#Cultura

Ciudad y patrimonio: frágil identidad sobre escombros

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Las comunidades que han sufrido la guerra guardan en su memoria aquellos hechos para no olvidarlos jamás; reconstruyen sus edificaciones en recuerdo de aquellas que desaparecieron. En cambio las nuestras, ya en el suelo, sea por movimientos de la Tierra o por renovación urbana, no son más que molestos escombros olvidados en el momento exacto en el que sobre ellos se instala una nueva edificación.

Dice Magris que nuestra identidad es la forma que tenemos de ver, conocer, entender, amar y cambiar el mundo. Sobre el mundo fijamos la mirada y el mundo –más bien sus figuras– nos devuelve nuestra imagen, nuestras imágenes, que con el tiempo se quedan atrás, como restos que se acumulan en el pasado.

La ciudad que habitamos es el mundo, recuerda Magris. Es el lugar del encuentro con los otros, de construcción de lo comunitario y de lo público; el lugar donde se reflejan y acumulan las imágenes que forman la historia y la memoria.

En nuestro caso, cual país en guerra, construimos sobre lo derribado. Las comunidades que han sufrido la guerra guardan en su memoria aquellos hechos para no olvidarlos jamás; reconstruyen sus edificaciones en recuerdo de aquellas que desaparecieron. En cambio las nuestras, ya en el suelo, sea por movimientos de la Tierra o por renovación urbana, no son más que molestos escombros olvidados en el momento exacto en el que sobre ellos se instala una nueva edificación. No hay continuo, no hay memoria de la ciudad.

¿Puede tener identidad una comunidad que habita una tierra en permanente movimiento? ¿Puede tener memoria una comunidad que construye sobre escombros?

Claro, es identidad sobre identidad. Una identidad que se renueva, pero que también se desdibuja. La identidad es, ciertamente, permanente movimiento, siempre en elaboración, pero donde no todo se desvanece en el aire, a riesgo de ya no ser lo que se es.

Identidad y memoria son casi una misma cosa. La memoria, frágil, adaptativa hasta la amnesia, sólo es posible preservarla anclada a objetos y sujetos, a las figuras cuya imagen nos devuelve la ciudad.

La ciudad que nos constituye en comunidad sobre escombros, en que todo es frágil y pasajero, nos expone al peligro de dejar de reconocernos y de allí, a un paso, el de ya no ser nosotros.

Hay vestigios de la ciudad que ha sido, por cierto. Ahí tenemos algunos hitos en el Mercado Central, la Piojera, la Estación Central, los pocos barrios que han logrado eludir los ajustes telúricos y el paso del progreso. Y, como contracara, también se acumulan los vestigios del futuro de la ciudad que será, con su buque insignia Costanera Center.

Pero es mucho más lo que ya no está. Cuando aquellos hitos desaparecen, nuestra historia como comunidad pierde la relación especular con una ciudad que siempre se nos va, que nunca se queda. Si se pierden los referentes, nos extraviamos en una ciudad que no reconocemos como nuestra, que no nos acoge.

Perdemos aquellos rostros urbanos tan nuestros, que nos acompañan en el trayecto. Entonces, desde dónde nos paramos y sostenemos el soy. Una y otra vez, volvemos a la pregunta de quiénes somos.

Así como las viejas de Donoso guardan objetos en cajas debajo de su cama para “llenarse y no perderse”, nosotros atesoramos recuerdos de lugares y trayectos. Y cuando queremos regresar a ellos ya no están más que en nuestra memoria. Frágil memoria.

Hay una tensión entre dos polos de hacer ciudad: Roma o Nueva York. Desde la preservación extásica de un patrimonio que es mucho más que urbano, hasta la construcción y reconstrucción eterna de lo nuevo; pero aún en este último caso precisamente lo nuevo es el sello de identidad: Nueva York es la imagen de la devastación creativa moderna, una ciudad en constante renovación que pareciera temer al pasado.

Sin embargo, no somos ni lo uno ni lo otro. Ni la ciudad museo cuya historia es su identidad ni la ciudad puramente orientada al futuro que reniega de la tradición.

Para nosotros, habitantes de un sitio en donde todo cae, es clave conservar hitos públicos para recordarnos que somos un alguien colectivo, cuya identidad no sólo se yergue sobre los restos funerarios de una demolición. De lo contrario nos condenaremos a ser melancolía: lo que nos faltará siempre para llegar a ser lo que pudimos ser.

Fuente de Fotografía

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Magdalena Undurraga

02 de Enero

Me gusta la columna pero no veo Nueva York y Roma como dos ejemplos entre dos maneras de hacer ciudad.

Ver todos
Ocultar

#Coronavirus

VER TODO
La competencia tiene a este país, no sólo desde lo político, lo ideológico, social y económico, sino desde lo espiritual incluso, y tiene al mundo entero, atrapado en la búsqueda de vencer a un otro.
+VER MÁS
#Ciudadanía

El país de la Razón o la Fuerza

El problema de la identidad es que ésta se fija a partir de exclusiones, entonces se hace necesario revisar todo aquello que excluimos para pensarlo
+VER MÁS
#Política

Libertad a los jóvenes presos durante la revuelta: Identidad y política

La dignidad no solo es un eslogan que representa un cántico de protesta social, sino que representa un anhelo de la inmensa mayoría de chilenos y chilenas, que al menos queremos tener la oportunidad de po ...
+VER MÁS
#Política

La oportunidad histórica de empezar a construir un futuro con dignidad

Comprender las responsabilidades que corresponden a los Estados y gobiernos por disminuir los factores generadores de desigualdad y garantizar un acompañamiento adecuado a los colectivos vulnerables permit ...
+VER MÁS
#Educación

Política Educativa y Estudiantes Migrantes: el Estado chileno al debe

Nuevos

La competencia tiene a este país, no sólo desde lo político, lo ideológico, social y económico, sino desde lo espiritual incluso, y tiene al mundo entero, atrapado en la búsqueda de vencer a un otro.
+VER MÁS
#Ciudadanía

El país de la Razón o la Fuerza

El problema de la identidad es que ésta se fija a partir de exclusiones, entonces se hace necesario revisar todo aquello que excluimos para pensarlo
+VER MÁS
#Política

Libertad a los jóvenes presos durante la revuelta: Identidad y política

La dignidad no solo es un eslogan que representa un cántico de protesta social, sino que representa un anhelo de la inmensa mayoría de chilenos y chilenas, que al menos queremos tener la oportunidad de po ...
+VER MÁS
#Política

La oportunidad histórica de empezar a construir un futuro con dignidad

Comprender las responsabilidades que corresponden a los Estados y gobiernos por disminuir los factores generadores de desigualdad y garantizar un acompañamiento adecuado a los colectivos vulnerables permit ...
+VER MÁS
#Educación

Política Educativa y Estudiantes Migrantes: el Estado chileno al debe

Popular

Así como los médicos de la época de Freud desmentían a las pacientes histéricas clasificándolas de “simuladoras”, la clase política y la elite chilena rechazan constantemente las demandas del pue ...
+VER MÁS
#Sociedad

Psicoanálisis y estallido social: La pregunta por la dignidad

En un mundo globalizado y dominado por grandes corporaciones, corporaciones que tienen que cambiar sus modelos de negocios, es necesario tener principios y una ética que ponga al ser humano y al medio ambi ...
+VER MÁS
#Sociedad

El mundo sería mejor si la actividad humana tuviera ética

Queda en evidencia el poder omnímodo que tiene el sector de la construcción que se relaciona tan amistosamente con los mandamases del Minvu
+VER MÁS
#Ciudad

El colmo de la patudez: privados instruyen al aparato público

En la Plaza se hizo historia y se crearon memorias, por eso no me cabe duda que sí llevará el nombre de Dignidad, tanto en la señalética como en nuestros corazones.
+VER MÁS
#Política

La llamarán Plaza Dignidad