#Política

El pequño aprendiz de dictador

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP
En un lindo país esquina con vista al mar existió hace muchos años un regordete dictador, sanguinario y ladrón, como todo dictador.
 
Al morir, mientras ascendía al infierno juró que seguiría presente, no permitiendo “que se moviera ninguna hoja” sin que el lo supiera. Para ello se había preocupado de adiestrar a sus seguidores, que al momento de su muerte ya eran pocos, pero audaces.
 
Todos se rieron al escuchar esas palabras, que mas bien parecían propias de su demencia, que no era tal, sino que fingida, cada vez que quería engañar a los jueces, como aquella vez que fue interrogado en un lejano país. Claro, en su propia tierra eso habría sido impensado, los jueces eran nombrados por él.
 
Muchos años después de su muerte, gracias a la amnesia que suele acompañar a los pueblos irresponsables, llegó a gobernar uno de sus predilectos.
 
Se trataba de un especulador, de brazos cortos y ambición larga, que fue dejando en el camino a otros preferidos del viejo líder, pero que no contaban con la astucia y los recursos de aquel, con lo que entusiasmó a quienes ya estaban cansados de gobernantes justos pero demasiado fomes; faltaba adrenalina.
 
Algunos esperaban que este derrochara su propia fortuna y la del país, como prometía en su campaña. Pobres ilusos. A poco andar se darían cuenta de la verdad. La fortuna propia no se derrocha, se incrementa. Así lo hizo el menudo gobernante, con el aplauso de los viejos empresarios, que antes lo despreciaban y ahora le rendían pleitesía, desde las tribunas que siempre controlaron.
 
Pero la principal promesa del gobernante fue terminar con la delincuencia, que en los últimos años había incrementado el temor de la población, que veía que lo mucho que habían podido obtener durante los gobiernos de los fomes, era amenazado por ladronzuelos que provenían de los barrios donde se había mandado a vivir a los pobres, durante el reinado del dictador. Y también cuando éste ya no estaba.
 
Para dirigir esta tarea, el especulador encontró al personaje perfecto. Un joven tinterillo, que antes de llegar a palacio, en sus ratos de ocio, se divertía imitando a Harry Potter, al cual se parecía.
 
Tal vez fue nombrado allí porque solía decir que el tenía, además del parecido, alguno de los poderes de su ídolo, entre ellos, el de transformar la realidad.
 
Después de algunos meses, el especulador le señaló, al nuevo Harry su preocupación porque el oráculo al que le gustaba consultar, que no era otro que un calvo amanuense, venal y pretencioso, le informaba que la gente del país se estaba dando cuenta del engaño. Muy pocos seguían creyendo en las promesas incumplidas y se empezaban a manifestar en contra.
 
Un escalofrío corrió por la espalda de jefe y subordinado. Ya habían visto como terminara su viejo líder. Solo, despreciado, pero rico. Esto era demasiado parecido. En la cabeza del nuevo gobernante resonó entonces lo que le dijera alguna vez su padre, un honesto funcionario del Estado, algo loco, pero muy honesto: hijo, le habría dicho, parafraseando alguna frase bíblica, “¿de que te sirve ganar la tierra, a costa de perder el alma”?
 
Entonces el Potter de mentira creyó llegado su momento. El saldría al rescate de su jefe. Tal vez con ello ganara la soterrada batalla, que mantenía con otros corifeos de palacio, por la sucesión presidencial, sin percibir que el enano gobernante no estaba interesado en que nadie lo sucediera.
 
Premunido de su varita, confabuló con los representantes del país grande, para inventar un peligro inminente: agentes de un lejano reino del oriente cercano estaban actuando preparando el caos en el territorio nacional. Así recordó que hablaba el viejo dictador y que le resultaba.
 
Encontraron a un miserable estudiante extranjero, que había llegado al país a aprender, cuando gobernaban los fomes, que tenían las fronteras abiertas a un mundo que en ese tiempo les acogía. Ahora ya no. Los fomes eran serios, los de ahora eran difíciles de entender. Hablaban como todo en broma, con chistes malos y muchas veces desfiguraban la realidad. Mezclaban las imágenes, las reales con las ficticias; los muertos con los vivos. Eran raros.
 
Entonces cargaron al estudiante con talco y lo acusaron de portar venenos poderosos, traídos de oriente. Había que proteger a la población. Y entonces, la gente los volvería a querer. Total, los jueces les serían favorables; siempre lo habían sido.
 
Pero todo salió mal.
 
Los jueces dijeron que todo era mentira y dejaron libre al estudiante, que se casó con una habitante del lindo país esquina, tuvieron hijos y fueron felices.
 
Al pequeño aprendiz de dictador y remedo de Harry Potter le exigieron que pidiera disculpas, pero el se negó…y ya nadie lo quiso.
 
Con el tiempo, todos se olvidaron de el, aunque sigue vagando con su varita por palacio, pero ya nadie le hace caso.
TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La fauna que no tenemos en abundancia en la naturaleza, sí la tenemos en la televisión, y a diferencia de la primera, a esta la cuidamos, veneramos... Y seguimos.
+VER MÁS
#Sociedad

Fauna televisiva chilensis

Esperemos que este estándar ético que han fijado los socialistas y que exige la ciudadanía, no se relativice con el transcurrir del tiempo, sino que más bien se consolide y se haga transversal al sistem ...
+VER MÁS
#Política

Más que un acto… ¿Un Estado de corrupción?

La producción de la serie ha debido recurrir a la imaginación sociológica para configurar en la trama el estudio incipiente del comportamiento humano en los albores del FBI por entender lo inentendible: ...
+VER MÁS
#Cultura

David Fincher: Perspectiva e imaginación sociológica en Mindhunter

Aunque un tal Matteo Renzi ha vuelto a instalar la idea, no es más que el caballito de batalla de políticos desesperados en circunstancias difíciles. A veces los puentes se caen… y eso sucede muchas ve ...
+VER MÁS
#Política

Hay puentes que caen antes de la primera piedra

Popular

El Chile de todos no merece un gobierno de derecha que signifique retroceder en los cambios de largo aliento, sino más bien uno que se atreva a generar políticas responsables que no dinamiten el camino t ...
+VER MÁS
#Política

El eterno retorno: Desafíos de la centro-izquierda chilena

Con la escasa información y poca congruencia que aún se tiene de los programas de los candidato(a) s a la presidencia y de cara a los resultados a obtener a marzo del 2022 así: ¿No sería lo mismo el ca ...
+VER MÁS
#Política

¡Atención electores de Chile!

Es bueno cuestionarlo aunque sea en tono sarcástico como lo hago en este texto. Y es urgente hacerlo en días en que el lugar común intenta disfrazar una movida comercial empresarial de algo que necesita ...
+VER MÁS
#Política

Visita del Papa: el nuevo triunfo empresarial

Para algunos, en lugar de la resignación, la única alternativa podría ser la violencia, lo que supondría un retroceso en el desarrollo de la humanidad y un nuevo golpe contra la paz mundial.
+VER MÁS
#Internacional

España, capital Bagdad