#Política

Se les acabó la fiesta

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

¿Cómo olvidar la consigna del presidente Piñera en su campaña de la primera elección? “Delincuentes, se les acabó la fiesta” se leía en sus carteles mostrando mirada de perfil, seria y desafiante. Sin embargo, a 10 años parece que la fiesta se le acabó a él.

Durante los últimos días, hemos sido testigos como la ciudadanía colapsó, su paciencia se colmó, decidió salir y expresar su descontento. Se volcó a las calles para reivindicar sus derechos, expresar su malestar ante la élite política que tantas veces les prometió, pero pocas veces cumplió. Uno como ciudadano es testigo de que existe una desconexión entre la clase política y sus representados, quienes han sido dejados de lado por la protección de intereses particulares. Pese a eso, se sigue esperando de nuestros representantes un mínimo de interés por el bien de sus representados, un mínimo de ética frente a las necesidades de la ciudadanía. Es impresionante que no hayan sido capaces de prever las consecuencias que traerían sus actos. Seguramente, creyeron que, como suele ocurrir, “la gente agacharía el moño” y aceptaría. Pero no, los comunes se aburrieron, el gobierno tardó en destapar la olla a presión, y esto causó una explosión social de descontento. Tampoco es, como ellos (el gobierno) han creído, un problema que radica en el alza del pasaje, el alza fue solamente la gota que rebalsó el vaso generando así, la expresión del enojo general ante un sistema que ha ido alejando la alegría que tanto se prometió.


Un gran número de declaraciones irresponsables por parte de ministros que vuelven a mostrar lo desconectados que están de gran parte de los chilenos que el sueldo no rinde para el mes,

Haciendo una genealogía del problema, este se vino cocinando al menos una semana antes de la explosión final, el día 18 de octubre. Los estudiantes comenzaron con las evasiones masivas, en paralelo, el ministro de economía Juan Andrés Fontaine señalaba que, para evitar el alza, los chilenos debiesen levantarse más temprano, así madrugando serían premiados con la tarifa anterior, generando aún más descontento y mostrando cuan alejado están de la realidad del civil común. Comenzaron con estas evasiones masivas, sin ninguna clase de daño -más allá de la evasión del pasaje-, se escuchaban muchas opiniones positivas, y agradecimiento por expresar, sin miedo, un sentir común.

Como suele ocurrir, desde el primer día, se buscó les criminalizar, se les llamó delincuentes, vándalos, violentistas, se les amedrentó e intentó callar. Señal de lo anterior se evidencia cuando la ministra Gloria Hutt amenazó con quitar el beneficio del pase escolar que tanto costó ganar a quienes evadieran (Tarjeta TNE). La vocera de gobierno, Cecilia Pérez, los llamó delincuentes, adjetivo que tiende a emitir la clase política cada vez que la sociedad expresa su descontento, buscando dividir a la gente, esperando la clásica crítica y la criminalización de quienes protestan (también asombra la liviandad con la que usan tal adjetivo). Asimismo, se les intentó ridiculizar, como la declaración de Clemente Pérez, expresidente del directorio, bajándole el perfil a la movilización, diciendo “cabros, esto no prendió”, señalando que la gente no apoyó la demanda, pero el tiempo no le dio la razón. Lo inesperado (por ellos dado su desconexión con la gente) fue que, en vez de repudiarse por la mayoría de la ciudadanía, este acto “vandálico” fue bien recibido y no es difícil de entender esto, sí el 70% de los habitantes de Chile recibe un salario de $550.000 o menor y el 50.6% de los habitantes recibe un salario de $380.000 o menor. Considerando los otros gastos que una familia realiza además del pasaje (educación, medicamentos, salud, vivienda, etc.) un alza afecta.

Con el paso de los días y tras varias jornadas de evasión masiva, la ciudadanía se fue sumando a los estudiantes. De manera creciente, se fueron sumando a este método de manifestación. Ante esto, el gobierno nuevamente buscó criminalizar y ridiculizar el enojo de la gente, como la declaración del presidente del Panel de “Expertos” del transporte, Juan Enrique Coeymans diciendo que la gente no se manifiesta cuando sube el pan o el tomate, mostrando la desconexión y el desinterés entre los expertos y los usuarios del servicio. Caso omiso a la criminalización hizo la ciudadanía, la olla ya estaba pronto a explotar, pero el gobierno aún estaba a tiempo de quitar la válvula. Sin embargo, irresponsablemente, decidieron dejarla.

Ante los llamados a manifestación para el día viernes 18 de octubre, el gobierno volvió a negarse escuchar a la gente, prefirieron seguir con su mano dura y no sentirse débiles y ceder (como si escuchar a la gente que representan fuese una debilidad), continuó la criminalización, se intentó responsabilizar a la oposición, al frente amplio, a los estudiantes a quien se cruzara, menos mirarse a ellos mismos y asumir que cometieron un error, que no pudieron prever las consecuencias de sus actos y las reacciones que tendrían por parte de la ciudadanía.

Fueron negligentes, en vez de ser autocríticos y abrirse al diálogo, enfatizar en la violencia (que ha sido condenada transversalmente), generando aumento del enojo popular. Durante esa noche, el Presidente se olvidó de la olla a punto de explotar y, mientras él saboreaba una salsa pomodoro en un restaurante de Vitacura, la gente en las calles sentía los efectos de la bomba lacrimógena en sus gargantas. La olla detonó, el descontento se hizo más fuerte, ya no era solamente el alza, sino que emergió un descontento profundo, de todas las injusticias existentes en el país. ¿cuál fue la respuesta del gobierno? Como es predecible: la criminalización, llamando delincuentes a los manifestantes, reprimiendo a justos por pecadores y, logrando entrar en la historia como el primer gobierno posterior a la dictadura que saca a los militares a las calles y llama a un toque de queda, reabriendo una herida que antes del 11 de septiembre llamaban a cerrar, se les olvidó la razón y aplicaron directamente la fuerza.

Lo que ha ocurrido estos últimos días no fue organizado (como Andrés Chadwick señala), tampoco estamos en guerra (salvo que la guerra sea entre militares y quienes buscan expresarse) ni existe un enemigo conocido como, irresponsablemente, declara el presidente Piñera, generando aún más temor en la sociedad, tampoco es sólo producto del alza del pasaje. Fue consecuencia de un gobierno que descuidó la olla, descuidó a la gente, subestimó sus demandas y su descontento, que su “as bajo la manga” de criminalizar la manifestación no funcionó. La ciudadanía se manifestó y la voluntad de diálogo tardó más de lo que debió, pese a las tantas señales mostradas estas últimas semanas. Pero, era de esperar de un gobierno alejado de la realidad, de sus expertos que quizás conozcan mucho de la teoría, pero en la práctica dejan bastante que desear, no fuesen capaces de percibirlas.

Un gran número de declaraciones irresponsables por parte de ministros que vuelven a mostrar lo desconectados que están de gran parte de los chilenos que el sueldo no rinde para el mes, de chilenos que gastan gran parte de su salario en transportarse a sus trabajos, de nuestros abuelos y abuelas con sus míseras pensiones tras años de esfuerzo, de quienes viven endeudados por costear derechos básicos que han sido considerados como bienes de consumo, de los familiares de los cientos de chilenos que mueren esperando atenciones en hospitales, que no pueden costear sus medicamentos, los familiares de quienes han atentado contra su vida sabiendo que el gobierno (tampoco los anteriores) jamás se ha preocupado por dar mayor acceso a la salud mental, de los y las niñas del Sename porque, al parecer, sólo algunos niños van primero. El alza solamente fue el detonante del enojo de las personas quienes se aburrieron de ver cómo la élite siempre gana, siempre se sale con la suya, de que sus evasiones fuesen castigadas con clases de ética y salieran libres. La gente despertó y se manifestó, se les acabó la fiesta y en esta oportunidad no podrán evadir responsabilidades. Y, aprovechando el dato del ministro de Hacienda Felipe Larraín, podrán comprar flores más baratas para entregarle a Andrés Chadwick que, por respeto a la gente, debiese renunciar dado el descontrol que provocó y el nuevo capítulo de vulneraciones a los Derechos Humanos que se escribirá en la historia de este país debido a su anhelada militarización.

 

TAGS: #EstoPasaEnChile #GobiernoPiñera Descontento Social Protestas

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
R. Arturo

23 de Octubre

Bien, parece broche de relato para la historia, pero me queda la pregunta chapulinezca: ¡oh, y ahora quién podrá ayudarnos!…

El Gobierno no está entendiendo el problema tal como debiera, por lo visto. No tiene intención de tocar el modelo porque todos sabemos “lo sagradas” que son las AFPs, la banca, el retail y las mineras extranjeras, pero, debiera hacer algo, una amague, una finta, un anuncio que dé cuenta que está dispuesto a hacer un cambio, pero, mientras no pase, parece que las cosas seguirán igual, con los ánimos todavía exaltados…

Bajo esta perspectiva y la idea de procurar ayudar, estando además en un sitio como éste, de la Fundación D&D y de un ex Presidente de la República, me pregunto si el sitio, la Fundación y el Sr. Lagos cree(n) que como entidad pública debieran procurar hacer un aporte a esta encrucijada sin precedente en nuestra historia, procurando abrir un espacio extra donde podamos plantear y debatir sobre los elementos del modelo que debieran ser tocados, o de qué forma esto se pudiera hacer.

Me parece penoso que ante tal circunstancia se mantenga apenas la impasividad del sitio abierto, tal como siempre, recibiendo y publicando columnas, que coinciden en los hechos centrales sobre el descontento, pero sin que seamos capaces de articular un planteamiento que procure resolver realmente el problema, imaginando modificaciones graduales que aplicar al sistema.

Disculpa Marcelo que haga este llamado ‘al team eqp’ en tu columna…

Rolando A.

25 de Octubre

Mira equipo del quintopoder la portada de El Mercurio de hoy, que dice:

“Académicos, exministros y centros de estudios piden abrir un diálogo político nacional para dar respuesta a la crisis” …

¿Cómo se hace un diálogo nacional de manera de poder disponer de los espacios necesarios para atender cada punto necesario?…

¿No te parece que eso se debe hacer con una herramienta digital adecuada y dinámica que debiera ser una Cámara Ciudadana Digital, mas los obvios debates presenciales y televisivos?…

¿Cómo podría ser abierto y transparente sin hacerse con una herramienta digital complementando aquella información que otros no dirán en televisión o en el Congreso?…

¿No percibes la cantidad de tiempo que hemos desperdiciado por ausencia de esa herramienta que tantas veces te he sugerido?…

¿Aunque tú o la Fundación no estén dispuestos a patrocinar una idea cómo está, no crees que debieras abrir un espacio para debatir sobre las soluciones que necesitamos, aunque no sea la idea que te propongo?…

Ver todos
Ocultar
 

PARTICIPA

#EstoPasaEnChile

VER TODO
Un reconocimiento constitucional sería un hito político, pero no asegurará necesariamente un mejor devenir para los indígenas de este país, así como la consagración del principio de igualdad tampoco ...
+VER MÁS
#Política

Claves para el proceso constituyente mapuche

La propuesta “Cabildos de Apoderados” situada en el contexto de avanzada de la gobernanza territorial/educativa es una instancia positiva en la medida en que permite el empoderamiento positivo y el desa ...
+VER MÁS
#Educación

Gobernanza territorial / educativa: Notas exploratorias

Instintivamente compartimos por las redes sociales cualquier cosa que nos llame la atención, sin verificar si es errónea y confiamos plenamente en ella cuando la vemos en el perfil de una persona de confianza
+VER MÁS
#Sociedad

Las redes sociales una herramienta para desinformar

Tenemos que comenzar a sacarnos las vendas de autoengaño que llevamos puestas, dejar de repetir sin pensar los clamores de quienes creen que está bien la lucha, y empezar a darnos cuenta que hemos votado ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Sin respeto a la autoridad

Popular

Un reconocimiento constitucional sería un hito político, pero no asegurará necesariamente un mejor devenir para los indígenas de este país, así como la consagración del principio de igualdad tampoco ...
+VER MÁS
#Política

Claves para el proceso constituyente mapuche

La propuesta “Cabildos de Apoderados” situada en el contexto de avanzada de la gobernanza territorial/educativa es una instancia positiva en la medida en que permite el empoderamiento positivo y el desa ...
+VER MÁS
#Educación

Gobernanza territorial / educativa: Notas exploratorias

Instintivamente compartimos por las redes sociales cualquier cosa que nos llame la atención, sin verificar si es errónea y confiamos plenamente en ella cuando la vemos en el perfil de una persona de confianza
+VER MÁS
#Sociedad

Las redes sociales una herramienta para desinformar

Tenemos que comenzar a sacarnos las vendas de autoengaño que llevamos puestas, dejar de repetir sin pensar los clamores de quienes creen que está bien la lucha, y empezar a darnos cuenta que hemos votado ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Sin respeto a la autoridad

Popular

Estos jóvenes no sólo existen en Temuco, ellos son parte de los cientos de voluntarios, estudiantes y profesionales, hombres y mujeres que se han desplegado a lo largo de todo el país
+VER MÁS
#Sociedad

Un hospital de campaña en una guerra imaginaria

Mientras en las poblaciones muere gente por “balas locas” del narcotráfico, Carabineros está persiguiendo actores sociales
+VER MÁS
#Uncategorized

Pacoleaks: ¿del débil protector?

Las personas en situación de discapacidad comprendemos y somos parte de la lucha que está dando el pueblo chileno por vivir con dignidad, porque lo vivimos día a día, noche tras noche
+VER MÁS
#Política

Los ´cojos` también luchamos por la dignidad en Chile

¿Cuándo se habría conseguido un plebiscito para lograr una nueva Constitución? Nunca. Porque, insisto, los triunfos morales son enormes derrotas reales.
+VER MÁS
#Política

Más Boric, menos Jiles