#Ciudadanía

Después de los terremotos: la mirada de una iquiqueña

5
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Me quedan muchos recuerdos de las noches que hemos pasado. Desde las palabras de mutuo apoyo que nos dedicamos con gente desconocida allí en la calle, hasta la rabia de saber que en momentos tan difíciles todavía hay personas sin moral ni ética que delinquen, demostrando lo peor de la raza humana.

El título de mi columna dice lo que siento como Iquiqueña.  No es un terremoto.  Son dos los que vivimos.  El primero de 8.2 Richter, el 1 de abril.  Al día siguiente otro de 7.6 Richter que me sigue pareciendo más un 8 y algo que lo que los expertos y sus máquinas miden.  Soy lega en la materia y la percepción del ciudadano común poco tiene que ver con la ciencia.

Esa primera noche antes que terminara el segundo remezón fuerte, la luz se había ido.  La oscuridad total no me permitía ver el entorno.  Antes que comenzaran a sonar las alarmas de evacuación por tsunami, mi familia y yo ya íbamos avanzando hacia zona segura.  Caminé las 16 cuadras en subida pensando en miles de cosas que no recuerdo.  Lo más importante era demostrar calma y tomar las cosas de la mejor manera posible.

Para el siguiente día, habíamos vuelto a casa y nuevamente tuvimos que evacuar.  Esta vez las mochilas estaban mejor preparadas, pero la sensación de angustia fue la misma.  Y otra vez forzarse a la calma, a demostrar una tranquilidad que cuesta mantener.

Mi opinión muy personal, es que a la naturaleza no le puedo reprochar.  No es algo que se puede cuestionar, es simplemente la Tierra, que tiene un poderío mayor que el de cualquier ser humano.  Y nos pone en el lugar que nos corresponde, y nos dice que no importa cuánta tecnología haya, ni toda la soberbia de nuestra especie.  La tierra, -el planeta-, no se va a someter jamás a nuestra voluntad y seguirá actuando como le es propio, nos guste o no.

Me quedan muchos recuerdos de las noches que hemos pasado.  Desde las palabras de mutuo apoyo que nos dedicamos con gente desconocida allí en la calle, hasta la rabia de saber que en momentos tan difíciles todavía hay personas sin moral ni ética que delinquen, demostrando lo peor de la raza humana.

Hay algo que me preocupa, más allá de todo el daño y pérdidas materiales que costará superar.  ¿Qué pasa con nuestra salud mental?  ¿Qué pasará con ese miedo de tantos niños, adolescentes, adultos y ancianos?  Si en nuestro magro sistema de salud pública la Salud Mental siempre ha sido el convidado de piedra.  ¿Qué pasará ahora con los ciudadanos comunes y corrientes que tenemos que recuperar la cotidianeidad, pero que en silencio, nos tragamos las lágrimas de angustia?

Confieso con pudor estimados lectores, que aunque nací en esta tierra y creí sinceramente que las playas más bellas estaban en Iquique, que amé mirar el mar en invierno y que no imaginé una duna más perfecta que el Cerro Dragón, si pudiera hoy mismo, me iría lejos. Lejos de los horrorosos ruidos subterráneos, del sonido de las cosas cimbrándose descontroladas, de los gritos desesperados de las personas y de esas horribles bocinas que anuncian la posibilidad de una ola monstruosa.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

07 de abril

Lo único, no se trague nada, ni las lágrimas ni las palabras. Que acá se la escucha y se la entiende, aunque no sirva de mucho -quizás.

Un abrazo!

07 de abril

Estimada

Se pasó para escribir lindo. Logra tocar la sensibilidad del lector. Debería escribir un libro sobre el terremoto mirado desde quien lo vive y sufre. Le aseguro que por su estilo, se transforma en best seller y escritora famosa.

Catalina

08 de abril

Andrea, gracias por sus palabras.

Catalina, gracias. Como aficionada a la escritura, le agradezco sus palabras.

servallas

08 de abril

Estimada Viviana, como dices, la tierra es así, si embargo hay que vivir, todos los días son días nuevos, esta es una linda tierra. Ahora si fueramos más planificados, creyeramos que se puede hacer urbanismo, si tomaramos la edificación de viviendas sociales en serio, y fuesemos un poco más restrictivos respecto a los peligros potenciales que ya conocemos, en realidad los días serían más hermosos y seguros.

08 de abril

Sergio, gracias por leer la columna.

Efectivamente, toca un punto muy importante. Si las edificaciones se hicieran con la conciencia de que serán el hogar de seres humanos y no un negocio en el que hay que optimizar ganancias, a costa de la calidad del trabajo, si la urbanización fuese un tema que nos preocupara a todos, si la arquitectura no se hubiese encerrado en esa élite pequeña a la que no tenemos acceso la gran masa, probablemente tendríamos menos dramas. Más paisajes amables. Más comunión entre nuestra presencia y el medio en el que nos asentamos.

Si tan sólo supiésemos vivir y convivir mejor!!!

Slds.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

El doble trabajo que cumplen muchas de las seleccionadas chilenas da pena y rabia, que a diferencia de los hombres, ellas no puedan vivir del fútbol
+VER MÁS
#Género

El gol del patriarcado

El santuario de la naturaleza “Dunas y Humedales de Putú” constituye un complejo ecosistema que pertenece a la eco región mediterránea nacional, la cual ha sido considerada a través de una serie de ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Dunas y Humedales de Putú: Un desafío para la conservación de los bienes comunes de identidad territorial

Si uno va a estar en dichos espacios como una minoría intrascendente, donde la gran mayoría está de acuerdo per se con aspectos estructurales distintos a los que desde esta vereda se representan, lo mejo ...
+VER MÁS
#Política

Comisión prelegislativa: ¿Restarse, bajarse o quedarse hasta el final?

Si el Petro es capaz de levantar el cerco de sanciones entonces sí podría ayudar a mitigar el problema económico del país, ya que Venezuela sería capaz de conseguir dinero para pagar sus deudas y amino ...
+VER MÁS
#Economía

Petro: La criptomoneda que hace frente a la crisis venezolana

Popular

Es posible reducir (e incluso eliminar) la contaminación de nuestras ciudades cambiando la leña por sistemas de calefacción geotérmica. ¿Por qué entonces no se hace?
+VER MÁS
#Energía

Calefacción geotérmica ¿Un invierno sin crisis ambientales?

Como Consejera Universitaria, mujer y estudiante le ofrezco disculpas públicas a la profesora en nombre de mis compañeras y compañeros que ejercieron y fueron testigos de tales humillaciones.
+VER MÁS
#Género

¿Educación no sexista?

La pena de muerte jamás será la medida efectiva para reducir los delitos, ni tampoco el derecho penal podrá cubrir todas las prácticas que, como sociedad, queremos eliminar si no cambiamos, primero, nue ...
+VER MÁS
#Justicia

La pena medieval del siglo XXI: la pena de muerte.

Los “emprendedores” están cuestionando un relato de memoria sobre el pasado, proponiendo interpretaciones alternativas y adaptándose al cambio de época del que parecemos ser parte. Esta actitud requi ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Memoria, de actores a emprendedores