#Sociedad

Hasta que golpea la naturaleza: Inundaciones en zona centro-sur

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Antes de dormirme como a las 02.00 am,pude sentir como empezaba a llover. Recordé los reportes del tiempo que advertían desde hace más de una semana que el lunes 29 de junio llovería, y aunque tenía que salir ese día no me afectó. Tengo un jardín donde trato que crezcan diversas plantas, por lo que las precipitaciones siempre son bienvenidas.

Además, debido a la pandemia y sus devastadores efectos en el país, no se pueden negar los efectos positivos que dejan las lluvias, limpiando el ambiente con el ozono que se filtra. Un aire más limpio puede ser un aliado a favor frente a un virus que precisamente ataca las vías y el sistema respiratorio.


Es irónico como nuestro país se ha preparado en diversos ámbitos (infraestructura, ingeniería, comportamiento, entre otros) para aguantar los movimientos telúricos, pero no lo ha hecho para enfrentar las consecuencias de una pluviosidad pronunciada

No obstante, las lluvias tienen un lado catastrófico entre la población más vulnerable. Cuando regresé de mi trámite pude notar como mi cocina estaba húmeda debido a una pequeña fisura. Una rápida limpieza hizo que el asunto no pasará a mayores. No obstante, mientras trapeaba el piso pensaba en los cientos de afectados que esta lluvia podía dejar. No sólo a aquellos que se les iba a infiltrar el agua a la casa por falta de techo o por construcciones precarias, sino de la gente que tenía riesgo de caer bajo la inundación, dónde un curso hídrico cercano o la saturación de las alcantarillas iban a complicar las cosas. La falta o el corte de servicios básicos tampoco podía dejarse a un lado. En zonas no urbanas, no podía olvidar los peligros del barro y los posibles deslizamientos de tierra. Tampoco, podían dejarse fuera a los que perderían su fuente de trabajo, en tiempos dónde la cesantia, se suma al hambre, la incertidumbre y la plaga.

Viendo las noticias,  los problemas en diversas comunas del país aumentaban, desde autos atrapados, hasta gente que lo perdía todo. Talca, El Bosque, Valparaíso, Estación Central,  Puchuncaví, Maipú, San Bernardo, Talca, Lonquén, Melipilla, La Florida y mínimo unas 40 localidades más. Unos culpaban a las autoridades, otros al clima, otros a sus vecinos que tiraban basura y otros a la lentitud de los funcionarios municipales. Las opiniones de ciudadanos que debían enfrentar las calles inundadas tampoco eran diferentes. La respuesta más común es que era «algo que siempre pasaba» y «que no se hacía nada».

Y aquí es donde las opiniones de dividen claro. Si bien la gente no es la culpable en lo más mínimo por dónde y cómo vive, no puede esconderse cierto dejo de responsabilidad entre las comunidades a nivel grupal, que se manifiestan precisamente en este tipo de situaciones. No es desconocido el carácter y la personalidad del chileno, dónde prevalece la manía de dejarlo «todo a última hora». Incluso, dejando de lado, a aquellos que deben salir para trabajar o por situaciones especiales, el sentido de irresponsabilidad de los compatriotas pueden observarse en el aumento de los contagios en el último mes.

Los daños de las precipitaciones no pueden ser determinadas por exactitud por los expertos. Pero los daños de estás tienen una consecuencia palpable en la población, en especial cuando sus efectos se han manifestado antes. En una población de Puchuncaví, la nieta de una pareja de ancianos afectados por el anegamiento de su vivienda comentó que era una situación latente, que se repetía constantemente.

Cómo puede ignorarse una situación peligrosa, de la que se ha tenido conocimiento que ha sucedido antes? Y el problema es que precisamente, ocurre. La culpa de ciertas autoridades gubernamentales es obvia, aunque no es total, ni mucho menos. También es una responsabilidad que recae en los ciudadanos  afectados como comunidad, dónde los chilenos en general esperan que la situación se les vaya de las manos para actuar.

Hay desastres naturales que son totalmente impredecibles como los terremotos, que nuestra geografía e historia los conoce de sobra. Pero las inundaciones pluviales, son un peligro que está advertido desde hace rato. Es irónico como nuestro país se ha preparado en diversos ámbitos (infraestructura, ingeniería, comportamiento, entre otros) para aguantar los movimientos telúricos, pero no lo ha hecho para enfrentar las consecuencias de una pluviosidad pronunciada, en conjunto con el caos que trae (desprendimientos, enfermedades, pobreza, letalidad, contaminación, corte de servicios, y en menor medida, daños materiales).

Queda sobrevivir a la tragedia y actuar para el futuro. Es pretencioso en extremo pensar que uno puede detener un golpe de la naturaleza con éxito. Pero los aprendizajes deben emplearse. La comunidad debe unirse para dialogar, proponer y exigir soluciones a las autoridades políticas y sociales pertinentes. Y es aquí donde indico directamente a los ediles y concejales como una de las posibles soluciones. En caso que está falle queda tomar conciencia de elegir a políticos competentes (algo en lo que todavía se trabaja). Y lo más importante: efectuar un cambio en percibir en cómo los desastres naturales dejan un aprendizaje del que pueden salir dinámicas políticas y culturales diferentes a la hora de estrechar lazos comunitarios que desafían al centralismo, el neoliberalismo y la individualidad en el establecimiento de diferentes alianzas.

TAGS: #Infraestructura #Lluvia Inundaciones

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
Es de esperar que todas las fuerzas políticas, se sumen a este llamado a dejar las trincheras, la patria justa y buena, no es sólo para blancos, amarillos o rojos, es aquella que nos contiene a todos sin ...
+VER MÁS
#Política

Dejar las trincheras

Es de esperar que todas las fuerzas políticas, se sumen a este llamado a dejar las trincheras, la patria justa y buena, no es sólo para blancos, amarillos o rojos, es aquella que nos contiene a todos sin distinción

Se colige la urgencia de acuerdos asertivos para canalizar las demandas ciudadanas desde sus territorios, apurando el tranco por una Nueva Constitución
+VER MÁS
#Política

La responsabilidad de los partidos v/s ¿particularismos políticos?

Se colige la urgencia de acuerdos asertivos para canalizar las demandas ciudadanas desde sus territorios, apurando el tranco por una Nueva Constitución

¿Qué priorizamos? ¿Constitución o gobernabilidad? Si no se puede lo menos ¿se podrá lo más? Los ciudadanos miran atónitos la degradación de la política, la descontrolada expansión de la delincuen ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

¿Qué priorizamos: Constitución o gobernabilidad?

¿Qué priorizamos? ¿Constitución o gobernabilidad? Si no se puede lo menos ¿se podrá lo más? Los ciudadanos miran atónitos la degradación de la política, la descontrolada expansión de la delincuencia, la violencia y el narcotráfico. Pero, la ciudadanía chilena debe asumir su responsabilidad en este descalabro

Se observa una tendencia a mantener una inercia del proceso que desgaste los ánimos en perseverar en acordar un tercer procedimiento para cambiar la Constitución de 1980
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no hay acuerdo en el proceso constituyente?

Se observa una tendencia a mantener una inercia del proceso que desgaste los ánimos en perseverar en acordar un tercer procedimiento para cambiar la Constitución de 1980

Nuevos

Para Arendt, Eichmann no era el «monstruo», los actos no eran disculpables, pero estos actos no fueron realizados porque estuviese dotado de una inmensa capacidad para la crueldad, sino por ser un burócr ...
+VER MÁS
#Justicia

Osvaldo Romo Mena: la banalidad del pasado en el presente

Se dice de Oyarzún que fue tan ingenuo como filósofo. Tan niño como angustiado. Tan poeta como burócrata
+VER MÁS
#Cultura

Poesía y filosofía en un olvidado Luis Oyarzún

Es de esperar que todas las fuerzas políticas, se sumen a este llamado a dejar las trincheras, la patria justa y buena, no es sólo para blancos, amarillos o rojos, es aquella que nos contiene a todos sin ...
+VER MÁS
#Política

Dejar las trincheras

La superficialidad de este nuevo marco de valores está claramente definida porque ninguno de sus principios responde a una necesidad real, a un análisis profundo de sus razones ni a una tendencia generali ...
+VER MÁS
#Cultura

La burbuja cultural

Popular

La industria petrolera actuó a modo del dios Apolo y maldijo al igual que a Casandra a científicos e investigadores ambientalistas, ellos tendrán la capacidad de predecir el futuro, pero nadie les va a creer
+VER MÁS
#Medio Ambiente

El Síndrome de Casandra y la Emergencia Climática

Los impuestos son la fuente más importante de ingresos del Estado y le permiten potenciar la economía, reducir la desigualdad y lograr justicia social.
+VER MÁS
#Economía

Datos importantes a tener en cuenta antes de una Reforma Tributaria

No solo me dispararon y me afectaron a mí. El daño también fue para toda mi familia
+VER MÁS
#Justicia

¿El estallido social quedó atrás? Para las víctimas claramente no

Con la predictibilidad lo propio de lo humano, la creatividad, el asombro, la resiliencia, se dañan o atrofian, o son subyugadas al autodeterminismo de  las profecías autocumplidas
+VER MÁS
#Educación

El exceso de predictibilidad está 'matando' a nuestros estudiantes