#Política

Dice la verdad señora Matthei: usted no tiene que pedir perdón

3 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

No es perdón lo que usted debe ofrecer. Más bien, y de ello sí que no puede reclamar juventud ni mirar para el lado, lo que debe hacer es explicar a Chile por qué, con todo lo que usted dice saber y declama haber condenado, resistió como legisladora a cuanto reclamo de justicia se produjera durante la década de los noventa.

Hace unas semanas atrás, señora candidata, usted declaró -con aquella voz firme que a los miembros de mi generación nos rememora el tono marcial de otras épocas- que no existían razones para pedir perdón. “Yo tenía 20 años cuando fue el golpe, no tengo por qué pedir perdón”, fueron sus palabras textuales.

Y lleva razón señora. Usted no tenía cargo alguno en aquellos años. Es más, para el día del Golpe padeció el bombardeo a La Moneda desde el exterior y seguramente, entre sus clases de piano, se fue enterando de algunas noticias a las que, comprensiblemente, no dio crédito. Usted, miembro de la familia militar, difícilmente podía creer en la existencia de campos de exterminio, de desapariciones, de torturas, de la quema de libros y de los allanamientos en esas poblaciones a las que, ha dicho más de alguna vez por televisión, usted era cercana en sus tiempos de hija de un simple aviador.

Seguramente, durante sus estudios de Economía, mientras su padre era Ministro de Salud y luego miembro de la Junta, usted se dedicó muy concienzudamente a su formación profesional. El ser electa como la mejor egresada de su generación tenía sus costos, seguramente pagados con muchas horas de estudio, poca vida social y nada de noches de juerga. Ciertamente, los toques de queda, frecuentes para su generación, le ayudaron en su ascética formación universitaria. Pero nobleza obliga: sus merecimientos debe haber tenido.

Es cierto: una joven estudiante, más aún si vive en la zona oriente de la capital, difícilmente podía enterarse de lo que ocurría un par de kilómetros al sur y al poniente de su barrio. Y seguramente su padre, querendón de su familia, no quiso contaminarla con información inquietante para vuestro joven espíritu. Nadie está obligado a lo imposible, dice el viejo refrán.

Usted misma ha declarado que, apenas fue enterándose de los crímenes de lo que llama “gobierno militar” o, para ser más precisos, de “particulares” que actuaron en su nombre o encubiertos bajo su alero institucional, usted hizo saber –vaya a saber a quién o a quiénes- su disconformidad con tales “excesos”. Me imagino que, a esas alturas, usted ya sabía que miembros de Carabineros secuestraron y degollaron a tres profesionales comunistas en 1985; lo más probable es que, con la información privilegiada con que -a su edad adulta- podía contar, supo que su ciudad, al sur y al poniente de su protegido barrio, era sitiada por militares; es altamente probable que, quizás escuchando alguna conversación familiar, se enterara que durante el paro del 2 y 3 de julio de 1986 una patrulla militar quemó vivos a dos jóvenes chilenos; es probable que se haya enterado de la Operación Albania, del crimen de Mario Martínez o de la represión en pleno centro de Santiago y en las plazas de Concepción, Antofagasta o La Serena, ciudad que usted tanto conoce y a la que tanto quiere. De los rutinarios y publicitados allanamientos en las poblaciones en busca de delincuentes comunes, eso sí, con toda seguridad supo.

Solo por curiosidad: ¿sintió el aroma de las lacrimógenas?, ¿escuchó los helicópteros a baja altura?, ¿vio alguna imagen de un militar con camuflaje?, ¿observó en alguna ocasión a los gurkas en plena acción?, ¿se enteró de la existencia de la Vicaría de la Solidaridad y su labor de defensa de los Derechos Humanos?, ¿sintió los disparos en las noches de protesta?, ¿supo del crimen de André Jarlan?, ¿tuvo información acerca de la existencia de centros de tortura ya bien entrados los ochenta?, ¿o supo de la célebre distinción entre “humanos” y “humanoides”? Se lo pregunto, puesto que usted misma ha declarado saber de los mentados crímenes, aunque no tengo claro de cuáles específicamente. Ni tampoco Chile tiene claro cómo fue que se enteró, si por medio de las tímidas revistas de oposición, o haciendo uso de sus familiares accesos a lo más granado del poder político-militar-económico de esos años. ¿Qué le ocurrió al enterarse?

Cargando con todo aquello que usted dice haber sabido, decidió apoyar activamente al dictador en su campaña por un nuevo período de ocho años. A mis 14 años de entonces, se me hubiera vuelto difícil entender su argumento continuista: para mi corta e ingenua edad, los criminales eran criminales. Y a los criminales se les dice que NO. Pero usted lo hizo para asegurar una transición ordenada, sin que los marxistas y demócrata cristianos actuaran con ánimo de revancha y pudieran poner en peligro la sólida economía pinochetista. Y es que claro, ya en 1988 usted seguramente conocía de los abundantes motivos para pensar en una venganza que, para su satisfacción, no llegó.

Usted dice que no tiene motivos para pedir perdón y lleva razón. Usted no apretó el gatillo, usted no aplicó la picana ni pilotó los helicópteros que, según indagó Cheyre, lanzaron cuerpos muertos al mar. Usted no dio ninguna orden. Usted no ocupó ningún cargo público, como sí lo hicieron algunos de sus socios como Alberto Cardemil, Patricio Melero o Jovino Novoa, solo por nombrar a tres conspicuos pinochetistas en ejercicio. En esos casos, ¿debieran sus colegas pedir perdón?

Es cierto: usted no debe pedir perdón. Sería inocuo que lo hiciera. Banal. Casi irrespetuoso para con su historia y la de las víctimas del régimen que usted apoyó. Por lo demás, algunos miembros de su sector tales como Lavín, Chadwick y Hernán Larraín ya lo han hecho, aún cuando lo hayan hecho con una serie casi infinita de cláusulas, notas al pie, advertencias, demandas de reciprocidad, llamados a la contextualización histórica y acotaciones varias. El perdón es una cuestión de conciencia interior, y quien no siente que deba pedirlo sería cínico si lo hiciera. Y usted, mujer con carácter, no creo que esté dispuesta a ello.

No es perdón lo que usted debe ofrecer. Más bien, y de ello sí que no puede reclamar juventud ni mirar para el lado, lo que debe hacer es explicar a Chile por qué, con todo lo que usted dice saber y declama haber condenado, resistió como legisladora a cuanto reclamo de justicia se produjera durante la década de los noventa. Usted debe explicar a Chile, puesto que desea ser Presidenta de la República, por qué omitió la condena ante los actos de amedrentamiento y las amenazas a la naciente institucionalidad democrática que el dictador, parapetado en la Comandancia en Jefe, lanzaba de cuando en cuando – no hace cuarenta, sino que hace menos de 20 años atrás. Usted debe explicar su activo, militante y vociferante rechazo a la detención de Pinochet en Londres bajo la acusación de crímenes contra la humanidad. Usted debe explicar su amorosa adhesión a quien, ya en democracia, celebraba como una “economía para el país” el hallazgo de cuerpos enterrados en un mismo ataúd.

Usted debe explicar al país, puesto que quiere gobernar a todos los chilenos, si aprobaba la existencia de senadores designados y el rol garante de las fuerzas armadas. ¿Aprueba usted la democracia protegida, o no le quedó de otra que ceder al gradual y lento, demasiado lento, desmontaje de la institucionalidad pinochetista, frente a la presión política del país?

Señora Matthei, ¿estaría dispuesta usted a someter a la deliberación de los ciudadanos chilenos, aquellos a los que usted desea gobernar, aquella institucionalidad instaurada a sangre y fuego?, ¿estaría usted dispuesta a otorgarle a todos los chilenos esa oportunidad, sin trampa binominal mediante?, ¿estaría dispuesta a una Asamblea Constituyente que, con plenas garantías para todos, logré reconciliar a los chilenos con sus instituciones republicanas?, ¿o acaso, sería importante saberlo, ve usted en la participación activa de los ciudadanos aquel eventual peligro de producción de un contexto que, para los miembros de su sector, todo puede explicarlo?

¿Es usted una demócrata señora Matthei? No se ocupe de pedir perdón, e intente convencer al país de ello.

————–

Foto: evelynmatthei2014 / Licencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Isabel Viadelmar

10 de septiembre

Me gusto lo que leí, no ofende ni insulta, pero solo le quiero recordar a Carlos Durán que lo que se vivió antes del 11 fue horrible para casi todo el mundo, yo era un mujer joven de la DC, y terminé en la derecha para no ver nunca mas lo que sufrí antes del 11. Reconozco todo lo malo que hubo después del 11, tanta canallada, tanta tortura inútil. No se si Evelyn es culpable, yo también gocé con la tranquilidad que tuvimos, la gran culpa fue de Allende que no supo gobernar, murió solo quizás si por eso mismo. Es muy triste todo, solo quisiera que nos reconciliaramos y comenzaramos a ser un solo país, sin mas reproches y quejas y nunza mas torturas ni matanzas porque si

10 de septiembre

¿Tranquilidad? ¿Tranquilidad durante los 17 años de dictadura? ¿Habla en serio? Uy, que drama vivir bajo Allende, que sufrimiento, pobre mujer, pero que tranquilidad vivir en un pais donde cualquier dia se podia allanar un barrio y disparar contra personas matandolas porque si, o que un dia, al ir a comprar en su auto, la detuvieran carabineros con metralleta y la apuntaran directamente a la cara aunque veian que ud iba con dos niños (como le paso a mi mama en 1987), Vivir bajo Pinochet debio ser un gran alivio para ud despues de lo terrible que fue la UP, porque que terrible debio ser no tener un Almacenes Paris donde comprar.

Y no culpe a Allende, culpe a Frei Montalva de todo lo que tuvo que padecer durante 1970 a 1973. Se lo debe a el.

10 de septiembre

“Solo quisiera que nos reconciliaramos y comenzaramos a ser un solo país, sin mas reproches y quejas y nunza mas torturas ni matanzas porque si”

No puede haber reconciliación sin justicia.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Piñera tuvo la falta de ética de designar como director de Gendarmería de Chile a Iván Andrusco, quien fuera miembro de los aparatos represivos de la dictadura en un organismo conocido como la Dicomcar ...
+VER MÁS
#Política

La Lista de la Desvergüenza de Piñera: Derechos Humanos y Codelco

No hay espacios para avanzar cuando mi meta es que pierda el otro, solo se avanza cuando nuestra meta es solo que gane Chile.
+VER MÁS
#Política

Mi discurso presidencial

Soluciones existen, sin embargo, hoy el real problema radica en la falta de voluntad política de las entidades públicas, pues el Estado o los municipios son a menudo tan malos pagadores para las pymes com ...
+VER MÁS
#Política

La necesidad de agilizar proyecto que apura pago a pymes

¿Cómo podemos creer que Piñera logrará un alto crecimiento en un eventual nuevo gobierno? Considerando que él no fue el causante de ese alto crecimiento, por lo que no se puede asegurar de que Piñera ...
+VER MÁS
#Economía

El crecimiento económico de Piñera: ¿Logro del gobierno o mera suerte?

Popular

Sebastián Piñera intentó implementar una política presidencialista, plebiscitaria, técnica, suprapartidaria y eficientista, basada en el objetivo de articular a la derecha, al tiempo que maximizaba foc ...
+VER MÁS
#Política

Las falacias de la excelencia gubernamental de Piñera

Hoy la esclavitud no está legitimada, pero se calcula que existen unos 38 millones de esclavos en el mundo, por ejemplo en India es una realidad que se oculta y allí hay unos 16 millones esclavos.
+VER MÁS
#Economía

Lo que oculta la globalización ¿Comprarías cosas hechas por esclavos?

Mi conclusión es que Sebastián Piñera en materia de educación defenderá los intereses de los nodos principales de su red: sostenedores privados y Ues privadas.
+VER MÁS
#Educación

Red de Piñera en educación: sostenedores privados, Elige Educar y Ues privadas

Lo que antes era una carrera ganada para el expresidente, hoy es la madre de todas batallas y el resultado ahora más que nunca es incierto.
+VER MÁS
#Política

La segunda vuelta, la madre de todas las batallas para la derecha