#Todos somos ciudadanos

Ada Díaz: Puedo decir, honestamente, que me gusta mi trabajo

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Ada Díaz es la persona que está a cargo de la biblioteca de Balmaceda en la región de Aysén. Su segunda casa, como le dice. Hasta hace unas semanas, además, coordinaba el museo y la radio comunal. Durante años dio la pelea para tener una biblioteca grande, espaciosa y, sobre todo, tibia donde recibir a los niños, los ancianos y a todos quienes ven ese centro como un refugio comunitario. Logró su meta, y eso la tiene sintiéndose orgullosa.

¿Cuál es tu rasgo más ciudadano?

La parte social. Estar cerca de la gente, trabajar con la gente, ver sus necesidades.

¿Cómo es tu labor diaria?

Yo estoy a cargo del Museo de Los Pioneros, la biblioteca y la radio comunitaria de Balmaceda. Además, hago apoyo social y cultural desde la comunidad.

¿Cómo haces ese apoyo que me mencionas?

Balmaceda es una localidad pequeña donde la gente se siente desarraigada, a veces, por la falta de trabajo. Lo que hago es conectar a las autoridades con las personas. Trato de que la ayuda no sea sólo monetaria, sino también sicológica. Gestiono talleres para que la gente se atreva a hacer cosas, ellos saben hacer muchas actividades, pero a veces no se animan. Con esto les subimos la autoestima y cooperamos en ese sentido.

¿Cómo pesquisas las necesidades de la gente?  

La localidad es pequeña, viven alrededor de 380 personas, nos conocemos todos y sabemos de nuestra vida. Como el Museo y la Biblioteca son espacios comunitarios, funcionan como juntas de vecinos, aunque son centros culturales.

¿Cuál es el sueldo promedio allá en Balmaceda?

Algunas personas trabajan en el aeropuerto y en las líneas aéreas, hay personas que trabajan día a día y que salen a los lugares aledaños, van hacia Argentina, van a los centros de cultivo de peces también fuera de la localidad.


Hay personas que me dicen que los niños quieren estar más acá en la biblioteca que en sus casas.

Vale decir, el trabajo es precario

Claro, hay meses que muchas personas no tienen trabajos. Medio año el Municipio apoya con los planes PMU, lo que permite que varios se hagan un sueldito mensual. Mi gestión es hablar con las empresas, hemos tenido buena llegada. Lo que sí, yo le digo a la gente que ellos demuestren que pueden hacer cosas, con apoyo, pero que no se queden en asistencialismo.

Ada trabaja a unas seis cuadras de su Biblioteca. En invierno, cuando está todo cubierto de nieve, ella no duda en palear para abrir el camino.

“Eso es una experiencia bien fuerte, porque resulta que nieva mucho, y esa vez, cuando me tocó venirme al trabajo, había más de un metro de nieve, así que yo dije, “bueno, habrá que ir a trabajar”. Y mi pensamiento fue que muchos aviones iban a cancelar sus vuelos por las condiciones, y que los turistas iban a poder visitar la biblioteca y el museo, era una opción que estuvieran ahí”

Era una oportunidad para que conocieran tu biblioteca y tu museo.

Claro, cuando pasa eso llega mucho más gente acá a la biblioteca y al museo. Primero empecé a apartar la nieve con un escobillón, pero no me resultó. Fui al galpón y saqué las palas, me arropé bien, me puse gorro, guantes, bufanda, pero llegué en polera acá porque la nieve me dio calor.

¿Votas en las elecciones?

Sí, hago el ejercicio de ir a votar. Apoyo también en conteo de votos, en transparencia.

¿Cuál es tu motivación principal para ejercer estos rasgos ciudadanos?

Trabajar con la gente, me siento bien. También trabajo mucho con los niños. La gente se ríe porque mi slogan es “la sonrisa de un niño te lo agradecerá”.

Pasa, además, que yo recibí mucho apoyo del Estado. En el gobierno de don Ricardo Lagos, yo terminé mi cuarto medio, entonces, yo dije “chuta, yo tuve esa oportunidad de capacitarme, de terminar mi cuarto medio”. Después trabajé como monitora de alfabetización de adultos y adultos mayores, y fue una experiencia súper rica porque, trabajas con la gente que no sabe leer, y tú ves, y han vivido toda una vida, han salido adelante. Pude estudiar para coordinadora de bibliotecas escolares porque me dieron una beca.

Entonces, ¿tu reflexión fue que debías devolver de alguna manera estos beneficios?

Claro, dije si a mí me dieron la oportunidad, entonces yo tengo que entregar.

“Balmaceda es una localidad pequeña donde la gente se siente desarraigada, a veces, por la falta de trabajo. Lo que hago es conectar a las autoridades con las personas. Trato de que la ayuda no sea sólo monetaria, sino también sicológica. Gestiono talleres para que la gente se atreva a hacer cosas, ellos saben hacer muchas actividades, pero a veces no se animan. Con esto les subimos la autoestima y cooperamos en ese sentido.”

Pero tú podrías haberte quedado en tu casa, sentada, con tus conocimientos y, sin embargo, decidiste hacer un montón de cosas por tu comunidad.

Es que yo pienso de que cuando uno recibe todos estos apoyos, debe entregarlos, trabajar de dentro hacia fuera, desde mi interior, es como sentirse gratificada porque la vida te da muchas cosas. Vi que tenía una fuerza interior para trabajar con la gente.

Lo que hice fue demostrar que Balmaceda leía, sumé a la gente de los alrededores, a las personas de Blanco, que es una localidad a 15 ó 20 kilómetros.

Eso lo hiciste con las cajas viajeras, comenzar a unir a las personas a través de la lectura.

Fue una idea que se me ocurrió porque la biblioteca es pequeña y súper helada, cuando vienen los niños yo los tengo al lado de una combustión que les hago, un fueguito, y les pongo mesas, para que estén calientitos.

Yo sé que había gente a la que le gustaba leer, pero no venía a la biblioteca por el frío, entonces, comencé a salir con las cajas viajeras. Al comienzo me decían que se perderían libros y yo les explicaba que cómo se iban a extraviar si yo conocía a todas las personas. A Blanco, por ejemplo, me trasladan los carabineros.

Las cajas viajeras de Ada comenzaron en 2010, y se han convertido en un nexo comunitario. Los vecinos no sólo reciben libros sino revistas, informaciones que les interesen y muchos de ellos le piden servicios como cargar los celulares, entre otras cosas. La conexión con carabineros para el traslado también fue una gestión de Ada.

Ella es también la gestora de un concurso para premiar a los mejores lectores que congrega a las empresas locales, comercio, las instituciones, la municipalidad, la gobernación, la PDI, carabineros, la fuerza área y hasta el servicio Nacional de Pesca de Puerto Aysén, que a pesar de estar a 160 kilómetros de distancia se comprometen con apoyo.

La misión de Ada fue siempre conseguir una nueva biblioteca para su comunidad y lo logró.

“Estamos grandes, es un lugar amplio y calientito. Aún no se inaugura pero está en proceso y será mucho más acogedora, cerradita para que no se cuele el frío. Yo ya estoy soñando con estar ahí”

¿Cómo ves el panorama de los niños que apoyas con la lectura? Porque al tratarse de chicos en una región tan extrema, deben terminar el colegio e irse a estudiar si es que pueden.

De cuando empecé, esos niños ya tienen entre 20 y 22 años, y han podido seguir estudiando. Lo bueno es que cuando los chicos son profesionales, se reciben, me han seguido apoyando. Ya no vienen como niños chicos, sino a ofrecer lo que saben a través de talleres, por ejemplo.

Uno de los lemas de Ada es crear conciencia sobre que el trabajo debe ser comunitario. Es así como para el concurso de los mejores lectores logró como premio un viaje a El Fraile, que es un centro de ski. “Fue tan motivador que hasta las mamás se comprometieron y venían a buscar libros. Hay personas que me dicen que los niños quieren estar más acá en la biblioteca que en sus casas”

Lo que haces en el Museo, la biblioteca y la radio te ha servido para formarte como líder. ¿Te crees el cuento como gestora de cambios tan importantes?

Evalúo estos años y he aprendido harto. Hay veces en que se cancelan los vuelos y me quedo en la biblioteca hasta las 9 de la noche, pero es porque sé que en la casa está mi marido que me apoya incondicionalmente. A mí eso me gratifica, me motiva. Lo digo honestamente, me gusta mi trabajo.

¿Eres feliz?

Sí, y lo digo con una sonrisa bien grande.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Este domingo nos jugamos algo importante, no estamos hablando de una elección universitaria, de centro de estudiantes, o de un tongo cuasi salfatiano.
+VER MÁS
#Política

El idealismo ético, como lastre político

Pero sí tenemos la oportunidad de intentar otra ecualización. Una donde el otro no sea, de entrada, mi enemigo sino alguien compañero, merecedor de vivir en dignidad. Donde lo que me pertenece no sea a c ...
+VER MÁS
#Política

Ecualización valórica de nuestra sociedad -en modo presidencial-

Una acción clara para hacer realidad esto, es la creación de una Empresa Nacional del Litio, que quizás no va a ser competitiva al comienzo de su ciclo de vida, pero puede volverse competitiva con el tie ...
+VER MÁS
#Energía

Litio, la última oportunidad

La tesis de una temprana degeneración concertacionista es un fantasma que, innegablemente, siempre se puede encontrar presente frente a los ojos de aquellos que depositaron sus esperanzas en el FA.
+VER MÁS
#Política

¿La temprana degeneración concertacionista del Frente Amplio?

Popular

Hoy la esclavitud no está legitimada, pero se calcula que existen unos 38 millones de esclavos en el mundo, por ejemplo en India es una realidad que se oculta y allí hay unos 16 millones esclavos.
+VER MÁS
#Economía

Lo que oculta la globalización ¿Comprarías cosas hechas por esclavos?

Mi conclusión es que Sebastián Piñera en materia de educación defenderá los intereses de los nodos principales de su red: sostenedores privados y Ues privadas.
+VER MÁS
#Educación

Red de Piñera en educación: sostenedores privados, Elige Educar y Ues privadas

Lo que antes era una carrera ganada para el expresidente, hoy es la madre de todas batallas y el resultado ahora más que nunca es incierto.
+VER MÁS
#Política

La segunda vuelta, la madre de todas las batallas para la derecha

Imagínese no sólo no ser reconocido como trabajador por su empleador, sino que, además, se le obliga a usted a cumplir con obligaciones que le corresponden a él. Así, usted se enfrenta a la posibilidad ...
+VER MÁS
#Política

La última oportunidad de ser consecuentes