#Ciudadanía

Trump en EEUU, AC en Chile: A cada ciudadano su responsabilidad histórica

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

En más de alguna ocasión, un joven alarmado con la contingencia se ha acercado al anciano y le ha convocado a transformar el mundo. Y en más de alguna ocasión, ese abuelo ha concordado en su visión pero ha morigerado sus expectativas de transformación. La ansiedad ante la inmensidad del acontecer del hoy, ante lo que apabulla, ya no es defecto suyo. O, al contrario, su virtud.


Lo que hoy se ve inmenso, difícil, cuesta arriba, no será más ni menos esforzado que lo que muchos han hecho antaño. Para eso sirve visitar los clásicos de la historia, aquellas piezas colmadas de pequeñeces y grandezas. Para entender que no existen los desafíos insuperables.

Lo que en el día a día para quienes recién abren los ojos es novedad y sorpresa, para otros -alacenas de experiencia- es reiteración de ciclos de vida que repiten, una y otra vez, los clásicos de la existencia. Aquellos que, cuales vampiros en la noche, se alimentan de las llagas siempre abiertas de la humanidad. Podemos vestirles de plebeyos en la Roma de Augusto, ciudadanos en el Chile de Bachelet o astronautas en una futura estación espacial, mas su presencia se mantendrá. Porque son consustanciales a la existencia de toda sociedad. La lucha por el poder, la lucha por el cambio, están entre aquellos eternos.

Enfrentar las medidas regresivas en términos de derechos sociales que ha comprometido Donald Trump en Estados Unidos o la posibilidad de contar con una Constitución realmente democrática en nuestro país, por cierto que son tareas fundamentales. Pero para quien ha vivido los efectos de la II Guerra Mundial, la división del mundo entre dos bloques y el riesgo constante a una conflagración nuclear, Mayo del 68, la Unidad Popular y la dictadura cívico-militar de Pinochet, por cierto que son solo una muesca más en la historia personal.

Esta constatación no resta urgencia a las acciones individuales y colectivas para dibujar la sociedad que se anhela. Su mención obedece a la necesidad de entender que los procesos en que cada uno se involucra, aquellos esenciales, no son los primeros ni serán los últimos de su ralea. Pero aún así, será siempre necesario contar con huestes para hacer el trabajo que se requiere en la época que a cada uno toca vivir.

Porque levantar cabeza en la era Trump no será lo más difícil que le tocará a los ciudadanos de Estados Unidos (y, por qué no decirlo, del planeta). Otras épocas ha habido con actores de similar calado, que han dado paso a la organización solidaria en pos de ideales más allá del individualismo, mercantilismo e ignorancia que se desprende de sus decires y actuares. Y el objetivo de distribuir poder en Chile, sorteando las trabas que imponen los celadores del status quo a quienes luchan por un nuevo pacto constitucional, tampoco será algo nuevo. Otros y otras han emprendido tales luchas en la historia patria: los nombres de Bilbao, Infante, Lastarria -relegados por el oscurantismo portaliano- son muestra de aquello.

Lo que hoy se ve inmenso, difícil, cuesta arriba, no será más ni menos esforzado que lo que muchos han hecho antaño. Para eso sirve visitar los clásicos de la historia, aquellas piezas colmadas de pequeñeces y grandezas. Para entender que no existen los desafíos insuperables.

Creo que alguien lo dijo alguna vez: lo imposible dura hasta que lo posible ocupa su lugar. Donde cada uno, en su rol de ciudadano, debe asumir su propia cuota de responsabilidad para mover los límites de la presente realidad.

TAGS: Sociedad

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

 

PARTICIPA

Popular

Lo esencial de este caso está en cómo se usa el Estado para beneficios familiares y personales, como también en la nula separación entre lo público y lo privado de ciertas personas, castas o corrientes ...
+VER MÁS
#Política

Los Piñera Morel y la ideología del oportunismo

La corporación de Ulloa actualmente no cuenta con el respaldo de la hinchada ni tampoco de la barra que acompaña La Lamparita desde la refundación
+VER MÁS
#Deporte

Empresariado y política detrás de los dos Lota Schwager

Es hora de dar vuelta la campana, o el embudo. Es hora de que los de arriba jueguen limpio antes de exigir que los de abajo lo hagan. El día que ello ocurra, solo entonces, volverá a salir el sol.
+VER MÁS
#Sociedad

Campaña Juguemos limpio

Solo el ministro Moreno y su equipo saben en términos ciertos del contenido de Consulta Indígena y no los pueblos indígenas que son los destinatarios de la misma
+VER MÁS
#Política

Consulta Indígena de Piñera, volver al DL Nº2568 de la dictadura

Popular

Durante años estas idas al psiquiatra las hice en silencio, sin contarle a nadie y con la vergüenza de que alguien lo supiera. Odiaba que mi mamá lo comentara con alguien y le rogaba que no hablara del t ...
+VER MÁS
#Salud

Yo salí del clóset de la salud mental ¿y tú?

¿Cuántas veces nos sentimos solos y tristes, pero no queríamos molestar a nuestros padres porque estaban agotados después de largas jornadas de trabajo?
+VER MÁS
#Salud

Nos llaman los hipersensibles

¿Cuál es la diferencia entonces entre desconectar un tubo por limitación del esfuerzo terapéutico a suministrar un fármaco que ponga fin a la vida? ¿No es acaso lo mismo? Ciertamente no.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Sobre el buen morir

La mediocridad va de la mano de esa gran meta: “ser algo”; a la diferencia de “ser alguien”. El hombre librepensador no buscará ser algo como virtud errada para ser aceptado.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Ese hombre solitario y librepensador