#Política

El affaire Otero y nuestras memorias antagónicas

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Las palabras se las lleva el viento, reza el refrán popular. Sin embargo, en el caso particular de las recientes declaraciones del ex embajador de Chile en Argentina, Miguel Otero (RN), al diario Clarín, las palabras dan cuenta de un conflicto que está lejos de ser pasajero. Más bien, es un asunto instalado en nuestro país desde antes del retorno a la democracia. Chile es una nación de memorias antagónicas, en donde las visiones respecto de nuestro pasado traumático reciente no sólo se oponen, sino que intentan imponerse la una sobre la otra, logrando una difícil coexistencia que, de tanto en tanto, se desestabiliza e irrumpe en la agenda de los medios y de la política.

En otras palabras, en Chile existen visiones irreconciliables respecto del momento de evocar, evaluar y resignificar el régimen autoritario de Augusto Pinochet. El académico e investigador norteamericano Steve Stern, en “Remembering Pinochet’s Chile” (2006) planteó que en nuestro país coexisten cuatro memorias emblemáticas respecto de nuestro pasado traumático reciente:  la memoria de la salvación, la memoria de la ruptura, la memoria de la persecución y el despertar, y la memoria como caja cerrada. La primera de ellas valora los hechos que sucedieron al Golpe de Estado de 1973 como la salvación de la dictadura marxista y la inminente guerra civil. Si bien inicialmente omitía o simplemente justificaba las violaciones a los DD.HH. cometidas por los funcionarios de Pinochet, después de 1990 matizó su discurso, pero sin dejar de respaldar el quiebre democrático.

La memoria de la ruptura, en tanto, se refiere a la herida abierta que dejó lo que sobrevino al 11 de septiembre de 1973, una llaga que nunca termina de sanarse. Remite al quiebre que se produjo en las vida de las víctimas y familiares con el accionar del aparato represivo del régimen autoritario y las diversas políticas que revocaron las libertades individuales y de asociación.

La memoria de la persecución y el despertar apunta al renacer de los ideales y valores personales en el contexto de la represión, lo que puede considerarse como una resistencia al autoritarismo Pinochet. Se explica en el fortalecimiento de los compromisos sociales y la validación de los valores y de las identidades personales en contraposición a la persecución política.

Finalmente, la memoria como caja cerrada apela al dar vuelta la página, a dejar la experiencia traumática reciente en una caja fuertemente sellada, guardada en algún armario escondido, donde no se revisita, resignifica ni evoca. Responde, de cierta forma, a lo que el investigador catalán Ricard Vinyes caracteriza como la “Ideología de la Reconciliación”, que es en el fondo la imposición por parte del Estado de la idea de la superación del pasado conflictivo y de cualquier confrontación, para dar paso a una “buena memoria”, la que es –finalmente- una desmemoria o política del olvido.

Sin embargo, pretender olvidar o borrar lo que sucedió entre 1973 y 1990 es imposible.

Quienes sufrieron -como víctimas, como testigos, como opositores, como resistentes, como personas indiferentes o a favor, como sujetos activos o pasivos- de la confrontación social y la violencia política que antecedió y derivó del Golpe de Estado, están mayoritariamente vivos, constituyen una memoria viva. Y como en todas sociedades, en la chilena actúan mecanismos de transmisión de memoria, o de aprendizaje de memoria, que determinan que sus hijos y sus nietos tengan una posición frente a nuestro pasado reciente, ya sea a favor, en contra o de indiferencia, aún cuando no hayan vivido los hechos que se discuten.

Asumiendo todo esto, y entendiendo que no nos podremos desligar de esta dolorosa herencia, la pregunta que debiera preocuparnos es qué hacemos con ella. Seguimos enfrascados en la infructuosa lucha de memorias en que una visión intenta imponerse a la otra y omitirla, o aspiramos a sacar lecciones que sean útiles para el futuro y las nuevas generaciones.

Desde mi punto de vista, la principal de estas lecciones es que nunca, en ninguna condición ni circunstancia, se debe instaurar una política de violaciones a los DD.HH. Y, por sobre todo, que estas violaciones son condenables no sólo en la arena política, sino en todos los ámbitos de la convivencia social. El bullying, la desigualdad social, la discriminación de género, la homofobia y el racismo, sólo por nombrar algunas, son violaciones a los DD.HH. que suceden en nuestro devenir actual. Y son igualmente condenables e inaceptables.

Reconciliarnos con nuestro pasado es una tarea larga y difícil. Basta mirar el caso español, que a 35 años del fin del régimen autoritario de Francisco Franco, hoy se enfrenta en torno a la labor de un juez que busca establecer la verdad respecto de las violaciones a los DD.HH. en la época franquista. Lo que debiera ocuparnos ahora, entonces, es cómo enfrentamos nuestro presente. Y el ex embajador Otero, al justificar las violaciones a los DD.HH. sucedidas entre 1973 y 1990, no aporta nada a esta discusión. Sólo revela que las posiciones son antagónicas e irreconciliables y que debemos aspirar a conducir una verdadera política pública en educación sobre tolerancia y DD.HH., para que las nuevas generaciones puedan aprehender y reinterpretar nuestro pasado reciente desde sus propios puntos de vista y no sean sujeto de esta disputa de memorias antagónicas que trae el pasado a nuestro presente, pero no lo proyecta hacia el futuro.

 

 

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Durante la visita del Papa Francisco, hubo un acontecimiento que puede ser   la lápida a la  profunda crisis de legitimidad de  nuestras  instituciones.  
+VER MÁS
#Política

Corrupción sistemática y decadencia institucional

El objetivo de LITMU con “Literatura de Mujeres” es hacer uso de una capacidad, un talento que puede ser trabajado
+VER MÁS
#Cultura

El escribir de Literatura de Mujeres

Nadie nace racista ni homofóbico ni misógino; son patrones con los que somos criados y están en  el hogar, la escuela, la sociedad, en nuestro entorno.
+VER MÁS
#Internacional

El racismo como ADN de la humanidad

¿Cuántas Yahairas podría tener Guatemala si desde mucho antes de nacer ya tuvieran un lugar protegido y enriquecedor en el cual crecer y desarrollarse?
+VER MÁS
#Internacional

Los genios perdidos y el caso de Yahaira Tubac en Guatemala

Popular

Para una economía relativamente pequeña como la chilena, el tamaño de estos grupos es extraordinariamente mayúsculo.
+VER MÁS
#Economía

Chile y su Concentración Económica

No nos olvidemos que la discriminación en Chile no es un fenómeno exclusivo de chilenos contra inmigrantes, sino que de chilenos contra chilenos, sin miramientos a su nivel ni condición social
+VER MÁS
#Política

Racismo y discriminación, la otra cara de nuestro Chile profundo

Se podría pensar que el nuevo gobierno de Piñera apuntará a una restauración mercantilista y conservadora. Así como sería lógico que toda la Nueva Mayoría coincidiera con el Frente Amplio en una age ...
+VER MÁS
#Política

Chile ¿Qué está en riesgo?

Esta forma de adoctrinamiento es contraria al “libre pensamiento”, resultando en personas con las cuales no es posible dialogar ni llegar a acuerdo con ningún tema valórico, ellos sienten que están d ...
+VER MÁS
#Política

Debemos defender el estado laico y la libertad de pensamiento