#Sociedad

Juntos pero no revueltos.

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Es sumamente extraño que alguien programado desde sus primeros pasos a competir con el otro, a pisarlo y botarlo, a aplastarle la cabeza, luego, milagrosamente, le responda a un personaje al teléfono que el bien común es el bien de todos. ¡No seamos hipócritas! Menos en una encuesta.

Eso le dijo, con un sesgo de mayoría, el encuestado al encuestador. Porque claro, por más maliciosa que hubiese sido la redacción de la pregunta, en el fondo, mal disimulada, estaba clara la respuesta. Ahí no hubo engaño.

Y es obvio. Es sumamente extraño que alguien programado desde sus primeros pasos a competir con el otro, a pisarlo y botarlo, a aplastarle la cabeza, luego, milagrosamente, le responda a un personaje al teléfono que el bien común es el bien de todos. ¡No seamos hipócritas! Menos en una encuesta. ¡Bah! Mi auto o su auto. Mi carrera o la de él. Todo, naturalmente, sin margen de error, con toda la sana lógica puesta al servicio de las palabras.

El bien común, digámoslo, es un anhelo bastante romántico en estos tiempos. Huele a fiambre. A azufre, yo diría, en éste siglo. Es como el nostálgico poema de Neruda que se memoriza en el colegio, sólo porque está en la malla oficial. Una idea vaga, mal aprehendida. No es la caridad de los domingos y del 24 de diciembre, por supuesto, sino la vieja y roída solidaridad. Sólo ahí hay bien común.  Antes, en los tiempos del duelo, se entendía un poco esto. El que “todos” significaba “algo”. Por lo menos, en ése entonces había pertenencia a algo más que dos amigotes tomando y resolviendo el mundo a la pasada. Era un requisito, un instinto de supervivencia, y no solamente una plástica meta vendida al mejor postor.

¿Cómo le podríamos decir ahora al gásfiter, al oficinista, al empresario, a la nana y al conserje que educar a sus hijos, es educar también a los hijos de los otros? Yo no podría. Suena hasta mal. ¿Solidaridad? Habría que explicarles que todos vivimos en comunidad, que las personas somos simbióticas y dependientes, que gobernar es educar, que el contrato social, y blablablá. En eso se nos pasa la vida, y el oyente sólo quiere que sus hijos tengan una casa en el mejor sector de Santiago. Para eso están pagando. Durante 40 años el país se ha movido con ése motor: el crecimiento como fin y no como medio. Desarrollo, pero de cifras y decimales. ¿Qué esperaban, entonces, de la encuesta? Yo nada. Ni siquiera alcancé a desilusionarme.

Sé que nací en el Chile post-dictatorial. La tarea fue bien hecha: poca cultura, odiado por sus vecinos, amado por los inversionistas. Y cómo no, somos el “new rich” de los países subdesarrollados. ¡Qué vamos a estar eliminando el copago, si por 20 mil pesos mi hijo no comparte con delincuentes! ¿Educación pública de calidad? Claro, pero sólo para los pobres. Para qué hablar de salud…

La encuesta CEP, confieso, me dio un poco de angustia, pero ya está, seguiremos en las mismas calles y colegios. Juntos pero no revueltos.

TAGS: Encuesta CEP

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#Coronavirus

VER TODO
La verdadera preocupación debiera centrarse en saber si el hambre actual tiene su origen en la pandemia y las dificultades de abastecimiento, o es que ella incluso es anterior al estallido social de octubre
+VER MÁS
#Política

¿Podrá una cajita de mercadería resolver un problema estructural?

El país requiere de políticas públicas coherentes con una estrategia de desarrollo inclusivo, también en la dimensión digital y requiere de una Institucionalidad robusta que las ordene y sostenga en el ...
+VER MÁS
#Sociedad

eLearning y sociedad

No sólo nos ataca esta pandemia en términos de salud, nos ataca obligándonos a mirar al lado, a mirar al frente, adelante y atrás de nosotros. Nos ataca enrostrando que en nuestro Chile hay una gran inj ...
+VER MÁS
#Sociedad

Santiago no es Chile: descentralización una deuda pendiente

Seamos conscientes en que para resolver un conflicto a cualquier escala debemos esconder las armas, sentarnos en comunidad y hablar, hablar y hablar.
+VER MÁS
#Política

Un tercer lado del conflicto social

Popular

La verdadera preocupación debiera centrarse en saber si el hambre actual tiene su origen en la pandemia y las dificultades de abastecimiento, o es que ella incluso es anterior al estallido social de octubre
+VER MÁS
#Política

¿Podrá una cajita de mercadería resolver un problema estructural?

El país requiere de políticas públicas coherentes con una estrategia de desarrollo inclusivo, también en la dimensión digital y requiere de una Institucionalidad robusta que las ordene y sostenga en el ...
+VER MÁS
#Sociedad

eLearning y sociedad

No sólo nos ataca esta pandemia en términos de salud, nos ataca obligándonos a mirar al lado, a mirar al frente, adelante y atrás de nosotros. Nos ataca enrostrando que en nuestro Chile hay una gran inj ...
+VER MÁS
#Sociedad

Santiago no es Chile: descentralización una deuda pendiente

Seamos conscientes en que para resolver un conflicto a cualquier escala debemos esconder las armas, sentarnos en comunidad y hablar, hablar y hablar.
+VER MÁS
#Política

Un tercer lado del conflicto social

Popular

La forma en que se retrata a Prat, nos plasma las siete virtudes del Bushido en un hombre real y contemporáneo.
+VER MÁS
#Cultura

Arturo Prat y el Código del Bushido: ¿Por qué los japoneses le rinden honores?

Pese a esta supuesta normalidad y actuación conforme a la ley, es del todo preciso señalar que no existe norma alguna que faculte a carabineros a decomisar ni mucho menos a la destrucción de los bienes e ...
+VER MÁS
#Justicia

Decomiso y destrucción de mercadería ambulante: Doble ilegalidad

Es necesario avanzar en nuevas dinámicas que favorezcan la colaboración y la corresponsabilidad de las labores domésticas, de crianza y educativas, propiciando mecanismos que vayan entendiendo estas labo ...
+VER MÁS
#Género

Mujer, educación y conciliación en tiempos de Covid-19

Debemos sacar de nuestras cabezas que nosotros, por el simple hecho de ser nosotros, tenemos menos probabilidades de contraer la enfermedad y si nos llegamos a contagiar no será tan grave.
+VER MÁS
#Salud

COVID-19: Cambiar comportamientos es hoy nuestra única y mejor arma