#Cultura

La pérdida del rito

4 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

El filósofo coreano-alemán Byung-Chul Han nos había llamado la atención al señalar que estábamos en riesgo de perder los ritos que le otorgaban significado a nuestra vida comunitaria, aquellos que la pandemia global está atacando. El riesgo es evidente, pues los ritos no solamente nos permiten reconocernos como parte de una comunidad, sino que “transmiten y representan aquellos valores y órdenes que mantienen cohesionada una comunidad”. Recientemente ha insistido al señalar que “La crisis del coronavirus ha acabado totalmente con los rituales. Ni siquiera está permitido darse la mano. La distancia social destruye cualquier proximidad física. La pandemia ha dado lugar a una sociedad de la cuarentena en la que se pierde toda experiencia comunitaria” (La Semana: Byung-Chul Han).


Los ritos nos otorgan seguridades y el confinamiento a que nos ha remitido el virus nos ha negado de ellas, pero también ha cambiado nuestro comportamiento remitiéndonos a una inactividad intranquila

De ser efectivo lo anterior, es decir, de estar ocurriendo la desaparición permanente de estas acciones simbólicas que representan valores y órdenes que mantienen la cohesión, estaríamos asistiendo a la desintegración de aquellas comunidades que han fundado su identidad en la fortaleza de sus ritos, especialmente aquellas que han resistido los procesos de globalización y los han levantado como distinciones culturales que han permitido la viabilidad de sus instituciones, pero que han permitido a su vez constituir una memoria comunitaria, como una estructura estable que ha salvado y mantenido la integración social, la reproducción de los referentes culturales en cada generación y la transmisión de la herencia simbólica.

La experiencia ritual no dice de manera directa y explícita lo que quiere decir, sino que construye un contexto simbólico cargado de mensajes que contrastan con la experiencia cotidiana, que pueden parecer incomprensibles e incluso absurdos a los participantes de la ceremonia, sin embargo, son cruciales para la eficacia de la conservación cultural. En efecto, el contexto social particular en el que se recrea, está cargado por un conjunto codificado de prácticas normativas y por un fuerte valor simbólico para sus actores y espectadores que lo transforma en sí mismo en un espectáculo que “pone en escena la vida social”, al decir de Levi-Strauss, y que por lo tanto, sin el rito la vida social pierde sentido, porque es en ella donde encuentran su eficacia social. Más aún, es en el ritual donde se agregan múltiples contenidos como el saber, la moral, lo sagrado, la reproducción, el cambio, el poder o la rebelión, disolviendo dicotomías e integrando creencias y actuaciones, el hacer y el decir, muchas veces una válvula de escape para la subversión y el cambio para que todo siga igual.

El rito en tanto que forma y substancia cultural posee la capacidad para responder a las exigencias simbólicas de la sociedad postmoderna, para renovarse y adaptarse permanentemente a las expectativas de aquellos que reinventan sus formas. En tiempos de complejidad e incertidumbre lo que menos quisiéramos es que se derrumbaran nuestras creencias en las que estamos, cuando vemos el derrumbe de certezas, llega el virus que amenaza con la desaparición de nuestros rituales y ya no solo no podemos darnos las manos, rozar nuestras mejillas, despedir o velar a nuestros muertos, sino que mantenemos a distancia los unos de los otros, negándonos la acción reflexiva monológica, pero que tiene un profundo significado dialógico.

Nuestra cultura chilota ritualiza muchas de las relaciones sociales, las cuales a menudo tienen lugar en un contexto, creando formas, herederas de la tradición y en las cuales el pasado transmite saberes en modalidades de forma, favoreciendo la integración de una comunidad que se reconoce en el ritual y valida la eficacia simbólica de su permanencia y perpetuación.

A propósito de esta pandemia y el rito de la velada y sepultación nuestra poeta Rosabetty Muñoz nos dice: “Necesitamos los ritos, las ceremonias repetidas una y otra vez que llenan de sentido ciertos momentos, nos ayudan en una cierta comprensión del mundo. Especialmente sanadores, nos permiten un ritmo que expresa la relación con el tiempo. En estos días de pandemia, se vuelve difuso el transcurrir y nos hacen falta los pequeños gestos de estabilidad que hagan de anclas en medio del oleaje”. Rosabetty Muñoz en Guionb: Nos hacen falta los ritos Los ritos del buen morir.

Los ritos nos otorgan seguridades y el confinamiento a que nos ha remitido el virus nos ha negado de ellas, pero también ha cambiado nuestro comportamiento remitiéndonos a una inactividad intranquila, donde cada día gana más espacio la ansiedad, el insomnio, la angustia, la pena, la depresión. Este virus nos ha escondido detrás de mascarillas negándonos el rito más básico de reconocernos, aislándonos de nuestros familiares y amigos, no nos permite mirarnos a los ojos, y nos ha negado rituales apreciados como la conversación distendida, salir a tomar un café o una cerveza con los amigos, asistir a la misa o acto religioso de los domingos o al juego de pelotas por la tarde, como también, nos ha negado la celebración de los cumpleaños, las celebraciones institucionales y cívicas, todos ritos identitarios necesarios. Estamos perdiendo la comunidad como la hemos creado, mantenido y conocido; tendremos que recrear una nueva comunidad.

TAGS: #Coronavirus #Cultura #Incertidumbre #Ritos

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Jo Scarlett Rivas Albornoz

06 de Julio

El confinamiento nos ofrece muchas oportunidades. Quizás en vez de perder los ritos éstos se fortalecerán y crearemos otros nuevos. Hay familias que se están reencontrando después de años de llevar una vida acelerada y desconectada del núcleo familiar. Las comunidades se han empoderado para ir en apoyo de los afectados, primero por las consecuencias del estallido social y luego la pandemia, generando campañas de ayuda, ollas comunes, atención de adultos mayores, entre otras formas de colaboración que han surgido espontáneamente. Las tecnologías también nos han ayudado a crear nuevas formas de comunicarnos, creando nuevos rituales con los seres queridos que están distantes. La creatividad, la empatía, la solidaridad han resurgido para enfrentar esta pandemia.
Quizás el ritual que impactará más en nuestras vidas será el del duelo. Ese será un proceso que marcará por siempre a las familias que no puedan despedir a sus seres queridos. Pero sin duda que surgirán nuevas formas de despedirlos, nuevas estrategias que nos permitan rescatar el sentido del rito del funeral para cada uno de nosotros.
La comunidad cumple un rol fundamental en estos momentos para el bienestar de sus miembros y sin duda sabremos como mantenerla viva.
Gracias por la reflexión. Cariños

06 de Julio

Gracias Jo por tu comentario. Efectivamente el dinamismo social puede aún no dar señales sobre el carácter que tendrán nuestras relaciones, pero como digo al final: “.Estamos perdiendo la comunidad como la hemos creado, mantenido y conocido; tendremos que recrear una nueva comunidad”. Saludos y cariños

Dr Milton Luis Soto Pérez

09 de Julio

En una comunidad como la nuestra, apenas den la
Noticia que se acaba el confinamiento, restricciones y cuarentenas…que se descubrió una vacuna…olvídate…los ritos estarán igual que siempre… es antropológico… para el caso nuestro es cultural…yo le habría dado ese enfoque…es decir, no por la Pandemia vamos a perder los ritos…no olvidar que hasta hoy se practican muchos ritos… y de eso han pasado más que una Pandemia…
Digo yo…mi opinión es esa

Anybella Recabarren Zúñiga

20 de Julio

Indistintamente de la cultura a la que uno pertenezca, las pautas de los ritos siempre las ha dictado alguna autoridad, ya sea religiosa o institucional. Por ahora, debido a la contingencia sanitaria, son las autoridades de gobierno quienes mandatan la interrupción “temporal” de ceremonias o rituales a los que estábamos acostumbrados, y se entiende que es por nuestro propio bien, pero dónde hay vínculos reales, difícilmente podrían perderse los rituales que nos unen y que han sido parte de nuestra cultura (o de otras) desde tiempos inmemoriales. Éstos pueden y en efecto así lo hemos visto, adaptarse a nuevas realidades.
En consecuencia, los ritos no se pierden, sólo se transforman.
Gracias por recordarnos la importancia de éstos!
Un abrazo!

Ver todos
Ocultar

#Coronavirus

VER TODO
Los migrantes contribuyen día a día al desarrollo de nuestro país. Y a pesar de esta exclusión, no han estado ajenos a la actualidad política chilena.
+VER MÁS
#Ciudadanía

En este Proceso Constituyente faltan los y las inmigrantes

En la Plaza se hizo historia y se crearon memorias, por eso no me cabe duda que sí llevará el nombre de Dignidad, tanto en la señalética como en nuestros corazones.
+VER MÁS
#Política

La llamarán Plaza Dignidad

Lo que soñamos, tiende a confundirse con el socialismo comunitario, la economía circular, el cooperativismo, y puede ser todo esto y más, pues no se trata de defender un dogma o un marco teórico en abst ...
+VER MÁS
#Política

Todo lo solido se desvanece en el aire

Si queremos y buscamos una solución política a la crisis, no nos queda otra que aquellos que ejercen liderazgo político asuman esta responsabilidad histórica.
+VER MÁS
#Política

El desafío de nuestra élite política

Nuevos

Los migrantes contribuyen día a día al desarrollo de nuestro país. Y a pesar de esta exclusión, no han estado ajenos a la actualidad política chilena.
+VER MÁS
#Ciudadanía

En este Proceso Constituyente faltan los y las inmigrantes

En la Plaza se hizo historia y se crearon memorias, por eso no me cabe duda que sí llevará el nombre de Dignidad, tanto en la señalética como en nuestros corazones.
+VER MÁS
#Política

La llamarán Plaza Dignidad

Lo que soñamos, tiende a confundirse con el socialismo comunitario, la economía circular, el cooperativismo, y puede ser todo esto y más, pues no se trata de defender un dogma o un marco teórico en abst ...
+VER MÁS
#Política

Todo lo solido se desvanece en el aire

Si queremos y buscamos una solución política a la crisis, no nos queda otra que aquellos que ejercen liderazgo político asuman esta responsabilidad histórica.
+VER MÁS
#Política

El desafío de nuestra élite política

Popular

Así como los médicos de la época de Freud desmentían a las pacientes histéricas clasificándolas de “simuladoras”, la clase política y la elite chilena rechazan constantemente las demandas del pue ...
+VER MÁS
#Sociedad

Psicoanálisis y estallido social: La pregunta por la dignidad

En un mundo globalizado y dominado por grandes corporaciones, corporaciones que tienen que cambiar sus modelos de negocios, es necesario tener principios y una ética que ponga al ser humano y al medio ambi ...
+VER MÁS
#Sociedad

El mundo sería mejor si la actividad humana tuviera ética

Es evidente que el país enfrenta una situación muy difícil, en diversas dimensiones. Sin embargo, la nueva institucionalidad debió haber defendido con más convicción un presupuesto, de por sí bajo, p ...
+VER MÁS
#Ciencia

Becas Chile, la oficina al fondo del pasillo y la pérdida de confianza

¿Existe un aparato judicial a la altura de las circunstancias?, ¿existe voluntad política para reformar las fuerzas de orden y seguridad?, ¿o están simplemente blindándose unos a otros?
+VER MÁS
#Justicia

Lo que remueve en nosotros el cuerpo de un niño flotando en el Mapocho