#Política

Del voto duro al voto programático

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Un votante disciplinado a todo evento tiene grandes posibilidades de no ser un ciudadano crítico, entendido aquel como el que reflexiona no sólo sobre su entorno social sino que es capaz de escrutar el propio sistema partidario en el cual está inmerso.

Desde la militancia partidaria, desde todo aquel que se siente protegido bajo las verdades que esparcen sus líderes políticos, no se entiende el voto indisciplinado. Rebelde. Desobediente. Se aborrece de ese elector que, para adherir a un candidato, idea o programa, exige que le convenzan con argumentos más que a pura fe.

Es así que el establishment político ha venido calificando de díscolo a aquel ciudadano que se escapa del cerco partidario. Es este un mote estrenado hace algún tiempo para referirse en forma despectiva a aquellos parlamentarios que navegan contra la corriente de su coalición o colectividad, buscando el camino legislativo propio. Memorables son las discusiones sobre el derecho de los congresistas a seguir los postulados de su conciencia en el cumplimiento de sus roles y, por tanto, su autonomía para votar en el sentido que estimen pertinente en el caso de proyectos de ley u otras materias en el ejercicio de sus atribuciones.

Hasta hoy los que consideran legítimo sancionar a quien cambia de opinión político partidista han tenido algunos logros. La Ley Anti Díscolos (más precisamente la norma sobre “el plazo de renuncia a un partido político para presentar candidaturas independientes” que fuera publicada en octubre de 2011) es un claro ejemplo al aumentar a nueve los meses para que cualquier militante renuncie a su partido y pueda postularse como independiente en la elección más próxima.

Es posible que en algunos casos (tanto de renuncias, como de votaciones en el Congreso y preferencias electorales) no sean precisamente los mandatos de la conciencia los que definan determinada decisión sino más bien el oportunista interés particular, que ve en el desmarque una buena forma para destacar o acceder a “mejores oportunidades” en el mercado laboral político o estatal.  Es posible.

Sin embargo una pregunta legítima también es saber si un adherente a todo evento (tanto el que tiene libreta como el simpatizante duro), que sigue religiosamente las directrices del partido o coalición, es sinónimo de ciudadanía crítica. Duda válida cuando lo que uno esperaría en materia de decisiones electorales es que provengan de la reflexión más que de la obediencia no racional. Del análisis sobre cómo determinado candidato o programa me representa, cómo se hace cargo de mis convicciones.

Lo cierto es que en un sistema de partidos centralizados, sin regulación efectiva del dinero (de empresas y militantes con casi ilimitados recursos) en la democracia interna y con algunos vicios de autoritarismo y caudillismo, la respuesta pareciera ser negativa.  Un votante disciplinado a todo evento tiene grandes posibilidades de no ser un ciudadano crítico, entendido aquel como el que reflexiona no sólo sobre su entorno social sino que es capaz de escrutar el propio sistema partidario en el cual está inmerso.

La respuesta que en ocasiones se ha dado para la desafección político partidista, en el sentido de que esta se generaría por una suerte de “peste” propagada por el “sistema individualista y consumista neoliberal”, no calza del todo.  En algunos casos –apelo a que sean cada día más- se trata de indisciplina relacionada con el voto programático más que con el desinterés u oportunismo.  Es ese ciudadano que opta sobre la base de los compromisos que los candidatos realizan y que siente están en sintonía con sus convicciones.

Pero aún falta mucho por avanzar.  Todavía queda bastante voto cautivo. Ese que independiente que la coalición con la cual se siente cercano proponga un candidato o programa años luz de sus anhelos, le dará su preferencia. A esto los partidos le llaman responsabilidad o coherencia política.  Sin embargo a veces no es más que falta de autonomía reflexiva al momento de tomar decisiones electorales.  Algo que a cualquier ciudadano que se precie de tal le debe generar más de alguna sospecha.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Antonio Horvath, un reverde con causa | El Quinto Poder

25 de Noviembre

[…] hace mucho hablé de la desconfianza que me produce el voto duro. Ese que independiente del programa o la propuesta, se inclinará indefectiblemente por el […]

Antonio Horvath, un reverde con causa

25 de Noviembre

[…] hace mucho hablé de la desconfianza que me produce el voto duro. Ese que independiente del programa o la propuesta, se inclinará indefectiblemente por el […]

Ver todos
Ocultar
 

PARTICIPA

Popular

El costo asociado al consumo de carne animal es inmenso y es un valor que no va incluido en su precio y que hoy pagamos con el cambio climático.
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Con sobrepoblación, consumir carne es un lujo demasiado costoso

El carabinero acusado del crimen del comunero Catrillanca ya no se presenta como Batman, ufano, adrenalínico y seguro como se le veía en aquel video de celular en plena detención. Ya no es el Caballero d ...
+VER MÁS
#Política

El desinformante

Solo me cabe certificarlo, Brasil es gobernado por un individuo ignorante y vulgar. Nada de la complejidad de la vida y de las problemáticas que enfrenta el mundo y su patria es del interés del actual pre ...
+VER MÁS
#Internacional

Bolsonaro y la irrupción del fascismo escatológico

Es necesario que los distintos actores del sistema asuman su responsabilidad con los cientos de niños bajo orden de búsqueda y recogimiento que son invisibles a la protección efectiva del Estado
+VER MÁS
#Sociedad

La deuda de Chile con su infancia

Popular

En esta Dictadura digital moderna que China está construyendo, el destino de sus ciudadanos es regido por algoritmos computacionales desarrollados por la empresa Alibaba
+VER MÁS
#Sociedad

China en camino de hacer realidad 1984

Considerando que no hay un tratamiento farmacológico eficaz y dado que se trata de una enfermedad progresiva con distintas etapas y necesidades, surge la pregunta sobre los beneficios que la Ley debe incluir
+VER MÁS
#Salud

El ELA, tiene colores

Lo que se juega el 2020 es ni más ni menos que la posibilidad de reconstruir nuestra identidad colectiva precisamente desde lo colectivo, y validar la política como un instrumento para pensar la comuna a ...
+VER MÁS
#Municipales

Municipales 2020 Conchalí, una elección histórica

Son estas señales -su forma de votar- las que los ciudadanos estamos observando atentamente de nuestras autoridades y legisladores
+VER MÁS
#Política

Carta abierta a Alejandro Guillier, TPP-11