#Cultura

Arte, educación y cultura no son lo mismo, se trata de 3 cosas diferentes

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

No podría definir qué es el arte, es algo que se ha intentado definir de muchas formas, pero siempre existen apreciaciones personales al respecto. Por la misma razón, muchas veces se nos impone una visión sobre el mismo que no tenemos por qué compartir. Sucede entonces que la mejor forma de definir algo que no se conoce con certeza es, por el contrario, definirlo por lo que no es o no podría ser.

El arte no es educación. Y no es cultura (y podemos agregar que la cultura no es educación).


El arte puede elevar el nivel cultural. Pero no es “cultura” de por sí, y como equivalencia. El arte sólo se vuelve cultura cuando pasa a ser parte del patrimonio y la memoria de una sociedad.

La educación es bien diferente del arte. Actualmente se cree que la música, la pintura, la literatura o el teatro sólo tienen fines educativos, “culturales”, o políticos incluso. Pero el arte, realmente, sólo puede tener un fin artístico (a saber cómo lo definimos, aunque por lógica no es un fin educativo ni tampoco uno cultural).

La cultura es gratuita, porque es propia de todo grupo humano. Las personas pueden absorber una cultura por el sólo hecho de estar inmersas en ella. Alguien se puede convertir en pescador por haber vivido con pescadores, por lo que aprende sus destrezas y técnicas. No hay forma de cobrar por ello, porque la cultura siempre es gratis y está disponible en el intercambio social.

La educación en cambio es una actividad intencionada, tiene el fin de educar a las personas. La cultura no tiene una finalidad manifiesta, siendo parecida a una biblioteca. un archivo o un almacén. Pero la educación sí tiene esa finalidad y busca generar unos valores y destrezas. Trata de formar a una persona y es esencial para todo grupo humano (también lo es esencial la cultura, pero la cultura, a diferencia de la educación, siempre existe, buena o mala, no necesita una intención).

Por tanto la educación puede ser asumida como rol del Estado, no necesariamente de forma excluyente, pero sí de forma preferente y amplia. La educación puede ser pública y gratuita, porque de los tres conceptos es el que más fácilmente puede ser legalizado, formalizado o asumido como actividad sujeta a normas, a límites y a necesidades de financiamiento, por ser la actividad más material y tradicional, y también la más fácilmente comprensible y concreta.

El arte no es ni educación ni cultura. El arte tiene mucho más que ver con la libertad y posición de un individuo (o de varios individuos) en el mundo que con el Estado. El Estado a cargo del arte es la negación de la libertad creativa, porque significa que el Estado asume el mismo papel que cumplían antiguamente las cortes en las monarquías, donde componer música, pintar o escribir sólo podía hacerse con auspicio real.

La educación a cargo del Estado es una necesidad, porque es importante formar personas, entregarles valores y destrezas. La educación puede ser pública, gratuita y universal, puede ser muy amplia, y además puede elevar el nivel cultural y además servirse de las artes para su fin educativo.

La cultura no podría estar a cargo del Estado aunque quisiera, porque es propia de todo grupo humano. El Estado puede influir en el nivel cultural mediante la educación y otras acciones, pero no puede hacerse cargo de “la cultura”. La cultura adquiere la forma que la sociedad le da, y sólo la que la sociedad, el colectivo, quiera o pueda darle.

El arte puede elevar el nivel cultural. Pero no es “cultura” de por sí, y como equivalencia. El arte sólo se vuelve cultura cuando pasa a ser parte del patrimonio y la memoria de una sociedad. Esto ocurre cuando la sociedad recuerda una obra de arte, y no cuando la obra de arte está recién hecha, porque ser artista no te vuelve automáticamente parte de “la cultura”. Es algo que define el paso del tiempo.

El arte puede tener un fin educativo. El Estado puede educar a través del arte. Esto lo logra a través de museos, bibliotecas, orquestas, teatros. Y puede lograrse a través de instituciones culturales.

Pero el arte no es ni educación ni cultura. Como actividad es una cosa diferente, y no está a cargo de universidades, ni del Estado, ni de empresarios que no se dedican a actividades artísticas (nada tiene que hacer un fabricante de fideos o un empresario del retail en la promoción de la actividad artística, a diferencia del dueño de un teatro, un cine, o una sala de música).

El arte es libre, es principalmente individual (del individuo hacia el mundo), nace de la expresión personal (o colectiva, pero nunca estatal), y es una actividad profesional o un oficio. Y la libertad de trabajar en el arte es un derecho humano, el derecho al trabajo, el cual no puede ser relativizado.

Arte, educación y cultura son tres cosas diferentes. Este pesado y aburrido texto explicativo me parece necesario, dado que hemos olvidado el uso de diccionarios y enciclopedias, libros colectivos y bastante modestos, cuyos autores permanecen muchas veces anónimos.

TAGS: #Artes #Cultura Educación

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quedan 1500 carácteres.
Ordenar comentarios por:
any

12 de noviembre

Discrepo en su argumentacion, hay artes en todos los aspectos de la existencia, tiene relacion con la percepcion, interpretacion y apreciacion de la belleza en todo…No toda la cultura es gratuita, me encantaria tener acceso a mucha informacion ,mas no tengo el poder adquisitivo para hacerme conocedora. Como decia un profesor cada oficio tiene su arte.

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
Para la ciudadanía la rotonda sin salidas es como vivir el castigo de Sísifo, destinados a llevar una pesada roca política a la cima de la montaña, solo para verla rodar montaña abajo y volver a repeti ...
+VER MÁS
#Política

De vuelta a la rotonda política

Para la ciudadanía la rotonda sin salidas es como vivir el castigo de Sísifo, destinados a llevar una pesada roca política a la cima de la montaña, solo para verla rodar montaña abajo y volver a repetir el ciclo interminable de esfuerzo y fracaso

Que existe agotamiento en múltiples sectores, difícil es de negar. Y eso incide en la viabilidad política actual. Pero eso no significa que el dilema constitucional esté cerrado
+VER MÁS
#Política

El mito del cierre definitivo del proceso constituyente/constitucional

Que existe agotamiento en múltiples sectores, difícil es de negar. Y eso incide en la viabilidad política actual. Pero eso no significa que el dilema constitucional esté cerrado

A pesar de los obstáculos y desgastes, el compromiso adquirido para modificar la Constitución debe ser respetado y llevado a cabo para reconectar con las expectativas y necesidades del pueblo
+VER MÁS
#Política

¿Nos jodimos todos?

A pesar de los obstáculos y desgastes, el compromiso adquirido para modificar la Constitución debe ser respetado y llevado a cabo para reconectar con las expectativas y necesidades del pueblo

El pueblo de Chile, está hastiado de la reyerta de baja monta, no quiere ver más discusiones bizantinas, alejadas de sus problemas cotidianos. Los chilenos y chilenas favorecen los acuerdos, pero esos no ...
+VER MÁS
#Política

Las lecciones del plebiscito

El pueblo de Chile, está hastiado de la reyerta de baja monta, no quiere ver más discusiones bizantinas, alejadas de sus problemas cotidianos. Los chilenos y chilenas favorecen los acuerdos, pero esos no se han visto por ningún lado

Nuevos

La tónica ha sido, desde que tengo uso de razón, al menos en Chile, que quien conquista el centro, gana las elecciones. El centro político es la vedette a quien cortejar, querer, mimar. Y no pocas veces ...
+VER MÁS
#Política

Políticos mirándose el ombligo

Existen en Chile experiencias concretas respecto a la participación de trabajadores y trabajadoras en los directorios de empresas de las que se puede aprender y ampliar
+VER MÁS
#Política

Cóbrenos la palabra

Se diría entonces que los humanos somos en sí mismos, como especie ajedrecística, en este caso, el medio, y cada jugada, un misterio hacia adelante o hacia atrás que nos contesta a ratos; con un poco de ...
+VER MÁS
#Deporte

Sonja Graf: Un retrato a lo Peaky Blinders del ajedrez

Lo que necesitamos como sociedad, es que gobierno y oposición, actúen con responsabilidad. El flagelo de la delincuencia, afecta todos los aspectos de nuestra vida, y era que no, produce severos efectos e ...
+VER MÁS
#Internacional

El legado de Cúcuta

Popular

Según la Encuesta de Bienestar Social (2021), en Chile las personas dedican más de un tercio de su tiempo diario a labores de cuidado, y un 85% de aquellos que pasan más de 8 horas al día en esta labor ...
+VER MÁS
#Sociedad

Avances y retos en el cuidado familiar en Chile

Los empresarios, por la gran responsabilidad que cae sobre sus hombros, no tienen que ambicionar ser los mejores y más ricos del planeta, sino que ser los mejores “para” el planeta, colocando a las per ...
+VER MÁS
#Sociedad

Razas y subhumanos una creencia para justificar atrocidades

Existen en Chile experiencias concretas respecto a la participación de trabajadores y trabajadoras en los directorios de empresas de las que se puede aprender y ampliar
+VER MÁS
#Política

Cóbrenos la palabra

Debemos cuidar lo más preciado que tiene el ser humano, sus palabras, cualquiera esta sea, en el amor, en política, en economía, en educación, todo gira en torno a ellas, algo único y propio, solo de l ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

La palabra humana salvación de la humanidad