#Política

¿De qué renovación nos hablan los partidos tradicionales?

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

La baja participación electoral marcó las elecciones municipales del pasado 23 de Octubre. Durante dicha jornada eleccionaria, la protagonista fue la alta y alarmante cifra de abstención: un 65% de los ciudadanos chilenos decidió no acudir a las urnas. Este escenario se ha producido como resultado natural y previsible de una crisis política que gravita en una profunda desconfianza en torno a las diversas élites -política, económica, religiosa y militar- y en la indignación generalizada a raíz de los múltiples escándalos de corrupción.


La política de los conglomerados tradicionales ha evidenciado el predominio de intereses particulares, la reproducción de prácticas ilícitas, una lógica elitista, y vínculos incestuosos con el poder económico, lo que no cambiará por el hecho de impulsar candidatos presumiblemente nuevos o jóvenes.

Así dadas las cosas, resulta evidente que la política atraviesa una compleja situación. El discurso recurrente contra los políticos y los partidos, así como la apatía en torno a los procesos de elección popular, suponen siempre un daño contra la institucionalidad de un sistema democrático. Debido a esto se hace necesario dar inicio a un nuevo ciclo político en el que converjan diversos esfuerzos por recomponer la confianza -valor esencial para cualquier democracia moderna- y promover un concepto de ciudadanía más activa, superando la indiferencia reinante.

El desafío inmediato no es otro que el de renovar la política, lo que ha sido bien interpretado y canalizado por las fuerzas emergentes que buscan hacer las cosas de un modo distinto, rompiendo con los vicios de aquellos que han capturado la política durante décadas y persisten en mantenerse en el poder. Sin embargo, resulta necesario plantear una idea coherente de lo que significa renovar la política y de lo que esto implica, más ahora que el duopolio pretende “renovarse” mediante el simple posicionamiento de nuevas caras visibles.

Renovar la política supone una nueva forma de practicarla, un esfuerzo colectivo de plataformas, movimientos, y partidos que propugnen una práctica de servicio público y una vocación representativa de cara a los ciudadanos. Esto requiere una manera distinta de hacer política, orientada al reencuentro con la ética, dándole un nuevo sentido que deje atrás la plutocracia y el nepotismo de una élite tradicional profundamente endogámica. Impulsar la regeneración de la política conlleva a replantear su ejercicio en función de principios como la transparencia y la probidad, tan vulnerados en los innumerables casos de corrupción protagonizados por los partidos tradicionales.

Sin embargo, y dado el reciente levantamiento de candidaturas que presumen renovación, es preciso advertir que esta no puede ser una cuestión meramente superficial. Hacer gala de una renovación política cuando simplemente se está proclamando la candidatura de un liderazgo relativamente novedoso, da cuenta de una comprensión reduccionista y de una mirada interesada en torno a los conceptos que se han instalado con fuerza en el debate público.

La política de los conglomerados tradicionales ha evidenciado el predominio de intereses particulares, la reproducción de prácticas ilícitas, una lógica elitista y vínculos incestuosos con el poder económico, lo que no cambiará por el hecho de impulsar candidatos presumiblemente nuevos o jóvenes. En consecuencia, no se trata de iniciativas simbólicas; no basta con discursos grandilocuentes sobre escuchar a los ciudadanos cuando  aquella candidatura viene patrocinada por todo el aparataje partidario de los mismos que llevan décadas gobernando y legislando.

La presunta renovación que nos trae el Senador Alejandro Guillier o potenciales presidenciables como Felipe Kast, además de parcial -al reducirla a una cuestión generacional o de nuevos rostros- es contradictoria, pues una vez instaladas sus candidaturas, serán respaldados y acompañados por los mismos sectores que han abusado de la política desde el retorno de la democracia.

¿De qué renovación nos hablan?

 

TAGS: #PartidosPolíticos

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

"Para quienes son de izquierda o de derecha su visión del mundo es tan sólo una entre tantas otras".
+VER MÁS
#Política

La intensidad de la política

Pero en la sociedad hay una fisura, hay monopolios y hay resistencia al cambio. Hay demasiada desigualdad. No hay suficiente meritocracia. Demasiados apitutados e hijos de papá sin talento. También la lib ...
+VER MÁS
#Cultura

Teatro: Entrevista a Omar Pérez Santiago por su obra 'Te Rogamus. Papa Francisco escúchanos'

Motivados por ideales de izquierda, pero con los pies incrustados en el suelo -determinante diferencia con el socialismo o comunismo-, este grupo da ejemplo de política moderna bien entendida.
+VER MÁS
#Política

Afírmense dinosaurios

Nuestro cometido es denunciar los "errores involuntarios", usando el término de aquellos acostumbrados a sacar ventajas en sus negocios, reconociendo que la Contraloría, conforme al mandato de s ...
+VER MÁS
#Ciudad

Los 'errores involuntarios' son recurrentes

Popular

Mi conclusión es que Sebastián Piñera en materia de educación defenderá los intereses de los nodos principales de su red: sostenedores privados y Ues privadas.
+VER MÁS
#Educación

Red de Piñera en educación: sostenedores privados, Elige Educar y Ues privadas

Lo que antes era una carrera ganada para el expresidente, hoy es la madre de todas batallas y el resultado ahora más que nunca es incierto.
+VER MÁS
#Política

La segunda vuelta, la madre de todas las batallas para la derecha

Los candidatos y sus equipos tienen la responsabilidad de enunciar Programas que permitan pasar a un escalón o piso superior de desarrollo nacional, como lo está haciendo China, Corea, Singapur
+VER MÁS
#Política

¿Votar por personas, consigna, imágenes o Programas de Gobierno?

Imagínese no sólo no ser reconocido como trabajador por su empleador, sino que, además, se le obliga a usted a cumplir con obligaciones que le corresponden a él. Así, usted se enfrenta a la posibilidad ...
+VER MÁS
#Política

La última oportunidad de ser consecuentes