#Ciudad

Los grupos económicos se toman el borde costero de la V Región

10 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

El hotel Hyatt deberá contar con un permiso de edificación que se ciña al actual ordenamiento jurídico sectorial, sobre todo en el aspecto de los impactos viales. El peligroso hotel Punta Piqueros está en manos de aquellos funcionarios que conforman el CEA porteño.

Ya nos hemos referido en ocasiones anteriores, en esta tribuna y en otras, al ilegal desarrollo inmobiliario mall Barón, cuyo proyecto de edificación lisa y llanamente estrangula a la bodega Simón Bolívar protegida en el Plan Regulador Comunal de Valparaíso como de “Protección Histórica”, teniéndose en cuenta que, por varias razones urbanísticas, la Unesco ya expresó su lapidaria conclusión.

En tal sentido esperamos que bajo la batuta del secretario ejecutivo del Consejo de Monumentos Nacionales (CMN) se llegue a un grado de consenso con Icomos Chile y con todos los actores relevantes de Valparaíso para que el nuevo proyecto, que debería ser elaborado por la empresa Mall Plaza S.A. de Falabella, sea a escala humana. Siendo así, esa sociedad comercial, experta en retail,  que se relaciona para estos efectos con la estatal Empresa Portuaria Valparaíso (EPV), propietaria del terreno, para llevar a cabo la intervención en ese sector de la ciudad tendrá que evaluar si invierte o se desiste del negocio a la luz de lo que resuelva el CMN. Si Falabella, después de sacar la cuenta, llega a la conclusión que lo mejor para sus propios intereses es abandonar el proyecto, lo lógico sería llamar a un concurso público.

A continuación nos referimos a 2 proyectos más, uno en Viña del Mar y, el otro, en Concón, los que requerían ser visados por los Concejos Municipales de ambas comunas, tal como lo ordena la antigua(1959) Ley Lorca, que en su artículo 13º establece qué tipo de edificaciones se pueden construir en el borde costero. Esta ley, que tiene el número 13.364, fue promovida por Gustavo Lorca(QEPD), entonces diputado de derecha y de la zona, legislación pro sustentabilidad que desafortunadamente no fue respetada en la época en que las Fuerzas Armadas ejercían el poder a sus anchas.

A mediados del año 2000, la alcaldía de Viña del Mar decretó que en el terreno de 5.000 m2, localizado en la Avenida San Martín Nº 1355, rol Nº 228-1 del Servicio de Impuestos Internos (SII), en donde estaba el antiguo Sanatorio Marítimo San Juan de Dios, institución sin fines de lucro que por muchos años atendió a niños y jóvenes de escasos recursos, previa demolición del tradicional inmueble, se podía otorgar un permiso de edificación para una torre de 21 pisos, cuyo inversionista se mantenía en reserva. Para justificar el derrumbe de ese tradicional hospital construido en el año 1929, con la fingida seriedad propia de aquellos que son creadores de nuevas fuentes de ingresos, se decía que era muy difícil la mantención del sanatorio.

La torre, que tendría una espectacular vista al mar, estaba destinada a hotel y a los servicios correspondientes y el permiso de edificación se otorgó el mismo año,  hace 14 años, a nombre de la Orden Hospitalaria San Juan de Dios, contemplándose una superficie a construir sobre y bajo el suelo de casi 34.000 m2. Como había una capilla, el pío inversionista para no correr el riesgo de una reprimenda divina, sensatamente resolvió preservarla. En el formulario del permiso se señaló que se iban a construir 227 estacionamientos en 2 niveles subterráneos.

Después se supo que este magnífico hotel, cuyas cantidades de estrellas todavía no se conocen, le pertenece a Álvaro Saieh, uno de los empresarios más poderosos del país, quien con sus arquitectos predilectos decidieron modificar el proyecto de edificación y así fue como el 13 de junio de 2010, diez años después, el Director de Obras de Viña del Mar cursó la resolución Nº 22/2010 a nombre de la misma Orden Hospitalaria San Juan de Dios (sic), a pesar de que el sanatorio ya se había demolido y el terreno enajenado, respetándose los 34.000 m2 a construirse, con 19 pisos, 2 menos que los 21 originales, y considerando 3 niveles bajo el nivel del suelo para 225 estacionamientos. El proyecto ahora se llama hotel Hyatt.

Es decir, hubo cambios menores, pero a las autoridades incompetentes se les olvidó que el permiso de edificación original ya había caducado automáticamente cuando se cumplieron los 3 años de su emisión, ya que el inversionista no procedió a ejecutar las excavaciones contempladas en los planos del proyecto, tal como lo ordena perentoriamente el artículo 1.4.17 de la Ordenanza General de Urbanismo y Construcciones (OGUC). Así las cosas, es improcedente la aludida modificación del proyecto del año 2010 y es gravísimo que la Municipalidad de Viña del Mar, con tal de no entorpecer con exigencias burocráticas la fluida tramitación de los permisos, haya pasado por alto el indispensable Estudio de Impacto Sobre el Sistema de Transporte Urbano (EISTU), habida cuenta el desmesurado crecimiento del parque automotor. Ergo, si quisiéramos que este negocio inmobiliario se adscriba a la ley, cosa muy dificultosa en Chile, Saieh debe solicitar un nuevo permiso de edificación, pero a nombre del hotel Hyatt, el que debe contar con el EISTU aprobado por el Seremi de Transportes, tal como está fijado en el artículo 2.4.3 de la OGUC.

Más al norte, en los mismos roqueríos del borde costero del balneario de Concón, los que en gran medida se han debido eliminar, también con la consiguiente aprobación del Concejo Municipal de Concón, para cumplir con la Ley Lorca, el 10 de enero de 2011 se autorizó el permiso de edificación Nº 7, a favor de la Inmobiliaria Punta Piqueros S.A. cuyos dueños son los conocidos empresarios Bengolea, Urenda, Bolocco y Said. La edificación con destino hotel ya se está construyendo en un terreno de 3.000 m2, con rol del SII Nº 3371-24, bajo la Avenida Borgoño Nº 18.115, con una superficie a construirse de casi 20.000 m2 y 148 estacionamientos.

Este proyecto está localizado adyacente al polémico Santuario de la Naturaleza Dunas de Concón y sus obras están paralizadas por un ejemplar fallo de la Corte Suprema de Justicia en atención a que no fue sometido oportunamente al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA). En el formulario del permiso se lee “en la oportunidad del ingreso de la solicitud de recepción definitiva, se hará exigible Informe de Factibilidad Técnica (IFT) relativo a un EISTU o Estudio de Accesos, según corresponda, debidamente aprobado por la Secretaría Regional Ministerial de Transportes y Telecomunicaciones de la Región de Valparaíso”. Curiosa esta expresión municipal porque el EISTU se realiza y debe ser aprobado, por razones obvias, solo antes del inicio de las obras de construcción porque así tiene sentido.

En la actualidad se está tramitando el Estudio de Impacto Ambiental (EIA) exigido por el más alto tribunal del país y se supone que en los próximos días la Comisión de Evaluación Ambiental (CEA), presidida por el intendente de Valparaíso, adoptará la decisión de aprobarlo o rechazarlo, aunque muchos dicen que este asunto ya está “cocinado” al más alto nivel, a pesar de las innumerables irregularidades detectadas y denunciadas por el Comité Pro Defensa del Patrimonio Histórico y Cultural de Viña del Mar, organización civil sin fines de lucro que, digámoslo con claridad, no persigue la demolición de lo ya edificado, sino tan solo que se cumpla el marco regulatorio.

En razón de los riesgos latentes para aquellos que estén habitando el hotel, por la ocurrencia de un próximo tsunami, ese Comité propone que el edificio construido parcialmente se le traspase al municipio para habilitarlo como equipamiento con destino cultural, de educación y recreativo, con horario diurno, entregándosele a la inmobiliaria una compensación equivalente respecto de las cesiones contempladas en el artículo 70º de la Ley General de Urbanismo y Construcciones (LGUC).

Lo importante es prevenir futuras desgracias derivadas de las inclemencias de la naturaleza, lo que ha manifestado hasta la saciedad el oceanógrafo físico Alfonso Campusano y el propio Seremi de Salud, quien en un reciente documento oficial dijo “es inconveniente el emplazamiento de un hotel de estas características en el lugar propuesto por el proyecto por existir un alto riesgo para la salud y seguridad de las personas”, con lo cual se deja de manifiesto que todavía hay funcionarios públicos responsables.

 En resumen,

1.- El mall Barón deberá ser revisado en el alto nivel de la Administración,

2.- El hotel Hyatt deberá contar con un permiso de edificación que se ciña al actual ordenamiento jurídico sectorial, sobre todo en el aspecto de los impactos viales

3.- El peligroso hotel Punta Piqueros está en manos de aquellos funcionarios que conforman el CEA porteño.

TAGS: Inmobiliarias Patrimonio Plan Regulador

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Mariana Varela A

12 de agosto

Gracias Sr. Herman, personas como Ud. nos informan de las verdades injustas y corruptas que suceden en este País…por fin hay transparencia de información , que antes sin redes sociales simplemente nos pasaban por la cola del pavo en nuestras narices. es increible la inmundicia que existe aun a nivel de seremis, municipalidades etc.lleno de burócratas ignorantes e indolentes que por unas lucas caen en la corrupción, perjudicando nuestra calidad y seguridad de vida… Que legado estamos dejando a nuestros hijos y nietos? Un País destruido, sin calidad de vida, un Pais que solo pertenecera cada vez mas a unos pocos privilegiados que lo compran y lo venden a su antojo….

Laura Garrido Rios

12 de agosto

Admiración & Gratitud paraPatricio Herman, un grande en la defensa de nuestros derechos ciudadanos.
Excelente columna que aborda de manera integral, estos tres monstruosos y cuestionados urbanicidios en Valparaíso, Viña y Concón. En la Región de Valparaíso, se está sentando jurisprudencia desde la ciudadanía informada y organizada. Se puede: todxs invitados a sumarse, la ciudad la hacemos entre todxs.

13 de agosto

¿Porqué pasan estas cosas? ¿Qué ocurre en nuestro país que los grupos económicos están en condiciones de prácticamente tomarse el borde costero de la V Región para así desarrollar proyectos inmobiliarios como el del mall Barón que estrangula a la bodega Simón Bolívar siendo que ésta se encuentra protegida por el Plan Regulador Comunal de Valparaíso? Sucede que desde hace un poco más de cuatro décadas, golpe cívico- militar mediante, se nos impuso un régimen neoliberal cuyo único objetivo es resguardar y profundizar en las ganancias y en el afán de lucro de la patronal. Y de ese proceso de acumulación desenfrenada y privada de capitales nadie se salva, todos somos víctimas digo, inclusive nuestro patrimonio arquitectónico.

Tanto es así que Chile no es un país normal porque derechos que en otras partes del mundo son comunes y corrientes (como la posibilidad de estudiar, de acceder a una salud y jubilaciones de calidad o a un empleo digno, el derecho a la huelga e incluso a disentir) acá no existen, de hecho son una falacia. Entonces, quedamos expuestos a este tipo de situaciones porque Chile no es democrático, no crece ni se desarrolla desde el momento que de los frutos del trabajo de todos gozan unos cuantos, los menos, esas tres o cuatro familias que son propietarias del suelo, de nuestro esfuerzo y vidas. En realidad, el único derecho realmente existente es que todo se compra y se vende en los mercados y al mejor postor: la cultura nacional, la salud, la educación, nuestra fuerza de trabajo y un largo y profundo etcétera.

Marisol Ortiz

13 de agosto

No es algo nuevo ni privativo de gobierno alguno el que los intereses de cualquier índole priman en decisiones de todo tipo. Hace ya algún tiempo que vemos a las autoridades pertenecientes a cualquier partido político y que han sido llamadas a cautelar el patrimonio, la seguridad, el bienestar -y otros tantos- de la ciudadanía como del país, hacer caso omiso de ese objetivo claro y particular para dar paso a lo señalado en la primera frase. Además de los intereses (económicos, personales, políticos, y otros), debemos agregar una estrecha visión de futuro, falta de información e interés en informarse, bajísima capacidad de aprender de los errores históricos tanto nuestros como de otros países, tener discursos sesgados sin reflexión alguna ni postura constructiva, ser inmediatistas y orientados al éxito temporal y fugaz pero que da dividendos presentes, entre otras muchas cosas. En ese contexto, el aporte ciudadano, la voz de quienes pertenecen a la ciudad y están informados y organizados es, en estos momentos, la ‘única’ salvación que tienen las aberraciones que presentan los proyectos señalados en la columna y muchos otros en diversos lugares del país. Serán los habitantes -la ciudad- los que lograrán doblar la mano a la hegemonía de los pocos que tienen ‘la sartén por el mango’. Confío en que así sea.

ARQUITECTOS CHILENOS = BASURA HUMANA

13 de agosto

ESTOS PUERCOS CHILENOS ¿ARQUITECTOS o maricas del diseño barato?? CONSTRUYEN SÓLO BASURA TRAS BASURA

Jota

14 de agosto

Como viñamarino, la verdad es que discrepo de ambos bandos. Me parece que tanto la organización cuyo fin es preservar la ciudad resulta débil y, por otro, las empresas que con sus afanes lucrativos (legales por lo demás) han hecho de mi ciudad lo que han querido. No hay sentido colectivo. Hace bastante años que casas conocidas de la ciudad han sido derribadas a cambio de edificios de medio pelo y ningún sentido que vaya con la armonía del sector y de la ciudad misma.

Debiesen resolver luego el asunto del terreno del ex-sanatorio marítimo. Debido a que, para los que conocemos la ciudad y vivimos aquí, estamos conscientes del foco de delincuentes que día a día deambulan por ese sector que actualmente es un terreno baldío (más grave aún que sea un terreno abandonado en un sector frente al mar que es uno de los pocos atractivos que le van quedando a mi ciudad).

La verdad no estoy de acuerdo con el columnista con respecto al terreno usado por las Fuerzas Armadas a sus anchas, me parece de una ignorancia grave, para alguien que está en el bando de los que queremos preservar la ciudad. Por si no lo sabe, señor, la Armada en ningún caso ha hecho edificaciones opulentas y menos insconscientes como todos estos privados. Es más, cuando no existía el parque costero, el único terreno decente de la recta Las Salinas, era el museo de cañones, el resto era un peladero lleno de botellas de alcohol y preservativos usados.

No sé si personas que, puede ser que hayan vivido más años que yo en la ciudad, comiencen a opinar ciegamente. Es cosa de recorrerla a pie, como lo hago yo día a día.

Me parece que la “culpa no es del chancho, sino de quien le da afrecho”. Si el Municipio y todos los mecanismos de justicia; así como el Parlamento dejan su inconsciencia con respecto a la preservación y prudencia en la edificación en todas las ciudades del país, podríamos comenzar a notar cambios.

Es lamentable la columna, me parece que los “poderosos”, hacen su trabajo a su mayor conveniencia, y no es su problema si no están en contra del marco de lo legal. Lo realmente desafortunado es la incompetencia de las autoridades tanto comunales como organismos centrales en que todavía no se dan cuenta del tremendo daño patrimonial que día a día acaba con la historia de las ciudades de mi país.

Como modo de ejemplo, esta gente sigue viendo el rally Dakar como algo positivo, siendo el tremendo DAÑO que producen en el norte del país. Y así con Viña del Mar, en donde el daño ya está hecho. Llega a ser risible que personas que viven en edificios del fuerte Coraceros, comiencen a oponerse frente a la construcción del Hyatt. Despierten, ustedes con sus edificaciones YA DEPREDARON EL SITIO.

Saludos.
Si hacen una organización SERIA por su puesto me uno. Por lo pronto basta con caminar en la Avenida Perú, así como por Avenida San Martín justamente cercana al lugar abandonado por el Hyatt, para sentir tristeza por la ciudad. Y mientras escribo mi columna, otro edificio se está construyendo en una ciudad que no admite más edificaciones de ese tipo.

SIBEL

15 de agosto

Felicitaciones al Sr.Herman, apoyo totalmente su gestión para Vina del Mar, si puedo ayudar en algo me avisa por favor,me da pena ver nuestra ciudad llena de edificios, tapando toda la panorámica, llenas de parquimetros, llenas de tacos, vivo en Jardín del Mar, por estos lados se esta atochando de edificios mal construidos, socavones , aludes de arenas, las dunas , (que ya no quedan), en fin muchísimas cosas.
Gusto de saludarlo

miguel salas

15 de agosto

Terrible el daño q los privados, sobretodo los grupos económicos le hacen a las ciudades, hacen y desacen lo que quieren: patrimonio, espacio público, barrios etc…la vista al mar .o a la cordillera, cerro, etc- es un “bien de uso común” o “commons”, no puede ser apropiada por nadie. Una ciudad organizada para el beneficio de todo@s debe hacer “gestos urbanos” hacia su entorno, como altura de anfiteatros ante su entorno: mar, cerros, cordilleras, etc… De lo contrario, día a día tenemos ciudades más grises, invivibles, feas, de concreto…en definitiva, ciudades muertas.

Luis Páez A.

17 de agosto

la bodega Simón Bolivar es un cuchitril, ya está bueno de darle otra cara a Valparaiso,
que no sólo se vea mugre y una ciudad mal tenida. Si es tan importante el patimonio cultural, entonces a mantenerla limpia y a crecer de una vez por todas.

El "modelo" de Chile NO se diseñan ciudades (se acumula más y más gente)

28 de agosto

El estúpido “modelo” de “desarrollo” (patológico) económico impuesto en Chile NO permite que que se diseñen ciudades, mientras el mismo fomenta la excesiva acumulación de gente en cetro urbanos (superpoblación); todo por ver a los ciudadanos como NÚMERO/CIFRAS de CONSUMIDORES.

…Consumidores de Malls construidos en medio de la ciudad (NO en las afueras, como debiese ser); consumidores de departamentos, etc.. Y Viña del Mar o Valparaíso como espacios en los que hay que construir y VENDER edificios.

El adoctrinamiento del chileno parte en la misma educación ¿T HAS FIJADO EN LA CANTIDAD DE “universitarios” EN ESTE PAÍS? (Y MATERIAS/RAMOS que cursan)

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

El fenómeno de la migración ha ido en aumento en la última década y es consecuencia propia de la realidad de Sudamérica, de sus procesos políticos, su desarrollo económico y de la globalización. Ant ...
+VER MÁS
#Sociedad

Inmigración en Chile: la Norma vigente y su enfoque de seguridad nacional

La sociedad, el ciudadano corriente, proyectó con estupor y horror la posibilidad de que una oposición que avala y promueve el terrorismo a ese nivel se convirtiera en gobierno. “¿De que sería capaz l ...
+VER MÁS
#Internacional

La MUD movilizó millones de votos para el chavismo

Un día en donde la lucha feminista gana un nuevo paso hacia una sociedad más igualitaria, más inclusiva y que nos reconoce como sujetas de derechos. Las lágrimas de emoción de muchas y muchos presentes ...
+VER MÁS
#Género

#aborto3causales ganamos todas, incluso ustedes

Donde las prácticas a las que se apunta con fiereza (incluso con cierto espíritu de superioridad moral) como responsables de la deslegitimación de la institucionalidad, del ejercicio de lo público, no s ...
+VER MÁS
#Política

Tropiezos del Frente Amplio: ¿Crónica de un fracaso o de aprendizaje?

Popular

El tema de fondo es cómo no se desperdicia la oportunidad histórica de conquistar una sentida demanda del magisterio, por más que hoy se desdibuje por la conducción actual del Colegio.
+VER MÁS
#Educación

La desmunicipalización y la postura errática del Colegio de Profesores

No sé usted, pero nunca he visto a alguien usando trigonometría en la calle para medir la altura de un árbol o ecuaciones para comprar pan (y mucho menos para calcular el impacto de un kame-hame-ha)
+VER MÁS
#Educación

Las matemáticas de la vida real

Así que, mis queridos contertulios, si realmente están interesados en opinar de política, participen e involúcrense, porque si ya resulta difícil conseguir que los chilenos vayan a votar por algún pol ...
+VER MÁS
#Política

El joven Giorgio Jackson

Debemos replantear la participación del Estado, replantear el modelo de Licitaciones y prestaciones de servicios públicos por parte de las empresas privadas. Que no se confundan los Liberales, no estoy ne ...
+VER MÁS
#Política

La funcion Pública no es concesionable ni licitable