#Política

La revolución chilena, como expresión de la historicidad

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Los expertos dicen que los tránsitos históricos son lentos y que a su vez la historia debemos entenderla desde la retrospectiva permanente. Es por ello que hoy los desafíos son múltiples y responden a un momento de decante natural, reflujo social y re estructuración del escenario colectivo que comprende a la sociedad del Chile de fines del siglo XX y comienzos del XXI. Comprendiendo ello, vale la pena preguntarse entonces ¿qué es lo que realmente ha cambiado?… ¡los medios!, ya que los fines, cíclicamente –a nivel mundial y nacional-, han sido los mismos y en tanto ello ocurra, los desafíos transformadores y revolucionarios también lo serán.

La historia es cíclica y vivimos una revolución permanente. Esta frase podríamos acuñarla como uno más de los clichés que nos han dicho o hemos escuchado a lo largo de nuestras vidas, sin embargo vale la pena mencionarla, ya que se ha demostrado que los sucesos humanos y las experiencias colectivas que trazan los rumbos de las sociedades -cual dejavú- van repitiendo errores, aciertos, diagnósticos, soluciones, hechos y procesos; una, otra y otra vez. Pero entonces ¿qué es lo que diferencia a un instante de otro? ¿Cuál es el grado de convergencia o divergencia entre lo que se piensa y se hace, en un pasado lejano y el presente que habitamos? ¿Es que acaso los fondos que nos movilizan son cíclicamente los mismos y únicamente la manera en que los expresamos es la que cambia?

Todas estas interrogantes, creo que podemos responderlas entendiendo primeramente el factor común denominador de todas ellas: el ser humano. Ahora bien, no vamos a analizar al ser desde su biología, creencias personales o filosofía de vivir, sino más bien nos centraremos en su pensamiento político y los límites que lo definen per sé.

A lo largo de la historia y desde que el hombre es hombre, se ha dado una lucha que hasta el día de hoy no tiene una solución que satisfaga completamente a los actores que la encarnan y ella tiene que ver con la incesante contraposición entre la expresión política conservadora y la liberal. Ambas son corrientes matrices que van definiendo la naturaleza del ser humano, su percepción, óptica de la realidad y las acciones que va acometiendo en vida, no obstante es el principal derrotero que confronta a los habitantes del espacio social, desde la propia naturaleza del ser y su componente del poder y el control sobre otros. A nivel mundial y en un momento determinado, fue el imperialismo que con más fuerza quiso ejercer Roma entre los siglos II a.c. y V d.c., como máxima de expansión territorial y dominación del mundo conocido; luego fue el yugo ejercido por la iglesia católica en entre los siglos V y XVIII, la cual guiaba y enjuiciaba la vida de los hombres y las mujeres, bajo un paradigma ecléctico-totalitario que dominó el mundo medieval y moderno; hasta la sociedad contemporánea de los siglos XIX y XX, con el dinero como fuente de dominación de las relaciones humanas y su sentido máximo de control desde la élite social imperante.

En Chile (paradójicamente no siendo Chile aún) lo pudimos apreciar desde mediados del siglo XVI y el aplastante mecanismo de “conquista” del actual territorio patrio, hasta los bríos emancipatorios, reivindicativos y revolucionarios que hombres y mujeres libres emprendieron contra el autoritarismo expresado por la alta burguesía nacional, de mediados y fines del siglo XIX. El común denominador –y que contiene el triunvirato institucional de la guerra, la iglesia y el dinero, enmarcado y amparado por el sistema político- que ha definido y normado todos estos ejercicios de dominación, es el cíclico conservadurismo que un pequeño sector social ha hecho carne y constantemente ha atropellado al restante y vasto sector liberal, que ha clamado por justicia, equidad y armonía colectiva para una vida mejor.

En nuestra historia republicana, largas e incesantes luchas son botón de muestra de todo ello, desde el conflicto social y político protagonizado por liberales y conservadores (pipiolos y pelucones, respectivamente) en la disputa del gobierno y el devenir del Chile de mediados y fines de 1800, transitando por el régimen parlamentario que tuvo que hacerse cargo de la crisis minera, las demandas laborales y la cuestión social en los albores del siglo pasado y llegando a los conflictos que se suscitaron en la sociedad contemporánea del siglo XX, donde las luchas sociales siguieron su cauce y evolución permanente, con el fortalecimiento de la democracia, el re-despertar de la clase obrero-campesina, la aparición de las mutuales, la gestación de la clase media y la reivindicación de las mayorías empobrecidas del territorio patrio. Sin embargo y nuevamente, cuando se va gestando un proceso en el que liberales (guiados por una consciencia crítica, que apela a la justicia y fraternidad universal) van logrando espacios de reivindicación social permanente, los sectores conservadores son los que terminan aplastando tales ansias, como lo fue en el fatídico golpe de estado cívico-militar del 11 de septiembre de 1973.

Los expertos dicen que los tránsitos históricos son lentos y que a su vez la historia debemos entenderla desde la retrospectiva permanente. Es por ello que hoy los desafíos son múltiples y responden a un momento de decante natural, reflujo social y re estructuración del escenario colectivo que comprende a la sociedad del Chile de fines del siglo XX y comienzos del XXI. Comprendiendo ello, vale la pena preguntarse entonces ¿qué es lo que realmente ha cambiado?… ¡los medios!, ya que los fines, cíclicamente –a nivel mundial y nacional-, han sido los mismos y en tanto ello ocurra, los desafíos transformadores y revolucionarios también lo serán.

Hoy, desde la izquierda (como antecedente y rol histórico) combatimos el modelo neoliberal y para ello debemos ser lo suficientemente maduros, reflexivos, conscientes y efectivos en apuntar hacia donde hay que hacerlo; no confundir formas con fondos y mucho peor, no buscar identidad inalterable y exclusividad en la lucha reivindicativa del poder liberal, sobre la hegemonía conservadora de la realidad histórica que se ha vivido, sino todo lo contrario, debemos abogar desde la humildad, entendiendo que estamos para servir una causa de larga data y que la historicidad enmarca en un devenir que por distintas razones desea volver a instalar una lucha que se ha interrumpido a lo largo del tiempo; desde el pasado reciente de la UP, que instalaba como máxima la vía democrática hacia el socialismo, pasando por la lucha popular que se libró para derrocar la dictadura de Augusto Pinochet y la transición a la democracia, en la cual se ha bregado por instalar la consumación de los derechos universales y la apertura a una verdadera vida en democracia.

¿Nuevos conceptos? ¿Distintos anhelos a los que buscó el hombre y la mujer del Chile del siglo XIX o XX? En ningún caso. Llegó la hora de despejar los fantasmas, entender el rol que jugamos en este nuevo contexto e histórico escenario de nunca acabar y actuar conforme a nuestras ideas, convicciones y aliados de combate, desde la calle que habitamos, hasta la institucionalidad que nos rige.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Andres Crotto

15 de enero

no comparto la violencia que sucedio en el golpe del 73,es más debería haber sido de otra forma, pero el modelo liberal que planteas y que el ex presidente Allende quería instaurar era del nivel de la actual Cuba. Con la crisis y la deuda que tenía Chile en ese minuto era necesario un cambio, no armado, pero si un cambio.
Otro punto es el combatir el modelo neoliberal, que modelo económico planteas que pueda cambiar estó, dices que hay que cambiar pero no existe una propuesta concreta. Este modelo tiene como ente regulador al estado, supongo que planteas un modelo completamente liberal, pero crees que el mercado esta totalmente preparado para este tipo de modelo, haz realizado algún análisis económico concreto de como afectaría esto al mundo y en concreto al país, en donde el estado es un ente externo. Esta en boca de todos acabar el neo-liberalismo pero como muchas propuestas es sólo una afirmación sin una propuesta en concreta.

CJ.

15 de enero

Andrés, primeramente decir que comparto plenamente lo que expresas respecto a lo ocurrido en el ’73. El sentido de esta columna es hacer una revisión histórica de los hechos que nos han ido dando forma como sociedad y enmarcarlo en la cíclica lucha entre liberales y conservadores. Teniendo esos antecedentes, planteo fijar posición clara y ocupar el rol que legítimamente nos parezca más justo para actuar en el escenario social y político que se ha venido trazando en los últimos años. Por otro lado, en ningún caso el sentido del artículo es ahondar en una solución concreta al modelo que engloba a la sociedad chilena de fines del siglo XX y comienzos del XXI, ya que daría para escribir más que un par de artículos de este tipo (con sus respectivos datos numéricos, bases fundadas e impacto a nivel mundo-país), sin embargo si me preguntas por una propuesta concreta que supere el neoliberalismo, te puedo mencionar -muy a groso modo- que creo en las alternativas de tránsito paulatino, que nos lleven hacia una socialdemocracia, donde el Estado posea un papel protagónico como proveedor de derechos y servicios regulados por un Mercado, que propenda a la iniciativa privada, como complemento del bien público. Más adelante iré publicando columnas en donde pueda desarrollar el tema en que manifiestas inquietud, ya que hay mucho que argumentar para ello, incluyendo materias como la ecología y economía política, donde podemos apreciar un modelo mucho más amigable y de bienestar socioambiental -con bajo impacto en las grandes inversiones y el capital- para Chile y el mundo. Saludos y quedo atento a vuestros comentarios.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

El llamado es a las autoridades, y en especial al gobierno, a crear mecanismos que validen y aseguren el ejercicio de la maternidad, independiente de la funcionalidad y/o condición de cada uno.
+VER MÁS
#Género

Por una maternidad digna

Ver a mujeres de diferentes orígenes, países y posiciones hablar abiertamente ha dado a muchas egipcias valor para compartir poco a poco sus experiencias de manera anónima o dando la cara.
+VER MÁS
#Género

#MeToo y #TimesUp ayudan a las mujeres egipcias a romper el silencio

La ley de pesca dejó muchos heridos y las causas judiciales por soborno, fraude al fisco y cohecho denominadas “Corpesca” y “Asipes” han dejado al descubierto lo intervenido y frágil que está el ...
+VER MÁS
#Economía

Jibia: Fin a la pesca de arrastre

La naturaleza del Petro fue muy controvertida, pues no cumple con varios elementos propios de las criptomonedas. No puede llamársele dinero virtual y tampoco se puede determinar con certeza si es un títul ...
+VER MÁS
#Economía

La CriptoVenezuela y el Petro

Popular

La prueba de papel y lápiz, y el dispositivo de control social que usa sus puntajes, se está comiendo la formación integral y genera un efecto de empobrecimiento curricular.
+VER MÁS
#Educación

Los resultados #SIMCE2018 que la Agencia de Calidad no te dice

Voltaire, ya nos había advertido: “Quienes creen que el dinero lo hace todo, terminan haciendo todo por dinero”.
+VER MÁS
#Ciudadanía

A mano armada: Helicópteros, caballos y nepotismo

Algo que es transversal para ambos gremialistas es que acusan que esto es producto de maniobras y aprovechamientos políticos, con ello tratando de minimizar el vacío financiero de sus comunas y normalizan ...
+VER MÁS
#Municipales

La Florida y Viña del Mar: Administrando el desfalco municipal

Se requiere de un entorno flexible (digital) y abierto que diversifique y amplifique las formas de participación efectiva de los usuarios en torno al texto escolar, garantizando libertad de uso de los recu ...
+VER MÁS
#Educación

Hacia el Texto Escolar Abierto: Nuevos antecedentes