#Política

Vivir para contarla (con permiso)

3 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

Ella es madre. Afortunadamente pudo serlo, porque quiso serlo. A pesar de las violaciones. A pesar de los golpes, la violencia. A pesar de la injusticia y el hambre. Eligió ser madre. Pero tarde y vieja, no cuando la habían violado y tenía tanto miedo de abortar que lo escondió hasta que casi ya no era posible. Lo hizo sola y se desmayó de dolor. Por suerte, vivió para contarlo. Pero no en ese momento en que cualquiera le habría dicho que fue su culpa. ¿A quién decirle? ¿A carabineros para que mil ojos examinen? ¿Para contar un relato incontables veces y ojos desconfiados miren con desdén?


Al final, la responsabilidad cae sobre nuestros hombros, como si un hijo se concibiera solo y nos quedamos con las culpas de nuestras decisiones, porque las culpas… las culpas son todas nuestras. Y si lo son, que también puedan serlo los derechos.

 Porque mujer y pobre. algo debe querer. No basta con el sufrimiento propio, la sociedad condena y el embarazo de una violación mata, no a todo tal vez, pero al menos a una buena parte del ser persona. Pero logró vivir. De buena o mala manera. A veces llora. No por el hijo que no fue. Llora por la injusticia de haber nacido mujer.

Una pareja que maltrata es invisibilizada, las relaciones sexuales forzadas en ese contexto se callan, no se dicen, no se hablan. Los golpes pueden ir y venir, ser físicos o psicológicos. Y el amigo de la familia que se aprovecha de las confianzas. Y el padre que golpea y la madre que calla. Y lo repetimos como un círculo que mantiene las estructuras. De pobreza, de machismo, de miedo.

Su cuñado la violó. Escondió todo lo que pudo su embarazo. Tuvo su parto. No quiso ver a su recién nacido después.  Lo dará en adopción. No sabemos cuál será su destino, pero las probabilidades dicen que estará sólo y abandonado por suficiente tiempo para dejarle secuelas en su eventual vida adulta. Mientras ella fue torturada por un sistema que la obligaba a hacerse cargo de esa maternidad no consentida, no querida, con respuestas esperadas y responsabilidades no compartidas. Fue forzada a arrastrarse porque sí, porque una ley lo dice, porque es pobre y no tenía a quién acudir, porque estaba asustada, porque tenía culpa.

Se prostituye en la esquina para conseguir pasta base. Se embarazó, lo fue a botar un día en medio de sangre y fiebre.  Con dolor y angustia, en medio de la crisis, una línea de humanidad la obligaba a llorar. Sola y abandonada. Sin derechos. Sin dignidad. Sin vida.

Hoy no se celebra, simplemente se respira un poco de alivio para avanzar hacia un mínimo de legalidad que permita en tres causales abortar bajo ciertas condiciones. Falta mucho aún y probablemente los grupos que, bajo la excusa de una cruz insisten en que criemos lo que sea como sea, sin tener el más mínimo interés en asegurar derechos de nada –ni educación ni salud ni vivienda ni agua- van a seguir insistiendo, agotando los límites de la legalidad y lo racional. Por una vida que ni respetan ni honran.

A pesar de eso, en todas esas circunstancias podemos escoger ser madres o no. Pero es el derecho a elegir lo que está en discusión. Un aborto no es una vía fácil, la maternidad tampoco.

Al final, la responsabilidad cae sobre nuestros hombros, como si un hijo se concibiera solo y nos quedamos con las culpas de nuestras decisiones, porque las culpas… las culpas son todas nuestras. Y si lo son, que también puedan serlo los derechos.

TAGS: #DespenalizaciónAborto tres causales Violación

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

18 de marzo

Se agradecen estos espacios
Se agradece el hecho de compartir historias y vivencias. Crudo pero cierto

Paula

20 de marzo

Gracias por tu columna. Fiel reflejo de una realidad desgarradora

CARLA GALLO

22 de marzo

Qué bien contado!.. Refleja la dura realidad de muchas mujeres.
Saludos Libe!

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La configuración del Estado de derecho que debiese primar en un país democrático como el nuestro, exige el respeto y cumplimiento de las normativas que regulan su quehacer
+VER MÁS
#Sociedad

Carta de la Universidad de Chile y el Estado de Derecho

Se desobedece por ausencia de temor, las atribuciones del carabinero, el padre, el marido, el sacerdote o el Estado en cuando al poder de castigar, incluso con violencia, hacían gran parte de la obediencia ...
+VER MÁS
#Política

Crisis de autoridad en Chile

La libertad educativa es uno de los principios más fundamentales para generar una educación pública pluralista, diversa y justa.
+VER MÁS
#Educación

En defensa de la libertad educativa

En el debate sobre la ley 21.015 que incentiva la inclusión laboral de personas con discapacidad, ¿qué protagonismo tienen para las empresas los derechos de los nuevos trabajadores?
+VER MÁS
#Trabajo

Comunicación para la inclusión

Popular

Si debatimos para ganar, terminaremos creyendo que existe una única respuesta correcta y sería la nuestra y cualquier otra está equivocada.
+VER MÁS
#Sociedad

¿Discutimos para ganar o para aprender?

La recuperación de la ciudad no pasa solo por invertir dineros públicos, para revertir los efectos de la desigualdad territorial es necesario volver a conocernos, para valorarnos desde el encuentro, no de ...
+VER MÁS
#Ciudad

Santiago desigual

Casi la mitad de la población chilena en exterior, formada por los hijos de los chilenos nacidos fuera de la patria, no pudieron participar en el proceso eleccionario por no cumplir con la exigencia establ ...
+VER MÁS
#Política

Limitación grave al derecho a voto de los chilenos nacidos en el extranjero

El impacto que las tecnociencias producen en la sociedad, no solo cambia la vida de las personas, sino que impone modelos y relaciones de vida nuevos, y no siempre mejores
+VER MÁS
#Política

¿Qué hacer frente al transhumanismo?