#Política

UDI S.A.: cautiva del neoliberalismo y de su pasado

9 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

El centro neurálgico del poder en Chile está dentro de la Unión Demócrata Independiente (UDI). Su élite política y la mayoría de sus militantes son dueños de un vasto poder financiero y comunicacional ultraneoliberal creado, manu militari, durante la dictadura, que les vendió las empresas estatales, en un ejercicio de auténtico saqueo, en una suma simbólica, convirtiéndoles en un poder fáctico, y a la UDI, en una S.A por sólo defender intereses corporativos.


Faltaría a la verdad histórica si omitiera que en los sótanos de la UDI están los catálogos del exterminio de los derechos humanos durante la barbarie dictatorial, firmados por los que ahora están sumidos en la corrupción. ¿Qué más se puede esperar con este ropaje histórico?

Devota del neoliberalismo, la UDI ha protegido hasta el fetichismo su máxima: la supremacía del mercado desregulado y su consecuencia directa, la anorexia del Estado (22% de PIB; la media en la OCDE es 36%).  Esta forma de administrar el capitalismo ha creado mucha riqueza pero, paralelamente, más desigualdad: mientras el capital privado crece de manera exorbitante, sus beneficios excluyen a las mayorías; y el santificado “crecimiento económico” resulta ser sólo en un dato obsceno para los ciudadanos.

La experiencia mundial del mercado desregulado neoliberal como una panacea, ha terminado convirtiéndose en un fraude; no el mercado sino su desregulación, produciendo un monstruo de mil cabezas depredador del ecosistema y lleno de corrupciones, culminando en sucesivas crisis globales y en la enfermedad moral del capitalismo: un vaciamiento ético de credibilidad y legitimidad sistémico.

En el caso chileno, el mercado desregulado ha sido lesionado por la corrupción de  importantes conglomerados económicos vinculadas a la UDI: evasión sistemática de impuestos, fraudes contables, burbujas especulativas, conflicto de intereses, tráfico de influencias, colusiones, repactaciones unilaterales de créditos, y, por último (hasta la fecha) la Securities and Exchange Commission de EE.UU. inicia una causa criminal por presunto uso de información privilegiada contra dos vacas sagradas del sistema financiero chileno, Juan Bilbao y Tomás Hurtado.

Paralelo a esta bomba de corruptelas empresariales en el corazón de su militancia, estalla en plena cara de la UDI otra aún más devastadora, el Pentagate: financiamiento empresarial ilegal a campañas políticas; en rigor, una trama de compra de políticos. Pero no nos engañemos, esto era un secreto a voces, sólo que al salir a flote esta alcantarilla, su fetidez es tan insoportable como delirante. La gestión de la crisis ha sido peor que ésta: frenéticos, han buscado el empate del “tú eres tan corrupto como yo”, un modus operandi mafioso (y, parece, paradojas trágicas de la política, que lo encontraron en el Nueragate: un presunto tráfico de influencias de la nuera y el hijo de Michelle Bachelet, del que la UDI, ya casi ahogada, se aferra como la tabla en un naufragio).

La crisis de credibilidad que se ha instalado en el sistema financiero chileno por su descomposición étiica, fisura la imagen de Chile como país con un régimen jurídico financiero solvente. Sólo una regulación equilibrada del mercado puede otorgar el equilibrio necesario entre, por una parte, Estado y mercado y, por otra, entre política y mercado. La asimetría en favor del mercado desregulado en total detrimento del Estado y la política, ha terminado poniendo en peligro la existencia misma del capitalismo, la democracia y el Estado de derecho, en Chile y en el mundo.

Por otra parte, el proyecto de ley que transparenta la financiación de la política, debe eliminar el despropósito de considerar la política como un producto más del mercado, que ha pervertido la política y las instituciones democráticas. El  aporte económico tendrá que ser estatal y/o con donaciones no de agentes sino de personas jurídicas, o sea, poner fin a la aportación de las empresas.

La crisis de credibilidad y legitimidad tanto de la UDI como de la clase empresarial y de toda la derecha, es un punto de inflexión que consagra el descrédito de las instituciones del Estado, que reciben un rechazo ciudadano macizo y masivo. El nueragate -sin duda un abuso de poder y miopía política que desmiente el discurso bacheletista de igualdad de oportunidades- anuncia un tsunami social a la vuelta de la esquina.

Es urgente, para evitar el punto de no retorno, que la fragilidad institucional que representa la Constitución de la dictadura, se jubile. Sólo una nueva Constitución otorgará, además de estabilidad social,  credibilidad y legitimidad a la democracia y al Estado de derecho.

Dicho lo cual, faltaría a la verdad histórica si omitiera que en los sótanos de la UDI están los catálogos del exterminio de los derechos humanos durante la barbarie dictatorial, firmados por los que ahora están sumidos en la corrupción. ¿Qué más se puede esperar con este ropaje histórico? Y, simultáneamente ¿podemos soñar que de esta crisis nacerá una derecha desempantanada del pinochetismo ultraneoliberal, menos depredadora, y que asuma la prosperidad compartida? Tenemos derecho, aún, al vértigo de la esperanza.

TAGS: #NuevaConstitución Constitución UDI

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
nolberto saez

18 de febrero

Por lo visto, el Sr. Vieyra Poseck no conoció lo que significó para Chile la nefasta Unidad Popular. La corrupción, los malos manejos, y el afán de imponer una ideología que estaba fracasando en todo el mundo, partiendo con Cuba, siguiendo con la RDA que requería un muro para poder mantener dentro a los afortunados ciudadanos a quienes el comunismo trataba de convencer de lo bien que estaban. El resultado al cabo de tres años de este experimento era un pais sin recursos ni para comprar trigo con el que hacer el pan. El Gobierno Militar tuvo que imponer el orden, y defenderse de aquellos que a sangre y fuego pretendían imponer sus criterios, léase MIR, Brigadas Ramona Parra, VOP vanguardia organizada del puebro, MAPU, PC, PS, IC, etc. Seguramente se cometieron excesos, producto de los excesos que antes se habían cometido. Pero sin embargo, dejando de lado el doloroso tema de los derenchos humanos, tanto de izquierda como de derecha,, el neoliberalismo logró levantar al país y entregar el Gobierno en 1989 convertido en un milagro económico para America Latina. Mismos beneficios que durante 20 años administró la Concertación con bastante éxito a diferencia de lo que sucedió en otras economias latinoamericanas. Yo vivi los años complicados desde el 60 en adelante, y puedo hablar con propiedad de estos temas, porque nadie me o ha contado. Es lo que yo viví. Y si la UDI popular llegó a ser el partido mas grande de Chile, no fue por casualidad, sino porque los chilenos supieron interpretar cuales eran sus objetivos que no eran otros que seguir con un Chile mas grande día a día. Lamentablemente apareció el caso Penta, pero no se olvide que los parlamentarios de la Concertación tienen tejado de vidrio, como ya se está viendo hoy día, como son los apoyos deSOQUIMICH a gente de la DC, como es el caso del Yategate que no ha podido explicar como entraron los generosos donativos de una fundación a Chile, como es el caso nueragate, y muchos otros gate que hubieron antes,empezando por el famoso jarrón de Aylwin, ( regalado por Mitsubichi) , como el desmalezado de concón, como son los 4.000 millones de dólares en que endeudaron a ENAP, ly muchos otros gate, incluyendo los escàndalos creados como el de Gemita bueno para perjudicar a la UDI, tal como hoy otros envidiosos tratan de hacer.

18 de febrero

En realidad la lista es bastante más larga: mop-gate, sobresueldos, etc.. etc.. hay instituciones como digider, que desde los años 40 fomentaban el deporte que debió cerrar el 2001 debido a tanto y tan escandaloso saqueo, que después paso a ser chiledeportes donde vuelve a pasar lo mismo, etc… pero lo peor es la moral porque en todas partes se cuecen Abas: nombres como Pérez Yoma que aparecen regalando un caballo por casas copeva por aquí, después robando agua en petorca, etc.. Son gente que los despiden con suculenta indemnización por “uso indebido de fondos públicos” una y otra vez para seguirlos recontratando en otra repartición del mismo estado para que sigan haciendo lo mismo. Me imagino lo que dirían si en una empresa privada hicieran eso.

Saludos

Kilder gonzales muñoz

23 de febrero

apelando a la teoria del empate? te parece un traabajo estupendo lo que se hizo, el resultado de ese modelo es que el 70% de los chilenos ganan 426, 000 …estas feliz por eso…?

18 de febrero

La “democracia” de muy baja intensidad lo que hace es negarnos la posibilidad de que entre todos definamos el país en que queremos vivir. Esto queda bien establecido a través de diversos mecanismos institucionales, el más importante es la Constitución de 1980. El sistema político chileno así debe ser profundamente hipócrita y opresor porque se busca que nunca más pueda repetirse una experiencia como la de la UP. De ahí que esta falaz transición solo es una gran simulación que sigue reivindicando la Doctrina de Seguridad Nacional.

No exagero al referirme a esa doctrina porque la voluntad de los trabajadores, nuestras demandas y urgencias son un peligro para la gobernabilidad y por eso somos combatidos con toda la fuerza de la ley. Finalmente, a los ingenuos pero principalmente a los oportunistas, a los farsantes, a los mojigatos e impostores les diría que en Chile no hubo “pronunciamiento militar” sino golpe de Estado. También les aclararía que no fuimos gobernados por un “régimen militar” sino por una dictadura y que ésta- solo en lo formal conducida por Pinochet- tampoco cometió “excesos” sino que aplicó un plan sistemático y masivo de violación de los derechos humanos. Y a favor de ese terrorismo de Estado estuvieron tanto los dirigentes de RN como de la UDI.

18 de febrero

Perdóneme señor Vieyra-Posek que se lo diga, no quiero faltar el respeto, pero no puedo dejar de asombrarme cómo es posible que alguien que dice tener los estudios suyos escriba cosas así. ¿Qué la mayoría de los militantes del partido más grande de Chile son dueños de un vasto poder financiero?. ¿Cree que en Chile hay millones de personas con ese poder? Habla que el neoliberalismo causa anorexia del estado, un estado que nunca antes había tenido un presupuesto tan abultado para saludo, educación y que ha podido satisfacer necesidades sociales que ni las conocía antes del sistema neoliberal? Habla de la experiencia mundial cuando el resto mundo viene saliendo de una tremendas crisis gracias a la receta del neoliberalismo? La verdad no creo que valga la pena terminar de leer su artículo señor, pienso usted no es lo que dice ser lo cual no habla bien de usted o estudió algo con la mejor intención pero resulto una carrera para ser mediocre, de lo cual por supuesto Ud. no tiene la culpa.

Saludos

18 de febrero

Gracias Nolberto, José Luis y Alfredo por participar con vuestros comentarios!
La comparación con el gobierno de la UP no estaba en la idea del artículo. Pero si se hace un trabajo comparativo, sin duda, que lo que implementó ese gobierno en política económica, está ya superado por la historia. La experiencia del llamado “comunismo real” históricamente fue inviable. Y en el caso chileno, hacerlo viable en plena guerra fría y siendo Latinoamérica en ese tiempo el “patio trasero” de EE.UU. tenía pocas posibilidades de éxito. Pero el artículo trata sobre la experiencia empírica del neoliberalismo, que ya lleva 40 años. Y esa experiencia ha demostrado que el mercado desregulado es una bomba de destrucción masiva, ecológica y socialmente. Todos los estudios imparciales demuestran una acumulación económica (por lo tanto de poder) sin precedentes en muy pocas manos, en detrimento del 80% de la población y no permite una repartición equitativa de esa riqueza. EE.UU. después de la crisis de 2008 ha implementado una batería de regulaciones al mercado, y castigado a toda la élite especulativa de Wall Street con cárcel (hasta perpetua) y multas de gran envergadura. Y EE.UU. es el centro del capitalismo mundial. Los que tienen una visión ultraortodoxa del neoliberalismo en Chile deberían aprender de la experiencia de EE.UU.
Con relación a mi mención sobre los militantes de la UDI. Sí, reconozco que allí hay un error: debía decir los “militantes de lujo”. No sé qué pasó pero desapareció esa calificación; seguramente se “extravió” en los diversos borradores. Con relación al poder económico del Estado chileno, mi medida es la de la OCDE (yo no podemos tener otros parámetros de comparación y medición), y el Estado chileno aparece con el 22% del PIB (después de la reforma tributaria última para financiar la educacional); el promedio en la OCDE es 36%, pero hay países del norte de Europa, como Alemania, Suecia o Finlandia, que llegan al 40-50% del PIB. El mercado no tiene porque hacerse cargo de las desigualdades, sino el que debe garantizar los derechos sociales, y la experiencia de estos países lo demuestra, es el Estado. Eso va en beneficio de todos, incluyendo por supuesto, a la clase empresarial ya que se minimiza al máximo la inestabilidad social.
Gracias de nuevo y un saludo.

18 de febrero

Gracias Nolberto, José Luis y Alfredo por participar con vuestros comentarios!
La comparación con el gobierno de la UP no estaba en la idea del artículo. Pero si se hace un trabajo comparativo, sin duda, que lo que implementó ese gobierno en política económica, está ya superado por la historia. La experiencia del llamado “comunismo real” históricamente fue inviable. Y en el caso chileno, hacerlo viable en plena guerra fría y siendo Latinoamérica en ese tiempo el “patio trasero” de EE.UU. tenía pocas posibilidades de éxito. Pero el artículo trata sobre la experiencia empírica del neoliberalismo, que ya lleva 40 años. Y esa experiencia ha demostrado que el mercado desregulado es una bomba de destrucción masiva, ecológica y socialmente. Todos los estudios imparciales demuestran una acumulación económica (por lo tanto de poder) sin precedentes en muy pocas manos, en detrimento del 80% de la población y no permite una repartición equitativa de esa riqueza. EE.UU. después de la crisis de 2008 ha implementado una batería de regulaciones al mercado, y castigado a toda la élite especulativa de Wall Street con cárcel (hasta perpetua) y multas de gran envergadura. Y EE.UU. es el centro del capitalismo mundial. Los que tienen una visión ultraortodoxa del neoliberalismo en Chile deberían aprender de la experiencia de EE.UU.
Con relación a mi mención sobre los militantes de la UDI. Sí, reconozco que allí hay un error: debía decir los “militantes de lujo”. No sé qué pasó pero desapareció esa calificación; seguramente se “extravió” en los diversos borradores. Con relación al poder económico del Estado chileno, mi medida es la de la OCDE (yo no podemos tener otros parámetros de comparación y medición), y el Estado chileno aparece con el 22% del PIB (después de la reforma tributaria última para financiar la educacional); el promedio en la OCDE es 36%, pero hay países del norte de Europa, como Alemania, Suecia o Finlandia, que llegan al 40-50% del PIB. El mercado no tiene porque hacerse cargo de las desigualdades, sino el que debe garantizar los derechos sociales, y la experiencia de estos países lo demuestra, es el Estado. Eso va en beneficio de todos, incluyendo por supuesto, a la clase empresarial ya que se minimiza al máximo la inestabilidad social.
Gracias de nuevo y un saludo.

19 de febrero

Jaime le agradesco, ud. demuestra ser persona educada y gentil en un dialogo con quienes tienen pensamientos y “pasiones” radicalmente distintas en política. Ojalá todos fueramos cono usted, y disculpe que manifieste mi discrepancia de la única forma que puedo hacerlo.

Lo que planteó el gobierno de la UP no fue superado por la historia sino por un planteamiento alternativo, Ejemplo: Allende proponía entre sus 40 medidadas becas para alumnos destacados, cosa que fue superado hace varios decenios gracias a otro sistema que ha creado un estado con presupuesto distinto como ya lo mencioné. Eso no se hace solo Jaime, muchos países llevan muchas décadas sin poder hacerlo, la historia solo registra, no hace nada, en este caso se registra que el sistema neoliberal, no simplemente la historia, logró superar y con creces prácticamente todas las propuestas socialistas hechas por la UP.

Respecto a mi postura a sus ideas de desigualdad, las respondí con mis comentarios en la columna

http://www.elquintopoder.cl/economia/las-contradicciones-del-modelo-desigualdad-plusvalia-y-sentido-comun/

Jaime lo felicito por su templanza en un una prueba de diálogo tan difícil como la ideológica y disculpe si yo no estoy a la altura

Saludos

24 de febrero

Gracias a ti, José Luis por tu aporte al debate!
La experiencia de la Unidad popular hay que analizarla en su contexto histórico. Un planteamiento socialista como el que propuso la Unidad Popular es impensable hoy. E históricamente, ese modelo ha fracasado. Antes de la caída del llamado socialismo real (o sea, los países comunistas que formaban el bloque soviético) la lucha se planteaba entre capitalismo contra socialismo, ahora es capitalismo contra capitalismo. Existen dos formas de capitalismo en la actualidad: el neoliberal de la derecha más ortodoxa con una acumulación de capital en muy pocas manos y con una desigualdad e injusticia social de vértigo (como es el caso chileno); y el capitalismo humanista que defienden desde una derecha social (como la europea) hasta el centro izquierda, muchas veces apoyado por partidos de la izquierda más radical (como son los casos de gobiernos socialdemócratas con la izquierda radical en los países del norte de Europa y, en Chile con el partido comunista).
Hay mucho de realidad en tu planteamiento: el sistema neoliberal ha creado mucha riqueza. Sin embargo, mientras más riqueza se crea (con la participación por igual de empresarios y trabajadores) mayor es la desigualdad en su distribución. Ya los datos están y son pavorosos en detrimento del 90% de los/la ciudadanos/as. El problema es éste: la desigualdad en la distribución de la riqueza. Lo que se defiende, es un capitalismo más humanista que logre que los que tienen el poder económico se comprometan en una mejor distribución del poder para lograr una justicia social que, por lo demás, impide la estabilidad social y política. Por último, la implementación del neoliberalismo en Chile fue gestionado en forma salvaje por la dictadura. Esto implicó que al abandonar el poder había un 45% de pobreza y una clase media paupérrima (difícil aún clasificarla como clase media). Esa forma de administrar el capitalismo sólo crea inestabilidad social con fatales consecuencias políticas y económicas, que la centro izquierda en Chile ha impedido con una cascada de políticas públicas, y, ahora, con las reformas estructurales de la administración bacheletista.

Gracias de nuevo por tu participación y un saludo.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Es bueno cuestionarlo aunque sea en tono sarcástico como lo hago en este texto. Y es urgente hacerlo en días en que el lugar común intenta disfrazar una movida comercial empresarial de algo que necesita ...
+VER MÁS
#Política

Visita del Papa: el nuevo triunfo empresarial

A Chile no le hace bien que nuestros argumentos base sean las descalificaciones, que a final de cuentas, poco impactan en la intención de voto.
+VER MÁS
#Política

La eterna contradicción del voto informado

Todos debemos estar convencidos de que la Contraloría tiene que disponer de más poderío para que su importante tarea, que busca la probidad en todos los ámbitos del quehacer nacional, sea una realidad e ...
+VER MÁS
#Política

El gobierno no desea que la Contraloría ejerza bien su trabajo

Yo en lo personal siempre he pensado que el más poderoso es quien puede hacer lo que quiera, quien simplemente sus actos no le conlleven consecuencias alguna, puesto le da lo mismo lo que piensen de él.
+VER MÁS
#Ciudadanía

¿Quién es el más débil?

Popular

Lamentablemente, la Mecánica Cuántica en vez de llegar a la cultura popular por sus logros científicos y tecnológicos, lo hizo con versiones extravagantes, engañosas y en algunos casos hasta ridículas ...
+VER MÁS
#Ciencia

El erróneo uso del término Cuántico por las pseudociencias

Sí a su equipo le faltó coraje, valentía, decisión, arrojo, valor, ánimo, esfuerzo o ímpetu, no se complique, dígalo con algunas de esas palabras, no con los anodinos "faltó huevos" o &quo ...
+VER MÁS
#Sociedad

Eufemismos... ¡Cuánto mal hacen!

El Chile de todos no merece un gobierno de derecha que signifique retroceder en los cambios de largo aliento, sino más bien uno que se atreva a generar políticas responsables que no dinamiten el camino t ...
+VER MÁS
#Política

El eterno retorno: Desafíos de la centro-izquierda chilena

Sólo nos quedará ver que pasa en la segunda vuelta, con los mismos actores que conocemos desde la vuelta de la democracia, que aunque las reglas han cambiado y nuevos actores han entrado, siguen siendo lo ...
+VER MÁS
#Política

Segunda Vuelta: La antesala de una crónica anunciada