¿Ama realmente el Presidente la Patagonia? - El Quinto Poder
#Medio Ambiente

¿Ama realmente el Presidente la Patagonia?

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

El 1 de enero todos los chilenos pudimos ver por televisión al Presidente Sebastián Piñera indignado anunciando el endurecimiento de la legislación para que todos quienes conozcan “maravillas como las Torres del Paine y tantos otros parques en Chile, asuman también la responsabilidad y el compromiso de cuidarlas”.

El 2 de enero, sólo un día después, nuevamente todos los chilenos pudimos ver por televisión a la misma persona, en el mismo cargo y cuando aún no se habían extinguido las llamas de la mayor catástrofe de los últimos años en la principal área silvestre protegida de Chile, anunciando que se reabría el 80% del parque a la visita de turistas.

Es probable que para alguien poco advertido ambas acciones sean coherentes y se basen en un concepto muy en boga en estos días: el desarrollo sustentable, que apuntaría a cómo cuidar el medio ambiente moviendo la economía.  La famosa compatibilidad de actividades que, en determinadas circunstancias, son completamente incompatibles. Más aún en una economía como la chilena, sustentada en un sistema extractivo de materias primas como el cobre, la madera y los recursos del mar.

Es difícil ser meridianamente inteligente y señalar que cualquier proceso de transformación de los ecosistemas que involucre la desnaturalización de sus funciones originales es sustentable. Cómo es posible calificar de ambientalmente viable un sistema productivo que de la noche a la mañana muta un territorio antes pleno de foresta nativa en uno destinado al monocultivo de eucaliptos o pinos, carente éste por definición de los servicios ambientales que presta todo sistema biodiverso originario. Lo mismo ocurre con la salmonicultura, que tapiza el subsuelo marino con los desechos de esta exótica especie, las represas de embalse que destrozan los ríos y destruyen las cuencas en que se instalan, las termoeléctricas que envenenan el aire y cuanta actividad productiva que hoy por hoy se tiñe del discurso de moda. Todo gracias a una mal entendida sustentabilidad, que ha encontrado múltiples aliados en universidades, think tanks y organizaciones no gubernamentales que prestan ropa para vestir de verde a cuanto demonio con dinero anda suelto. Y de ésos tenemos bastantes.

Sólo quien no entiende mucho (o nada) de ecosistemas o es un oportunista de marca mayor puede llegar a compatibilizar lo que no tiene forma de ser unido bajo un mismo concepto. Oportunista, porque se siente capaz de plantear tal contradicción aprovechando el desconocimiento generalizado de la población.

Por eso llama bastante la atención el repentino amor expresado por el Presidente Sebastián Piñera por la Patagonia, este territorio ignoto, soñado, reserva de vida y esperanza. Esperanza de que podemos hacer las cosas bien. Porque así como habla de la belleza del Parque Nacional Torres del Paine, no tiene problema alguno en abrirlo para el fin que muchos creen que originalmente tiene: ser una fuente productiva. Error: tal parque tiene como fin original la conservación de ecosistemas únicos, no el desarrollo material.

Ahora, como está claro que ya existe una dependencia económica de amplios sectores de la región de Magallanes de tal polo turístico, la vía podría haber sido asumir como Estado los costos de compatibilizar necesidades económicas con protección de esta reserva de la biósfera. Total, en Chile hay dinero… proveniente esencialmente de la explotación de nuestros recursos naturales, todos ellos -con excepción del cobre (aunque en este caso sólo del 27 %) – de los privados. Obviamente, no fue tal la vía escogida. La más fácil, sacrificar la recuperación del parque. Así como el Primer Mandatario ha decidido sacrificar Isla Riesco y la zona sur de Aysén, con HidroAysén. Y como se veía que venía la mano en el caso de Energía Austral, suspendida su votación para este martes 10 por la Corte de Apelaciones de Coyhaique con el fin de analizar en detalle si existen garantías para que la Comisión de Evaluación Ambiental de Aysén resuelva sobre el estudio considerando los riesgos geológicos involucrados, que amenazan a la población.

Cuando se gobierna un país es necesario ser coherente entre lo que se dice y lo que se hace. Y también entre las distintas decisiones que se adoptan. Porque hay incoherencia en tratar de reunir acciones altamente contradictorias como son la explotación intensiva de la naturaleza con el cuidado de nuestros ecosistemas, bajo un falso prisma de sustentabilidad.

Porque déjeme decirle, Presidente, si me permite la confianza: así como no existe la depredación sustentable, no se puede amar la Patagonia y al mismo tiempo condenarla  sobre la marcha a su irreversible desaparición como hoy la conocemos. 

***

Foto: Linde Waidhoffer – Cerro san Valentín y el Escudo de la Plata /  La Patagonia Desconocida

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La protección de los derechos humanos y la protección del planeta son dos caras de la misma lucha. El cambio climático exacerbará las desigualdades existentes.
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Los países ricos no pueden seguir fingiendo que el Cambio Climático no los afecta

Con lo poco que poseen y con lo mucho que se desarrollan, “no importa la sala de clases, lo que importa es el libro que lees”, me dijeron.
+VER MÁS
#Sociedad

Alamar, descripción de una comuna Cubana.

Contar con una mayoría electoral y parlamentaria es condición necesaria, pero en ningún caso suficiente para emprender un programa de reformas que aspirasen a alterar las bases sobre las cuales se susten ...
+VER MÁS
#Internacional

Recordando el ocaso de la Primavera de Praga

La idea de un Museo de la Democracia, donde los ciudadanos podamos ver como han evolucionado los primeros postulados en Atenas sería interesante
+VER MÁS
#Política

Izquierda y democracia

Popular

Los productos que curan al paciente matan el mercado cuando se trata de mantener y aumentar las ventas
+VER MÁS
#Ciudadanía

Negocio farmacéutico: La enfermedad es la salud del capital

Que el dolor que hoy Chiguayante tiene, sea para Chile el punto de partida para comenzar a construir una sociedad más justa y agradecida con aquellos que dieron toda una vida para hacer realidad el present ...
+VER MÁS
#Chile 2030

Chiguayante tiene una pena y Chile una deuda

Intentar enseñar, sin saber como funciona el cerebro, será algo así como diseñar un guante, sin nunca antes haber visto una mano
+VER MÁS
#Educación

Las neurociencias y la epigenética: Claves para entender el aprendizaje

El mundo civil carece de normas para controlar los montos y procedimientos que se siguen en la compra de armas, es decir, la industria de la muerte sigue un principio del Neoliberalismo que es la “desregu ...
+VER MÁS
#Política

¿Le sirve a Chile mantener un gran ejército?