#Ciudadanía

Carta abierta a Boric, Vallejo, Cariola y Jackson

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Ustedes hijos de carpinteros que construyeron el caballo de Troya e ingresaron a las fortificaciones inviolables del templo inexpugnable. Cada uno de ustedes serán las voces. Entonces, tú eres ahora el ungido. Tú eres el legítimo hijo de tu pueblo, de tu mapu, de tus lagos y ríos.

Santiago, Noviembre post elecciones del 2013

El Hijo del Carpintero

Desde que empezamos a  agitar ramos después de la dictadura hemos buscado a quien darle la bienvenida. A éste por su sabiduría extraída de un arcoíris ardiente. A este otro por ser el hijo de Herodes. A Pilatos por su dedo acusador en sus  muy lavadas manos, a María Magdalena y su arrepentido llanto, el retorno de Caifás  y su promesa de  mil años de imperio.

Desde ese nuevo inicio en que involucró a todas las corrientes pensantes, buscamos con afán la puerta de Jerusalén, la que nos llevaría a los millones de sueños inconclusos. Ese afán entre desesperado y casi por tocarlo.

Ésa vorágine de milagros multicolores y de diversas formas. Ensueños que hacían que el despertar fuera más sereno, hasta más tangible para muchos, y dolorosamente silencioso para muchos más. Sueños en donde el héroe elegido por un placebo democrático nos acunaba como una madre-padre cariñoso y equitativo.

Padre-Madre nuestro que estás en la presidencia rezaban nuestras huérfanas esperanzas e inquietudes. El reino para los más pobres estaba más cerca. Empezábamos a ser reconocidos.

Nuestra ancestral estigma de hijos ilegítimos, concebidos sólo para ser abusados, engañados y tratados como un artículo productivo-barato –desechable,  se veía que empezaba a tener fin.

Bendito reino del Olimpo. Bendito esos dioses que confabulaban en el puerto. Que escuchaban nuestros sueños.

Pero nosotros no sabíamos de sus acuerdos.

Acuerdos entre nubes de algodón. Blancas y aletargadoras nubes. Ocho años, diez años. Ya vamos, ya vamos se escuchaban en los cánticos que los arcángeles de turno nos prodigaban con su hipnotizadora voz a nuestra desesperanza  pre adolecente.

Vamos, ten fe, tratábamos de inculcarle a nuestra incrédula adolescencia de quince años.

Reza conmigo, tranquilo  si ya viene,  a nuestros veinteañeros desengaños.

Hoy nuestras frustraciones ya han superado su mayoría de edad y juntos  volvemos a descubrir que la democrática equidad nunca resucitó entre nosotros  y seguimos estando solos.

Y nuestras centenarias pero rejuvenecidas frustraciones han vuelto a ser crucificadas a riesgo de trizar los muros de sus templos. Y ese Olimpo sordo y en sus blancas nubes se convirtió en condominio exclusivo, custodiados por guardias pretorianas, y nuestras peticiones por orden explícita, olvidadas en las porterías del Congreso.

Hijo del carpintero, serás escupido y pintado de diferentes colores, miles de veces más que tres veces, por los mismos que te saludaron con ramas de palmeras. Te has levantado y no eres hijo de dioses. Tú venciste a la hidra de mil cabezas. Ustedes hijos de carpinteros que construyeron el caballo de Troya e ingresaron a las fortificaciones inviolables del templo inexpugnable. Cada uno de ustedes serán las voces. Entonces, tú eres ahora el ungido. Tú eres el legítimo hijo de tu pueblo, de tu mapu, de tus lagos y ríos. De sus redes y cosechas. Hijo del desierto, altiplanos y de la pampa. Saca esos guerreros que la sabiduría te entregó como prenda incondicional para botar los muros  que nos encarcelan. Estás obligado a cumplir la tarea.

No olviden que la traición es peor que el servilismo. Que las tentaciones serán más fuertes que el raciocinio. No descansen hasta que todos compartamos las decisiones del Olimpo. Observen y aprendan. Descubran y entiendan. Luego de aprendido, aplíquenlo para todos, sin faltar ninguno, nosotros todos.

Y ahí, cuando La Parca les recuerde su presencia, ya habrán sabido que  vuestros nombres serán invocados por la única y más poderosa santísima trinidad: Los brazos, la sangre y el  espíritu, de cada uno de los herederos de ésta nuestra tierra.

Que así sea.

————

Foto: Publimetro

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La configuración del Estado de derecho que debiese primar en un país democrático como el nuestro, exige el respeto y cumplimiento de las normativas que regulan su quehacer
+VER MÁS
#Sociedad

Carta de la Universidad de Chile y el Estado de Derecho

Se desobedece por ausencia de temor, las atribuciones del carabinero, el padre, el marido, el sacerdote o el Estado en cuando al poder de castigar, incluso con violencia, hacían gran parte de la obediencia ...
+VER MÁS
#Política

Crisis de autoridad en Chile

La libertad educativa es uno de los principios más fundamentales para generar una educación pública pluralista, diversa y justa.
+VER MÁS
#Educación

En defensa de la libertad educativa

En el debate sobre la ley 21.015 que incentiva la inclusión laboral de personas con discapacidad, ¿qué protagonismo tienen para las empresas los derechos de los nuevos trabajadores?
+VER MÁS
#Trabajo

Comunicación para la inclusión

Popular

Si debatimos para ganar, terminaremos creyendo que existe una única respuesta correcta y sería la nuestra y cualquier otra está equivocada.
+VER MÁS
#Sociedad

¿Discutimos para ganar o para aprender?

La recuperación de la ciudad no pasa solo por invertir dineros públicos, para revertir los efectos de la desigualdad territorial es necesario volver a conocernos, para valorarnos desde el encuentro, no de ...
+VER MÁS
#Ciudad

Santiago desigual

Casi la mitad de la población chilena en exterior, formada por los hijos de los chilenos nacidos fuera de la patria, no pudieron participar en el proceso eleccionario por no cumplir con la exigencia establ ...
+VER MÁS
#Política

Limitación grave al derecho a voto de los chilenos nacidos en el extranjero

Expresarse de esa manera es inaceptable y haberlo hecho en el pasado no prescribe fácilmente. Vivimos en una era en que todos tienen la oportunidad de sentirse superiores moralmente, especialmente cuando o ...
+VER MÁS
#Sociedad

¿Así que fuiste linchado por las Redes Sociales?