos responsabilidad de soluciones a esa mirada economicista que criticamos, para nuestras propias salidas. Ese es un error total, ya que con ese acto, la clase política transversal, se apoderará mediáticamente del conflicto, de cómo y cuáles serán las definiciones para salir del estado de situación actual. O sea, administrarán la crisis, como lo están haciendo ahora.

En otro punto. No soy enemigo a las marchas, muy por el por el contrario; fueron útiles para instalar mediáticamente en las personas comunes el cómo fue y es la espuria transición que acordaron militares, derecha golpista y la traicionera concertación. Mucho le debemos a las marchas, y se estará ahí, pero me cuestiono el carácter de petición de las mismas hoy. Por qué, porque se ha marchado bastante, y las respuestas han sido nulas, de todos los sectores, transversalmente en la clase política.

Creo que se debe cambiar el foco de las mismas y darle un carácter, en el mensaje, duro y de confrontación no sólo con el gobierno, sino con toda la clase política actual, basada en la lógica de los “Beyer”. De esa manera quedan sin ropa en la calle a vista nuestra, todos, y por cierto sin argumentos.

A la clase política hay que mirarla como enemigo, no como interlocutor válido, por el hecho de que esa misma casta hoy, abril de 2013, siguen, y seguirán, amarrados a los grupos económicos y fueron ellos quienes alimentaron al monstruo desregulado y monopólico en extremo capitalista que rige los destinos de millones de chilenos. Como bien lo dices, el equipo de Bachelet es un claro ejemplo. Alberto Arenas, encargado de la reforma tributaria, es, a la vez, hombre de Luksic… sin comentarios.

Por ese simple pero enorme hecho, es que no se debe marchar más con el petitorio en la mano; claro quedó que lo usaron de papel higiénico. Se debe marchar con el fin de crear, aparte de desnudarlos, DESESTABILIZACIÓN DE LA MISMA CLASE POLÍTICA y por ende el sistema corrupto político, económico y social que ellos tejieron.

El carácter de petición de las marchas es en sí otro motivo para asignar a los tecnócratas nuestras salidas, como muy bien está quedando de manifiesto con la llegada de la señora “gato por liebre”, que está formando equipos para no tocar las estructuras ilegítimas del modelo de desarrollo chileno.

Cambiar la consigna de demanda por un ¡QUE SE VAYAN TODOS, QUE NO QUEDE NI UNO SOLO!, y la vez crear caminos de poder popular y ciudadano para llegar al Estado y cambiarlo gradual pero radicalmente, debería ser el nuevo rumbo de las marchas en este 2013. No podemos seguir esperando que la virgen llore sangre genuina, porque eso no ocurrirá.

La tarea no será fácil. Si las marchas siguen “pidiendo”, si damos crédito al show Beyer, será el más claro ejemplo de que han y hemos sido capturadas por la lógica economicista, y las encaminarán a la clase política, para ahí matarlas, como lo intentó hacer el PCCh el 2011, mandatado por esa tecnocracia, y como lo están ejecutando hoy mismo.

El ejército neoliberal es importante y poderoso. Ciertamente esperarán que celebremos la oreja que nos entregarán.

Saludos cordiales.

PD: Celebro las 150 mil personas en las calles, es señal que las bases están claras.

servallas

15 de abril

Uf, que fácil es desarmarlo todo, olvidarse de las luchas de otros compatriotas han dado por años para poder construir esta flacuchenta democracia que tenemos, me imagino que descabezando los tecnócratas ahora y los políticos luego, tenemos la puerta abierta para que entre y se entronice el caudillo, asamblea constituyente de por medio.
¿porqué mejor no apelar a mejorar la calidad de las personas que están en política?, ¿Por qué mejor no ser leales con el país y trabajar honestamente sin agendas ocultas?, el famoso odio al neoliberalismo que ya suena a cueca cacofónica, no es más que una cortina de odio contra todo el mundo.

11 de abril

Iván: Su comentario examina con justeza la difícil realidad que atenaza, desde hace 40 años ( o más ) al pueblo y la clase media. Todos estos pseudo intelectuales, entrelazados por lazos familiares ( matrimonio), tienen su domicilio tanto en la derecha, como en el centro. De ahí entonces, la dificultad para vencer esa impenetrable barrera de intereses recíprocos. Es cierto, es muy fácil hacer los análisis, PERO la pregunta es … ¿ Con quién o quienes nos juntamos para hacer las RECTIFICACIONES ?.

santelilla

13 de abril

Detrás de cada tecnócrata existe una ideología, una creencia o una religión, pero generalmente no están conscientes de ello. Algunos trabajan para que la sociedad sea “eficiente” otros para que sea “feliz” otros para que cada uno potencie sus dones etc.
Los peores son los que creen que son “puros” que no tienen ninguna ideología, porque generalmente estos puros lo único que hacen es maximizar sus ingresos diseñando técnicas para los que imponen su ideología. Y hay que controlarlos periódicamente para que no se arranquen con los tarros.
La educación es un tema político, que tiene un componente técnico. Y un país debiera tener objetivos a largo plazo, políticas a largo plazo, y los técnicos debieran limitarse a elegir la técnica que alcance el objetivo, dado el estado del arte.

santelilla

13 de abril

Deja tu comentario aqui…

santelilla

13 de abril

…Detrás de cada tecnócrata existe una ideología, una creencia o una religión, pero generalmente no están conscientes de ello. Algunos trabajan para que la sociedad sea “eficiente” otros para que sea “feliz” otros para que cada uno potencie sus dones etc.
Los peores son los que creen que son “puros” que no tienen ninguna ideología, porque generalmente estos puros lo único que hacen es maximizar sus ingresos diseñando técnicas para los que imponen su ideología. Y hay que controlarlos periódicamente para que no se arranquen con los tarros.
La educación es un tema político, que tiene un componente técnico. Y un país debiera tener objetivos a largo plazo, políticas a largo plazo, y los técnicos debieran limitarse a elegir la técnica que alcance el objetivo, dado el estado del arte.

13 de abril

Sí, pero nada de esto es transversal, es de simplemente derechismo, o sea libre mercado, desregulación estatal y más de lo mismo. El disfraz tecnocrático hace que muchos lo compren como transversal, pero en rigor no existe nada como un pensamiento transversal y es por ello que hay que repolitizar el lenguaje.

13 de abril

LO malo es que ahora el francés me parece una lengua horrible…

Tony Barittono

13 de abril

No son tecnócratas, son mafiosos que se visten con ropaje para aparentar “expertos” ·técnicos de excelencia” Y hemos visto como caen uno a uno los mentados expertos, siempre con un ejercito de socios y colegas tratando de impedir la PLR que les da la gente, la justicia, o el presidente.

La educación y los derechos imposibles de Chile | José Fernandez

14 de abril

[…] que pese a su ilegitimidad fueron continuadas. La tecnocracia -que muy bien se describe en “Los Beyer”- deambula disfrazada de un sentido común práctico. La ex Presidenta Michelle Bachelet ya nos […]

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Con la escasa información y poca congruencia que aún se tiene de los programas de los candidato(a) s a la presidencia y de cara a los resultados a obtener a marzo del 2022 así: ¿No sería lo mismo el ca ...
+VER MÁS
#Política

¡Atención electores de Chile!

Esto no se trata de quién gana y quién pierde, se trata de devolver la vida al boxeo, en general como historiador escribo columnas sobre la época dorada del boxeo entre 1930-1960 cuando el boxeo llevaba ...
+VER MÁS
#Deporte

La vuelta del publico al boxeo

Entonces les enseñamos a los niños que si quieren ganar un partido deben dar directo al hueso para dejar deshabilitado al contrincante. Ese directo al hueso se refleja en las famosas planchas, (cuando ent ...
+VER MÁS
#Internacional

En el fútbol, como en la vida misma

Los embarazos en niñas y adolescentes menores de 14 años no son producto de una violación aislada, sino por lo general se producen por abuso sexual reiterado. Su enorme incidencia ya no permite continuar ...
+VER MÁS
#Internacional

Ese cuerpo no te pertenece

Popular

Lamentablemente, la Mecánica Cuántica en vez de llegar a la cultura popular por sus logros científicos y tecnológicos, lo hizo con versiones extravagantes, engañosas y en algunos casos hasta ridículas ...
+VER MÁS
#Ciencia

El erróneo uso del término Cuántico por las pseudociencias

Sí a su equipo le faltó coraje, valentía, decisión, arrojo, valor, ánimo, esfuerzo o ímpetu, no se complique, dígalo con algunas de esas palabras, no con los anodinos "faltó huevos" o &quo ...
+VER MÁS
#Sociedad

Eufemismos... ¡Cuánto mal hacen!

El Chile de todos no merece un gobierno de derecha que signifique retroceder en los cambios de largo aliento, sino más bien uno que se atreva a generar políticas responsables que no dinamiten el camino t ...
+VER MÁS
#Política

El eterno retorno: Desafíos de la centro-izquierda chilena

Sólo nos quedará ver que pasa en la segunda vuelta, con los mismos actores que conocemos desde la vuelta de la democracia, que aunque las reglas han cambiado y nuevos actores han entrado, siguen siendo lo ...
+VER MÁS
#Política

Segunda Vuelta: La antesala de una crónica anunciada