#Política

Campañas del terror y trampas.

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Los acuses de “campañas del terror” llevadas por el adversario (o enemigo), tan propio de nuestra historia electoral mediata e inmediata, son un certificado de democracia. No importa si provienen del oficialismo o la oposición. Gritar contra la campaña del terror del otro, contra el supuesto descrédito, contra la alarma irracional del contrario, es una alerta viva de que no hay secretos, de que no hay trampas. 

De trampas, traiciones y engaños hay en nuestra historia criolla episodios, que vistos bajo la perspectiva del tiempo, llegan a ser tan emblemáticos como ilustradores. Situaciones que surgieron desde la vehemente cosmovisión de algún caudillo, hasta complejos ardides fraguados con crueldad y mente fría, en reuniones secretas.

En gran medida, nuestra convulsionada historia es fruto de tales episodios. Hechos que marcaron al Estado y a las personas que en el futuro iban a dirigirlo. Situaciones diversas, aunque con una característica común: su periodicidad. Es que cada cierto tiempo la historia se remece con algún hecho brutal que la mutila, o que la regenera totalmente. Periódicos a tal punto, que bien podría hablarse, sin mucho margen de error, de una suerte de ley histórica, o  mejor aún, una cierta ley de la política en Chile: No hay política sin trampa.

La mayoría de nuestras revoluciones y momentos cruciales han seguido ésta ley. Siempre nacidas en el secreto, en una traición bien disimulada. Abiertamente el engaño, el subterfugio, o la sedición incontrolable, son de la esencia de nuestra política.

Ejemplos son muchos, pero basta pensar en nuestro tumultuoso siglo XIX: A O’higgins le llovían aplausos por todas partes, hasta que en una encerrona se habló con la verdad, y el dictador cayó. Años más tarde, el motín de Quillota sorprendió totalmente a Portales, con un coronel resuelto a asesinarlo. Más trágico todavía fue lo de Balmaceda, que bien no terminaba su mandato, aunque nunca esperó la guerra civil que terminó abruptamente un largo periodo político, y también su vida.

¡Qué duda hay de que nuestra política se ha construido en el tiempo bajo el secreto y el engaño! La historia nos muestra la evidencia. Ahí están sus consecuencias: sangre y más sangre. Por eso es que cuando en política se dicen las cosas tal como se piensan, “pan pan vino vino”, da esperanza. Cuando se habla con la verdad, sin eufemismos. Aún cuando la crítica sea destructiva o alarmista, o cuando la intención sea solamente ganar o no ser humillado en una elección. Allí también hay, por lo menos, algo de sinceridad. Algo.

De esta forma, los acuses de “campañas del terror” llevadas por el adversario (o enemigo), tan propio de nuestra historia electoral mediata e inmediata, son un certificado de democracia. No importa si provienen del oficialismo o la oposición. Gritar contra la campaña del terror del otro, contra el supuesto descrédito, contra la alarma irracional del contrario, es una alerta viva de que no hay secretos, de que no hay trampas. La democracia se juega en el desconocido terreno de la verdad. Sin ambages, aunque sea dolorosa e impopular.

Podrá sonar algo bruto, pero es bastante lógico. Las democracias saludables se construyen a partir de líderes que dicen y hacen lo que piensan. Lo que realmente piensan. Sociedades en que prima el debate abierto, sin tabúes, y en que la opinión pública tiene ilimitada y certera información sobre sus líderes políticos. Lo contrario es una distorsión soterrada, que erosiona poco a poco y enferma a las sociedades. De esto último, la política de guerra fría, y en general del siglo XX, es paradigma. Todo hecho en secreto, utilizando la trampa, e instrumentalizando el poder militar y la violencia política. A la antigua.

En los 60’s, las alarmas por campañas del terror fueron innumerables, aunque siempre tramposas. En la elección de Frei Montalva, por ejemplo, la derecha y la DC hablaron abiertamente del “terror” para amedrentar a la población sobre el socialismo de Allende. Nada más legítimo y sincero que aquello. Simple, decir las cosas tal como se piensan. Sin embargo, en secreto la DC recibía el apoyo financiero de la CIA, y más temprano que tarde, el terror se tomaría las calles de Santiago por 17 años. La histórica ley de la política en Chile de nuevo. El secreto, la trampa, y sus nefastas consecuencias.

Consecuencias, que como todas las de su especie, tienen causas. Advertirlas es lo complejo. Por eso, es tan importante que en el mundo actual, se diga lo que se piensa tal cual se piensa. Y esto se valore. Que una persona udi-católica rechace el matrimonio igualitario por la razón que realmente está en su cabeza: la homosexualidad es una abominación. Y que no se diluya por el bien superior del niño, de la familia, y otras entelequias tanto o más difusas para ocultar lo que realmente se le enseña y piensa. Asimismo, los comunistas hablen de socialismo, de colectivismo y de marxismo, y no de democracias populares, término tan propio y falaz del metalenguaje de izquierda, utilizado para justificar conceptualmente procesos revolucionarios que han devenido en dictaduras.

Sólo de esta forma se protege a la sociedad. Hablar con la verdad en política, y nada más. Eso no es terror ni ataques injustificados, sino simplemente dejar el eufemismo para la retórica y la poesía. Se trata justamente de construir democracia sin campos minados. Sin sangrientas sorpresas, que se destapan súbitamente como ollas, que pueden oscurecer décadas, y a veces hasta siglos enteros. Por esto es que las campañas del terror son esencialmente democráticas, sobre todo en situaciones determinantes en la vida de los países. Advertir a la población sobre lo nefasto que es el proyecto político del otro, si se piensa, es un síntoma de buena salud.

Esto ocurre hoy. La presidencial, en un momento histórico como éste, no podía estar al margen. La nueva mayoría ha acusado campaña del terror del sector contrario. Es verdad. La derecha resignada a perderlo todo ha vaticinado el desastre, la anarquía, el terror. Perdido totalmente el debate de ideas y ante el proyecto transformador (y revolucionario) de la izquierda, sólo queda defender el modelo con advertencias desesperadas. Y eso debía ocurrir. La derecha chilena, oligarca y reaccionaria por designio de la historia, ha procurado siempre el «status quo» en la sociedad. Ése es, en cierto modo, su rol en la política. Sin embargo, el golpismo militar y el autoritarismo autocrático ya están superados en la derecha. No son instrumentos válidos en la acción política del siglo XXI. Esto implica que las ideas y los proyectos ahora deben defenderse en el terreno de las elecciones, la prensa, los foros internacionales. Con lenguaje duro y a veces incorrecto, pero en democracia. Por esto la “campaña del terror” del sector más conservador de nuestra sociedad, es un símbolo de salud democrática. Significa que el debate y la deliberación son actores principales, y no llevan los papeles de reparto que en la historia política llevaron a crisis institucionales y golpes de Estado. La sociedad respira, y fuerte. Nada se oculta tras reuniones secretas y actas confidenciales. La democracia tal cual debiese ser.

Cuenta la leyenda, que Allende al inicio del fatídico 11 de septiembre, y ante la imposibilidad de comunicarse con Pinochet , casco y fusil en mano, le preguntó angustiado a uno de sus asesores sobre el destino del inubicable general: “ Pobre Pinochet. Debe estar preso”. Concluyó. Para los melancólicos, Salvador murió engañado. Murió sin saber que con los golpistas estaba también aquel en quien confió ciegamente su lealtad y compromiso. El mismo de tantas jornadas de abrazos y uno que otro whisky de fin de semana. Él nunca le habló con la verdad. Eso sí es terror.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quedan 1500 carácteres.
Ordenar comentarios por:
Alex Eduardo Olivares Villablanca

15 de diciembre

Definitivamente no hay nada más sano para la democracia que la verdad por delante, que de una vez por todas se dejen los eufemismos, se hable claro y fuerte.
Se diga por ejemplo que en la UDI un alto porcentaje de sus dirigentes, (o por lo menos los históricos e influyentes), militantes y simpatizantes son homofóbicos e intolerantes, (en distinto grado, pero homofobia e intolerancia al fin), tratando de imponer desde su mezquina y minoritaria posición, sus pensamientos e ideologías al resto de la sociedad.
Por otro lado decir abiertamente que la izquierda chilena, busca por todos los medios perpetuarse en el poder, manipulando al electorado desde su cómoda posición, que les da el saber que este país siempre ha sido un país de centro izquierda y que si en alguna oportunidad la ciudadanía le presto el voto a la derecha, no fue más que un préstamo el cual rápidamente pueden recuperar.
Por ello es imperativo que se siga practicando la verdad ante todo, que todos los sectores políticos enfrenten a los votantes y sus adversarios en la arena política, con las manos abiertas, aunque parezca campaña del terror, ya que al sincerar sus posiciones ayudan a la democracia, para que los electores tomen una decisión informada. A no olvidar que de tanto mentir, engañar y ocultar, llega el momento en que el descrédito se apodera de la población y lleva a no creer en nada de lo que se les diga por verdadero que sea, algo muy bien sabido por el poder Legislativo y Judicial, los más desprestigiados en nuestros días, ya que la sociedad en su conjunto les cree muy poco y desconfía de ellos, por ende esto último le hace muy mal a la democracia.

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
Para la ciudadanía la rotonda sin salidas es como vivir el castigo de Sísifo, destinados a llevar una pesada roca política a la cima de la montaña, solo para verla rodar montaña abajo y volver a repeti ...
+VER MÁS
#Política

De vuelta a la rotonda política

Para la ciudadanía la rotonda sin salidas es como vivir el castigo de Sísifo, destinados a llevar una pesada roca política a la cima de la montaña, solo para verla rodar montaña abajo y volver a repetir el ciclo interminable de esfuerzo y fracaso

Que existe agotamiento en múltiples sectores, difícil es de negar. Y eso incide en la viabilidad política actual. Pero eso no significa que el dilema constitucional esté cerrado
+VER MÁS
#Política

El mito del cierre definitivo del proceso constituyente/constitucional

Que existe agotamiento en múltiples sectores, difícil es de negar. Y eso incide en la viabilidad política actual. Pero eso no significa que el dilema constitucional esté cerrado

A pesar de los obstáculos y desgastes, el compromiso adquirido para modificar la Constitución debe ser respetado y llevado a cabo para reconectar con las expectativas y necesidades del pueblo
+VER MÁS
#Política

¿Nos jodimos todos?

A pesar de los obstáculos y desgastes, el compromiso adquirido para modificar la Constitución debe ser respetado y llevado a cabo para reconectar con las expectativas y necesidades del pueblo

El pueblo de Chile, está hastiado de la reyerta de baja monta, no quiere ver más discusiones bizantinas, alejadas de sus problemas cotidianos. Los chilenos y chilenas favorecen los acuerdos, pero esos no ...
+VER MÁS
#Política

Las lecciones del plebiscito

El pueblo de Chile, está hastiado de la reyerta de baja monta, no quiere ver más discusiones bizantinas, alejadas de sus problemas cotidianos. Los chilenos y chilenas favorecen los acuerdos, pero esos no se han visto por ningún lado

Nuevos

La aurora de Chile, constituye un hito trascendental de nuestra historia, ya que sintetiza de manera notable el espíritu de José Miguel Carrera, quien, desde el primer instante, impulsa la idea de consegu ...
+VER MÁS
#Cultura

José Miguel Carrera y la Aurora de Chile

Que no exista un órgano responsable de la revisión del estudio de riesgo por amenaza de incendio no puede servir como excusa para no hacerlo porque eso implica una "interpretación" que deja sin aplicaci? ...
+VER MÁS
#Ciudad

Incendios: Las intrucciones del Minvu son desobedecidas

El crecimiento del gasto militar, en un mundo en creciente conflicto, es un riesgo que nuestros países y las organizaciones internacionales no pueden aceptar (..) explicarlo diciendo que ello se requiere p ...
+VER MÁS
#Política

Preparados para la guerra

Que los acontecimientos de las últimas semanas, hagan reflexionar a la oposición conservadora, la reconstrucción del sector afectado por los incendios, dar curso a la reforma de pensiones, de salud y al ...
+VER MÁS
#Sociedad

La patria está mirando

Popular

El bloqueo permanente y sistemático a los proyectos de ley que el Ejecutivo envía al Congreso, la pelea chica y el sinsentido para el resto del país (...) acumula más problemas y contradicciones que el ...
+VER MÁS
#Política

Apuntes para un mejor país

Se da el absurdo que a pesar de mostrar evidencias irrefutables de lo erróneas que son las creencias conspirativas, se tiene exactamente el efecto contrario, es decir, quienes creen en ellas reafirmaran su ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Incendios forestales y negacionistas climáticos

1 Pues, ¿hemos requerido de un Heidegger para esta constatación: “se cae en la cuenta de que Aristóteles habla hoy, de que la propia conceptualidad actual está imbuida de jerga aristotéli ...
+VER MÁS
#Cultura

Modos "difíciles” del filosofar: artificio y simplicidad. Más Aristóteles

Esto es lo que vale la pena recordar, el hombre no fue un santo, al igual que la mayoría de nosotros. Pero no tenía que serlo, tenía que servir al pueblo de Chile, según su mejor saber, de acuerdo a su ...
+VER MÁS
#Política

Chile despide a Piñera