#Política

Liberal-Progre: Una Defensa

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

En una reciente columna, Iván Salinas expone los que según él son los puntos débiles del pensamiento liberal. Básicamente, ataca a los liberales por exacerbar el rol que éstos asignan a la decisión individual al momento de construir proyectos colectivos, siendo que muchas de estas realidades no pertenecen al ámbito de la libre elección, sino a la necesidad dada por las condiciones sociales del entorno. Creo importante hacer algunas precisiones al respecto.

El autor no se equivoca al sostener que muchas formas de organización social no nacen del mero acuerdo voluntario de las partes. Me parece que, empíricamente, es verdad aquello de que las opciones de vida de una persona no son infinitas y que finalmente deberá escoger desde un reducido abanico de alternativas de acuerdo su contexto social. En algunos casos, puede que ni siquiera exista la posibilidad de ejercer algún tipo de elección. Pero se equivoca rotundamente al atribuir la posición contraria a quienes denomina, con cierto desdén, “liberales-progre”.
El liberalismo, por cierto, asume ciertos compromisos filosóficos, que a partir de su idea de la dignidad intrínseca de los seres humanos deriva en el entendimiento del individuo como ser independiente y merecedor de igual respeto. Pero es fundamentalmente una propuesta política, que busca organizar la vida en sociedad. Como proyecto esencialmente político, el liberalismo consiste en una serie de arreglos institucionales que limitan la capacidad del poder para afectar los espacios inviolables del individuo. Esto, en ningún caso, niega la naturaleza de ciertas organizaciones sociales y su fuerza vinculante más allá de los particulares actos de voluntad.
Lo que sí hace el liberalismo es asumir que las opciones de vida de las personas pueden ser distintas, especialmente en las sociedades pluralistas. Reconociendo que ninguna persona tiene el derecho moral de imponer sobre las demás su concepción de la “vida buena”, el pensamiento liberal construye un marco para que todas ellas tengan la posibilidad de expresarse en libertad. Esto no es necesariamente relativista, ya que no implica que las personas sean indiferentes o esencialmente escépticas respecto de los distintos proyectos de vida. Simplemente carece de la arrogancia de decirle al resto que está equivocado. Las personas pueden seguir participando en este marco con sus propios condicionamientos culturales y sociales. No se les pide que entren desnudos en la oscuridad, atomizados o desvinculados.
Es cierto que algunas de las más resonantes presentaciones del liberalismo nacen a partir de un contrato social hipotético en el cual las partes “escogen” las cláusulas que ordenarán la vida social. Pero ese ejercicio teórico tiene por objeto justamente asignar los derechos y obligaciones en el ámbito de lo político. La construcción de la identidad, personal y social, queda inmune en este proceso. Aun así, no pocos liberales han llamado la atención respecto de que el concepto central para su tradición no debiera ser el de “autonomía” (entendiendo por ella la capacidad de elección racional), sino precisamente el de “diversidad” (asumiendo entonces que distintos grupos sociales y culturales conservan todos los rasgos que les son propios). Lo único que exige el liberalismo en este punto es que ningún colectivo sea capaz de forzar su pertenencia, ni aun a pretexto de que constituye una marca “natural”. En ese sentido he puesto el acento respecto de la importancia de la voluntariedad en contraste con la obligatoriedad.
Esto no borra las discrepancias que el liberalismo sigue manteniendo con los ideales comunitaristas. Tampoco es fácilmente reconciliable con la premisa marxista de que la libertad individual es un espejismo que rivaliza con el despliegue social. Pero no se incomoda un ápice frente a cargos que no le empecen.
TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Lo que debe hacer la Cámara Chilena de la Construcción, en lugar de pedirle a El Mercurio que sea su vocero, es exigirle a sus asociados que respeten siempre las normas urbanísticas en sus proyectos inmo ...
+VER MÁS
#Ciudad

Inversiones inmobiliarias: La prensa del establishment envía mensajes al gobierno

En vez de reformar la sociedad conyugal, se hace imperativo imponer la obligación de clases, en los colegios, sobre matrimonio, deberes y obligaciones ciudadanas, convivencia social.
+VER MÁS
#Género

Sociedad conyugal (o lo mío es mío y lo tuyo es nuestro)

Kast y la derecha están preparando al futuro ciudadano, carente de aquellos modelos, y buscan asemejar identidades sin dimensiones políticas, ciudadanos no interesados en las transformaciones sociales
+VER MÁS
#Política

El triunfo de la inmediatez en la guerra de José Antonio Kast

Siempre hay un “tú” que recibe el mensaje y siempre la voz de la poeta se reconoce única y rebelde, siempre fiel a sí misma.
+VER MÁS
#Cultura

Sobre ´Mujer Púrpura`, un libro aún no publicado

Popular

En Chile el apellido tiene un poder predictivo relevante en los ingresos. La estratificación social es persistente. En otras palabras, hay una cierta movilidad social, pero con techo.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Meritocracia chilena ABC1: Perpetuidad de privilegios

La UNICEF estima que hay 246 millones de niños esclavizados en el mundo y un 70% de ellos trabajando en condiciones peligrosas.
+VER MÁS
#Economía

Día Mundial contra la Esclavitud infantil: seamos la voz de los niños que no tienen voz

Queridos amigos, les ofrezco un capítulo de mi novela Esclavitud;el costo de la heterosexualidad que se encuentra en este momento en campaña de crowdfunding por la editorial española Pentian
+VER MÁS
#Cultura

Esclavitud; el costo de la heterosexualidad: Descalabros (una novela en crowdfunding)

Siempre hay un “tú” que recibe el mensaje y siempre la voz de la poeta se reconoce única y rebelde, siempre fiel a sí misma.
+VER MÁS
#Cultura

Sobre ´Mujer Púrpura`, un libro aún no publicado