#Política

Lecturas de la realidad política nacional

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Diversos columnistas han criticado las reformas estructurales impulsadas por la Presidenta Bachelet imputándole una “errónea lectura de la realidad” y que éstas no responderían a demandas sociales reales. Esta crítica se ha fundamentado tanto en datos proporcionados por sondeos de opinión pública como en deducciones analíticas sin respaldo empírico alguno.

Los resultados electorales de la primera vuelta en la elección presidencial parecen desmentir estas críticas. Igualmente, datos duros proporcionados por estadísticas nacionales y estudios académicos muestran la desmerecida situación de una gran mayoría de la población. Es esta comprobada realidad la que permite explicar de mejor forma las sorpresas del 19-N.

Una de las principales consecuencias de los concentrados beneficios del desarrollo económico nacional ha sido la devaluación de la promesa de mejores ingresos a mayor educación, lo que ha generado una contradicción entre esfuerzo individual y recompensa personal. Analizando las diferencias existentes entre los niveles de educación e ingreso, la encuesta Casen (desde 2006 a 2015) muestra que en el último lustro la correlación entre educación e ingresos ha disminuido. Esto estaría asociado a la ampliación masiva de la educación superior con la consecuente depreciación de los títulos por el aumento de la oferta, el aumento cada vez más lento de los ingresos autónomos y la concentración de los mismos.


Una de las principales consecuencias de los concentrados beneficios del desarrollo económico nacional ha sido la devaluación de la promesa de mejores ingresos a mayor educación.

Ya en los noventa se observaba que la ampliación de la matrícula universitaria mantenía sesgos socio-económicos: “a pesar de la mayor participación de todos los grupos socioeconómicos en el sistema postsecundario, los estudiantes de ingresos medios y altos obtuvieron acceso a la educación superior de manera desproporcionada en comparación con los grupos de ingresos bajos, medio-bajos y medios durante el periodo 1987-1998” (Espinoza, 2008). Posteriormente, “en el intervalo 2006-2011, la tasa interna de retorno de la educación superior proyectada y comparada en dichos años, no mejora la situación del individuo, mostrando un valor de -15,47%, existiendo una pérdida del poder adquisitivo” (Améstica, Llinas-Audet & Sánchez, 2014). Un año más tarde, otro estudio apuntaba en la misma dirección: “el aumento educativo que han experimentado las generaciones más jóvenes [no está] acortando el alto nivel de desigualdad económica” (Rodrigo, 2015). De esta forma el ideal meritocrático de a mayor educación mejores ingresos se ha visto cuestionado.

La situación descrita ha tenido importantes efectos sociales consolidándose un grupo de ciudadanos con una educación sobre el promedio nacional y un ingreso autónomo bajo el promedio. La Casen muestra que este grupo llegó al 36,4% en la población total en 2015. Por su parte, aquellos que tienen bajos niveles de educación e ingresos representan un 35,2% en el mismo año. Considerando que ambos grupos tienen “intereses objetivos” en la modificación de sus condiciones de vida, la demanda potencial por políticas públicas que aseguren mayor igualdad bordea los dos tercios de la población. A esta situación se le agrega la “riqueza negativa” (hogares endeudados sin activos), que el Banco Central estima en un 83% en el primer quintil; un 28% en los menores de 35 años; el 47% entre los no propietarios; y en un 17% en la población total (Martínez & Uribe, 2017).

Se ha comprobado que esta discrepancia entre la percepción ciudadana de sí mismo con atributos superiores (educación) e injustamente en desventaja respecto de otros con recompensas mayores (salario) produce una deprivación relativa que lleva a conductas políticas pro cambio del orden establecido (Varas & Contreras, 2015). Desde la psicología social, esta reacción ya fue diagnosticada por Freud (“El porvenir de una ilusión”,1927): “Cabe esperar que estas clases relegadas envidien a los privilegiados sus prerrogativas y lo hagan todo para librarse de su ‘plus’ de privación. Donde esto no es posible, se consolidará cierto grado permanente de descontento dentro de esa cultura, que puede llevar a peligrosas rebeliones”. Es esta deprivación relativa la que indudablemente explica el 55% de ciudadanos disconformes con la aguda desigualdad social que caracteriza al país, descontento canalizado a través de diversos partidos, coaliciones y liderazgos.

La responsabilidad de quienes han recibido un claro mensaje por los cambios se acrecienta frente a la segunda vuelta presidencial. Es de esperar, entonces, que la “lectura” de una salida política por quienes han recibido este mandato sea la que corresponde a esa unitaria demanda política y social.

TAGS: #Desigualdad #PolíticaEducacional #ReformasSociales Reformas

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
En determinados sectores se observa una cierta pulsión hacia lo autoritario y violento, y una clara tendencia a cancelar el debate.
+VER MÁS
#Ciudadanía

La Convención Constitucional chilena. Cuando la política sí importa

Sin perjuicio de existir un principio de igualdad reconocido en la Constitución chilena, lo cierto es que, en los hechos, este queda más bien como una declaración de buenas intenciones
+VER MÁS
#Género

La igualdad de oportunidades/género

Se hace necesario rescatar valiosas categorías con que se interpretó la realidad en el cercano pasado. Su aparente caducidad es una consecuencia más de la derrota política popular en esos años.
+VER MÁS
#Sociedad

La caída del modelo Chicago: notas para una discusión imprescindible

El sistema económico seguirá siendo capitalista lo que obliga a calibrar muy bien qué caduca y qué sigue vigente
+VER MÁS
#Sociedad

Crisis y superación del modelo neoliberal

Nuevos

La llegada del Covid-19 y su materialización a partir de las cuarentenas y el fantasma de la enfermedad fatal rompe el enunciado cortoplacismo pensante para enfrentar a todos por igual a la idea de la muer ...
+VER MÁS
#Sociedad

Filosofía y pandemia

Las candidaturas deberán revisar sus estrategias para poder expresar con mayor claridad sus ideas fuerza. Candidaturas que figuran en tercer y cuarto lugar, deberán arriesgar más, caso contrario su suert ...
+VER MÁS
#Política

El primer debate

No fue violencia. Creo que fue solamente una expresión de ira que no se pudo controlar. Parte fue mi culpa por seguir la discusión. La calle puede ser violenta, pero cuando es en el mismo hogar donde, en ...
+VER MÁS
#Cultura

Sus sensuales caricias

Después del debate, el tablero electoral empieza a moverse, y no terminará hasta la hora de la verdad. En esta ocasión los más beneficiados con el debate fueron Kast y Provoste
+VER MÁS
#Política

Esquirlas del primer debate presidencial

Popular

Como investigadores jóvenes, condenamos tajantemente estas acciones, que constituyen un lamentable ejemplo para las futuras generaciones de científicos y académicos;
+VER MÁS
#Ciencia

Por una mejor ciencia

Se hace necesario rescatar valiosas categorías con que se interpretó la realidad en el cercano pasado. Su aparente caducidad es una consecuencia más de la derrota política popular en esos años.
+VER MÁS
#Sociedad

La caída del modelo Chicago: notas para una discusión imprescindible

Solo reflexiono lo que la ciencia ficción de los años 30 y 50 vaticinaron y cómo la historia se encargó de hacerlo posible gracias a la supuesta emancipación. ¿Qué fue lo que triunfó?
+VER MÁS
#Política

Orwell 2021

La ansiedad climática la sienten personas de todas las edades, en todas partes. Ella se asocia a varias emociones dolorosas y complejas: tristeza, miedo, enojo, impotencia, culpabilidad, avergüenza, deses ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Los jóvenes deberán aprender a convivir con la ansiedad climática