#Política

Antonio Horvath, un reverde con causa

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Creo entender que lo que ha hecho Horvath –aunque algunos lo quieran explicar como clientelismo político electoral- es intentar ser fiel a sus principios. A esos que desde hace tiempo viene planteando y sobre los cuales, ha dicho, no se ha movido un ápice. Pero su sector, en su opinión, sí. Esos que para él son más importantes que las decisiones que adoptan las cúpulas del partido en el cual milita.

Hace un par de años, revisando añosos diarios de Coyhaique para reconstruir las dos décadas de historia de la corporación que presido, me topé con varios titulares de antaño relevantes bajo la luz del presente.  Hallazgos de mediados de los 80, de esa prensa escrita que desde la cotidianeidad relató la que sería la futura historia.

Es 1986.  Ahí están la “terrible muerte de joven que cayó al río Aysén”, y los anuncios pronosticando que “la señal de televisión llegará a todas las localidades rurales” y que “podría producirse aprobación para que taxis viajen a Chubut”.  También grandes letras profetizando que “la Carretera Longitudinal Austral en 1989 continuará hasta la Duodécima Región” y que “Villa El Blanco se convierte en un polo de desarrollo”.

En tal pesquisa un titular en específico llamó mi atención: “Tribuna Ecológica”, firmada por el hoy senador por Aysén Antonio Horvath Kiss. En Coyhaique, el 9 de mayo de 1986.

Han pasado 27 años desde que aquella crónica viera la luz, donde el ingeniero daba luces sobre uno de los principales temas que han permeado su trabajo profesional, gubernamental y parlamentario.  La sustentabilidad y en particular el medioambiente, junto a todos los instrumentos y políticas que permiten avanzar en este ámbito: ordenamiento territorial, manejo integrado de cuencas, energías renovables no convencionales, eficiencia energética, participación ciudadana vinculante, consulta indígena, etc.

Sí, es del centro a la derecha.  También fue funcionario de confianza de nivel regional en el tiempo de Pinochet. Y eso muchos de quienes se definen de centro izquierda pero que hoy entregan el país, sus comunidades y recursos naturales al mejor postor no lo perdonan. Y es probable que no lo perdonarán jamás, como la derecha dura con Piñera por haber votado por el No.

Traigo aquella columna a colación porque a raíz de los temas que Antonio Horvath ha puesto en discusión al interior de los comandos de Evelyn Matthei y Michelle Bachelet algunos le han tildado de oportunista. Que el tema ambiental para él no sería más que el simple reflejo de quien busca un nicho sobre el cual construir su carrera política. Ello explicaría su oposición a HidroAysén, su rechazo a los transgénicos, el llamado a fortalecer el ordenamiento territorial. Tanto esa columna como ser el fundador de la Bancada Verde de la Cámara de Diputados a principios de los 90 dan cuenta de lo errada de tal apreciación.

No hace mucho hablé de la desconfianza que me produce el voto duro. Ese que independiente del programa o la propuesta, se inclinará indefectiblemente por el candidato que postule la coalición a la cual ha preferido siempre. Da lo mismo si yo me siento socialista pero mi partido tiene políticas neoliberales, da lo mismo si creo fervientemente en el matrimonio entre un hombre y una mujer pero el candidato que me impuso mi coalición es proclive a las uniones entre personas del mismo sexo. A ellos irá mi voto.

Creo entender que lo que ha hecho Horvath –aunque algunos lo quieran explicar como clientelismo político electoral- es intentar ser fiel a sus principios.  A esos que desde hace tiempo viene planteando y sobre los cuales, ha dicho, no se ha movido un ápice. Pero su sector, en su opinión, sí.  Esos que para él son más importantes que las decisiones que adoptan las cúpulas del partido en el cual milita.  ¿No fue así como votó Adolfo Zaldívar a raíz del Transantiago?  ¿O Patricio Walker en el caso de Harald Beyer?

Por ello, no debiera llamar la atención que quien dice públicamente tener determinadas convicciones intente en su actuar público moverse en consecuencia. Algo que no es tan común a estas alturas.  Es cosa de revisar las votaciones de los parlamentarios para ver cómo las declaraciones de principios quedan en el cajón de los recuerdos al momento de votar. Una breve revisión del comportamiento legislativo de varios, por ejemplo Hosain Sabag y Eduardo Frei Ruiz-Tagle, demuestra cuán distinto es lo que sus idearios dicen representar y su actuar en el Congreso. Tanto así que este último, durante la discusión de la Ley de Concesiones Eléctricas, fue calificado recurrentemente de “estadista”, ¡por sus pares de derecha!

En conclusión, queda la impresión que Antonio Horvath no está diciendo nada que no venga planteando desde hace ya bastante tiempo en el ámbito de la sustentabilidad. Y eso no debiera ser tan difícil de digerir.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Marcelo

25 de noviembre

Me quedo con la columna de Carlos Peña. Horvath, como varios de los personajes que citas, hacen un daño a la política y la democracia.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Una Estrategia País es una declaración que determina la esencia de lo que hay que hacer sostenidamente en el tiempo para conseguir un objetivo principal que debe impulsar el desarrollo de otros objetivos ...
+VER MÁS
#Chile 2030

¿Es posible que Chile logre su desarrollo sin Estrategia País? Parte 2

Como Consejera Universitaria, mujer y estudiante le ofrezco disculpas públicas a la profesora en nombre de mis compañeras y compañeros que ejercieron y fueron testigos de tales humillaciones.
+VER MÁS
#Género

¿Educación no sexista?

Cuando nos disponemos a abrir espacios a jóvenes en el mundo del trabajo, lo debemos hacer con la base de derechos ya ganados. Ese es el piso mínimo desde el cual nos posicionaremos.
+VER MÁS
#Trabajo

Estatuto Laboral para Jóvenes: ¿Flexibilidad laboral o precarización?

Es posible reducir (e incluso eliminar) la contaminación de nuestras ciudades cambiando la leña por sistemas de calefacción geotérmica. ¿Por qué entonces no se hace?
+VER MÁS
#Energía

Calefacción geotérmica ¿Un invierno sin crisis ambientales?

Popular

Es posible reducir (e incluso eliminar) la contaminación de nuestras ciudades cambiando la leña por sistemas de calefacción geotérmica. ¿Por qué entonces no se hace?
+VER MÁS
#Energía

Calefacción geotérmica ¿Un invierno sin crisis ambientales?

La UNICEF estima que hay 246 millones de niños esclavizados en el mundo y un 70% de ellos trabajando en condiciones peligrosas.
+VER MÁS
#Economía

Día Mundial contra la Esclavitud infantil: seamos la voz de los niños que no tienen voz

Como Consejera Universitaria, mujer y estudiante le ofrezco disculpas públicas a la profesora en nombre de mis compañeras y compañeros que ejercieron y fueron testigos de tales humillaciones.
+VER MÁS
#Género

¿Educación no sexista?

En vez de reformar la sociedad conyugal, se hace imperativo imponer la obligación de clases, en los colegios, sobre matrimonio, deberes y obligaciones ciudadanas, convivencia social.
+VER MÁS
#Género

Sociedad conyugal (o lo mío es mío y lo tuyo es nuestro)