#Política

Llaitul, Arrate y la ética de la liberación

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Ser indio o mestizo no es simplemente un asunto de sangre ni de una identidad esencial anterior a la conquista, sino que también se trata de una construcción social.

Weichan. Conversaciones con un weychafe en la prisión política, el libro de creación conjunta entre el mapuche líder de la Coordinadora Arauco Malleco (CAM), Héctor Llaitul,y el ex candidato presidencial y ex ministro, Jorge Arrate, es una obra literaria compleja y rizomática.

Desde la perspectiva de los estudios latinoamericanos, Weichan formula un conjunto de problemas epistemológicos y culturales en torno al sujeto, al cuerpo, la identidad y a la vez nos interpela a examinar la legitimidad de la violencia política como expresión de la resistencia de un pueblo oprimido.

Para comenzar, ambos autores no pueden sustraerse a la distancia determinada por las categorías de etnia y clase que los inviste en posiciones subjetivas temporarias divergentes en el flujo del discurso. Su alianza escritural no es impermeable a la brecha que sitúa al blanco y al indio en una condición epistemológica distinta y antagónica como es el lugar del colonizador y el del colonizado.

Más todavía, cuando comparten como lengua común el idioma del conquistador que inevitablemente hegemoniza el texto y provoca un desencuentro cultural que obliga al blanco a realizar en forma constante un esfuerzo de traducción que, en el planteo de José Rabasa, sólo refleja el fracaso de la racionalidad occidental para la comprensión del indígena. El indio en cambio, según Rabasa, como estrategia de sobrevivencia en el régimen colonial habría desarrollado con astucia una capacidad de habitar mundos múltiples que implica coexistir en espacios híbridos diferentes, lo que le permite habitar y actuar en la dimensión cognitiva de la ideología dominante, sin abandonar sus propios mundos.

De allí que para mirar este libro, que expone el pensamiento y la trayectoria militante de Héctor Llaitul, resulta tan pertinente “Calibán”, el concepto metáfora acuñado por el poeta cubano Roberto Fernández Retamar, en torno al personaje de La Tempestad de Shakespeare, quien increpa a Próspero, su amo y señor, sentenciando: «Me enseñaron su lengua, y de ello obtuve/ El saber maldecir. ¡La roja plaga/ Caiga en ustedes, por esa enseñanza!»

Arrate despliega hábilmente su estrategia narrativa intentando sortear el desencuentro al establecer una separación tajante entre su propia voz y la de Llaitul, diagramada con márgenes y tipos de párrafo distintos. De esta forma, constituye al texto en una “zona de contacto” entre fronteras, permitiendo una aproximación no jerárquica con el Otro; y además se auto inhibe del protagonismo del intelectual comprometido que se arroga la representación del sujeto subalterno. Porque la paradoja de la representación es que se da en un juego simultáneo de opacidad y transparencia donde ésta sólo se presenta a sí misma, eclipsando y suplantando a lo representado, y con ello sólo consigue duplicar su ausencia.

Con su doble autoría, este libro pone de relieve el problema de la identidad que, a la luz de las reflexiones de Stuart Hall, no señala al yo como un núcleo estable de la modernidad, que sigue siendo el mismo a lo largo del tiempo, así como tampoco habría un yo colectivo y verdadero que pueda fijar una “unicidad” o pertenencia cultural sin cambios. Para Hall, el yo es una ficción identitaria generada históricamente: “Las identidades nunca se unifican…son construidas de múltiples maneras a través de discursos, prácticas y posiciones diferentes, a menudo cruzadas y antagónicas, que están sujetas a una historización radical y en constante proceso de cambio». Hall subraya que el género, del mismo modo que la etnia y la clase, son identidades sociales que se construyen en el discurso y emergen dentro de un juego de modalidades de poder. Las identidades son entonces el resultado de la afirmación de una diferencia y de una relación con el Otro, por eso en ellas gravita la exclusión o la abyección de su exterior constitutivo y al mismo tiempo son desestabilizadas por aquello que excluyen. Derrida demostró que estas variables se erigen en un marco binario que establece una jerarquía entre los dos polos resultantes: hombre/mujer, blanco/negro, en el que los segundos términos acaban siendo “marcas” y estigmas.

En consecuencia, ser indio o mestizo no es simplemente un asunto de sangre ni de una identidad esencial anterior a la conquista, sino que también se trata de una construcción social. Por ejemplo, durante la colonia, la condición étnica, se articuló con la de clase para calificar como “indios” a los habitantes originarios situándolos en el último peldaño de clasificación social, lo que implicó para ellos diversas formas de servidumbre y de trabajo esclavo en beneficio de los “blancos”.

* Te invitamos a leer la versión completa del ensayo “Weichan: Héctor Llaitul entre el Ser y el Acontecimiento y la Ética de la Liberación”.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Resulta inquietante constatar, que a pesar de toda la tecnología existente en la actualidad en pleno siglo 21, no se puedan llevar a la práctica proyectos productivos, sin generar destrucción en las regi ...
+VER MÁS
#Desarrollo Regional

Dominga y los intereses creados que presupone su aprobación

La propuesta aprobada por CNED sobre las bases curriculares para tercer y cuarto año medio, responden a una mirada organizativa de las asignaturas en función de una determinada manera de mirar el currícu ...
+VER MÁS
#Educación

Bases curriculares para III y IV Medio: ¿Una oportunidad de cambio?

Cada día de cárcel se ha transformado en una presión ascendente en contra del gobierno ya que la población logra visualizar, con la impunidad de “Capaya”, que la lucha contra la corrupción solo es ...
+VER MÁS
#Internacional

Ecuador: movilización en respaldo de Jorge Glas

Rechazar nuestra raíces es parte de nuestra débil identidad, en lo personal, nuestra raíz araucana, mapuche, diaguita,etc es lo que nos debería identificar y sentirnos orgullosos de ser chilenos.
+VER MÁS
#Sociedad

Importando pobreza o desarrollo y solidaridad social

Popular

Para mayor abundamiento, ingresar a Derecho, Ingeniería Comercial o Ingeniería Civil en la Universidad de Chile o en la Pontificia Universidad Católica (PUC) mejora notablemente las posibilidades de lleg ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

La élite endogámica chilena: un caso de privilegios

Cada día de cárcel se ha transformado en una presión ascendente en contra del gobierno ya que la población logra visualizar, con la impunidad de “Capaya”, que la lucha contra la corrupción solo es ...
+VER MÁS
#Internacional

Ecuador: movilización en respaldo de Jorge Glas

Existen normas sociales profundamente arraigadas que a través de la educación y el conocimiento debemos ir dejando atrás y entre ellas la desigualdad sexual y de género.
+VER MÁS
#Sociedad

Estamos desaprovechando a la mujer como aporte para una mejor sociedad

Dos espacios de vital importancia para la sobrevivencia de un proyecto revolucionario como el que aspira RD sobre todo en esta etapa son su Frente Estudiantil y el Equipo de Formación del partido.
+VER MÁS
#Política

Los próximos años de Revolución Democrática