#Uncategorized

Pacoleaks: ¿del débil protector?

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

“Vamos sin miedo tras el bandido, somos del débil el protector” consigna el himno de Carabineros. Sin embargo, tras la filtración de archivos de la institución catalogada como “pacoleaks” surgen más dudas que claridades ¿han identificado a los bandidos? ¿están siendo protectores del débil? Al parecer, no.

Durante los últimos días se han ido filtrando archivos de Carabineros, entre estos archivos se encuentran los datos de miembros de la institución, pero también han aparecido archivos de seguimiento a dirigentes sociales, siendo catalogados como “blancos de interés”. Entre los dirigentes vigilados por Carabineros se encuentra la presidenta de la C.U.T, presidente del Colegio de Profesores, presidenta de la FECH, vocero de No+AFP, presidente de Confusam, entre otros. Una característica en común entre todos estos nombres es que son líderes sociales, representantes de gremios, esto implica que, mientras aumenta el narcotráfico, hurtos y delitos violentos, Carabineros destina dinero fiscal en la persecución y seguimiento de luchadores sociales, tal cual ocurría en dictadura, haciendo parecer que “donde hubo fuego, cenizas quedan”. Carabineros y sus servicios de inteligencia no se han desprendido completamente de prácticas de la dictadura, vulnerando, entre otros derechos, el respeto y protección a la vida privada y la libertad de consciencia, pues este seguimiento posee claras motivaciones ideológicas.


Mientras en las poblaciones muere gente por “balas locas” del narcotráfico, Carabineros está persiguiendo actores sociales

Parece que, para Carabineros los bandidos son dirigentes sociales, representantes electos por sus gremios teniendo por fin una búsqueda común de mejores oportunidades, desde lo laboral a lo social. Estos dirigentes sociales, que representan distintas organizaciones, las cuales deben ser amparadas por el Estado, según el primer artículo de la constitución, están siendo vigiladas, como delincuentes, pese a la autonomía que debe ser garantizada, que ese mismo artículo señala explícitamente, puesto que, mediante estos grupos intermedios se organiza y estructura la sociedad. Para ellos, su protección al débil es la vigilancia de grupos intermedios con fines sociales y no enfocarse en quienes realmente hacen daño a la sociedad. Mientras destinan fuerzas en vigilancias arbitrarias, hay femicidios en casos que existía orden de alejamiento porque no había personal para resguardar a la víctima.

Entre los archivos filtrados, me llama la atención el espionaje que Carabineros, mediante policía de civil infiltrada, realizó en la conmemoración del “día del detenido desaparecido” efectuada en la Universidad de Chile. Carabineros considera como un acto peligroso y merecedor de una vigilancia especial un acto por los detenidos desaparecidos que, vale la pena recordar, ellos mismos fueron algunos cómplices, y otros participantes activos en las desapariciones y torturas ocurridas en dictadura (y las que hemos ido viendo en democracia). ¿este es el verdadero peligro que Carabineros percibe? Es inadmisible que, en una sociedad democrática Carabineros siga infiltrándose en actos conmemorativos, en reuniones realizadas dentro de su libertad, que consideren como “blancos de interés” a líderes sociales. Tanto se ha hablado estos días de la desconexión de las autoridades y los civiles y aquí se presenta otra desconexión: mientras en las poblaciones muere gente por “balas locas” del narcotráfico, Carabineros está persiguiendo actores sociales. Qué lejanas están sus prioridades de lo que realmente protege al débil.

Teniendo en cuenta que Carabineros sabe quienes son los representantes de organizaciones sociales, los vigila y cataloga de “blancos de interés”, vuelven a surgir dudas respecto a enigmáticos suicidios por parte de dirigentes sociales, como Macarena Valdés o Alejandro Castro, quienes, de manera inexplicable, aparecieron muertos en escenarios sospechosos (no son los únicos, hay más). También, se han sabido de dirigentes que han sido detenidos en sus propios hogares y que están “fichados” por Carabineros y, uniendo hilos, no parecería extraño pensar que ellos pudieran tener cierta participación en estos casos.

Es necesario indagar de manera profunda en el funcionamiento de esta institución, fiscalizar de raíz, sacar la mala hierba, y que el Estado logre controlar la institución efectivamente. Porque estos son sólo algunos de los documentos filtrados, quizás qué más haya en sus recintos, quizás qué archivos hayan eliminado.

Tampoco se debe olvidar las irregularidades que cometieron en casos como Camilo Catrillanca y los encubrimientos y mentiras en los que se escudaron posterior al triste desenlace, que terminó con un inocente fallecido. Tampoco olvidar la “operación huracán” o el gran fraude fiscal catalogado como “pacogate”, todo esto son más evidencias del problema de fondo: la institución tiene elementos podridos dentro, que siguen manteniendo prácticas que ejercieron y normalizaron durante momentos oscuros de la historia reciente del país, se acostumbró a vulnerar derechos humanos, se perdió la ética y se evidencia que hace falta un control estatal efectivo de la institución -desde gastos a cumplimiento de protocolos-, asimismo, una mayor formación en derechos humanos, que estos últimos días han mostrado la mucha falta que hace. Carabineros de Chile perdió su credibilidad y el estima de la ciudadanía. Se perdieron los valores que juraron defender, se perdió el foco respecto a quienes son los verdaderos bandidos. Si se quiere rescatar este organismo, la única salvación es una profunda reforma de esta institución. Pues, ya no son del débil protector.

TAGS: #CarabinerosDeChile #Pacoleaks

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.