#Política

El desencuentro de los demócratas: 22 años de borrachera

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Ayer publiqué esta columna en La Segunda, la comparto con ustedes. ¿Qué les parece? Recibo ideas, sugerencias, insultos, reclamos, estrellas, aplausos y comentarios.

Han pasado 22 años desde uno de los mayores triunfos de la democracia. El triunfo de quienes se organizaron en la clandestinidad; de los que tomaron en sus manos las revoluciones sociales y presionaron por un plebiscito; de los que saludaron a las caravanas del NO; de quienes trazaron en la papeleta una línea vertical de cambio, esperanza y audacia; de todos quienes creyeron en la democracia. Había motivos de sobra para celebrar. Pero la fiesta fue demasiado larga. La Concertación, que monopolizó las celebraciones, se mantuvo en un estado de borrachera tal, que lentamente fue traicionando los principios que tanto defendió.

Luego de 20 años de éxitos electorales, perdió el poder con una imagen desgastada, de haber albergado entre sus filas la corrupción y de alimentar dentro de sus partidos prácticas dictatoriales y déspotas. Sus mañas son las responsables de que hoy la participación electoral sea bajísima, los ciudadanos ya no confíen en las instituciones políticas y la misma democracia haya perdido credibilidad y respeto.

Existía la esperanza de que en algún momento estos viejos líderes pasaran el bastón. No fue así. Egoístas, alienaron a las nuevas generaciones en las juventudes de los partidos y a otros les “premiaron” con jefaturas de gabinete. Para peor, quienes encabezan hoy esas colectividades son viejos conservadores en cuerpos de jóvenes, hijos de las mismas élites que se han negado a distribuir el poder, y figuras que no encarnan más que la continuidad de un cadáver.

Claro que consiguieron éxitos. La Concertación impulsó políticas fiscales responsables y ejemplares; avanzó en equidad de género; implementó importantes reformas que modernizaron la justicia, y redujo la pobreza. Pero también el bienestar, la educación y la salud de calidad quedaron reservados sólo para unos pocos.

Les faltó coraje para cambiar Chile. Los progresistas perdimos las esperanzas en el sistema, pero no la esperanza de cambiarlo. Creemos en la democracia y también en el mercado; en la necesidad de un nuevo pacto político que reforme nuestro sistema electoral y amplíe los espacios de participación; un pacto fiscal que deje de castigar a los pobres; un pacto social que revolucione la salud y la educación, y un pacto productivo que nos aleje de la dependencia en las materias primas y promueva el emprendimiento. Para lograrlo se requiere valentía y disposición a reclamar espacios sin esperar ser invitados. Pero, por sobre todo, el convencimiento de que no será desde dentro de la Concertación de donde nacerán los nuevos liderazgos progresistas, ni menos quienes conducirán al país hacia el futuro.

En vez de emborracharnos con memorias nostálgicas y promesas vacías, hemos decidido actuar y demostrar que Chile requiere una nueva fuerza progresista y no más de los sospechosos de siempre.
 

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

24 de octubre

Lamentablemente cuesta mucho confiar en los políticos ya que quienes entran al “quehacer” con buenas intenciones,ideas y honradez además de consecuencia luego son “absorbidos” por esta verdadera “familia” de abusadores del poder, oportunismo y malas prácticas que los hacen inoperantes ya que todo se les boicotea además de aislarlos políticamente.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Es bueno cuestionarlo aunque sea en tono sarcástico como lo hago en este texto. Y es urgente hacerlo en días en que el lugar común intenta disfrazar una movida comercial empresarial de algo que necesita ...
+VER MÁS
#Política

Visita del Papa: el nuevo triunfo empresarial

A Chile no le hace bien que nuestros argumentos base sean las descalificaciones, que a final de cuentas, poco impactan en la intención de voto.
+VER MÁS
#Política

La eterna contradicción del voto informado

Todos debemos estar convencidos de que la Contraloría tiene que disponer de más poderío para que su importante tarea, que busca la probidad en todos los ámbitos del quehacer nacional, sea una realidad e ...
+VER MÁS
#Política

El gobierno no desea que la Contraloría ejerza bien su trabajo

Yo en lo personal siempre he pensado que el más poderoso es quien puede hacer lo que quiera, quien simplemente sus actos no le conlleven consecuencias alguna, puesto le da lo mismo lo que piensen de él.
+VER MÁS
#Ciudadanía

¿Quién es el más débil?

Popular

Lamentablemente, la Mecánica Cuántica en vez de llegar a la cultura popular por sus logros científicos y tecnológicos, lo hizo con versiones extravagantes, engañosas y en algunos casos hasta ridículas ...
+VER MÁS
#Ciencia

El erróneo uso del término Cuántico por las pseudociencias

Sí a su equipo le faltó coraje, valentía, decisión, arrojo, valor, ánimo, esfuerzo o ímpetu, no se complique, dígalo con algunas de esas palabras, no con los anodinos "faltó huevos" o &quo ...
+VER MÁS
#Sociedad

Eufemismos... ¡Cuánto mal hacen!

El Chile de todos no merece un gobierno de derecha que signifique retroceder en los cambios de largo aliento, sino más bien uno que se atreva a generar políticas responsables que no dinamiten el camino t ...
+VER MÁS
#Política

El eterno retorno: Desafíos de la centro-izquierda chilena

Sólo nos quedará ver que pasa en la segunda vuelta, con los mismos actores que conocemos desde la vuelta de la democracia, que aunque las reglas han cambiado y nuevos actores han entrado, siguen siendo lo ...
+VER MÁS
#Política

Segunda Vuelta: La antesala de una crónica anunciada