#Educación

Multitud resentida versus Michelle Bachelet

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

La búsqueda de salidas políticas a las demandas del movimiento estudiantil sigue siendo parte de lo que se construya en la calle con la multitud que colectivamente transforma el resentimiento en acción política. Quizá aún falta madurez para que el movimiento se constituya como un actor dela política formal.

El resentimiento no goza de apreciación en política, meno saún en nuestra criolla versión de “estabilidad” post-dictatorial. Es algo injusto que se le menosprecie, pues su existencia bien puede tener un carácter descriptivo de las subjetividades que se juntan gracias al movimiento social del 2011 en adelante. El resentimiento tiene su raíz en la percepción, real o imaginada, de que algo que ocurre está mal. A ello se le suma la acumulación de experiencias de humillación y pérdida del sentido de dignidad humana.

Ser un(a) resentido(a) no implica necesariamente una actitud beligerante. Más bien, el reconocimiento del resentimiento puede ser un paso necesario para que sus efectos tengan un cauce menos dramático que la explosión de violencia que ocurre por su negación. Por añadidura, ser resentido(a) social tampoco se expresa automáticamente como beligerancia, por lo que pueden existir cauces menos dramáticos para lidiar con él.

Yo creo que el resentimiento es una justificación razonable para motivar la actividad política actual. La raíz de las desigualdades sociales puede encontrarse históricamente, pero hay muchas razones para estar resentidos con lo que nos ha tocado vivir, y  con quienes han motivado esa forma de vivir. La segregación territorial, educativa, y social. La convergencia de las personas desiguales solo cuando se trata de transacciones de mercado. La autonomización de los políticos fuera de la vida social. La pérdida de nuestros derechos sociales, transformados en mercancías o abstracciones transables en el mercado de la especulación financiera. Esta forma de vivir tiene una historia que permite asignar nombres y responsabilidades.

La izquierda radical, particularmente en el sector estudiantil, ha acumulado un conjunto de diagnósticos que hoy crecen como sentido común: el empresariado como actor hegemónico y director de la vida social, la centro-izquierda partidista como el brazo político del empresariado, la derecha como la minoría beneficiada económica y políticamente por una dictadura sangrienta, la separación intencional de la vida política y el mundo social. Podemos mostrarnos resentidos porque entendemos quiénes son los creadores y los responsables de cómo se vive en el país, y porque entendemos que lo que se produce es un conjunto de humillaciones que significan la pérdida de la dignidad.

Es gracias al resentimiento que el marco de las ideas con que se rechaza el lucro en la educación está en amplitud. Al final, la gracia del empresariado es que ha podido decirle al país que todo está en venta, y que ellos son los dueños de lo que se vende.La Concertación y la derecha, Bachelet incluída, hizo de esta imposición una especie de sentido común entre sus cuadros políticos y sus representantes. Hoy es necesario debilitar sus argumentos e ideas. Ni la derecha ni la Concertación pueden justificar convincentemente las gracias del lucro. Los estudiantes han sabido mostrar públicamente que algo está mal en la vida misma que hemos heredado de la hegemonía empresarial y sus brazos políticos. No se trata solo de decir “no al lucro” en la educación. Se trata de impulsar que no se lucre con los derechos sociales básicos: la salud, la educación, la vivienda, las pensiones, el medio ambiente limpio. El lucro con estos derechos genera la humillación constante de quienes sufrimos la mercantilización de la vida. De allí al resentimiento hay solo un paso.

La búsqueda de salidas políticas a las demandas del movimiento estudiantil sigue siendo parte de lo que se construya en la calle con la multitud que colectivamente transforma el resentimiento en acción política. Quizá aún falta madurez para que el movimiento se constituya como un actor de la política formal. Pero es en el encuentro fraterno de la multitud donde eso tiene que ocurrir y madurar. El movimiento estudiantil tiene que nutrirse de lo social y transformarse en una posición política.

La candidatura de Michele Bachelet busca sustituir las capacidades políticas que se incuban en la multitud social que marcha. Por mucho que Bachelet diga “no al lucro en educación”, no hay que olvidar que su figura también es responsable de nuestra vida mercantilizada y “bonificada”. Es difícil aceptar la veracidad de una ex-presidenta que se quiere poner figurativamente con una bandera de “no al lucro” al frente de la marcha de los estudiantes. Esa búsqueda del encauzamiento institucional del conflicto educacional no tiene mucho de novedad. Bachelet lo hizo el 2006, administrando burocráticamente –sin solucionar a fondo- el conflicto de la Revolución Pingüina. Hasta ahora, la Concertación sigue siendo un brazo político del empresariado, y Bachelet es la candidata de la Concertación. Las ideas y demandas del movimiento estudiantil no son las ideas y demandas del empresariado.

Como dicen los estudiantes, el 2013 #NosVemosenlasCalles. ¿Se verá Bachelet en la calle?

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

¿Y por qué creo que es necesario todo esto?, porque deseo que en mi país se respete mi libertad, y la de todos, de buscar mi propia felicidad en un ambiente optimo, donde se respeten las opiniones y no s ...
+VER MÁS
##UnPaísQueOpina

Mis ideas para un Chile mejor

Me parece insolito pensar que la razón de esta visita, largamente esperada, era rearmar el espíritu de los congregados, mediante buscar aumentar la credibilidad en la Iglesia. Pues claramente estuvo lejo ...
+VER MÁS
#Religión

Papa Francisco en Chile. Una venida que de nada sirve

¿Qué peso y legitimidad tiene tomar definiciones de una ley que no se ha podido implementar porque carece de reglamento?
+VER MÁS
#Política

¿Trabajo, derecho para todos? Los reglamentos de la Ley 21.015

¿Cuántos obreros que ganan el mínimo se habrán reunido para ponerse pulseritas y ver tocar a Moral Distraída
+VER MÁS
#Política

Izquierdapalooza

Popular

Es posible que alguien que no tenga un conocimiento adecuado de la PSU realice rankings de las escuelas basados en sus puntajes y realice inferencias respecto de su calidad
+VER MÁS
#Educación

La responsabilidad de #DataChile

Cuando escuchas o vez los noticiarios, o cuando pretendes dimensionar lo que pasa luego de la lectura noticiosa de un diario, las imágenes que dibujas en tu cabeza no hacen justicia con la real dimensión ...
+VER MÁS
#Sociedad

Chaitén, botas húmedas

Se podría pensar que el nuevo gobierno de Piñera apuntará a una restauración mercantilista y conservadora. Así como sería lógico que toda la Nueva Mayoría coincidiera con el Frente Amplio en una age ...
+VER MÁS
#Política

Chile ¿Qué está en riesgo?

Para una economía relativamente pequeña como la chilena, el tamaño de estos grupos es extraordinariamente mayúsculo.
+VER MÁS
#Economía

Chile y su Concentración Económica