#Cultura

Detrás de la consigna del impuesto al libro

10 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

El problema fundamental es identificar al no lector, investigar sobre las causas y trabajar sobre ello, también hay que contar con un modelo de sociedad que funcione de soporte.

Existe un movimiento articulado por la campaña libro sin IVA, la cual ha logrado posicionar el debate y hacer parte a un número considerable de personas por esta causa, pero vale la pena preguntarse, ¿el impuesto tiene una real incidencia sobre el nivel de lectura de los chilenos? Al parecer esa es la pregunta transversal al debate, pero no existe la información suficiente, quizás es una respuesta que podremos responder en algunos años más, quien se aventure a decir que sabe la respuesta yo lo tildaría de un poco vanidoso intelectualmente. Esto no quita que podamos especular y hacer estimaciones sobre que papel cumple el impuesto al libro en nuestro país.

Chile en la década del 70 era considerada una sociedad lectora en conjunto con Argentina (Subercaseaux, 2000). Esto era producto de un sinfín de políticas en beneficio del libro y el gran trabajo de la industria nacional la cual era muy fuerte. 1973 un año que marca la historia de Chile en muchos sentidos, pero que sobre todo fue la muerte de la cultura y la muerte material y simbólica de un sector. Es difícil pensar en una sociedad reflexiva y crítica en aquel ambiente de privación total, para qué hablar sobre el fomento de la lectura el cual cada vez fue más restringido.

Recalco que en un artículo es imposible ahondar en el profundo daño que produce una dictadura, sobre todo cuando se piensa que cualquier nueva creación está bajo sospecha y se busca un orden estricto social. En ese escenario el impuesto al libro el año 1978 fue el golpe más duro que sufrió la lectura en Chile, es un impuesto regresivo y que buscaba reinvertir ese dinero en la creación de bibliotecas públicas, al parecer ni lo uno ni lo otro. El segundo gran cambio que sufrió la cultura fue pasar a ser una sociedad de consumo, entonces el libro pierde su valor intrínseco por sus particulares características. Entra a competir como un bien de consumo más, donde compite con los medios digitales y con un “ciudadano” con gustos e intereses bien particulares.

El impuesto al libro se naturalizó, se transformo en hegemonía. Nadie se cuestionaba que el libro fuera caro o si existió un cambio importante en esa materia. Si planteamos la tesis (la cual creo fielmente) de que “el General” y sus perros hicieron esto intencionalmente, tenemos que decir que cumplieron su objetivo de forma sagrada y eficaz.

Cuando nos vamos a los datos de la lectura en Chile del Consejo Nacional de Cultura, podemos observar que el nivel de lectura es directamente proporcional al de ingreso. Segundo, se lee muy poco. El 53% de los chilenos declara no haber leído un libro el último año, y eso en cuanto a lo cuantitativo, en el espacio cualitativo un 44% de los chilenos declara no entender lo que lee, alarmante. Más alarmante es lo siguiente: el estudio sobre la comprensión lectora se hace el año 1998, posteriormente el año 2013 el centro de micro datos de la Universidad de Chile realiza exactamente el mismo estudio, y llega a la conclusión de que se obtienen los mismos resultados. Conclusión: en 15 años en Chile no ha existido ningún avance en comprensión lectora si nos remitimos a ese estudio.

¿Qué puede servir eliminar el impuesto a los libros, ya explicado cual fue el contexto donde surgió esto? Si queremos plantear algunas tesis, podemos decir que bajar el impuesto al libro, beneficiara directamente a las personas que ya leen, esto porque ya tienen el habito creado y podrán comprar libros con un menor precio. En cuanto al no lector es difícil predecir cual es la principal causa de su no lectura, en la encuesta nacional aparece como principal barrera para no leer la falta de tiempo. En ese sentido podemos indicar que en una sociedad de consumo, existe un utilitarismo exacerbado donde se busca la máxima ganancia en cualquier actividad. Es más, el mismo tiempo es visto como producción   de dinero. Las personas si no están haciendo algo productivo desde el punto de vista de la matriz económica, piensan francamente que están perdiendo el tiempo, entonces un día después del trabajo ¿Qué beneficio reporta leer una novela de Albert Camus o Kafka? Las actividades son vistas según medios y fines. Recomiendo a los estudiantes universitarios preguntar a su profesor ¿Cuál fue el último libro que leyeron? ¿Cuándo fue la última vez que leyeron un libro que no fuera parte de su quehacer académico? Se van a sorprender…

Es vergonzoso el impuesto al libro en Chile, en Sudamérica no solo es el impuesto más caro al libro, sino que es el único país que tiene impuesto al libro, en todos los otros países es 0%.  Es el más alto del mundo y no se traduce en una inversión importante en fomento lector. Sin embargo, para transformar a Chile en una sociedad lectora se requiere de medidas mas importantes y de fondo, eliminar el impuesto al libro seria algo bastante simbólico, porque incluso desde cierta mirada es algo más publico que existan más bibliotecas donde poder pedir libros, que el hecho de que cada uno tenga su propia biblioteca en su casa, lo cual seria algo mas liberal. Esto porque responda algo de forma individualizada y no genera un espacio en común, lo que no quita el gran valor de tener un espacio en el hogar para los libros, sobre todo si en nuestro país, en el 40% mas pobre de la población no existe ningún libro.

En mi opinión, lo importante no es el impuesto al libro. Admito que hace unos meses estaba plenamente convencido de que el impuesto era la principal traba, pero somos seres reflexivos y podemos soltar ciertas certezas. El problema fundamental es identificar al no lector, investigar sobre las causas y trabajar sobre ello, también hay que contar con un modelo de sociedad que funcione de soporte. Una sociedad de consumo y la cual resalta los medios visuales de información, hace que el libro tenga poco espacio para subsistir, sobre todo si estamos “hiperconectados” y en la era de la información, pero no nos detenemos en la calidad de ésta. La invitación es para abrir el debate y lograr progresar en esta materia, porque si hay algo que esta claro es que como vamos, no llegaremos a buen puerto…

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
José

20 de abril

Creo que quizás parte del problema, es debido a que las prácticas de enseñanza que existen en las aulas de clases al momento de entregar conocimiento van dirigidas a implementar lógicas de competencia en los niños más que el aprender aprender y saber mirar los errores como parte del poceso de aprendizaje.
Además que las temáticas de los libros que se les entregan a los niños no logra generar ningún ínteres en ellos por la falta de realizar ejercicios más prácticos y que una vez hayan realizado ciertas experiencia una vez palpada la realidad lean sobre esta logrando generar más fácil la separación de objetividad y subjetividad aclarando las distintas formas y visiones de ver las cosas.
Y finalmente la falta de enseñanza no sólo a leer sino como leer y poder además separar lo que dice el autor y lo que se piensa y se supone o se preconoce y no juntar todo en una misma juguera….
Esa es mi humilde opinión sobre tu temática querido Martín.
Saludos

21 de abril

Estoy de acuerdo con el analisis. Mientras no se saque del poso de las obligaciones y sea puesta en el area del entretenimiento y el conocimiento, no sacamos nada con bajar el impuesto. La plata igual sera gastada en otras cosas de mayor necesidad o importancia para las personas

22 de abril

Estoy de acuerdo con varios puntos del artículo (no todos); pero lo que más me llama la atención es tu mala redacción.
Saludos.

David Jara Romero

25 de abril

Un nocivo legado que nos dejó la dictadura, un eterno recuerdo como un sicario encargado de silenciar y manipular a las nuevas generaciones zombificadas y adormecidas. Pero el blanco real es aquel, el no lector, el que necesita la seducción de la palabra, del verso, de la verborrea……así dejaremos atrás aquellos fantasmas del pasado tan coercitivos y sigilosos, tanto en Chile como en otros parajes nuestra tan golpeada América Latina. Un abrazo!

Dv Barra

26 de abril

Baradit publicó la otra vez un comentario en Facebook, donde se quejaba por la falta de tiempo en este Chile que produce laboralmente casi 10 horas al día. Si agregamos los desplazamientos al trabajo y al hogar, la comida, el dormir, la ecuación nos deja con cerca de 2 o 3 horas libres promedio para dividirse entre padre o madre, pololo-polola- ver tv, leer, meterse a Fb, salir, comprar, disfrutar con los amigos, etc. Creo que la ecuación casi en su totalidad es correcta, y tal como dijiste por ahí, si, la falta de tiempo es tal vez el principal problema. No ahondaremos en lo que provocó este ritmo enfermizo y esclavista en nuestra sociedad trabajadora, pero está claro que después del neoliberalismo freidmaniano (y tú muy bien lo diagnosticas, el Golpe del ’73 y la Dictadura llevaron a nuestro Chile a retratar vívidamente lo que Bradbury imaginó en su Fahrenheit 451), todo cambió para mal en Chile. Si a eso se le suma lo excesivamente retrogrado que es tener libros claros en una sociedad adormecida y analfabeta intelectual, la ecuación para aquellos a quienes no les conviene tener un país educado, consciente y crítico, les está resultando jodidamente bien. (sólo un ejemplo que me ocurrió hace una semana, respecto al valor monetario del libro en Chile: dos amigos viajaron a Buenos Aires y me preguntaron si me traían algún libro desde allá, sabiendo lo barato que son. Les pedí que me trajeran alguno de la editorial “Gredos” que en Chile es una marca bastante cara. Me encontraron 10 títulos, todos a 20 o 30 pesos argentinos: es decir, 1200 o 1800 pesos chilenos. Moraleja, en Argentina puedo comprar 10 libros al precio de uno en Chile. Una verdadera patada en las gónadas para el fomento lector chileno)

Creo entonces, que las dos razones que nombras de forma general, nos ayudan a entender el poco interés lector que existe en nuestro país: costo y tiempo. Y claro, como tú bien dices, el libro al transformarse en un bien de consumo, entra a pelearle el cetro de “importancia” a todos los demás medios transformados en fines: televisores, zapatillas, smartphones, y un largo etc. El indagar en el “no lector” es una actividad medianamente estéril (y ahí difiero contigo) pues soy profe y reconozco en mis propios alumnos estas dos características que los llevan a desestimar el provecho de leer, y de estas dos, muchas otras secundarias. No se necesita saber mucho respecto a quien no lee, porque en este país, con este nivel de aporía intelectual, con el nivel de consumo, con la “naturaleza emprendedora”, “competitiva” y “darwinista”, el contexto está terminando por determinar de antemano, la conducta de los futuros mayores de edad. No todos por cierto, y es por eso que la lucha en el aula es tan imperativa y decisiva.

¡Saludos!

paolo

26 de abril

pero si nuestra sociedad es increiblemente subdesarrollada, recuerdo que antes se producian o ensamblaban en Chile algunos televisores, electrodomesticos, había fábricas!, hoy no hay nada de eso. Siempre me rebelo cuando se habla del tecnicismo de nuestra sociedad, no somos nada técnicos, somos primarios, comerciamos materias primas, somos de un capitalismo muy deficiente. Capitalista por ej. es Henry Ford, ese sí es capitalista!, en cambio si pensamos que la industria del libro es “lana” y que no es algo “tecnico” es que estamos jodidos, economicamente, la industria editorial es una de las más importantes ya que alimenta todas las demás, practicamente toda actividad económica requiere de libros, de conocimiento. Me parece exasperante la tendencia a resaltar lo economicista de nuestra sociedad, aqui no hay ninguna economia!, hay puros palos y piedras vendidos con tarjeta electronica, de ahi la subvaloracion de toda actividad economica entendida como actividad “artesa”, improductiva, todas esas ideas son taras y no tienen nada de “economicista”, más bien son ideas de una sorprendente rusticidad mental e industrial… saludos

paolo

26 de abril

perdon, subvaloracion de toda actividad CULTURAL entendida como actividad “artesa”, improductiva.

raul

27 de abril

existe un impuesto especifico al libro?

Ximena Duran arriagada

19 de mayo

Me impresiona la verdad que he leido, que bueno que despiertes el extraordinario valor de la lectura
Me siento muy orgullosa de Ti

vicky

06 de octubre

Hola, me gustaría que si pudieras informarme cuando fue la última ves que se aumento el iva a los libros en chile y cuanto fue, se que ahora es de un 19%. Mi pregunta va ya que he leído por Facebook menes que el gobierno tiene el mismo iva al alcohol y a los libros. Yo vivo fuera de Chile y trato de manteros al día de lo que pasa en Chile. Te agradecería tu respuesta.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Si en el primer gobierno de la Presidenta, tapó de termoeléctricas Chile, en el segundo se alzó con un sello ecológico, ¿Porque es la única con posibilidad de aprender del pasado?
+VER MÁS
#Política

Vergüenza ajena

Cabe destacar que el tema de los derechos humanos y los ex soldados conscriptos, es una deuda pendiente y una responsabilidad que el Estado de Chile ha evadido, con un sector de la sociedad de más 7.000 ex ...
+VER MÁS
#Justicia

Segundo gobierno de Presidenta Bachelet no reparará a ex soldados víctimas de abuso

No hago encuestas por teléfono a personas que quieren cortar pronto la llamada, no relleno cuadernillos con estadísticas ni leo los diarios para copiar lo que otros dicen.
+VER MÁS
#Política

Segunda vuelta: no es lugar para débiles

En el papel se ve esperanzador pero seremos nosotros: el quinto poder (la ciudadanía) quienes debemos velar porque este realice su trabajo y lo realice bien.
+VER MÁS
#Justicia

El defensor del niño

Popular

Lo que antes era una carrera ganada para el expresidente, hoy es la madre de todas batallas y el resultado ahora más que nunca es incierto.
+VER MÁS
#Política

La segunda vuelta, la madre de todas las batallas para la derecha

Los candidatos y sus equipos tienen la responsabilidad de enunciar Programas que permitan pasar a un escalón o piso superior de desarrollo nacional, como lo está haciendo China, Corea, Singapur
+VER MÁS
#Política

¿Votar por personas, consigna, imágenes o Programas de Gobierno?

Una acción clara para hacer realidad esto, es la creación de una Empresa Nacional del Litio, que quizás no va a ser competitiva al comienzo de su ciclo de vida, pero puede volverse competitiva con el tie ...
+VER MÁS
#Energía

Litio, la última oportunidad

Piñera tuvo la falta de ética de designar como director de Gendarmería de Chile a Iván Andrusco, quien fuera miembro de los aparatos represivos de la dictadura en un organismo conocido como la Dicomcar ...
+VER MÁS
#Política

La lista de la desvergüenza de Piñera: Derechos Humanos y Codelco