#Sociedad

Mirar a Chile con nuevos anteojos

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

-¿Es válido pensar en alguien que delinque como un “delincuente” que quiere hacer el “mal” y que “merece” castigo?, ¿No son, acaso, sus pensamientos una construcción socio-cultural determinada por un contexto histórico marcado por la desigualdad social y el consumismo?, ¿Es culpable él de lo que piensa y de lo que hace?, ¿No es su comportamiento una herramienta de sobrevivencia en su contexto?, ¿No merece él un mayor esfuerzo de nuestra parte por enseñarle nuevas herramientas y signos?

Muchas veces me pregunto acerca del porqué casi nadie que tenga la osadía de analizar algún tipo de fenómeno social en nuestro país, y mucho menos, de postular distintas políticas públicas o mecanismos económicos a seguir, repara en aquello que resulta medular para la reflexión acerca de cualquier tópico humano: la génesis del pensamiento humano y del lenguaje como su herramienta primordial.

A grandes rasgos, y usando a Vygotski y Bakhtin, dos de los autores basales en este aspecto, tanto por su afán de involucrar la mayor cantidad de disciplinas en su análisis, así como el largo recorrido de fundamentación empírica con que cuentan sus teorías, trataré de redactar en el mínimo de líneas posible los aspectos que considero fundamentales para comprender muy básicamente su visión.

Vygostki propone que el individuo, mediante la interiorización de signos creados socialmente, estructurará su procesamiento y pensamiento de acuerdo con dichos códigos (que en última instancia, son un lenguaje determinado). Con esta base de signos, el individuo actuará en su ambiente co-construyendo socialmente nuevos códigos comprensivos y expresivos, estructurando su aprendizaje con referentes más expertos en aquello que él considera válido. En complemento, la postura de Bakhtin propone que la condición humana se plasma y concreta a través del lenguaje. Así, el ser humano será un ente formado por un determinado compartir social en un momento histórico particular, donde sus ideas o tópicos serán en lo profundo, las ideas de todo aquello que le precede y que está conectado con su contexto particular.

Si tomamos los anteojos que Vygotski y Bakhtin nos prestan y miramos nuestra realidad nacional, muchas preguntas comenzarán a emerger, a crearse.

¿Es válido pensar que un individuo puede hacerse infinitamente rico por el hecho de rentabilizar “su” idea? ¿No es acaso “su” idea un producto de la socialización de muchas personas a su alrededor? ¿No se debe, acaso, totalmente al entorno que lo configuró y configura como ser humano? ¿Qué sería de su idea sin la sociedad? ¿Es lógico su egoísmo?

¿Es válido pensar en alguien que delinque como un “delincuente” que quiere hacer el “mal” y que “merece” castigo? ¿No son, acaso, sus pensamientos una construcción socio-cultural determinada por un contexto histórico marcado por la desigualdad social y el consumismo? ¿Es culpable él de lo que piensa y de lo que hace? ¿No es su comportamiento una herramienta de sobrevivencia en su contexto? ¿No merece él un mayor esfuerzo de nuestra parte por enseñarle nuevas herramientas y signos?

¿Es justo estandarizar cuantitativamente una medida de progreso académico en un país con contextos sociales, culturales y económicos tan dispares? ¿Es correcto materializar medidas públicas que sean orientadas por estos indicadores cuantitativos?

¿Es “justo” medir el mérito de una persona por sus notas o puntajes? ¿Es posible congelar a una persona o grupo en un determinado rango numérico?

Los invito a pensar la sociedad con nuevos anteojos.

——

Foto: mmhaffie / Licencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

23 de mayo

Pues sí, hay que atreverse a preguntar lo fundamental. Es necesaria la búsqueda de respuestas con la materialidad de los contextos presentes, y también la subjetividad asociada a esa materialidad.

Rodrigo Sebastián Enrique Campos Martínez

23 de mayo

Interesante tu columna compadre, te mando por interno un paper que te puede interesar !

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Chile debe aceptar el desafió de ir por sus ventajas comparativas y tomar como propio el ser considerado como el país con más proyección en Energías Renovables (Solar, Eólica, GeoTérmica, Mareomotriz ...
+VER MÁS
#Desarrollo Regional

La leña, el cambio climático y la industria forestal

Nuestra participación y la de muchos otros es la que hace posible orientar la dirección de un país en un sentido u otro. Un grano de arena no hace una montaña, sin embargo un gran número de granos, sí ...
+VER MÁS
#Política

¿Porqué no votar?

Mirar los acontecimientos con perspectiva histórica y elucubrar una posible respuesta resulta del todo ejemplar para evitar los juicios y decisiones apuradas, de manera que en la vieja reyerta sobre si apr ...
+VER MÁS
#Política

Kohl o Merkel: la disyuntiva DC después de las elecciones

Mientras una persona más conocimiento de sí mismo y del mundo que lo rodea obtenga, menos espacio para el dogmatismo religioso va a tener disponible.
+VER MÁS
#Religión

El fenómeno de las religiones en el mundo actual

Popular

Para nosotros los psicólogos, cuando la química (no racional) te impide dar tu 100% con un paciente estás obligado a derivarlo a otro, luego, si eres responsable, tienes que analizar porque no toleraste ...
+VER MÁS
#Política

Cero tolerancia al Rincón que mata en mala

El trabajador, aparte de no leer ni siquiera Condorito en su somnolencia transantiaguina, constata como día a día su patrón ingresa desde paltas del supermercado a autos 0kms.
+VER MÁS
#Política

Saber hacerla

Ahora bien, en estas elecciones no da lo mismo quien gobierne los próximos años, lo que está en juego es decidir el país que soñamos.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Porque no da lo mismo quien gobierne

No podemos dejar de recordar el caos que se viví­a no hace mucho tiempo en las calles de Santiago, permanentemente en pugna y con olor a bomba lacrimógena, no bien se hubo disipado el polvo el terremoto.
+VER MÁS
#Política

Cómo ganarle a Piñera