#Sociedad

“¿Cuándo dejamos de soñar?”, una pregunta sin vigencia

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

En días de pragmatismo, de dura realidad, de aburrida cotidianeidad, esta frase, como parte del guión de un filme de tercera, suena a tontera, a estupidez humana ante las necesidades básicas -y de las otras- insatisfechas.

Hace mucho tiempo robé este pensamiento a un anónimo crítico literario: “Un clásico (un libro, una canción, una pintura) es como esos vampiros que en la noche de nuestra existencia se alimentan de las llagas siempre abiertas de la humanidad”.

Hace cinco años escribí una columna.  En ella aludía a ese sentido de pragmatismo general que en momentos abruma a muchos individuos de una sociedad.  Tal ocurre cuando demasiados dejan de soñar.  Cuando las mayorías guardan sus ideales en algún cajón perdido de su historia personal.

Hoy quiero compartirla una vez más.  Porque aunque para mí es ejemplo de mis propios clásicos (artículos a los cuales tengo especial aprecio), siento que está perdiendo vigencia.  Gracias a los estudiantes movilizados, a los líderes de regiones, a los hermanos mapuche, a una ciudadanía que no quiere más abusos ni que destruyan los territorios donde vive, soñar ya no es una palabra ingenua.  Hoy ha sido recuperado su valor.

La columna fue publicada originalmente en El Divisadero el 21 de abril de 2008. Hela aquí.  Su título, “¿Cuándo dejamos de soñar?”.

***
Un segundo. Un momento.  Un instante.

Sólo eso basta para entender lo que no aparece a primera vista.  Para ver, en el terreno más yermo, la flor más hermosa. En el diálogo más insulso, la frase promisoria.

“Si sólo sueñas cuando duermes, algún día despertarás y verás que nada tienes.  Soñar despierto es lo que hará que en el diario vivir siempre poseas un motivo por el cual seguir adelante”.

En días de pragmatismo, de dura realidad, de aburrida cotidianeidad, esta frase, como parte del guión de un filme de tercera, suena a tontera, a estupidez humana ante las necesidades básicas -y de las otras- insatisfechas.

Así, cada día es fácil encontrar un ejército de realistas, que al igual que el Ejército Realista de nuestra Independencia es conservador y mira con sospecha todo lo que apunte a que de verdad podemos hacer las cosas de otra forma.  Que de verdad podemos cambiar el mundo.

¿Cuándo dejamos de soñar, cuándo dejamos de sentir que lo difícil es alcanzable, cuándo comenzamos a creer que lo grande es imposible?

Algo que nos diferencia de los animales (en realidad, de los otros animales) es la posibilidad de abstraernos del aquí y el ahora para moldear los aquís y ahoras futuros.  La capacidad de construir la sociedad de la posteridad.

Pero algo pasó, algún diablo metió la cola para que en muchas esquinas, demasiados hogares, los padres entreguen a sus hijos dosis de pragmatismo cuyo resultado último es ir cercenando los ideales, los horizontes de quienes serán nuestro recambio generacional.

“No te metas en problemas ni en lo que no te afecta”, “no hagas el ridículo por defender leseras”, “nada podemos hacer ante el sistema” son frases recurrentes que, paradójicamente, sí van creando realidad, primero en la mente de quien las escucha, dando paso aque la persona así configurada, cual computador con alma, incube una actitud que luego transforma en acción.  Y esta acción, en hechos.

Siempre he creído que la realidad es un proceso dinámico, con un convencido que convence a otro, y éste a un tercero, y así hasta que los convencidos son más que los que no lo están.  Así de simple.

Y más allá del ojo receloso, del atisbo desconfiado, de las palabras que sólo buscan mantener el status quo, seguirán existiendo, como siempre, quienes intentarán ir contra la corriente acomodaticia, negándose a aceptar la verdad revelada por los oráculos del deber ser, bregando por convertir sus sueños en realidad.

Así lo ha hecho el hombre desde que miró las inalcanzables estrellas.  Así se hizo en Francia para institucionalizar la igualdad, la fraternidad y la libertad, así se hizo en Estados Unidos para terminar con la esclavitud y la segregación racial, así lo hicimos en Chile hace ya dos décadas atrás.

Todo por un ideal.

¿Cuándo dejamos de soñar?

———-

Imagen

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Popular

Soy una de los miles de personas a las que el gobierno de Estados Unidos separó de sus seres queridos y posteriormente dejó olvidadas, y a las que los tribunales no han reunido con sus hijos
+VER MÁS
#Internacional

Hace un año, Estados Unidos me robó a mi hijo de siete años. Lo quiero de regreso

Hoy el 57% de los emprendedores chilenos tiene entre 25 y 34 años, según un reciente estudio de Corfo que abordó el período 2001-2016.
+VER MÁS
#Economía

El nuevo perfil del emprendedor chileno

Este asunto es mucho más oscuro. Esta es la historia de un hombre que era famoso, multimillonario, pedófilo, y de la gente que buscó sacar provecho de todo eso.
+VER MÁS
#Justicia

¿Por qué trabajar si puedes demandar a Michael Jackson?

Utilizan de sesgo, la inoperancia y corrupción de la izquierda, pero en sus filas y acciones caen también en lo mismo.
+VER MÁS
#Política

Y la derecha fue...

Popular

¿Qué van a hacer si hay una fuga masiva de cliente? La independencia energética es el verdadero camino al desarrollo, portarnos a paneles solares es la mejor opción.
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Chao medidor inteligente, bienvenidos paneles solares

Es de culto el manejo o manipulación emocional de los medios, pero nunca se preguntan por las causas que indujeron a esa persona a tomar esa dramática decisión, su contexto sico-económico-social
+VER MÁS
#Ciudadanía

Chile, sociedad del desdén: Estrés, depresión y suicidio

La rebelión por el clima contagió a nuestros estudiantes y en ciudades como Valdivia, Temuco, Santiago, Talca, Arica, Rancagua, Osorno y Valparaíso, desde hace algunos viernes, aparecen pequeños grupos ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Para qué estudiar, por un futuro que no va a existir #FridayForFuture

Las editoriales fijan precios en promedio 29 veces más, llegando a más de 40 veces en algunos casos, en el mercado privado que en el estatal, donde normalmente se cancela el texto unidad en $800 a $1,600. ...
+VER MÁS
#Educación

El Texto Escolar será digital y abierto