#Sociedad

Odiocracia y la expansión de un virus

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

El Jaguar de Latinoamérica, así nos autodefinimos en la década de los 90  frente al milagro económico que captaba la atención internacional y que nos hizo creer que podríamos alcanzar el estatus de un país de primer mundo -que tanto tratamos de imitar- Así comenzamos a consumir, gracias a los créditos, para tener cosas sin importar qué o de su verdadera utilidad para el consumidor, pero lo esencial era tener y demostrar que éramos una economía pujante que comenzaba a decir adiós a la pobreza.


El odio en nuestro país parece ser la herramienta eficaz para nuestros políticos que, influenciados por encuestas y complacencia económica, acomodan y dictan sus opiniones alejándose de su verdadera responsabilidad que son los ciudadanos, que en definitiva, los han elegido

Adormecidos por el consumo la elite fue manejando a su antojo el crecimiento del país a través de un sistema pro inversión privada en desmedro de lo estatal, que una década después, dejaba entrever que las atenciones para una sociedad sostenible y sustentable no se estaban viendo reflejadas. Así podemos tocar tres temas que parecen centrales en una sociedad moderna que aún no se tranzan como lo es la educación, la salud, además de las pensiones y ni hablar de la privatización del agua.

Los salarios seguían siendo bajos lejos de permitir una calidad de vida acorde al costo que uno debe enfrentar en este sistema socioeconómico, y tal como hoy, o se tiene para pagar donde dormir o se elige comer. No es una exageración y sin escandalizar, es lo que es.  Es lo que le toca vivir a la mayoría de los chilenos donde según el INE  el 50%  de los trabajadores gana igual o menos de cuatrocientos mil pesos al mes -compare los costos de los bienes y servicios  y verá que no exagero-

Ya estaremos más que introducidos en el concepto subsidiario que tanto hemos escuchado últimamente que nos explica como funciona nuestra economía a partir de la constitución del 80. Lo que no se hizo en la primera década de la vuelta a la democracia, tal vez, porque todo era en la medida de lo posible. Era mejor esa comodidad atrayente del dinero fácil extractivista en vez de ir hacia un proceso de cambio que asegurara una economía más inclusiva y no solo asegurar inversiones privadas tanto nacional como internacional dejando que Chile se fuera convirtiendo rápidamente en una zona de sacrificio ambiental. No tengo nada contra los empresarios e inversionistas, por el contrario, creo que ayudan y aportan tangiblemente al desarrollo del país, pero el asunto pasaba también  por preocuparse por la mano de obra y de empleados asalariados que siempre han buscado vivir con Dignidad, palabra que en esta revuelta social se ha dejado escuchar  con una convicción que ya no se puede desatender.

Si nos damos cuenta, siempre hemos polarizado las convicciones políticas, económicas y religiosas ¿por qué? Es una pregunta que me hace reflexionar sobre la visceralidad de la humanidad y de cómo una u otra forma de razonar puede inhabilitar la  empatía y por ende el entendimiento entre esos dos puntos de vista.  ¿cómo podemos hablar de paz  justificando la violencia hasta  el punto de desear la muerte a quién no piensa como yo? Es entonces como  estas  supuestas convicciones y/o interpretaciones de la verdad nos lleva a la negación del otro empujándonos a los gritos de odio que terminan en guerras y dictaduras.

El odio en nuestro país parece ser la herramienta eficaz para nuestros políticos que, influenciados por encuestas y complacencia económica, acomodan y dictan sus opiniones alejándose de su verdadera responsabilidad que son los  ciudadanos,  que en definitiva, los han elegido. Siempre escriben con la mano y borran con el codo desdiciéndose continuamente de algo que dijeron y peor aún, relegando todo el tiempo las  responsabilidades más fundamentales para potenciar al país. No hay debate con determinación altruista, son solo descalificaciones de lado y lado buscando el mezquino resultado del triunfo.

Durante el congreso Futuro, que debe ser uno de los encuentros más enriquecedores para nuestro país, vino el cientista político estadounidense James Fishkin y en una entrevista con CNN decía lo siguiente “Los partidos políticos no quieren ganar el argumento, quieren ganar la elección” Creo que como ciudadanos muchos ya nos habíamos dado cuenta de esta constante política, pero no teníamos esa frase tan clarificadora para abordarlo.

Ahora cabe preguntarse ¿qué persigue un político con argumentos tan divisorios? Dejando esa pregunta para el público podemos enfocarnos como funciona otra vez la economía tomando como ejemplo a  la nueva pandemia. Un producto que ayuda a evitar el contagio como el alcohol gel subió de precio, algo así como de 990 hasta los 4990 pesos  ¿Ese es el sistema que realmente elegimos como sociedad? Yo creo que no, fue el que se impuso y ese es un hecho real y palpable que debemos cambiar. ¿cómo lo haremos? ¿podemos confiar en nuestros políticos después de tantas decepsiones? Es una tareá difícil si no somos capaces de abarcar a todas las personas que viven en este territorio y de enterarse que tienen capacidades y visiones distintas. Hay que pensar  desde el empresario éxitoso hasta el vagabundo que vive al lado del río.

Es tiempo de cambiar la estrategia de la odiocracia que asegura por muchos años a algunos en el poder, perpetuando un sistema que se basa en el egoísmo. Si queremos alcanzar el primer nivel como país (es lo que yo quiero por lo menos) significa que debemos empujar al dialogo y acercamientos dejando de lado el narcisismo para repensar la economía en dónde todos quepan y nadie quede relegado en dignidad. Debemos tener claro que estamos en el siglo xxi dónde la tecnología avanza exponensialmente y que puede mejorar la calidad de nuestras vidas, pero debemos estar a la altura y eso significa volverse solidario. Ahora veremos como nos comportamos ante este virus que se ha expandido como el odio, será una prueba país que involucra a todos y todas sin distinción, como ciudadanos (as), trabajadores (as),  empresarios (as), Estado y el gobierno de turno.

 

TAGS: #Democracia diálogo

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
J.A.

19 de Marzo

Concuerdo con su diagnóstico principal, hay odio. Se ha venido cultivando como una plantación preciosa, digna de todos los cuidados y ha crecido fuerte. Pienso que el fertilizante ha sido sin duda una lectura simplista de la sociedad y esa sensación de ser dueño de la verdad y que mueve a muchos.

Ver todos
Ocultar

#Coronavirus

VER TODO
La nueva Carta Magna debe tener la más alta representación de la ciudadanía a la que servirá, y en esa ciudadanía siempre habrá, derechas e izquierdas, aunque sean independientes
+VER MÁS
#Política

Convención Constituyente: convencer en vez de vencer

Los partidos debieran extraer la conclusión, del resultado de la Constituyente, que se agotó un tipo de hegemonía y de liderazgo que gobernó el país en estos más de 30 años y que el propio proyecto h ...
+VER MÁS
#Política

Resultado constituyente: fin de un ciclo político

Vemos la Olla Comunitaria como una herramienta de movilización, la comida como un elemento de unión, elemento de confluencia y solidaridad, como Iniciativa popular que incide en la organización y empo ...
+VER MÁS
#Internacional

Colombia: de la olla comunitaria a espacios de construcción de tejido social

En la Araucanía el capital está en la tierra y la propiedad latifundista de ésta; siendo estos instrumentos de dominación colonial dibujada bajo la forma de empresa; pero, una empresa altamente monopoli ...
+VER MÁS
#Economía

Forestales: los diamantes de sangre chilenos

Nuevos

La nueva Carta Magna debe tener la más alta representación de la ciudadanía a la que servirá, y en esa ciudadanía siempre habrá, derechas e izquierdas, aunque sean independientes
+VER MÁS
#Política

Convención Constituyente: convencer en vez de vencer

Los partidos debieran extraer la conclusión, del resultado de la Constituyente, que se agotó un tipo de hegemonía y de liderazgo que gobernó el país en estos más de 30 años y que el propio proyecto h ...
+VER MÁS
#Política

Resultado constituyente: fin de un ciclo político

Vemos la Olla Comunitaria como una herramienta de movilización, la comida como un elemento de unión, elemento de confluencia y solidaridad, como Iniciativa popular que incide en la organización y empo ...
+VER MÁS
#Internacional

Colombia: de la olla comunitaria a espacios de construcción de tejido social

En la Araucanía el capital está en la tierra y la propiedad latifundista de ésta; siendo estos instrumentos de dominación colonial dibujada bajo la forma de empresa; pero, una empresa altamente monopoli ...
+VER MÁS
#Economía

Forestales: los diamantes de sangre chilenos

Popular

En el transcurso de estos 177 años la YMCA se convirtió en uno de los movimientos sociales con mayor presencia e impacto del planeta, alcanzando a más de 64 millones de personas en los cinco continentes
+VER MÁS
#Sociedad

YMCA Internacional celebra 177 años

Las protestas del 2019 hacen ver que los Estudiantes cuando saltaron el torniquete reavivaron la llama de los pinguinos del 2006 y universitarios del 2011
+VER MÁS
#Educación

A 15 Años de la Revolución Pinguina ¿Qué se logró?

El mandato popular del 80 % no se negocia, se acata. Y eso no es autoritarismo, es democracia.
+VER MÁS
#Política

El mandato popular no se negocia

En esta sinóptica descripción de la región sudamericana, se vislumbra que la Pandemia del Covid-19 convive y acentúa procesos políticos que develan las precariedades en las que se encuentran estos países
+VER MÁS
#Internacional

Sudamérica y su entropía geopolítica en pandemia