#Política

Sí o no: meras diferencias de método

4 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Nadie puede negar que las muertes, las torturas y la represión en general son un mal absoluto y que haberlas superado representa un progreso legítimo. Sin embargo, cosas como el actuar de la policía en las marchas estudiantiles o la ley antiterrorista presentan el escalofriante cuadro que dice que los métodos de la dictadura se dejaron de usar solo porque existen métodos mejores y más eficientes, pero, que de ser necesario, los procedimientos de la vieja escuela todavía podrían aplicarse.

Creo que ya era la madrugada del 6 de octubre de 1988 cuando yo contemplaba asombrado como, después de muchos tira y afloja del ministro, el gobierno de la dictadura reconocía por fin el triunfo del ‘no’ y se preparaba para abandonar el poder. Hasta ese momento, yo todavía pensaba que iba a ganar el ‘sí’ o sea “nosotros”, porque el que veía eso era mi yo fascista adolescente y desinformado que creía sabérselas todas. Había mucha inquietud y temor por un posible caos cuando llegaran al poder “los comunistas”. Sin embargo, unos años después, nada pasó, aparte de un boinazo, la prohibición para que Iron Maiden se presentara en Chile y el retiro de una revista de comics por representar el parto de la Virgen María. Los temores de mi fascista hogar eran infundados.

Es cierto que ya no tenemos que temer que sigan todas esas muertes y que hay algo así como libertad de prensa, a pesar del terrible duopolio al que solo desafían una Internet a la cual todavía no tiene acceso el 59% de los chilenos y algún medio huacho de izquierda. Sin embargo, me atrevo a sostener que nada ha cambiado, salvo por diferencias de método.

El Golpe de Estado de 1973 fue el comienzo de una estrategia que tenía por objeto transformar a Chile en un plan piloto para las ideas de Milton Friedman y la Escuela de Chicago. La implantación de las medidas recolectadas por apóstoles economistas de la Universidad Católica en “El Ladrillo” –un documento de más de quinientas páginas que recibió un título propio de la creatividad de la derecha– no era posible en el contexto de una democracia como la chilena, puesto que cualquier político que promoviera medidas semejantes hubiera perdido popularidad rápidamente.

La coyuntura del Gobierno de la Unidad Popular proporcionó la oportunidad para establecer una dictadura que impusiera por la fuerza una economía neoliberal. Aquella dictadura no fue un fin en sí misma, sino simplemente un medio para implantar un sistema económico totalmente impopular y para reprimir las consecuencias inmediatas en la población. Durante el gobierno de Allende, el desabastecimiento, la inestabilidad e incluso la financiación de movimientos de izquierda pro lucha armada por parte de la CIA tuvieron por objeto generar el clima propicio para un Golpe de Estado que permitiera la implantación de las políticas de “El Ladrillo”.

Una vez que la dictadura hubo transformado la economía, una democracia “protegida” la reemplazó en vez una democracia de verdad. La protección de dicha democracia consistía principalmente en proteger las privatizaciones hechas durante el autoritarismo y en continuar por dicho camino durante los gobiernos democráticos de la “transición” que llegaron a privatizar incluso algunas calles de la ciudad. Quiero pensar bien y creer que los personeros de la Concertación cedieron ideológicamente por razones políticas, esto es, por conservar el poder y la “gobernabilidad” –¿qué será eso?– pensando en hacer los cambios en el futuro. Voy a omitir el hecho de que algunos de ellos se transformaron en lobbistas para las empresas privadas y voy a asumir, ingenuamente, que esos personeros son la excepción y no la regla.

El caso es que si se acabaron las muertes, las violaciones de los derechos humanos y el miedo concreto a la bota militar, no fue por un despliegue heroico de virtud de nadie en el poder –aunque sí de los ciudadanos sinceros que sí trabajaron, arriesgaron sus vidas y marcharon por el ‘no’–, sino que tales brutalidades terminaron porque el temor a la pobreza reemplazó al temor a la bota militar, mientras que la farándula y las bajadas de perfil reemplazaron a la censura, el endeudamiento fue una medida de control mucho más eficiente que la vigilancia de los servicios de inteligencia y la ilusión de estar representados calmó la efervescencia de la protesta popular.

Los resultados son los mismos que obtenía la dictadura, pero los costos son mucho menores en vidas y, sobre todo, en relaciones públicas, por lo que pudimos venderle al mundo la imagen de un país pacífico, gobernable y casi desarrollado, si teníamos el cuidado de no mostrar los barrios equivocados, tal vez como el Maipú del que se escapó con su esfuerzo de self made man el señor Golborne u otros barrios mucho peores. Así daban ganas de venirse a Chile a invertir. Todavía las autoridades nos han mostrado cifras de mayor o menor crecimiento, cuando lo único que ha crecido de verdad ha sido la acumulación del capital en cada vez menos manos y claro, si tu tienes todo y yo no tengo nada, el promedio es que ambos tenemos la mitad y mientras tu más tengas parece que ambos somos más ricos.

Nadie puede negar que las muertes, las torturas y la represión en general son un mal absoluto y que haberlas superado representa un progreso legítimo. Sin embargo, cosas como el actuar de la policía en las marchas estudiantiles presentan o la ley antiterrorista el escalofriante cuadro que dice que los métodos de la dictadura se dejaron de usar solo porque existen métodos mejores y más eficientes, pero, que de ser necesario, los procedimientos de la vieja escuela todavía podrían aplicarse.

Mi yo fascista, adolescente, ignorante y desinformado del 88 tal vez hubiera estado más tranquilo de conocer la historia del futuro, sin embargo, de haber conocido los detalles escabrosos y haber podido tener la claridad que vino con la educación, tal vez se hubiera quedado con un pesimismo angustiado y contemplando como todo cambiaba para seguir igual.

———-

Foto: Wikimedia Commons

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
jose-luis-silva

05 de octubre

Oiga eso de “la financiación de movimientos de izquierda pro lucha armada por parte de la CIA”, ¿ es un desclasificado nuevo ?

La parte escabrosa no deberia volver si no vuelve la amenaza de la lucha armada, porque la institucionalidad se defiende con lo mismo que se vé amenazada.

Si, probablemente en un principio la concertación cedió en materia económica por “gobernabilidad”. Pero muchos años despues continuó adoptando el criterio: al licitar los caminos que menciona el estado recupera plata al venderlos y al cobrar impuestos en lugar de desembolsar permanentemente para sostenerlos con el dinero de todos. Obviamente con guitarra en mano tuvieron que olvidarse de utopias, porque solo el discurso de ellas trae dividendos politicos.

La brecha entre los “acumuladores de capital” y el resto crece vergonzosamente es cierto, pero revise bien los datos, no solo ha crecido ese segmento.

El resultado de su educación fué inverso a la mayoria, lo que se refleja en un viejo dicho europeo: “si cuando joven no eres de izquerda significa que te falta corazón, y si cuando maduras no eres de derecha significa que te falta cerebro.” Lo puse literal, sin intención de ofender, ni pienso asi de usted

Saludos

06 de octubre

Me ha parecido justo darle algunas fuentes…

jose-luis-silva

06 de octubre

Le agradesco los links, muy interesante porque confirman lo contradictorio del relato histórico de moda..

Se confirma el descarado espionaje (no es lo mismo que intervención) de la CIA en todos los niveles, aunque aún no demuestra si en algun momento se materializa una intervención a escala similar a la intervención de los cubanos.

Se confirma tambien la extensa y compleja red de grupos armados de izquerda en estado de guerra contra nuestra institucionalidad antes y durante el gobierno militar. Extrañamente muchos denunciantes de la “intervención norteamericana” niegan que en Chile sí hubo grupos de combate, o sea confirma que los miltares sí tenian enemigos que debian enfrentar de alguna manera. El como enfrentarlos nadie lo sabe ni quiere saber, pero igual se jusga y con soberbia a quienes lo hicieron,

Lo que no queda claro es su afirmación de que la CIA financió a grupos de izquerda chilenos.

Aunque mi visión sea distinta a la suya le agradesco la información y su deferencia.

Saludos

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La Agenda 2030, si no involucra al poder económico, representado por las Grandes Empresas y Grandes Inversionistas, tiene poco que hacer convirtiéndola en una declaración de buenas intenciones, pero sin ...
+VER MÁS
#Chile 2030

Agenda 2030: falta un actor importante

Se requiere un Consejo Nacional de Inteligencia que esté por encima de las figuras enclenques y populistas de políticos que no se atreven a hacer cambios porque no son capaces de pronosticar los resultado ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Educación, vacaciones y lluvia

Las luchas anteriores por la filiación, el divorcio y la píldora fueron apenas el comienzo de nuevas luchas. El aborto en 3 causales, el matrimonio igualitario y la identidad de género son las banderas d ...
+VER MÁS
#Todos somos ciudadanos

La militancia joven y los cambios que vienen

El fenómeno de la migración ha ido en aumento en la última década y es consecuencia propia de la realidad de Sudamérica, de sus procesos políticos, su desarrollo económico y de la globalización. Ant ...
+VER MÁS
#Sociedad

Inmigración en Chile: la Norma vigente y su enfoque de seguridad nacional

Popular

El tema de fondo es cómo no se desperdicia la oportunidad histórica de conquistar una sentida demanda del magisterio, por más que hoy se desdibuje por la conducción actual del Colegio.
+VER MÁS
#Educación

La desmunicipalización y la postura errática del Colegio de Profesores

No sé usted, pero nunca he visto a alguien usando trigonometría en la calle para medir la altura de un árbol o ecuaciones para comprar pan (y mucho menos para calcular el impacto de un kame-hame-ha)
+VER MÁS
#Educación

Las matemáticas de la vida real

Así que, mis queridos contertulios, si realmente están interesados en opinar de política, participen e involúcrense, porque si ya resulta difícil conseguir que los chilenos vayan a votar por algún pol ...
+VER MÁS
#Política

El joven Giorgio Jackson

Enarbolar la pureza como un objetivo a conseguir, debe ser tal vez la gran evidencia de la carencia de un real proyecto transformador.
+VER MÁS
#Política

La impura política de los puros