#Política

La falacia de los mismos de siempre

3 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Es de conocimiento público que la política pasa por momentos de crisis, que la desconfianza se ha apoderado de la ciudadanía y los niveles de aprobación están en su mínimo histórico, lo cual no es sorpresa al notar el hastío en que viven los chilenos que a diario ven por la televisión (y redes sociales) los distintos escándalos de corrupción que han afectado de manera transversal la política chilena.


La invitación es participar, opinar y no quedarse con "los mismos de siempre". Hay que buscar, ampliar los espectros políticos y hacer entender que la gente es la que tiene el poder. Con su voto, con su firma, con su voz pueden cambiar este país, desde cualquier vereda, aunque sea desde la izquierda, el centro o la derecha.

No es raro que la gente tenga rabia, a fin de cuentas todos los sectores se han visto trastocados al menos en algún punto por los diferentes casos y muchos a estas alturas prefieren cambiar los noticiarios cuando ven en qué situación se encuentra Sebastián Dávalos, cuáles aristas nuevas se revelan de SQM o PENTA y cómo empresas como Corpesca incluso pagaban un “sueldo” al Senador Orpis para que velara por sus intereses.

Todo lo anterior nos lleva a la típica frase de “Los mismos de siempre”. “Los mismos” que se arreglan los bigotes entre ellos, “Los mismos” que siempre se postulan a cargos de elección popular, “Los mismos” que se ven beneficiados por sus propias leyes. Es tal la cólera de la ciudadanía que ya no hay tiempo para distinciones, todos son “Los mismos”.

Pero mucho cuidado, no es culpa de la gente, si no de los propios políticos, que se han encargado de ensuciar esta actividad en todo su esplendor y por tanto terminan pagando todos por las faltas de unos pocos (o muchos).

La clave de esta columna precisamente es romper ese mito generalizador, en donde las personas plantean que todo quien busque ser parte del mundo político está automáticamente sucio y afectado por los errores de los demás. No obstante, es esta creencia popular la que nos tiene en el infierno político actual, por los puntos que señalo a continuación.

En las elecciones del año 2013 participaron 9 candidatos presidenciales, todo un hito en la historia contemporánea de nuestro país, en donde había casi literalmente para todos los gustos: Desde un ex DC en solitario como Tomás Jocelyn-Holt, hasta la favorita Michelle Bachelet. Desde un ecologista reconocido como Alfredo Sfeir, hasta la representante de la derecha Evelyn Matthei, pasando por una dirigenta social como Roxana Miranda, un regionalista como Ricardo Israel y dos economistas, uno liberal y otro social como Franco Parisi y Marcel Claude, además del ya conocido Marco Enríquez-Ominami.

En resumen, no había excusa. Por primera vez en mucho tiempo habían opciones para todos, sin embargo el hastío pudo más y con una abstención del 59%, fue electa sin mayores sorpresas Michelle Bachelet, la misma a quien muchos de los que no fueron a votar, hoy critican y despedazan. No defiendo a Bachelet en ningún caso, sino que intento mostrar que si ese 59% hubiese votado, es probable que estaríamos viviendo otra historia.

Lo anterior es un mero ejemplo de lo mismo que se nos avecina en la siguiente elección municipal de este año, los partidos políticos tradicionales se han aliado como siempre y han puesto barreras que suelen ser difíciles de superar por los movimientos emergentes, y he aquí de nuevo en donde conecto mi idea del principio: no todos son los mismos de siempre. Pero la gente no suele tomarlo en cuenta, y cuando los movimientos políticos asumen la difícil y desgastante tarea de recolectar firmas y procurar representar a un nuevo sector, la gente no lo apoya, o se convierte en una tarea titánica.

Hoy en día hay 18 partidos en formación, sin embargo es probable que muy pocos alcancen a juntar las firmas requeridas para poder participar del presente proceso municipal, esto, no porque sean “Los mismos”, sino que la misma gente hastiada de tanta corrupción se ha vuelto apática con la política, afectando a todos quienes intentan hacer algo diferente.

Nuevamente hay de todo, desde un Partido Mapuche hasta de Extrema Derecha, pasando por el MIR, por Ciudadanos, Amplitud y Revolución Democrática, posiblemente los tres más visibles, pero que sin embargo también se han visto afectados por esta apatía producida por los “mismos de siempre”, y aún cuando Giorgio Jackson por ejemplo, sea quien lidere a RD (siendo el político mejor evaluado de la escena nacional) de igual manera se ha visto complicado al momento de recoletar las firmas, y este es el problema principal.

La invitación general es esa, a participar, a opinar y no quedarse con “los mismos de siempre”. Hay que buscar, ampliar los espectros políticos y hacer entender que la gente es la que tiene el poder. Con su voto, con su firma, con su voz pueden cambiar este país, desde cualquier vereda, aunque sea desde la izquierda, el centro o la derecha.

Lo importante es no juzgar antes de tiempo y más allá de eso, celebrar e impulsar a los que no son “los mismos de siempre”, para que de una vez y por todas, sean los ciudadanos comunes y corrientes desde nuevos espacios los que le den la vuelta a este podrido sistema político.

TAGS: #PartidosPolíticos elecciones participación electoral

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Servallas

11 de mayo

No hay falacia, los Jackson en este país son los Jackson, y es como en el Ill Gattopardo de Giuseppe Tomasi di Lampedusa, todo cambia para seguir igual.

11 de mayo

A mi modo de ver el tronco del articulo demuestra una vez mas que la crítica odiosa contra el sistema, sin mas argumentos que el disgusto contra “los mismos de siempre”, etc.. es algo absolutamente visceral y estéril: Incluso con el abanico mas grande de posibilidades en las elecciones resulta que vota menos de la mitad y los pocos que votan lo hacen mayoritariamente por la candidata mas conservadora de la izquerda o sea la mas representativa de “los mismos de siempre” y además despues de asumir con una aceptación ciudadana que baja a lugares también históricos. La gente pide cambios y participación, pero cuando por fin consiguen una opción de cambio y de mayor participación prefieren tirar una piedra y dar la vuelta. Yo creo que los menos culpables de “El podrido sistema político” son los políticos señor, porque históricamente mientras mas participación se pide y ofrece solo se tiran y se reciben mas piedrazos, nunca hemos tenido una cultura distinta, o casi nunca.

Casi nunca porque mientras mas reviso nuestra historia reafirmo mi postura política donde se hace cada vez mas nítido lo que fue un paréntesis excepcional, de como un país tan podrido pudo llegar a ser lo que fue: gracias al gobierno militar y el tiempo que duró la herencia institucional que nos dejó.

Asi lo veo yo al menos

Saludos cordiales

11 de mayo

Estoy de acuerdo estimado, naturalmente los primeros culpables en esto son los mismos políticos, es por ello que en un párrafo dice “Pero mucho cuidado, no es culpa de la gente, si no de los propios políticos, que se han encargado de ensuciar esta actividad en todo su esplendor y por tanto terminan pagando todos por las faltas de unos pocos (o muchos).”

A final de cuentas hay un hastío generalizado y de una u otra manera hay que hacer entender a las personas que el sistema político puede (y debe) ser diferente.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

"Es claro que un candidato a las primarias presidenciales pudiera en segunda instancia, solicitar una prioridad con razones y argumentos válidos sobre un territorio."
+VER MÁS
#Política

Frente Amplio: una crisis, una prueba

La poca o nula conciliación entre un Chile del pasado más bárbaro de su historia, coronado en su Constitución con un TC politizado y una propuesta de modernidad democrática, representado en las reforma ...
+VER MÁS
#Política

Constitucionalidad: un desencuentro lleno de futuro

Con este raciocinio, el atropello en Barcelona sería no solo responsabilidad del grupo terrorista islámico que se lo adjudicó, sino que también de “muchos lados”. Entre esos muchos lados podríamos ...
+VER MÁS
#Internacional

Trump y el atentado en Barcelona

La universidad militante y sectaria no sólo nos hace daño a nosotros, sino al país y ejemplos hay de sobra. Pero a ellos y ellas no me queda más que decirles. “Lo sabéis señores: todas las verdades ...
+VER MÁS
#Educación

Despenalización del Aborto en tres causales: Todas las verdades se tocan

Popular

No sé usted, pero nunca he visto a alguien usando trigonometría en la calle para medir la altura de un árbol o ecuaciones para comprar pan (y mucho menos para calcular el impacto de un kame-hame-ha)
+VER MÁS
#Educación

Las matemáticas de la vida real

La broma de Piñera daña, estigmatiza y, lo que es peor aún, podría afectar la vida de un niño, niña o adolescente que está en espera de una familia que lo acoja. ¿Quién podría sonreír al drama qu ...
+VER MÁS
#Política

Los chistes de Piñera

El tema de fondo es cómo no se desperdicia la oportunidad histórica de conquistar una sentida demanda del magisterio, por más que hoy se desdibuje por la conducción actual del Colegio.
+VER MÁS
#Educación

La desmunicipalización y la postura errática del Colegio de Profesores

Porque no hay que olvidar que nuestro enemigo es el capitalismo y no sólo hay que cambiar la forma en que producimos y distribuimos los alimentos, sino que también todos los productos que consumimos a dia ...
+VER MÁS
#Sociedad

Un año de vegetarianismo, un año de aprendizaje