#Cultura

El Premio Nacional de Literatura y los chaqueteros de siempre

8 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Creado en 1942, el Premio Nacional de Literatura dejó a Augusto D Halmar como el primero en recibirlo. Desde entonces, hasta ahora, sólo tres mujeres han sido galardonadas: Marta Brunet, Gabriela Mistral y Marcela Paz.

En 1974, la Junta militar restringe el premio a una vez cada dos años y no contentos con ello, excluyen a la Sociedad de Escritores de Chile como integrante del jurado. Amputaciones que se maquillaron a medias en democracia, cuando en 1992 se establece el reglamento para optar a dicho premio, que mantiene la amputación de la bianualidad y el hecho de que ciertos rectores tiene más poder que las diferentes agrupaciones de escritores.

Encima, hay que “postular” al dichoso premio, dotándolo de un halo de cierta indignidad, semejante al mendigo que aspira al mendrugo.

Es una vergüenza que haya que “postular” al premio, con dossier y todo. Si lo dieran quienes deben, sabrían en propiedad que Diamela Eltit es la mejor escritora de Chile y que su estética es ampliamente estudiada en las universidades del orbe, unido a su peso como intelectual en el país; que Isabel Allende lo merece desde hace años por razones semejantes a las que se esgrimieron para darlo a Marcela Paz y porque el mundo la reconoce desde hace más de treinta años (no como un best seller de dos o tres aciertos) como la mujer latinoamericana que abrió caminos para la visibilidad de las otras literaturas de mujeres; que Poli Délano, Antonio Skármeta, María Elena Gertner, y muchos-as más merecen el reconocimiento del país al que han puesto en los ojos del mundo y la dignificación de un oficio que siempre conlleva más renuncias que gratificaciones.

En este oficio, más bien conozco pocos y pocas que no lo “merezcan”.

El caso de Isabel Allende es particularmente doloroso, porque en ella se centran las mayores iras del mundillo literario y sobre éste, de la misoginia imperante. Pareciera doler que venda sus libros, que sea exitosa, que se anhele su opinión (por suerte parca) para inclinar balanzas. Isabel Allende se ha transformado un problema político tanto para la derecha como para la izquierda: de un lado, la primera novela desde dentro de la inacabable problemática de clase en nuestro país, pero esta vez sin justificarla; por otro, el que sea la favorita de un mercado que desde el ala zurda no debe ni enunciarse.

Lo patético es que las argumentaciones en su contra son las mismas que se usan, desde otro lugar, para validar escrituras de varones. Y sin caer en la mediocridad pueril de las comparaciones, basta leer sus denuestos que en mismas plumas son halagos cuando se trata de “otros”.

En estos días, es bueno recordar aquello de EMA, eso tan acomodaticio a la hora de premiar o ensalzar en nuestro país: es decir la lógica chaquetera y obsecuente de Extranjeros, Muertos y Amigos.

 

*Lee también la columna de Rodrigo Pinto, ¿Qué se premia cuando se premia?

————————————–

Foto: Underwood Typewriter II – geoftheref

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quedan 1500 carácteres.
Ordenar comentarios por:

15 de julio

Hola Pía,
Gassan Kanafani quien fuera escritor, pintor, político y periodista palestino, es una de las voces y letras más reconocidas del oriente medio. Este hombre de izquierda se convierte en uno de los puentes que tiene el pueblo palestino para dar a conocer la realidad que sucede al interior de los territorios ocupados.
Desde ahí en lo particular puedo advertir que tanto Kanafani, Said, Sanbar, Darwish, entre otros-as, cobran relevancia dentro del pueblo palestino, y quienes viven fuera de el, porque son capaces de hacer visible qué sucede en lo humano cuando se manifiesta lo humano. Por lo mismo es difícil indicar quién es mejor que el otro, pues mientras más voces «hablen», más visibilidad tienen las personas «sin voz» en un conflicto cotidiano.

Mi duda es cuando ese conflicto no existe, ¿cuál es o debe ser el rol de un-a escritor-a?

15 de julio

¡Qué alegría, que descanso de columna ante tanto dogmatismo!

Ya lo dije antes comentando otra columna, personalmente no me gusta Isabel Allende, pero otra cosa muy distinta es despreciarla y condenarla a las más oscuras mazmorras del olvido porque es un éxito de ventas y la publican en todo el mundo. Si ese fuese su pecado entonces a Neruda ¡qué le corten la cabeza!, a Vargas Llosa ¡qué le corten la cabeza! Al que le va mal es un cuidadoso del lenguaje y la cultura nacional; a la que le va bien es una vendida.

Podría decir que no me gusta Diamela Eltit y no pasa nada, bueno o malo, es mi gusto. Otra cosa muy distinta es arrogarse la sabiduría y el conocimiento de decir que es lo BUENO y lo MALO para la literatura nacional. Alone condenó a Juan Emar al desprecio más absoluto; a la Mistral simplemente se le ninguneó con un silencio de los peores. Tanta gente inteligente y académica, incapaz de hilar un argumento de peso y documentado, avergonzado del éxito o eclipsado ante una obra contundente.

Yo no voy a defender a la Allende, ella se defiende sola y muy bien. Prefiero decir no me gusta y no ser pedante.

15 de julio

¿Para qué tener un premio sobre el cual no es posible ponerse de acuerdo en un grupo mínimo de consideraciones para seleccionar entre los postulantes? ¿Le sirve de algo a quien lo gana, más allá de la pensión vitalicia (algo importante en el mundo de la letras pero que no es parte de «esta» discusión)? ¿Su obra adquiere un nuevo estatus ante sus lectores ya declarados o la sola entrega del premio genera una avalancha de nuevos lectores (aunque las editoriales digan que sí, debe ser marginal el impacto)?

Convengamos que el Premio Nacional de Literatura no es el Nobel (esa si que es una batalla campal) y convengamos que una sociedad, así como reconoce a sus talentos en otros campos, también lo debe hacer en el de la literatura. Pero esta discusión, repetida cada dos años, no sirve de nada ni hace de la literatura chilena un espacio más fecundo.

Como el resultado siempre será subjetivo y se acusará que el ganador o ganadora gozaba del favor de las autoridades de turno, o del marketing de su editorial, o de la adhesión de no se qué político o grupo de escritores, propongo que el azar determine. Un jurado escoge a una terna, de méritos reconocidos, que deje contentos a moros y cristianos, y la decisión final dependerá de una bolita o de unos dados. No faltará quien diga que los dados estaban cargados.

15 de julio

Pía, agradecido de tu comentario, que argumentos más sólidos y contundentes. Así da gusto la discusión.
Saludos

19 de julio

Ilustrisimos todos, mil gracias por los comentarios!! Me encontraba fuera y no respondí por ausencia, no por desinterés. A todos, sólo confesar mis banales arranques patrioteros cuando en una vitrina de Sidney, de San Salvador, de New York, Madrid, Berlín, o donde toque, entre millones de primer mundistas, las portadas de los libros de Isabel Allende me enorgullecen. Pero también me encanta pasar por las universidades y ver la polémica que se crea en torno a ella, la cantidad de argumentos acerca del imaginario cultural chileno (si es que lo tenemos), los turistas que buscan lugares leídos en sus libros, como en Colombia peregrinan buscando a los Buendía.
Nuestros referentes son tan extraños, que el asombro nos detiene ante el como nos ven y nos vemos, como nos escriben y nos escribimos. Celebrar el oficio de contar, de la Allende, de cuestionar de Eltit, de alumbrar de Guertner, no es otra cosa que validar el respeto por aquellas que con palabras viejas, resignifican una manera de ser, de estar sobre el cuerpo de nuestro país, con mayores o menores complejidades, pero siempre oficiando la escritura.

19 de julio

Notable.

20 de julio

Yo estaba estudiando en la Universidad de Texas en Austin cuando Isabel Allende fue invitada de honor a una conferencia. El auditorio estaba repleto, no solo habian academicos y latinoamericanistas, sino de muchos alumnos norteamericanos de pre-grado (una generacion, creanme, muy dificil de encantar). La charla fue estupenda y la aplaudieron de pie por mucho rato. Yo he leido varias novelas de Isabel Allende, algunas me han gustado mucho y otras para nada, pero no se puede negar que el aporte que ella ha realizado para abrir puertas es inmenso y merece ser destacado.

21 de julio

Creo que la señora Pia Barros tiene razón, el grupo de encargados de decidir a quien le corresponde el premio es un tanto arcaico. Estoy de acuerdo que muchos de nuestros escritores merecen el premio nacional, pero el argumento que hace alusión a la presencia de libros de Isabel Allende en vitrinas de Berlín o Londres no me parece de peso. Algunos,- y no precisamente Pia Barros- , han destacado la capacidad de Allende de crear una comunidad de lectores y «hacer marca país» esas no son razones de peso para obtener el premio.
Creo, que esa misma capacidad de «hacer marca país», que muy bien describe Rodrigo pinto, también lo hace Lan Chile o la selección nacional de fútbol.

Saludos a todos.

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
Se colige la urgencia de acuerdos asertivos para canalizar las demandas ciudadanas desde sus territorios, apurando el tranco por una Nueva Constitución
+VER MÁS
#Política

La responsabilidad de los partidos v/s ¿particularismos políticos?

Se colige la urgencia de acuerdos asertivos para canalizar las demandas ciudadanas desde sus territorios, apurando el tranco por una Nueva Constitución

¿Qué priorizamos? ¿Constitución o gobernabilidad? Si no se puede lo menos ¿se podrá lo más? Los ciudadanos miran atónitos la degradación de la política, la descontrolada expansión de la delincuen ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

¿Qué priorizamos: Constitución o gobernabilidad?

¿Qué priorizamos? ¿Constitución o gobernabilidad? Si no se puede lo menos ¿se podrá lo más? Los ciudadanos miran atónitos la degradación de la política, la descontrolada expansión de la delincuencia, la violencia y el narcotráfico. Pero, la ciudadanía chilena debe asumir su responsabilidad en este descalabro

Se observa una tendencia a mantener una inercia del proceso que desgaste los ánimos en perseverar en acordar un tercer procedimiento para cambiar la Constitución de 1980
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no hay acuerdo en el proceso constituyente?

Se observa una tendencia a mantener una inercia del proceso que desgaste los ánimos en perseverar en acordar un tercer procedimiento para cambiar la Constitución de 1980

No puede haber soberanía popular si hay una entidad, formada por un grupo de personas, aunque sea en una democracia representativa, que están diciendo cuales van a ser los límites de una Nueva Constitución
+VER MÁS
#Política

No vamos a un segundo intento de nueva Constitución con soberanía popular

No puede haber soberanía popular si hay una entidad, formada por un grupo de personas, aunque sea en una democracia representativa, que están diciendo cuales van a ser los límites de una Nueva Constitución

Nuevos

El descontrol es demostrativo de que la autorregulación no funciona.
+VER MÁS
#Sociedad

Con la ética por los suelos

Sí podemos sentir el sol como el calor en la piel –pero eso ocurre sin tenerlo a la vista. Sabemos que ese calor es sol, pero indirectamente.
+VER MÁS
#Cultura

El sol conversa con René Descartes

El haber alcanzado la cifra de 8 mil millones de seres humanos, cuyas necesidades superan de lejos la posibilidad de satisfacerlas, solo tiende a alimentar las desigualdades y exacerbar los odios
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Ocho mil millones

Jamás ninguna de las 345 municipalidades que hay en Chile como sus juzgados de policía local, han hecho valer las sanciones contenidas en este DL 3.516.
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Si los jueces desconocen las leyes, estamos mal

Popular

Deborah Jones en la liberación del Ser sensual, metaforización del Eros y el Thanatos que nadan en un lago entre delicadas sábanas, acariciando los sentidos en el juego del deseo
+VER MÁS
#Cultura

Disección poética. Libro: Eróticamente poética de Deborah Jones

El amor por un hijo o un familiar a quien se cuida puede ser inigualable, pero la carga para una persona puede ser destructiva
+VER MÁS
#Ciudadanía

Mamá cuidadora

La industria petrolera actuó a modo del dios Apolo y maldijo al igual que a Casandra a científicos e investigadores ambientalistas, ellos tendrán la capacidad de predecir el futuro, pero nadie les va a creer
+VER MÁS
#Medio Ambiente

El Síndrome de Casandra y la Emergencia Climática

No solo me dispararon y me afectaron a mí. El daño también fue para toda mi familia
+VER MÁS
#Justicia

¿El estallido social quedó atrás? Para las víctimas claramente no