#Política

El desencuentro de los demócratas: 22 años de borrachera

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Ayer publiqué esta columna en La Segunda, la comparto con ustedes. ¿Qué les parece? Recibo ideas, sugerencias, insultos, reclamos, estrellas, aplausos y comentarios.

Han pasado 22 años desde uno de los mayores triunfos de la democracia. El triunfo de quienes se organizaron en la clandestinidad; de los que tomaron en sus manos las revoluciones sociales y presionaron por un plebiscito; de los que saludaron a las caravanas del NO; de quienes trazaron en la papeleta una línea vertical de cambio, esperanza y audacia; de todos quienes creyeron en la democracia. Había motivos de sobra para celebrar. Pero la fiesta fue demasiado larga. La Concertación, que monopolizó las celebraciones, se mantuvo en un estado de borrachera tal, que lentamente fue traicionando los principios que tanto defendió.

Luego de 20 años de éxitos electorales, perdió el poder con una imagen desgastada, de haber albergado entre sus filas la corrupción y de alimentar dentro de sus partidos prácticas dictatoriales y déspotas. Sus mañas son las responsables de que hoy la participación electoral sea bajísima, los ciudadanos ya no confíen en las instituciones políticas y la misma democracia haya perdido credibilidad y respeto.

Existía la esperanza de que en algún momento estos viejos líderes pasaran el bastón. No fue así. Egoístas, alienaron a las nuevas generaciones en las juventudes de los partidos y a otros les “premiaron” con jefaturas de gabinete. Para peor, quienes encabezan hoy esas colectividades son viejos conservadores en cuerpos de jóvenes, hijos de las mismas élites que se han negado a distribuir el poder, y figuras que no encarnan más que la continuidad de un cadáver.

Claro que consiguieron éxitos. La Concertación impulsó políticas fiscales responsables y ejemplares; avanzó en equidad de género; implementó importantes reformas que modernizaron la justicia, y redujo la pobreza. Pero también el bienestar, la educación y la salud de calidad quedaron reservados sólo para unos pocos.

Les faltó coraje para cambiar Chile. Los progresistas perdimos las esperanzas en el sistema, pero no la esperanza de cambiarlo. Creemos en la democracia y también en el mercado; en la necesidad de un nuevo pacto político que reforme nuestro sistema electoral y amplíe los espacios de participación; un pacto fiscal que deje de castigar a los pobres; un pacto social que revolucione la salud y la educación, y un pacto productivo que nos aleje de la dependencia en las materias primas y promueva el emprendimiento. Para lograrlo se requiere valentía y disposición a reclamar espacios sin esperar ser invitados. Pero, por sobre todo, el convencimiento de que no será desde dentro de la Concertación de donde nacerán los nuevos liderazgos progresistas, ni menos quienes conducirán al país hacia el futuro.

En vez de emborracharnos con memorias nostálgicas y promesas vacías, hemos decidido actuar y demostrar que Chile requiere una nueva fuerza progresista y no más de los sospechosos de siempre.
 

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

24 de octubre

Lamentablemente cuesta mucho confiar en los políticos ya que quienes entran al “quehacer” con buenas intenciones,ideas y honradez además de consecuencia luego son “absorbidos” por esta verdadera “familia” de abusadores del poder, oportunismo y malas prácticas que los hacen inoperantes ya que todo se les boicotea además de aislarlos políticamente.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La propuesta de un mecanismo de justicia transicional es la genuina alternativa a la propuesta de "Paz para la Araucanía" que recoge el Plan Araucanía del gobierno, la cual reitera las propuest ...
+VER MÁS
#Política

Justicia transicional sin mano dura en Araucanía: la solución política

"Es claro que un candidato a las primarias presidenciales pudiera en segunda instancia, solicitar una prioridad con razones y argumentos válidos sobre un territorio."
+VER MÁS
#Política

Frente Amplio: una crisis, una prueba

La poca o nula conciliación entre un Chile del pasado más bárbaro de su historia, coronado en su Constitución con un TC politizado y una propuesta de modernidad democrática, representado en las reforma ...
+VER MÁS
#Política

Constitucionalidad: un desencuentro lleno de futuro

Con este raciocinio, el atropello en Barcelona sería no solo responsabilidad del grupo terrorista islámico que se lo adjudicó, sino que también de “muchos lados”. Entre esos muchos lados podríamos ...
+VER MÁS
#Internacional

Trump y el atentado en Barcelona

Popular

No sé usted, pero nunca he visto a alguien usando trigonometría en la calle para medir la altura de un árbol o ecuaciones para comprar pan (y mucho menos para calcular el impacto de un kame-hame-ha)
+VER MÁS
#Educación

Las matemáticas de la vida real

El tema de fondo es cómo no se desperdicia la oportunidad histórica de conquistar una sentida demanda del magisterio, por más que hoy se desdibuje por la conducción actual del Colegio.
+VER MÁS
#Educación

La desmunicipalización y la postura errática del Colegio de Profesores

La broma de Piñera daña, estigmatiza y, lo que es peor aún, podría afectar la vida de un niño, niña o adolescente que está en espera de una familia que lo acoja. ¿Quién podría sonreír al drama qu ...
+VER MÁS
#Política

Los chistes de Piñera

Porque no hay que olvidar que nuestro enemigo es el capitalismo y no sólo hay que cambiar la forma en que producimos y distribuimos los alimentos, sino que también todos los productos que consumimos a dia ...
+VER MÁS
#Sociedad

Un año de vegetarianismo, un año de aprendizaje