#Sociedad

Hasta que golpea la naturaleza: Inundaciones en zona centro-sur

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Antes de dormirme como a las 02.00 am,pude sentir como empezaba a llover. Recordé los reportes del tiempo que advertían desde hace más de una semana que el lunes 29 de junio llovería, y aunque tenía que salir ese día no me afectó. Tengo un jardín donde trato que crezcan diversas plantas, por lo que las precipitaciones siempre son bienvenidas.

Además, debido a la pandemia y sus devastadores efectos en el país, no se pueden negar los efectos positivos que dejan las lluvias, limpiando el ambiente con el ozono que se filtra. Un aire más limpio puede ser un aliado a favor frente a un virus que precisamente ataca las vías y el sistema respiratorio.


Es irónico como nuestro país se ha preparado en diversos ámbitos (infraestructura, ingeniería, comportamiento, entre otros) para aguantar los movimientos telúricos, pero no lo ha hecho para enfrentar las consecuencias de una pluviosidad pronunciada

No obstante, las lluvias tienen un lado catastrófico entre la población más vulnerable. Cuando regresé de mi trámite pude notar como mi cocina estaba húmeda debido a una pequeña fisura. Una rápida limpieza hizo que el asunto no pasará a mayores. No obstante, mientras trapeaba el piso pensaba en los cientos de afectados que esta lluvia podía dejar. No sólo a aquellos que se les iba a infiltrar el agua a la casa por falta de techo o por construcciones precarias, sino de la gente que tenía riesgo de caer bajo la inundación, dónde un curso hídrico cercano o la saturación de las alcantarillas iban a complicar las cosas. La falta o el corte de servicios básicos tampoco podía dejarse a un lado. En zonas no urbanas, no podía olvidar los peligros del barro y los posibles deslizamientos de tierra. Tampoco, podían dejarse fuera a los que perderían su fuente de trabajo, en tiempos dónde la cesantia, se suma al hambre, la incertidumbre y la plaga.

Viendo las noticias,  los problemas en diversas comunas del país aumentaban, desde autos atrapados, hasta gente que lo perdía todo. Talca, El Bosque, Valparaíso, Estación Central,  Puchuncaví, Maipú, San Bernardo, Talca, Lonquén, Melipilla, La Florida y mínimo unas 40 localidades más. Unos culpaban a las autoridades, otros al clima, otros a sus vecinos que tiraban basura y otros a la lentitud de los funcionarios municipales. Las opiniones de ciudadanos que debían enfrentar las calles inundadas tampoco eran diferentes. La respuesta más común es que era “algo que siempre pasaba” y “que no se hacía nada”.

Y aquí es donde las opiniones de dividen claro. Si bien la gente no es la culpable en lo más mínimo por dónde y cómo vive, no puede esconderse cierto dejo de responsabilidad entre las comunidades a nivel grupal, que se manifiestan precisamente en este tipo de situaciones. No es desconocido el carácter y la personalidad del chileno, dónde prevalece la manía de dejarlo “todo a última hora”. Incluso, dejando de lado, a aquellos que deben salir para trabajar o por situaciones especiales, el sentido de irresponsabilidad de los compatriotas pueden observarse en el aumento de los contagios en el último mes.

Los daños de las precipitaciones no pueden ser determinadas por exactitud por los expertos. Pero los daños de estás tienen una consecuencia palpable en la población, en especial cuando sus efectos se han manifestado antes. En una población de Puchuncaví, la nieta de una pareja de ancianos afectados por el anegamiento de su vivienda comentó que era una situación latente, que se repetía constantemente.

Cómo puede ignorarse una situación peligrosa, de la que se ha tenido conocimiento que ha sucedido antes? Y el problema es que precisamente, ocurre. La culpa de ciertas autoridades gubernamentales es obvia, aunque no es total, ni mucho menos. También es una responsabilidad que recae en los ciudadanos  afectados como comunidad, dónde los chilenos en general esperan que la situación se les vaya de las manos para actuar.

Hay desastres naturales que son totalmente impredecibles como los terremotos, que nuestra geografía e historia los conoce de sobra. Pero las inundaciones pluviales, son un peligro que está advertido desde hace rato. Es irónico como nuestro país se ha preparado en diversos ámbitos (infraestructura, ingeniería, comportamiento, entre otros) para aguantar los movimientos telúricos, pero no lo ha hecho para enfrentar las consecuencias de una pluviosidad pronunciada, en conjunto con el caos que trae (desprendimientos, enfermedades, pobreza, letalidad, contaminación, corte de servicios, y en menor medida, daños materiales).

Queda sobrevivir a la tragedia y actuar para el futuro. Es pretencioso en extremo pensar que uno puede detener un golpe de la naturaleza con éxito. Pero los aprendizajes deben emplearse. La comunidad debe unirse para dialogar, proponer y exigir soluciones a las autoridades políticas y sociales pertinentes. Y es aquí donde indico directamente a los ediles y concejales como una de las posibles soluciones. En caso que está falle queda tomar conciencia de elegir a políticos competentes (algo en lo que todavía se trabaja). Y lo más importante: efectuar un cambio en percibir en cómo los desastres naturales dejan un aprendizaje del que pueden salir dinámicas políticas y culturales diferentes a la hora de estrechar lazos comunitarios que desafían al centralismo, el neoliberalismo y la individualidad en el establecimiento de diferentes alianzas.

TAGS: #Infraestructura #Lluvia Inundaciones

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#Coronavirus

VER TODO
Todavía tenemos el tiempo a nuestro a favor. Tan sólo en 20 minutos podría cambiar todo. Ver esa luz que sale por los cerros nevados de cualquier lado de este desierto que nos separa  en busca del amor ...
+VER MÁS
#Cultura

Todo marca solo 20 minutos

Así que como en 1988 con la promesa inspiradora y ambigua de “la alegría”, hoy el arcoíris del apruebo si gana debe rápidamente empezar a administrar las expectativas de las personas y darles cauce
+VER MÁS
#Política

Apruebolandia: ¿La alegría ya viene?

Podemos afirmar que los grandes damnificados, por el retiro de estos fondos de las AFP, son los bancos y casas comerciales, ya que las personas incurrirán en gastos sin necesidad de endeudarse
+VER MÁS
#Economía

Quién ganó y quién perdió con el retiro del 10% de las AFP

Chile, ya intentó una política de “mano dura” ante este escenario, que, a la vista de los resultados pasados y proyecciones futuras, está condenada al fracaso
+VER MÁS
#Política

La ´mano dura`en La Araucanía y la crónica de un fracaso anunciado

Nuevos

Todavía tenemos el tiempo a nuestro a favor. Tan sólo en 20 minutos podría cambiar todo. Ver esa luz que sale por los cerros nevados de cualquier lado de este desierto que nos separa  en busca del amor ...
+VER MÁS
#Cultura

Todo marca solo 20 minutos

Así que como en 1988 con la promesa inspiradora y ambigua de “la alegría”, hoy el arcoíris del apruebo si gana debe rápidamente empezar a administrar las expectativas de las personas y darles cauce
+VER MÁS
#Política

Apruebolandia: ¿La alegría ya viene?

Podemos afirmar que los grandes damnificados, por el retiro de estos fondos de las AFP, son los bancos y casas comerciales, ya que las personas incurrirán en gastos sin necesidad de endeudarse
+VER MÁS
#Economía

Quién ganó y quién perdió con el retiro del 10% de las AFP

Chile, ya intentó una política de “mano dura” ante este escenario, que, a la vista de los resultados pasados y proyecciones futuras, está condenada al fracaso
+VER MÁS
#Política

La ´mano dura`en La Araucanía y la crónica de un fracaso anunciado

Popular

El problema surge, como se advertirá, cuando la sociedad a la cual pretende imponerse un ordenamiento es de naturaleza multicultural y no todas las culturas han participado en la creación de las normas.
+VER MÁS
#Justicia

El Estado de Derecho como dominación cultural: nuevas estrategias para la Araucanía y los Pueblos Originarios

Para cumplir con el deber internacional de sanción, no basta la condena de los responsables. Se exige, además, que la pena sea proporcional a la gravedad de los hechos y que su cumplimiento sea efectivo
+VER MÁS
#Justicia

¿Indultos humanitarios? Un retroceso inaceptable en la lucha contra la impunidad

El miedo es el virus más grave que puede afectar a los seres humanos. Hace que entremos en pánico y tomemos actitudes irracionales como discriminar a los demás, desarrollar una ansiedad grave y en alguno ...
+VER MÁS
#Educación

El miedo a volver a las escuelas

Pensar que el criminal, mientras comete el delito, está realizando un balance mental acerca de “cuánto será la pena”, consiste en un razonamiento economicista del delito que únicamente se tiene en c ...
+VER MÁS
#Política

Populismo punitivo Versus Política criminal