#Política

Bachelet, el problema constituyente y la construcción de la realidad

3 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

En la industria de los media nadie ignora la importancia del titular. Así, a partir de su sola consideración, en las redes sociales se multiplicaron los indignados comentarios vociferando que la candidata ya habría descartado la Asamblea Constituyente y, más aún, que además habría cambiado de opinión sobre el tema.

Frente a un problema de tan enorme y evidente importancia para el país como el debate sobre una nueva Carta Fundamental, sería deseable que al proceso de construcción de la realidad que produce la industria de los mass media fuera lo más riguroso posible, en el sentido de circunscribirse al principio de veracidad: es decir, que las “noticias” que pongan en circulación en el espacio público hagan referencia a hechos o enunciados de carácter fáctico.

Hablamos de “construcción de la realidad” porque una “noticia” no es la realidad: es una construcción, ciertamente en referencia a un hecho de la realidad, pero que es producto de un proceso de elaboración sustentado en operaciones de jerarquización, selección y exclusión (en el que inicialmente interviene el periodista, pero que es resuelto en última instancia por la dirección del media). Como se trata de una construcción a partir de la realidad, pero que es aprehendido por las audiencias como la realidad, el principio de veracidad es esencial. Ello, en el sentido duro de que también vulnera este principio que la “noticia” o el “titular”, pese a ser incluso literalmente cierto, sea presentado de manera tal que induzca a las audiencias a conclusiones falsas o erróneas.

Poco después de las primarias, el lunes 8 de julio, Michelle Bachelet otorgó una entrevista a Radio ADN. Consultada por la opción por una Asamblea Constituyente, precisó: “Nunca dije que yo estaba por la Asamblea Constituyente, lo que yo dije era que yo no estaba prejuiciosamente en contra de ninguna opción”. Puntualizó que a la Comisión sobre una Nueva Constitución les solicitó, en relación a los contenidos y los mecanismos, “que no se recortaran las alas, que al revés se pusieran alas y pensaran todas las opciones posibles”.

Cuando la ex Mandataria aludió a lo que previamente había manifestado sobre la materia, lo hizo por cierto reinstalando una opinión que había planteado con antelación. No era una declaración novedosa, sino una reiteración de un punto de vista ya expresado.

Así por ejemplo, el 12 de abril, luego de participar en actividades en Talagante y Melipilla, señaló: “No quiero pronunciarme en estos momentos sobre las formas (de cambiar la Constitución). Será un tema sobre el que vamos a tener que pronunciarnos, pero yo preferiría esperar a trabajar el tema, el modelo y también las formas. Sabemos que hay formas diversas y una de las formas tradicionales es lo que se ha hecho en Chile y otras en América Latina ha sido la Asamblea Constituyente. Pero yo quiero mirar este tema con detalle”.

Tras presentar el 23 de abril a su primer equipo de expertos sobre el tema constitucional, que operó previo a las primarias, fue consultada respecto de la posibilidad de impulsar una Asamblea Constituyente. Bachelet explicó: “A esta comisión lo que yo le he pedido es que me haga propuestas de opciones posibles, con todos los pros y contras de cada una de las opciones, y en base a eso, a lo que reciba de múltiples sectores, yo como candidata voy a tomar una decisión de cuál creo yo, si soy Presidenta de la República, va ser el mejor mecanismo para asegurar lo que queremos”.

Subrayó que “Chile necesita una Constitución nacida en democracia que permita que las grandes mayorías se expresen”. Explicó que se trataba de lograr “una Carta Fundamental que sea producto de una discusión amplia y diversa y que recoja los cambios que el país ha vivido durante las últimas décadas, una Constitución sin los cerrojos ni las trabas que heredamos”. Por lo tanto, concluyó, “requerimos una transformación política mayor, que responda a nuestros desafíos actuales como futuros, y a la necesidad de participación y de representatividad de la ciudadanía”.

El 5 de junio, en una entrevista concedida al programa “Síganme los Buenos” de “Vive Deportes”, indicó que la Asamblea Constituyente era una de las cuatro opciones que se consideraría entre las opciones que la consignada comisión le haría entrega por esos días. A este respecto, consultada si “le corre un frío por la espalda” cuando se habla de una Asamblea Constituyente dijo: “Yo tengo una característica personal y es que soy lo menos prejuiciosa de la vida. Trato nunca de demonizar nada porque la vida es mucho más compleja y más rica y diversa. Entonces claro, hay gente que se espanta porque demoniza el proceso”. Detalló: “¿Qué vía voy a optar?, me van a entregar opciones”, señalando que “yo no lo cierro la puerta a ninguna opción. La gente, esta ciudadanía más demandante, quiere que su voz se escuche. Ahora ¿cómo se hace eso? Hay múltiples formas”.

En el debate televisivo realizado previo a las primarias, el 10 de junio, la ex Mandataria afirmó: “Se necesita una nueva Constitución. Se han hecho reformas pero no han logrado romper los cerrojos”. Detalló una vez más que “hay varias opciones; tiene que ser por la vía institucional, que sea participativa, que sea representativa y que incorpore la historia de la tradición de nuestro país”. En la conferencia de prensa posterior, reiteró que “yo no demonizo la Asamblea Constituyente, pero creo que el foco hoy es centrarnos en discutir que es lo que vamos a cambiar”. Indicó además que, en esta materia, hay “distintos pasos y distintas fases” y que el proceso de cambio “no tiene que partir por la última que, en este caso, sería la asamblea constituyente”.

Como puede constatarse, el planteamiento de Michelle Bachelet es unívoco y coherente entre la entrevista a ADN del 8 de julio y todas las formulaciones que realizó previamente: la necesidad de construir una nueva Constitución, no mera reforma constitucional sino un cambio político–institucional de fondo, que sea el resultado de un proceso participativo y representativo, de carácter institucional y concordante con la historia del país. Y respecto de los caminos, indicó que a priori no estaba en contra de ninguna opción, incluyendo la Asamblea Constituyente dentro de esas opciones.

Por la coherencia y consistencia en el tiempo de ese planteamiento de la ex Mandataria, pareciera que la industria de los mass media concluyó que la declaración en la entrevista a ADN del 8 de julio no era novedosa o nueva y, por tanto, propiamente noticiosa. Se optó entonces por “dar vuelta”, como se dice en la jerga periodística, las palabras de Bachelet, para que así dieran como resultado un producto más “seductor” en términos de la agenda medial. Ello se materializó en el titular de la noticia.

Esto es una operación de enunciación extremadamente compleja puesto que, como indica el Manuel de Estilo de la Radio y Televisión Española RTVE, el titular es “el elemento más importante de la noticia, pues gran parte de los usuarios se contentarán con su lectura”. En este sentido, precisa que “el titular tiene que contener siempre el o los elementos más importantes de la información, debe entenderse por sí mismo, debe huir de equívocos, aportar datos exactos y no jugar al engaño con el lector”. Los títulos tienen que poseer “sentido propio” en cuanto deben poder ser leídos de forma independiente, puesto que ofrecen en sí mismos los aspectos fundamentales de la noticia.

En ese contexto, la Agencia UPI tituló su cable de la siguiente forma: Bachelet: “Nunca dije que yo estaba por la Asamblea Constituyente”. Por su parte, el cable de la Agencia ORBE fue casi idéntico: Bachelet: “Nunca dije que estaba por Asamblea Constituyente”. De este modo, por la vía de introducir una connotación a un titular que se postulaba descriptivo parecía presentarse una declaración novedosa: Michelle Bachelet descartaba la Asamblea Constituyente. Por cierto conducía una interpretación equívoca, pues el mensaje de la candidata, en estricto rigor, fue “nunca he estado en contra de ninguna opción para el cambio constitucional, incluyendo la Asamblea Constituyente”.

Por la influencia de estas Agencias en la construcción de la parrilla de contenido de los (otros) medios informativos existentes en el país, esta forma de informar sobre la citada entrevista a ADN fue reproducida hasta el hartazgo.

Una lectura de las declaraciones de Bachelet en el texto de los cables de UPI y ORBE hubiera bastado para constatar que la ex Mandataria no estaba descartando nada sobre los mecanismos de cambio constitucional, ni tampoco estaba haciendo afirmación alguna respecto de este asunto que no hubiera señalado desde el comienzo de su campaña. Sin embargo, como se ha señalado, en la industria de los media nadie ignora la importancia del titular. Así, a partir de su sola consideración, en las redes sociales se multiplicaron los indignados comentarios vociferando que la candidata ya habría descartado la Asamblea Constituyente y, más aún, que además habría cambiado de opinión sobre el tema.

En una reproducción del reporte sobre la entrevista a ADN que transmitió el Canal 13, fue reproducido en www.youtube.com por el usuario MrInteresPublico con el título: “Michelle Bachelet Confiesa Que NO QUIERE Asamblea Constituyente”.

Lamentablemente, no fue un fenómeno exclusivo y particular de las redes sociales.

La edición electrónica de “El Ciudadano” tituló su propia nota en los siguientes términos: Bachelet recula negando haber estado por la Asamblea Constituyente. En el texto, basado en los cables sobre la entrevista a ADN, se indicaba: “Bachelet formó un equipo asesor especialmente dedicado a trabajar propuestas para un cambio constitucional, quienes luego consideraron factible la realización de una Asamblea Constituyente; no obstante dos semanas después de las primarias que prácticamente consagran su victoria, la candidata recula y niega estar por esa opción”.

En entrevista publicada en “El Mostrador” el 17 de julio a Patricio Palma, representante del Partido Comunista en la Comisión de Programa del comando de Michelle Bachelet, se le preguntó por la entrevista de la candidata de la Nueva Mayoría a radio ADN partiendo de la misma falsa premisa que estamos comentando. Le consultaron: “O sea, usted cree que Bachelet no descartó la Asamblea Constituyente a pesar que eso es lo que dijo”. Palma respondió correctamente: “No. Ella dijo que no había afirmado que el mecanismo iba a ser una Asamblea Constituyente. No dijo que ese iba a ser el mecanismo, pero tampoco lo descartó. Y en ese contexto caben distintas opciones”. También afirmó que “lo que ha dicho la candidata –y me parece que es la única afirmación razonable que puede hacer un candidato en un país como éste– es que está prometiendo hacer reformas en el marco de la institucionalidad del sistema (…) Ningún candidato en su sano juicio va a llamar a romper la institucionalidad”. Y en otro lugar sostuvo: “No veo por qué se coloca en contradicción la Asamblea Constituyente con la vía institucional. La vía institucional es todo aquello que se pueda hacer usando las posibilidades que existen”.

A pesar de ello, en la revista “Qué Pasa” del 25 de julio, Carlos Ominami sentenciaba que “los compromisos de Bachelet comienzan a diluirse”, a partir de la interpretación que fue inducida por el titular. Le preguntaron si creía en la candidata de la Nueva Mayoría cuando “dice que va a hacer reformas estructurales”. Respondió: “No tengo ninguna duda de sus convicciones personales, pero comienzo a advertir señales que son preocupantes, por de pronto he visto (sic) que en el tema de la asamblea constituyente hay una tendencia al retroceso, que se expresa en el desmentido (sic) que ella hizo cuando dijo: Yo nunca he dicho asamblea constituyente”.

La candidata presidencial de la Nueva Mayoría ha manifestado que, considerando que la Constitución actual se creó en tiempos de la dictadura, es el tiempo de tener una Carta Fundamental nacida en democracia, que sea producto de una discusión amplia y diversa, que garantice el pleno ejercicio de los derechos y deberes de la ciudadanía, que promueva la iniciativa de la sociedad civil en la perspectiva de una democracia más participativa. Ha indicado también que “tenemos que dar herramientas y espacios a la ciudadanía para que pueda participar de la construcción de este gran proyecto colectivo”. Este es el tema que es fundamental poner en el centro, colocando a la disposición de la sociedad los términos precisos del debate.

—————-

Foto: Michelle Bachelet / Licencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Don Pueblo

23 de octubre

…Como tienes que buscar “algo” entre lo poco que ha hablado la candidata de los viejos, y para darle soporte nada mejor que un intrincado análisis de los reportajes y noticias. Viejo, si quieres tener una candidata de verdad, instenla a hablar y a decir cosas claras. no crean que con ganar la elección se les viene facil, a menos que saquen los pacos y repriman todo. ¿Sería bastante vergonzoso no?

Carlos Ugarte

24 de octubre

Si Bachelet fuera clara, esta columna no habría sido necesaria.

Harry

27 de octubre

Alguien sabe cuales son esos “otros” mecanismos?

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La jueza Mónica Jeldres advirtió que "no se debe relativizar la protección de la infancia", cuando el Estado asigna recursos, cobertura y legislación en la Protección de la niñez.
+VER MÁS
#Ciudadanía

El defensor que no será defensor

No es difícil soñar e imaginar durante el siglo XXI, ver crecer la ciudad eléctrica, eólico-fotovoltaica más grande de América, una ciudad para vivir sin un horrible puerto de carga al frente, con la ...
+VER MÁS
#Sociedad

Soñando Valparaíso, la ciudad eléctrica

El Chile de todos no merece un gobierno de derecha que signifique retroceder en los cambios de largo aliento, sino más bien uno que se atreva a generar políticas responsables que no dinamiten el camino t ...
+VER MÁS
#Política

El eterno retorno: Desafíos de la centro-izquierda chilena

Entendemos que el derecho a la libre determinación es un derecho imperativo, por lo que no sería entendible su negación, entendiendo que los pueblos indígenas en su conjunto han debatido y apuntado a in ...
+VER MÁS
#Política

Kizugünewtun: Derecho a la libre determinación

Popular

Lamentablemente, la Mecánica Cuántica en vez de llegar a la cultura popular por sus logros científicos y tecnológicos, lo hizo con versiones extravagantes, engañosas y en algunos casos hasta ridículas ...
+VER MÁS
#Ciencia

El erróneo uso del término Cuántico por las pseudociencias

Sí a su equipo le faltó coraje, valentía, decisión, arrojo, valor, ánimo, esfuerzo o ímpetu, no se complique, dígalo con algunas de esas palabras, no con los anodinos "faltó huevos" o &quo ...
+VER MÁS
#Sociedad

Eufemismos... ¡Cuánto mal hacen!

Sólo nos quedará ver que pasa en la segunda vuelta, con los mismos actores que conocemos desde la vuelta de la democracia, que aunque las reglas han cambiado y nuevos actores han entrado, siguen siendo lo ...
+VER MÁS
#Política

Segunda Vuelta: La antesala de una crónica anunciada

Uno de los pilares y principios en que se basa la mediación en salud, es efectivamente a imponer mesuradamente en la sociedad Chilena un cambio de razonamiento y de búsqueda a sus problemas, y así desjud ...
+VER MÁS
#Justicia

Un cáncer llamado negligencia médica