#Economía

LATAM y el embrollo de las frecuencias: El que paga pasa

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Menuda discusión se generó luego que LATAM decidiera, unilateralmente, suspender a partir del mes de mayo todos sus vuelos de pasajeros desde y hacia la región de Aysén.   En un comunicado publicado el 24 de abril en su página oficial, la empresa informó que sólo daría continuidad a operaciones hacia “ocho de sus 16 destinos nacionales en Chile durante mayo, manteniendo la conectividad desde Santiago hasta Arica, Iquique, Calama, Antofagasta, Concepción, Puerto Montt y Punta Arenas” producto de “restricciones de viaje y a la caída inédita de la demanda producto del COVID-19”.


Existen ámbitos públicos y estratégicos, y circunstancias como las pandemias, donde el mercado no puede tomar las decisiones por sí y ante sí.  Cerrar o abrir la conectividad aérea, pensando en el interés general, no puede ser solo una decisión empresarial.

Si se tratase de una empresa de venta de calzado, flores o de una gelatería, probablemente revuelo no habría causado.  Pero LATAM no comercializa zapatillas, claveles ni chocolitos.  Su función entra en la categoría de servicio público.  Aunque privatizado, servicio público al fin y al cabo.

Tan privatizada está la empresa que hasta 1989 -y bajo el nombre de Lan Chile- perteneció al Estado, que al informar sobre esta situación el gobierno no tuvo más opción que solo lamentarla.  Junto con ofrecer sus esfuerzos para fortalecer la conectividad marítima y mejorar los itinerarios subsidiados hacia Magallanes que permitieran a ayseninos y ayseninas hacer escala en Punta Arenas si quería viajar al norte.  O devolverse.

Esta inicial impotencia gubernamental en un área prioritaria da cuenta del fondo de la discusión. Aunque algunas voces aplaudieron la decisión empresarial, porque respondía de alguna forma a la solicitud de limitación del tránsito aéreo de pasajeros en días de pandemia, el problema es que los motivos para adoptar la medida no fueron sanitarios o pensando en el interés colectivo.  Se originaron, como dijo la empresa, en “restricciones de viajes” y “caída en la demanda”.  No para prevenir contagios en una de las zonas que, hasta el momento, ha sorteado con éxito la crisis.

Los hechos se desencadenaron rápidamente.

Los senadores Ximena Órdenes y David Sandoval se sumaron a las críticas, con gestiones ante la ministra de Transportes Gloria Hutt para revertir la decisión.   Buenos oficios que a mediados de la semana pasada dieron frutos: tanto los legisladores como la secretaria de Estado informaron que LATAM mantendrá durante este mes de mayo un vuelo semanal de pasajeros y cuatro de carga.  Cinco en total.

Las diligencias, solicitudes, en algunos casos limítrofes con la imploración, forman parte de nuestro problema estructural en materia de gestión de bienes y servicios imprescindibles.  Existen ámbitos públicos y estratégicos, y circunstancias como las pandemias, donde el mercado no puede tomar las decisiones por sí y ante sí.  Cerrar o abrir la conectividad aérea, pensando en el interés general, no puede ser solo una decisión empresarial.

Si hoy celebráramos la disminución unilateral de frecuencias, el día de mañana no podríamos reclamar que se aumenten, aunque estuviera más expuesta la salud de la población, si para el privado es rentable hacerlo.  Confiar en el criterio de compañías como LATAM y poner en sus manos -y poder- el devenir de políticas públicas de transporte es tan ingenuo -e irresponsable- como confiar que en esta crisis no privilegiarán sus intereses particulares.  Repasemos: la compañía pidió un salvataje económico al Estadoestá negociando rebajar los sueldos a sus trabajadores y se acogió a la Ley de Protección del Empleo, repartió U$ 57 millones (casi $ 50 mil millones) entre sus propietarios.

Cumplir un rol de interés público no debiera pasar por “gestiones” de los representantes del Estado ante el sector privado, aunque se reconoce lo bienintencionado de sus motivos y objetivos. Aquello es la génesis de un clientelismo que le ha hecho mal a la democracia, que en este caso no es responsabilidad de nuestros legisladores. En un área como ésta deben operar las instituciones, desde el interés colectivo no desde una supuesta magnanimidad empresarial.

Eso es poner las cosas en perspectiva, donde no es el dinero y el mercado el que tiene que poner la música.  Es la sociedad en su conjunto, a través de legislación pertinente y orientada al bien común, la que debe tomar las decisiones que nos afectan como sociedad.

TAGS: #Coronavirus #Latam #Privatización

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#Coronavirus

VER TODO
Alguien que solo ha vivido en las montañas y da un paseo por la llanura, está destinado al fracaso, pues su mirada será siempre torpe, siempre a medias, nunca podrá calibrar los deseos del pueblo
+VER MÁS
#Política

Gobernantes, con riqueza; pero sin fortuna

La acción de abrir el cajón tal vez no significa una violación al código sanitario pero sí una provocación a una población que no puede darse dicho privilegio.
+VER MÁS
#Política

Los umbrales del peligro

Se necesitan 6 semanas de cuarentena real, de hibernación, para volver a tomar el control de la ciudad. Para lograrlo, con $100.000 por persona no será suficiente
+VER MÁS
#Ciudad

Cuarentenillas, tránsito y (des)control

Una de las varias lecciones que permite la pandemia, es que en salud no se improvisa, que el centralismo territorial e institucional no ayuda a la comprensión de la capilaridad del fenómeno social
+VER MÁS
#Salud

¡Nuevamente en el 2020! La Atención Primaria de de Chile, siempre héroe

Nuevos

Alguien que solo ha vivido en las montañas y da un paseo por la llanura, está destinado al fracaso, pues su mirada será siempre torpe, siempre a medias, nunca podrá calibrar los deseos del pueblo
+VER MÁS
#Política

Gobernantes, con riqueza; pero sin fortuna

La acción de abrir el cajón tal vez no significa una violación al código sanitario pero sí una provocación a una población que no puede darse dicho privilegio.
+VER MÁS
#Política

Los umbrales del peligro

Se necesitan 6 semanas de cuarentena real, de hibernación, para volver a tomar el control de la ciudad. Para lograrlo, con $100.000 por persona no será suficiente
+VER MÁS
#Ciudad

Cuarentenillas, tránsito y (des)control

Una de las varias lecciones que permite la pandemia, es que en salud no se improvisa, que el centralismo territorial e institucional no ayuda a la comprensión de la capilaridad del fenómeno social
+VER MÁS
#Salud

¡Nuevamente en el 2020! La Atención Primaria de de Chile, siempre héroe

Popular

Al arbitrio de este rasgo característico estuvieron las vidas de cientos de jóvenes mutilados desde el 18-O y las vidas de toda una generación sobreviviendo pensiones paupérrimas y que son los más vuln ...
+VER MÁS
#Política

«Abran los ataúdes»: Piñera y la necropolítica

El problema, se genera cuando la política adopta medidas oportunistas, basadas en esa realidad creada, y en el costo-beneficio que le genera aparecer dando un golpe de autoridad sin realizar un mayor esfuerzo.
+VER MÁS
#Justicia

Delito y pandemia: Motivación del aumento de penas y el populismo penal

Los ritos nos otorgan seguridades y el confinamiento a que nos ha remitido el virus nos ha negado de ellas, pero también ha cambiado nuestro comportamiento remitiéndonos a una inactividad intranquila
+VER MÁS
#Cultura

La pérdida del rito

Para muchos -especialmente para la clase gobernante– es el “País de las Maravillas”, donde se espera cosas extraordinarias de gente común, con condiciones comunes. No, no, momento, con condiciones n ...
+VER MÁS
#Política

Chile en el país de las maravillas