#Política

Temor a la competencia: la colusión de los partidos tradicionales

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

En el marco del actual contexto de crisis política, desencadenada a raíz de los múltiples casos de corrupción ampliamente conocidos durante el último tiempo, se ha elevado el debate en torno a mejorar la calidad de nuestra democracia y de los partidos políticos, principales componentes de ésta. El financiamiento a campañas y colectividades, proveniente del mundo empresarial, ha puesto en evidencia la conducta derechamente inescrupulosa de aquellos representantes que hipotecan la democracia en aras de intereses corporativos. Resultado: una espiral de rechazo desde la opinión pública hacia la política y los políticos.


Tal parece que la preocupación por la calidad de la política y el estado de la democracia pierden toda relevancia cuando se trata de conservar el poder frente a una coyuntura que augura un porvenir poco prometedor para aquellos que persisten en perpetuar su permanencia en el ámbito político.

En ese sentido, este clima de desconfianza ha golpeado directamente a los partidos políticos tradicionales, quienes han protagonizado los numerosos y cuestionados episodios de financiamiento ilegal y cohecho, creyendo que dichas prácticas todavía caben bajo la alfombra. Sin embargo, a dichos partidos poco les ha importado el progresivo desprestigio de la política, y con tal de evitar la amenaza de sus intereses, han hecho lo posible por restringir, de diversas formas, la competencia que ofrecen las nuevas fuerzas políticas que han ido surgiendo. Reciente es la controvertida decisión de aumentar las firmas requeridas para la conformación de un partido político, lo que se traduce en el establecimiento de mayores barreras de entrada para las entidades emergentes.

El papel que han desempeñado ambas coaliciones tradicionales es propio de carteles, que se coluden con el propósito de limitar la competencia, sana e indispensable para todo sistema democrático, acaparando los recursos disponibles. Es evidente que tras estas acciones subyace una aguda intranquilidad respecto a una mayor competencia en la arena político-electoral, que, sin duda, brindarían nuevos aires a la política nacional, viéndose amenazadas sus actuales cuotas de poder.

Quienes respaldan la adopción de medidas que elevan el nivel de exigencia para constituir un partido, argumentan que se hace en función de un mejor estándar y legitimidad en cuanto a la representatividad de los nuevos referentes; sin embargo, estas buenas intenciones contrastan con la nula disposición tanto de la Alianza como de la Nueva Mayoría frente a las medidas que ha propuesto la Comisión Engel para fortalecer y transparentar la democracia, como la reinscripción total de la militancia de los partidos como requisito para acceder al financiamiento público.

Tal parece que la preocupación por la calidad de la política y el estado de la democracia pierden toda relevancia cuando se trata de conservar el poder frente a una coyuntura que augura un porvenir poco prometedor para aquellos que persisten en perpetuar su permanencia en el ámbito político. La encuesta Plaza Pública Cadem publicada recientemente, refleja una clara tendencia: los partidos tradicionales ostentan los mayores niveles de desaprobación ciudadana y su imagen se desploma; mientras los partidos emergentes se alzan como una alternativa con índices cada vez mayores de conocimiento público y un considerable menor rechazo.

Definitivamente los partidos políticos tradicionales no se encuentran en sintonía con las exigencias que demanda una mejor y más competitiva democracia, que amplíe la oferta y presente nuevas opciones. Quizás el monopolio de la política transite hacia una democracia con más y nuevos actores disputando los espacios de representación.

TAGS: #Democracia #PartidosPolíticos Ciudadanía

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

07 de octubre

Excelente artículo, Guillermo.
La competencia comienza ahora para definir los candidatos(as) para las elecciones municipales de 2016, luego de ser aprobada la Ley que adelanta las elecciones municipales para el domingo 23 de octubre de 2016 (Boletín N° 9925-07), aunque ésta pendiente de aprobación por parte del Tribunal Constitucional, dado que corresponde a materias de una Ley Orgánica Constitucional.

En la actualidad política, es tanta la desaprobación ciudadana a los partidos tradicionales, que se ha generado un pacto electoral municipal denominado “Alcaldes por Chile”, grupo de independientes y de la Alianza busca desmarcarse de sus propios partidos!

07 de octubre

Gracias Gonzalo, tal como mencionas, los partidos tradicionales ya están percibiendo que la competencia se abrirá cada vez más. Lo que están haciendo algunos alcaldes es un claro ejemplo. Saludos

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Asumir una comprensión adecuada y armónica de todos los derechos fundamentales implica dejar de utilizar estas argumentaciones como verdades dadas de una vez por todas
+VER MÁS
#Ciudadanía

Posverdades o mentiras emotivas-ideológicas sobre los Derechos Sociales

Hoy ya con 40 años, he podido rehacer mi vida en algunos aspectos; pero, debo reconocer que ser niñe trans es difícil y más aún frente a la actitud del discurso biomédico y social, que niega esta real ...
+VER MÁS
#Política

Nosotres trans, no somos el problema

Piñera saca a los antagonistas del centro social y los coloca al margen de los debates del quehacer político, porque son larvas, por tanto, pueden ser aplastadas comunicacionalmente.
+VER MÁS
#Política

Los flojos y la derrota de Piñera

El animal es objetivado, es objeto, no es parte del mundo sensible, no se le reconoce dignidad alguna ya que no vemos ni escuchamos su dolor. Es un animal objeto o bien de consumo
+VER MÁS
#Ciudadanía

El mundo de los vegetarianos y la problemática detrás del consumo de carne

Popular

No es un diagnóstico errado decir que hoy la adopción falla, no solo porque no se visualiza como alternativa, sino porque además es un proceso demoroso.
+VER MÁS
#Sociedad

Adopción, por el derecho a ser hijos e hijas

En lugar de responder con más odio y prejuicios, debemos ser capaces de convencer a los que aún piensan así, que esos miedos y discriminaciones son frutos de un país profundamente fracturado y segregado ...
+VER MÁS
#Ciudad

La Huechuraba que soñamos

Por las características de construcción y formas de adquisición de los departamentos de la torre de Lavín, afirmamos que no son viviendas sociales.
+VER MÁS
#Ciudad

¿Son viviendas sociales las de Lavín en Las Condes?

¿En qué minuto recibimos la gracia de poder elegir donde tiene que vivir cada persona?
+VER MÁS
#Ciudad

Plusvalía v/s dignidad