#Ciudadanía

Soberanía popular, plebiscitos e HidroAysén

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

En Chile la soberanía reside en la Nación. Así, por lo menos, lo establece la Constitución del 80, que aún no califica para honrarla con el adjetivo posesivo de “nuestra”. Donde la Nación sería más que el pueblo en su conjunto, porque incluye bienes simbólicos e incluso a los ciudadanos del pasado y a los del futuro.

Distinto a lo que señalan las cartas fundamentales de otros países.  La de Estados Unidos inicia su preámbulo con la sentencia: “We, the People” que en chileno sería “Nosotros, el Pueblo”.   O la actual de Francia que estipula claramente que “la soberanía nacional reside en el pueblo”.

Augusto Pinochet nos legó un texto donde nuestro poder de autodeterminación reside en un concepto de Nación que es interpretado por la elite que dirige las instituciones y que, en definitiva, se pronuncia sobre el bien y el mal nacional.  Aunque es lógico que todo país tenga mecanismos de representación (ante un impracticable asambleísmo permanente), la chilena es una democracia intermediada de mala forma gracias a las trabas pro estabilidad que se imponen al ejercicio de los derechos políticos: el sistema binominal parlamentario, la dificultad para la inscripción de candidatos independientes, el centralismo de los partidos y lo engorroso que es generar colectividades regionales, son algunos vergonzosos ejemplos.

Es en este contexto que por estos días el tema de la soberanía se ha puesto de moda con la demanda de plebiscito por la educación (y otros temas como HidroAysén) que han levantado la Confech y algunos dirigentes de la oposición.

Y alguna experiencia tenemos al respecto.

Frente a la agresión internacional desatada en contra de nuestra patria respaldo al presidente Pinochet en su defensa de la dignidad de Chile y reafirmo la legitimidad del gobierno de la República para encabezar soberanamente el proceso de institucionalidad del país” fue la insólita pregunta del Plebiscito (también llamado Consulta Nacional) del 4 de enero de 1978, con el cual Pinochet buscaba darle legitimidad a su gobierno.  Frente a la opción SÍ había una bandera chilena, frente al NO un cuadro negro.  Ganó la primera con un 75 % de los votos. 

Luego vendrían tres más: el 11 de septiembre de 1980, para aprobar la actual Constitución (en un proceso documentadamente viciado), el mítico 5 de octubre de 1988 conocido como el del Sí y el NO, y el del 30 de julio de 1989 (pactado con la oposición) de reforma constitucional.

En la actualidad, la Carta Fundamental contempla también los plebiscitos.

Están los nacionales.  Se pueden convocar cuando hay controversia insalvable entre el Congreso y el Presidente en la tramitación de una ley o de determinados artículos.

Y los comunales.  La Ley Orgánica Constitucional de Municipalidades señala que podrán plebiscitarse las “materias de administración local relativas a inversiones específicas de desarrollo comunal, a la aprobación o modificación del plan comunal de desarrollo, a la modificación del plan regulador o a otras de interés para la comunidad local, siempre que sean propias de la esfera de competencia municipal”.

A estos últimos estamos apelando ciudadanos de Coyhaique, Cochrane, Tortel y O’Higgins, habiendo superado ya el mínimo legal para ejercer este derecho constitucional. Nos hemos motivado para utilizar por primera vez este instrumento en la Región de Aysén y dar nuestra opinión, porque a fin de cuentas es eso, dar nuestra opinión sobre temas tan importantes como las represas y el tendido eléctrico que grandes empresa pretenden instalar donde vivimos.

Ya algunas voces han surgido para deslegitimar estas iniciativas. Vienen de quienes, aunque no lo hayan dicho directamente, son proclives al avance de estos proyectos y con quienes está claro que tenemos visiones distintas del tipo de región que queremos construir. También están quienes de plano no creen en estos mecanismos donde la soberanía sobre temas de interés general vuelve al pueblo.

Pero ¿tiene precio la democracia? ¿Tiene precio que los ciudadanos puedan expresar su sentir? Por cierto que los municipios no tienen atribuciones sobre la aprobación o no de un proyecto sometido a evaluación ambiental (en este caso las represas y el tendido eléctrico), pero sí sobre determinadas materias involucradas en su eventual ejecución.

Pero claro, todo esto es discutible. En la Contraloría o en Tribunales, pero esto no debe ser motivo para obviar el tema de fondo: el derecho de una comunidad a expresar su voluntad sobre lo que ocurre o no en su territorio, en el lugar donde vive. Quienes hemos firmado creemos que esto no es pedir demasiado.  Más aún en estos días cuando se está discutiendo sobre el ejercicio de nuestros derechos como chilenos.

Porque los plebiscitos permiten devolver la potestad al pueblo, tener más democracia, y entender que un país es más que el mercado y sus ciudadanos, más que simples consumidores.

Imagen: Man behind barricades watching someone else vote (Stock Illustration Source – McClatchy – Tribune)

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La industria 4.0 se apoya esencialmente en el análisis de grandes volúmenes de datos, la computación en la nube, la ciberseguridad, la robótica y la integración de los procesos. Se aspira a que toda em ...
+VER MÁS
#Tecnología

Hacia una empresa inteligente

Con la escasa información y poca congruencia que aún se tiene de los programas de los candidato(a) s a la presidencia y de cara a los resultados a obtener a marzo del 2022 así: ¿No sería lo mismo el ca ...
+VER MÁS
#Política

¡Atención electores de Chile!

Esto no se trata de quién gana y quién pierde, se trata de devolver la vida al boxeo, en general como historiador escribo columnas sobre la época dorada del boxeo entre 1930-1960 cuando el boxeo llevaba ...
+VER MÁS
#Deporte

La vuelta del público al boxeo

Entonces les enseñamos a los niños que si quieren ganar un partido deben dar directo al hueso para dejar deshabilitado al contrincante. Ese directo al hueso se refleja en las famosas planchas, (cuando ent ...
+VER MÁS
#Internacional

En el fútbol, como en la vida misma

Popular

Sólo nos quedará ver que pasa en la segunda vuelta, con los mismos actores que conocemos desde la vuelta de la democracia, que aunque las reglas han cambiado y nuevos actores han entrado, siguen siendo lo ...
+VER MÁS
#Política

Segunda Vuelta: La antesala de una crónica anunciada

El Chile de todos no merece un gobierno de derecha que signifique retroceder en los cambios de largo aliento, sino más bien uno que se atreva a generar políticas responsables que no dinamiten el camino t ...
+VER MÁS
#Política

El eterno retorno: Desafíos de la centro-izquierda chilena

Para algunos, en lugar de la resignación, la única alternativa podría ser la violencia, lo que supondría un retroceso en el desarrollo de la humanidad y un nuevo golpe contra la paz mundial.
+VER MÁS
#Internacional

España, capital Bagdad

Esperaríamos que este y futuros gobiernos anuncien con la misma fuerza que anuncian una operación policial claramente discriminatoria, un programa social destinado a enfrentar definitivamente la condició ...
+VER MÁS
#Política

Huracán y las vacaciones de Aleuy