#Política

Una opción regionalista

4 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Hoy, con un electorado consolidado a nivel nacional que da cuenta en cuatro años al 7.6% de la población nacional, superando a partidos centenarios como el Partido Comunista y los amigos radicales, se hace absolutamente necesario abrazar un proyecto de país diverso y con los principios regionalistas, para plasmarlo en una alternativa presidencial propia viable y abierta.

Está consignado a través de la historia que las regiones y provincias chilenas han sufrido un constante deterioro, tanto de población como de capacidades productivas, inversión e identidad, únicamente  resistido por el empuje y tesón de sus propios habitantes, que luchan por mantener tradiciones y formas de vida que en otro lugar del país simplemente se desconocen.

Desde la adopción en Chile de un modelo de desarrollo económico principalmente mercantilista, todo quedó en manos de la oferta y la demanda, asumiendo el Estado un rol meramente regulador sin ser capaz de preservar un equilibrio social y armónico con los más de 4000 km de largo que ostenta nuestro país. Las consecuencias de aquello la sufren las regiones, donde el polo de desarrollo son los sectores más poblados y partir de aquello se consolida la concentración de mercado, trabajo y oportunidades, quedando como única opción la migración a éstos.

Por décadas esta situación pareció no importarle a la sociedad; se reflejó así por años en la clase política y en nuestra arquitectura institucional, donde partidos políticos y estructura del Estado no han dado cuenta de la diversidad territorial ni de la necesidad de preservar identidades y formas de vida de un Chile absolutamente heterogéneo y  rico. Hace cuatro años nace el Partido Regionalista de los Independientes (PRI), único conglomerado político, formado luego de una serie de intentos nobles y aislados, que en su concepción y principios rectores pone como eje del desarrollo nacional a las regiones y su gente, rescatando toda la diversidad y riqueza de su territorio para propugnar un proyecto de desarrollo cultural y socioeconómico con y desde la regiones, preservando los modos y desarrollos locales para concluir en un proyecto nacional y popular que recoja el sentimiento tanto del pampino como del patagón.

Hoy, con un electorado consolidado a nivel nacional que da cuenta en cuatro años al 7.6% de la población nacional, superando a partidos centenarios como el Partido Comunista y los amigos radicales, se hace absolutamente necesario abrazar un proyecto de país diverso y con los principios regionalistas, para plasmarlo en una alternativa presidencial propia viable y abierta que nos permita mostrar a cada chilena y chileno la alternativa de futuro para esta nueva etapa que vive Chile. Un país que crece pero que carece de identidad, un país que se moderniza pero solo en la capital, un país que atrae pero es desigual; son todos desafíos que para la actual clase política ha quedado grande y por sobre todo no gozan de la legitimidad necesaria para conducir hoy por hoy los destinos de Chile.

A los regionalistas por convicción, los regionalistas conversos y todo aquel que ame su territorio y desee vivir en una comunidad nacional que refleje nuestra diversidad, los invito a exigir y abrazar una apuesta presidencial independiente que refleje la continuidad de lo bien obrado, pero destacando por sobre todo el futuro del país con el desarrollo armónico que las nuevas generaciones nos demandan.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quedan 1500 carácteres.
Ordenar comentarios por:

09 de noviembre

La demanda regionalista es cada vez mas clara y legitima. En Chile se dice que se ha avanzado en cuanto a descentralizacion, pero en realidad lo hecho corresponde solamente a lo que el resto del mundo denomina como desconcentracion administrativa.

Una verdadera descentralizacion territorial implicaria tres pilares: 1. eleccion de todas las autoridades regionales, 2. traspaso de autoridad efectiva sobre secretarias ministeriales incluyendo nombramiento de seremis y 3. autonomia presupuestaria, con mas recursos y margen de definicion local de ciertos tributos.

Todo esto requiere reformas a la constitucion y como vimos hace un par de dias con el rechazo en bloque de la UDI a la ley de eleccion de CORES, son cambios que pueden aplazarse indefinidamente en el actual sistema politico. Junto a otros igualmente necesarios en educacion, salud, reforma tributaria y medio ambiente.

En otras palabras, la respuesta a las necesidades regionales pasa por sumar fuerzas para una Nueva Constitucion. Este proyecto es cada vez mas transversal y no depende de la posicion politica, sino de tener la voluntad sincera de avanzar como pais.

Cual es la posicion del PRI? Si o no a una Nueva Constitucion?

Rodrigo Guerra

10 de noviembre

Lo de Matias Garreton me parece el tipico planteamiento pop y azucarado de los nuevos «progres» … Antes de cualquier cosa, plantear un cambio ala constitucion, asi como asi.. sin decir que ley hay que cambiar. La pregunta de Garreton cae en una mediocridad unica. Porque mejor no planteamos un cambio a la ley 18603 (ley de partidos politicos).. quizas porque no le conviene a la concertacion? quizas porque no le comviene al PS?.

Creo que mas que plantear medidas mediaticas y televisivas, hay que plantear medidas serias. Por eso la columna de Elson cobra extremada importancia.

No habra llegado la hora no solo de cuestionar a la derecha y su mundo, sino a la izquierda y sus falsas promesas azucaradas (como por ejemplo la propeusta televisiva de cambio de constitucion) ?

No habra llegado la hora de hacer un Tercer Referente distante de la izquierda y derecha?

Saludos

Damián Miranda

11 de noviembre

A mi me duele que Santiago sea Chile. Pero de todas formas creo que es una tarea importante que la gente se de cuenta de que no es culpa de Santiago ni de los Santiaguinos. Últimamente la discusión se vuelca únicamente a eso cuando hay que tener claro que es culpa del sistema en el que nos encontramos institucionalizados. Y lo que normalmente entra en conflicto es cómo eliminar el centralismo en Chile que viene gestandose desde el gobierno de Portales (!). Para eliminar este centralismo todos los factores que se puedan imaginar son incluibles, desde la función que ejercen los medios, el rol que adquieren las municipalidades y cargos políticos como concejales, intendentes, etc. Hasta la constitución y las políticas públicas que implementa el Estado como el FNDR (Fondo Nacional de Desarrollo Regional) que a mi parecer es por donde podrían empezar a hacerse cambios. Partiendo de la base de que es a través de este fondo que proyectos de desarrollo para cada región pueden surgir y otorgar oportunidades y herramientas para el desarrollo cultural, intelectual, físico, etc. (cuya importancia está desvalorizada) Postulan al financiamiento de proyectos desde la Municipalidad, un Gimnasio, una Sociedad Anónima, una Junta de Vecinos, un Colegio hasta una agrupación cultural. Obviamente que así será dificil implementar medidas de desarrollo regional si todas las instituciones mencionadas anteriormente son necesarias para efectivamente generar un desarrollo y estos fondos son otorgados a solamente una de todas estas instituciones y no dan garantías, lo que genera que el supuesto «desarrollo regional» sea esporádico. Afrmandome de que cada región sostiene necesidades y costumbres diversas, es por ahí donde se deberían iniciar los cambios.

12 de noviembre

Estimado Amigos: Lo que menos puedo hacer es sucribir sus planteamientos… Claramente nuestra cultura de centralismo, nos tiene ahogados..Por lo mismo veo que a traves del unico partido politico que tiene entre su genesis el Regionalismo,este pueda convertirse en el motor de arranque para llevar definitvamente a la agenda publica nuestro gran problema de desigualdad regional.
Por lo menos esta nueva generacion Regionalista se la jugará por el todo en aquello.
Saludos.

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
Para la ciudadanía la rotonda sin salidas es como vivir el castigo de Sísifo, destinados a llevar una pesada roca política a la cima de la montaña, solo para verla rodar montaña abajo y volver a repeti ...
+VER MÁS
#Política

De vuelta a la rotonda política

Para la ciudadanía la rotonda sin salidas es como vivir el castigo de Sísifo, destinados a llevar una pesada roca política a la cima de la montaña, solo para verla rodar montaña abajo y volver a repetir el ciclo interminable de esfuerzo y fracaso

Que existe agotamiento en múltiples sectores, difícil es de negar. Y eso incide en la viabilidad política actual. Pero eso no significa que el dilema constitucional esté cerrado
+VER MÁS
#Política

El mito del cierre definitivo del proceso constituyente/constitucional

Que existe agotamiento en múltiples sectores, difícil es de negar. Y eso incide en la viabilidad política actual. Pero eso no significa que el dilema constitucional esté cerrado

A pesar de los obstáculos y desgastes, el compromiso adquirido para modificar la Constitución debe ser respetado y llevado a cabo para reconectar con las expectativas y necesidades del pueblo
+VER MÁS
#Política

¿Nos jodimos todos?

A pesar de los obstáculos y desgastes, el compromiso adquirido para modificar la Constitución debe ser respetado y llevado a cabo para reconectar con las expectativas y necesidades del pueblo

El pueblo de Chile, está hastiado de la reyerta de baja monta, no quiere ver más discusiones bizantinas, alejadas de sus problemas cotidianos. Los chilenos y chilenas favorecen los acuerdos, pero esos no ...
+VER MÁS
#Política

Las lecciones del plebiscito

El pueblo de Chile, está hastiado de la reyerta de baja monta, no quiere ver más discusiones bizantinas, alejadas de sus problemas cotidianos. Los chilenos y chilenas favorecen los acuerdos, pero esos no se han visto por ningún lado

Nuevos

Lo que necesitamos como sociedad, es que gobierno y oposición, actúen con responsabilidad. El flagelo de la delincuencia, afecta todos los aspectos de nuestra vida, y era que no, produce severos efectos e ...
+VER MÁS
#Internacional

El legado de Cúcuta

Es urgente que las autoridades den el ejemplo y que el Estado de Chile haga rendir cuentas a los responsables de estos crímenes con premura y determinación, pues la impunidad no puede continuar en el paí ...
+VER MÁS
#Justicia

Una más del general Yáñez

Según la Encuesta de Bienestar Social (2021), en Chile las personas dedican más de un tercio de su tiempo diario a labores de cuidado, y un 85% de aquellos que pasan más de 8 horas al día en esta labor ...
+VER MÁS
#Sociedad

Avances y retos en el cuidado familiar en Chile

Los empresarios, por la gran responsabilidad que cae sobre sus hombros, no tienen que ambicionar ser los mejores y más ricos del planeta, sino que ser los mejores “para” el planeta, colocando a las per ...
+VER MÁS
#Sociedad

Razas y subhumanos una creencia para justificar atrocidades

Popular

Según la Encuesta de Bienestar Social (2021), en Chile las personas dedican más de un tercio de su tiempo diario a labores de cuidado, y un 85% de aquellos que pasan más de 8 horas al día en esta labor ...
+VER MÁS
#Sociedad

Avances y retos en el cuidado familiar en Chile

No hemos logrado dar una lectura a la percepción de clases medias y bajas sobre posibles choques culturales, el miedo a la perdida de trabajo o si en su comuna no colapsará la entrega de diversos servicio ...
+VER MÁS
#Política

El sesgo de clase en la batalla cultural del frente amplio

La información pluralista y de calidad, la cultura de buen nivel, los valores democráticos y de civilidad, deben ser considerados igualmente derechos de todos los chilenos, y un deber a cargo de los recur ...
+VER MÁS
#Política

Tv pública, una reforma pendiente

Los empresarios, por la gran responsabilidad que cae sobre sus hombros, no tienen que ambicionar ser los mejores y más ricos del planeta, sino que ser los mejores “para” el planeta, colocando a las per ...
+VER MÁS
#Sociedad

Razas y subhumanos una creencia para justificar atrocidades