#Género

El nuevo rol de las mujeres en la política chilena

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Las mujeres en Chile somos más de la mitad de la población, más de la mitad de las electoras y casi la mitad de las militantes de los partidos.

Sin embargo, esa representación no se observa en la esfera política.

La presencia de la mujer en la política es un problema ético: en el ámbito político se decide sobre el bien común; es ahí donde se dictan las normas y las leyes. Si no hay mujeres este bien común se hace desde una sola mirada, trunca o tuerta, porque no contemplan la vida femenina.

La participación de la mujer en política no aporta solo a incorporar temáticas “propias del género”, sino que a tener una mirada de género en todo el actuar social. No solo para hablar de “temas de mujeres”.

Los partidos políticos no promueven la incorporación de mujeres en sus mesas directivas, y no cumplen con las leyes de cuotas que ellos mismos establecieron para las elecciones internas o cargos de representación popular.

En el Partido Socialista, partido en que milito, el único cargo ocupado por una mujer en la actual mesa directiva es la Vicepresidencia de la Mujer. Y sinceramente, sería mejor no conocer cómo se hizo la elección del cargo y cómo los lotes discutían “quién paga con la mujer”, como si nuestra representación fuera un cacho, un castigo para quien cede ese cupo de hombre a una mujer en la mesa.

Tan necesario como pelear la representación de al menos un 30 por ciento en la mesa directiva, es que quien sea la Vicepresidenta de la Mujer sea alguien que postule para ese cargo, que tenga ganas de representarnos y que nosotras votemos por ella en forma explícita.

Al momento de la selección de las candidatas a algún puesto de representación popular o de designación política, es común la frase: “de dónde vamos a sacar tantas mujeres”…”no hay suficientes mujeres con méritos y preparadas”.

Hoy día tenemos que prepararnos para tener candidatas a concejalas en casi todas las comunas del país. Es una misión que debemos asumir desde hoy.

Una vez que se ha pasado esa dura barrera y se entra a participar, uno se encuentra con:

– La triple jornada y el ciclo de vida: La menor participación de las mujeres en política tiene que ver con la reproducción. Es muy difícil estar en la etapa de crianza de los hijos e hijas y ser activa en política. Es imprescindible luchar hasta el cansancio por un cambio cultural que permita compartir las tareas domésticas y de la reproducción entre hombres y mujeres.

– Sistema binominal: No importa si pierden, total, son mujeres. Te dejan competir en distritos o comunas que están perdidas.

– Dificultad para conseguir recursos económicos. Para nosotras es más difícil conseguir recursos para campañas, tenemos menos redes y nos tienen menos fe.

– Padrinos, padres y maridos. Es lo que se usa en política y para promover mujeres también. ¿Alguien conoce a alguna madrina?

– Poca solidaridad de género.

– Malas prácticas y formas tradicionales de hacer política. El ninguneo.

– Durante el gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet, lamentablemente, la mayor presencia de mujeres en el poder ejecutivo no estuvo acompañada de una reforma administrativa y/o legal que asegurara su mantención.

– Ley de cuotas. En América Latina 11 de 19 países cuentan con leyes de este tipo. El primero que las instauró fue Argentina en el año 1994. Hoy tienen un 40% de mujeres en el parlamento. En Chile existe una resistencia del poder legislativo ante los mecanismos de acción positiva en materia de participación política. Porque la ecuación, que es simple, no les gusta: “para que entren mujeres, algunos hombres deberán salir”

Mis hijas nacieron con una mujer Presidenta de Chile. Ese es un cambio cultural muy grande. Creo que aún es temprano para sopesarlo, aunque a veces nos da rabia no haber avanzado más rápido y en más necesarias reformas. Sobre todo cuando evaluamos cómo con el actual gobierno muchas cosas avanzadas han retrocedido. Como la lucha por los derechos es continua y a medida que se van alcanzando logros, hay que ir avanzando por más y nunca, nunca debemos permitirnos retroceder.

Nos queda mucho que avanzar en el tema cultural, en cómo compartimos el trabajo doméstico y el cuidado de los hijos. Porque para que las mujeres estemos más integradas en el mundo público tenemos que compartir las tareas en el mundo privado y eso sólo lo podemos lograr con un cambio cultural que involucre a hombres y mujeres. Es parte de nuestros nuevos desafíos. Creo necesario ampliar el pos natal a seis meses, pero flexibilizar el compartir este beneficio con el padre de la guagua y asegurar que todas las mujeres tengan este derecho y no el 60% de la fuerza de trabajo como es hoy.

La violencia contra las mujeres recrudece y ocupa espacios en los medios de comunicación. Recientemente tenemos la tipificación del femicidio como crimen de género; habrá que ver si resulta suficiente para muchos casos que se viven, y si los tribunales aplican las medidas de resguardo en los casos necesarios.

Las mujeres ganamos un 30% menos que el salario de los hombres por un mismo trabajo. Accedemos mayormente a trabajos precarios, a menudo sin contrato laboral ni prestaciones sociales. Todo ello, a pesar de haberse aprobado una ley que sanciona este hecho.

El aborto terapéutico sigue penalizado, poniendo en riesgo la salud de muchas mujeres en Chile.

La violencia sexual contra mujeres y niñas permanece impune y muchas veces en silencio.

Las Isapres nos cobran el “impuesto al útero” en nuestra edad fértil, transgrediendo nuestro derecho a la salud sexual y reproductiva.

Aún la representación de las mujeres en los puestos de poder es significativamente menor que los hombres. El sistema político nos excluye a todas, y el binominalismo es discriminatorio. De la paridad en el primer gabinete ministerial de Bachelet pasamos a la mínima representación en las candidatas a parlamentarias en la elección del 2009 y el nuevo gobierno no tiene ningún cuidado en el nombramiento de mujeres. Damos lo mismo. Y nadie se cuestiona dónde están las mujeres.

Queremos que los temas de nuestra realidad de género estén presentes en las políticas públicas y propuestas de país. Queremos mujeres en el parlamento que luchen por los derechos de otras mujeres.

El Estado chileno no ha ratificado el Protocolo Facultativo de la Convención sobre todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW, 1979) ni ha adecuado la legislación nacional a los instrumentos internacionales de derechos humanos con los cuales se ha comprometido.

¡Tenemos mucho por hacer compañeras y compañeros!

————————-

Foto: Sé lo que quiero – GaelxLicencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

08 de marzo

Fuerza hasta el final!! las mujeres podemos con todo! Danae, representas el pensamiento de muchas, estoy segura. Más espacio en la política para las mujeres!!!!! mucho más que un espacio para hablar cosas de mujeres! tenemos una visión, formación, opinion y capacidades listas para toamr neustro lugar. MUY BIEN!

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Con la escasa información y poca congruencia que aún se tiene de los programas de los candidato(a) s a la presidencia y de cara a los resultados a obtener a marzo del 2022 así: ¿No sería lo mismo el ca ...
+VER MÁS
#Política

¡Atención electores de Chile!

Esto no se trata de quién gana y quién pierde, se trata de devolver la vida al boxeo, en general como historiador escribo columnas sobre la época dorada del boxeo entre 1930-1960 cuando el boxeo llevaba ...
+VER MÁS
#Deporte

La vuelta del público al boxeo

Entonces les enseñamos a los niños que si quieren ganar un partido deben dar directo al hueso para dejar deshabilitado al contrincante. Ese directo al hueso se refleja en las famosas planchas, (cuando ent ...
+VER MÁS
#Internacional

En el fútbol, como en la vida misma

Los embarazos en niñas y adolescentes menores de 14 años no son producto de una violación aislada, sino por lo general se producen por abuso sexual reiterado. Su enorme incidencia ya no permite continuar ...
+VER MÁS
#Internacional

Ese cuerpo no te pertenece

Popular

Lamentablemente, la Mecánica Cuántica en vez de llegar a la cultura popular por sus logros científicos y tecnológicos, lo hizo con versiones extravagantes, engañosas y en algunos casos hasta ridículas ...
+VER MÁS
#Ciencia

El erróneo uso del término Cuántico por las pseudociencias

Sí a su equipo le faltó coraje, valentía, decisión, arrojo, valor, ánimo, esfuerzo o ímpetu, no se complique, dígalo con algunas de esas palabras, no con los anodinos "faltó huevos" o &quo ...
+VER MÁS
#Sociedad

Eufemismos... ¡Cuánto mal hacen!

El Chile de todos no merece un gobierno de derecha que signifique retroceder en los cambios de largo aliento, sino más bien uno que se atreva a generar políticas responsables que no dinamiten el camino t ...
+VER MÁS
#Política

El eterno retorno: Desafíos de la centro-izquierda chilena

Sólo nos quedará ver que pasa en la segunda vuelta, con los mismos actores que conocemos desde la vuelta de la democracia, que aunque las reglas han cambiado y nuevos actores han entrado, siguen siendo lo ...
+VER MÁS
#Política

Segunda Vuelta: La antesala de una crónica anunciada