#Sociedad

Juventud: la urgencia de contar con una institución de peso

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Con preocupación tomamos un nuevo estudio que refleja la disconformidad y poca representatividad de los jóvenes en el sistema político chileno. Una vez más, según la última medición del Instituto Nacional de la Juventud (INJUV), la mayoría de los jóvenes consultados, entre 18 y 29 años, consignó que “poco o nada” le importaba el sistema electoral chileno, y el 49% de ellos afirmó que no es posible influir en política.

La cifra es más preocupante aun cuando se consigna que el 76% sostuvo que no sabe qué sistema electoral se usa para elegir al Primer Mandatario, no conoce el binominal, ni puede nombrar 5 de los 120 diputados que los representamos en la Cámara Baja.

Nosotros ya lo veníamos diciendo. Estábamos en un panorama oscuro y esto viene a confirmarlo. Si bien mucho tiene que ver nuestra educación en este estudio, también el rol principal es el desinterés. No por nada habemos un grupo importante de legisladores trabajando por un cambio al sistema binominal, porque creemos que ya cumplió su misión y objetivo. Otra de las reformas ansiadas fue el sistema de inscripción, ahora quizás odiada por muchos por su no obligatoriedad de voto, pero necesaria visto desde el sistema que teníamos antes. Este escenario hablaba de un padrón compuesto mayormente de adultos mayores, por lo tanto, todos los programas y propuestas de los candidatos iban sólo destinados a ellos. Hoy, esperemos que esto cambie, pues el fin mayor de la reforma consta de esto: de ampliar la representación y por tanto cubrir a todos los grupos etáreos al momento de escuchar a los chilenos.

Hoy más que nunca necesitamos de una política pública profunda y analítica que se haga cargo de las verdaderas realidades de los jóvenes, y que problemas como el estudio y trabajo simultáneo, el embarazo adolescente, la sexualidad, las drogas y el alcohol, los accidentes de tránsito, entre otros, tengan una institución de peso de la cual puedan emanar soluciones de Estado. Un organismo que al menos pueda ejecutar por sí solo un programa y que sea eje de políticas interministeriales, si es que no se quiere la creación de una subsecretaria especializada.

Como Presidenta de la Comisión de Juventud de la Cámara, he solicitado a los ministros Cristián Larroulet, Joaquín Lavín y al mismo Presidente de la República, Sebastián Piñera, un aumento de las atribuciones y nuevos recursos para el INJUV, peticiones que, después de varios obstáculos, han llevado a que se inicien los estudios para un proyecto de ley en la materia.

Ya no podemos seguir esperando. La inscripción automática y el voto voluntario fue el primer paso para intentar acercar a los jóvenes a la política y, más que eso, que seamos los políticos los que innovemos a la hora de elaborar una propuesta o redactar un proyecto, para llamar la atención de la juventud. Tengo la convicción de que lo anterior no es suficiente. Tampoco basta con un pincelazo al INJUV, que después de tantos años de tener como meta sólo regalar entradas al cine, ahora se conoce solamente por mayor motivación del actual Gobierno.

Necesitamos que la fuerza política se interese en los jóvenes, entendiendo que sus problemas van mucho más allá de la educación y que no se reducen al movimiento estudiantil. Necesitamos mayor voluntad política para tratar problemáticas de los menores de 30 años en su conjunto y no en forma aislada (si es que tenemos suerte de que un programa de TV haga un reportaje sobre el alcoholismo y aparezca “algún preocupado”). Lo digo con autoridad, porque sé lo que costó juntar las firmas y los votos para el nacimiento de esta comisión, porque sé que somos pocos los ocupados de la juventud chilena en su integridad dentro del Congreso y que después de muchos años recién se comienzan a crear ciertas medidas gubernamentales que. como menciono, no son suficientes.

Debemos esforzarnos el doble por complementar medidas dirigida a ellos, comprendiendo que son más del 25% de nuestra población y que el futuro de Chile está en ellos.

—-

foto: valtencir / Licencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

08 de agosto

¿Los diputados representan a la juventud y a la ciudadanía en general?… Eso es extraño, porque a mí no me representa ninguno…

¿Cuál es o era la misión y el objetivo del sistema binominal?…

Que el antiguo padrón electoral, “compuesto mayormente de adultos mayores”, haya sido ampliado luego de la inscripción automática, no quiere decir que esto amplie la representación de la ciudadanía, ni tampoco que “más chilenos serán escuchados”, porque hacer una raya en un voto, frente al nombre de un personaje, no es una forma de lenguaje, ni tampoco una forma de expresar ideas o planteamientos…

Los jóvenes, luego de más de 20 años de post dictadura, ¿todavía no han tenido ninguna clase de institucionalidad que se preocupe de ellos?… A mí me parece que eso es falso…

El futuro de Chile nunca estará en manos de los jóvenes, ya que siempre habrá personas adultas mayores que se preocupen del rumbo del país y con las influencias necesarias para dirigirlo hacia donde quieran…

Aparte de esos comentarios de orden general al artículo, me cabe mencionar que la población en general, no sólo los jóvenes, requieren una institucionalidad política que les permita una representación directa o casi directa en el Congreso Nacional y eso no se consigue con ninguna de las medidas que haya adoptado hasta ahora la seudo clase política, sino que debiera conseguirse con una verdadera innovación en la Institucionalidad nacional y ello podría alcanzarse con una Cámara Ciudadana Digital que tenga representantes directos en el Congreso, tal como Diputados o Senadores designados por la ciudadanía que representen los consensos que ella logré, más bien aún si consideramos que “el binominal es un sistema político que ya cumplió su misión y sus objetivos”…

http://www.camaraciudadana.cl

09 de agosto

Como joven profesional déjeme decirle señorita Sabat que usted no me representa. Tampoco representa a los miles y miles de jóvenes que apoyan al movimiento estudiantil. Podrá ser la presidenta de Comisión de Juventud de la Cámara de Diputados, pero eso no la legitima como representante de nada, tal como en el actual sistema de oclocracia ningún político representa a la ciudadanía que lo eligió. Estoy de acuerdo en la necesidad de extender las atribuciones y el accionar del INJUV, como plantea, pero disto mucho de concordar con su análisis ingenuo de la abstención de participación política de la juventud. Señalo esto porque usted sabe que existen, por ejemplo, diputadas que accedieron a una candidatura promovida por un partido político gracias al tráfico de influencias de su padre sin contar con la formación académica ni el currículum político necesario para legitimar un trabajo riguroso desde el parlamento. Por situaciones como ésta y otras similares es que los jóvenes no desean darle el voto a ninguno de los dirigentes que, poseídos por una insaciable sed de poder y figuración pública, terminan estafando a los ciudadanos una y otra vez. La política se ha convertido en el arte de hacer muchas promesas en campaña para, ya en el poder, dar una buena explicación de porqué no pueden ser cumplidas. Y el actual gobierno al que usted pertenece es una viva imagen de aquella desfachatez y sinvergüenzura que tiene colmada la paciencia de los chilenos. Como escribió una vez Lenin: “A los oprimidos se les autoriza para decidir una vez cada varios años qué miembros de la clase opresora han de representarlos y aplastarlos en el parlamento”. Que tenga una buena dieta parlamentaria señorita Sabat.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La jueza Mónica Jeldres advirtió que "no se debe relativizar la protección de la infancia", cuando el Estado asigna recursos, cobertura y legislación en la Protección de la niñez.
+VER MÁS
#Ciudadanía

El defensor que no será defensor

No es difícil soñar e imaginar durante el siglo XXI, ver crecer la ciudad eléctrica, eólico-fotovoltaica más grande de América, una ciudad para vivir sin un horrible puerto de carga al frente, con la ...
+VER MÁS
#Sociedad

Soñando Valparaíso, la ciudad eléctrica

El Chile de todos no merece un gobierno de derecha que signifique retroceder en los cambios de largo aliento, sino más bien uno que se atreva a generar políticas responsables que no dinamiten el camino t ...
+VER MÁS
#Política

El eterno retorno: Desafíos de la centro-izquierda chilena

Entendemos que el derecho a la libre determinación es un derecho imperativo, por lo que no sería entendible su negación, entendiendo que los pueblos indígenas en su conjunto han debatido y apuntado a in ...
+VER MÁS
#Política

Kizugünewtun: Derecho a la libre determinación

Popular

Lamentablemente, la Mecánica Cuántica en vez de llegar a la cultura popular por sus logros científicos y tecnológicos, lo hizo con versiones extravagantes, engañosas y en algunos casos hasta ridículas ...
+VER MÁS
#Ciencia

El erróneo uso del término Cuántico por las pseudociencias

Sí a su equipo le faltó coraje, valentía, decisión, arrojo, valor, ánimo, esfuerzo o ímpetu, no se complique, dígalo con algunas de esas palabras, no con los anodinos "faltó huevos" o &quo ...
+VER MÁS
#Sociedad

Eufemismos... ¡Cuánto mal hacen!

Sólo nos quedará ver que pasa en la segunda vuelta, con los mismos actores que conocemos desde la vuelta de la democracia, que aunque las reglas han cambiado y nuevos actores han entrado, siguen siendo lo ...
+VER MÁS
#Política

Segunda Vuelta: La antesala de una crónica anunciada

Uno de los pilares y principios en que se basa la mediación en salud, es efectivamente a imponer mesuradamente en la sociedad Chilena un cambio de razonamiento y de búsqueda a sus problemas, y así desjud ...
+VER MÁS
#Justicia

Un cáncer llamado negligencia médica